Académica UBB hermana a la Quintrala y el Calibán en Congreso Internacional de la Asociación de Estudios Latinoamericanos

“La Quintrala y el Calibán: la reivindicación de lo indígena, lo mestizo y la mujer en Hispanoamérica” se denominó la conferencia brindada por la académica del Departamento de Artes y Letras, Dra. Maritza Aburto Durán, en el marco del Congreso Internacional de la Asociación de Estudios Latinoamericanos (LASA), realizado en la Pontificia Universidad Católica del Perú, en Lima.

La Dra. Maritza Aburto Durán realiza un análisis de las transformaciones narrativas que sufre la figura de doña Catalina de los Ríos y Lisperguer, la Quintrala, en la novela histórica chilena y en la nueva novela histórica chilena.

“Pude vislumbrar que en el último tiempo se han visto innovaciones, y me di cuenta que hay una nueva novela histórica que rompe con el canon tradicional porque incorpora la figura de la mujer, ya no como personaje secundario sino como protagonista. En la nueva novela histórica se incorporan miradas como el feminismo, algunas ideas provenientes desde las Ciencias Sociales como la “otredad”, entre otros conceptos.  También surgen otros personajes que no estaban presentes en la novela histórica como el indígena o el mestizo y ya no cargan las connotaciones negativas, sino que son personajes que tienen algo que decir”, describió la académica UBB.

La Dra. Aburto Durán explicó que al analizar diversas novelas del canon tradicional chileno, la Quintrala es signada con el símbolo de la barbarie. Esta situación tendría su origen en la obra de Benjamín Vicuña Mackenna, quien en su publicación “Los Lisperguer y La Quintrala (Doña Catalina de los Ríos) Episodio Histórico Social” realizada a fines del siglo XIX, brinda una mirada de la Quintrala como la representación simbólica del oscurantismo colonial español en América, y específicamente en Chile. Ella representaría la barbarie, lo salvaje y la corrupción derivada del mestizaje de la sangre europea e indígena.

La académica explicó que Vicuña Mackenna toma como modelo la figura del intelectual argentino Domingo Faustino Sarmiento quien expone su tesis en “Civilización y Barabarie”. El trasandino identifica la figura de Facundo Quiroga como sinónimo de la barbarie y de la población alejada de los conceptos de civilización y pensamiento racional.

Vicuña Mackenna, entonces, encuentra en la Quintrala al personaje a través del cual puede representar el periodo colonial español en Chile, que en ese entonces era mirado como una época oscura y decadente. Es una imagen negativa que permeará a varias generaciones de investigadores y escritores, según logra constatar la Dra. Aburto.

En obras posteriores como “La belleza del demonio, la Quintrala” (1914) de Antonio Bórquez Solar, Catalina de los Ríos es retratada como una mujer endemoniada, poseída por dos formas demoníacas, la lujuria y la ferocidad. En tanto, en la novela “La Quintrala” (1932) de Magdalena Petit, a la idea de barbárica, se adiciona la configuración de la Quintrala como bruja.

Recién en la novela “Maldita yo entre las mujeres” de Mercedes Valdivieso, se advierte un cambio en la mirada. “En esta última obra aparece Catalina de los Ríos, ya no la Quintrala, que viene a reivindicarse como mujer y junto con hacerlo con ella misma, lo hace con la historia de todas las mujeres, frente a la infamia que el mito y el documento de Vicuña Mackenna, teñido de un discurso patriarcal, han construido en su contra: una fábula de sangre, fanatismo, monstruosidad y lascivia”, aseveró la Dra. Aburto Durán.

Mercedes Valdivieso rompe con el canon tradicional y aporta una perspectiva diferente donde se reivindica el mestizaje y la identidad de lo latinoamericano. “Catalina de los Ríos también se reivindica como mestiza y, al hacerlo, habla de cuestiones que nos hermanan a todos los latinoamericanos: coloniaje, mestizaje y bastardaje, condiciones signadas negativamente por el poder, ahora asumidas como rasgos identitarios en su historia, hermanándose de paso con el Calibán. Así, esta versión de Catalina de los Ríos, que nos ofrece Mercedes Valdivieso, reivindica también a los indígenas, a los hijos mestizos de esta tierra, a los criollos autóctonos, en palabras de Martí y al Calibán, en palabras de Fernández Retamar, constituyendo el texto, un convincente alegato de reconocimiento al otro: mujer, indígena, mestizo y bastardo de este continente”, ilustró la Dra. Maritza Aburto.

El texto de Mercedes Valdivieso permite una resemantización de la imagen de la Quintrala como una mujer más humana, con sus virtudes y debilidades. “Es un texto que se construye en primera persona, y en esta novela la Quintrala saca la voz para defenderse de este mito y hace una suerte de contrapunto con el discurso del “dicen”, del “mito”, con su voz. Ella cuenta su vida y habla de cuestiones que son comunes para todos los latinoamericanos. Ella habla del bastardaje, de lo que somos los chilenos como hijos nacidos de relaciones entre españoles e indígenas, que eran relaciones no formales, hijos sin padre donde la madre cumple un rol fundamental”, aseveró.

En la novela “Maldita yo entre las mujeres”, la Quintrala no logra identificarse con el modelo de la virgen María, que es el propuesto como ideal en la sociedad chilena colonial e incluso durante todo el siglo XIX y XX, y se identifica más bien con las mujeres indígenas de su familia, pues Catalina de los Ríos y Lisperguer es bisnieta de la Cacica Elvira de Talagante, nieta del Inca Tala Canta Ilabe, amante del alemán Bartolomé Blumenthal.

“La Quintrala, en la novela, se identifica con su madre, porque la visualiza vestida a la usanza mapuche, y en ese sentido ella valora lo mestizo. En su reflexión, ella hace un proceso de reconocer quién es y así reconoce su condición. Las mujeres de la familia de Catalina de los Ríos escapaban a los moldes tradicionales”, describió la investigadora.

La Dra. Aburto Durán asimila y hermana a la Quintrala con la figura del Calibán, que en el pensamiento latinoamericano “es aquél príncipe que vivía tranquilamente en sus tierras hasta que llega el europeo, se las quita y lo esclaviza. El escritor cubano Fernández Retamar realiza un análisis de la figura del Calibán y plantea que representa al hombre de estas tierras, porque un día llegó el europeo, le quitó las tierras y lo esclavizó. Otros miran la figura del Calibán desde una perspectiva marxista como el pueblo oprimido y explotado”, describió la académica.

“Establezco una semejanza entre la Quintrala y el Calibán, los hermano como símbolos representativos de lo latinoamericano”, aseveró la Dra. Aburto Durán.




Seminario sobre Educación y Sociedades Multiculturales reunió a expertos del área en la UBB


La organizadora del seminario, académica del Departamento de Artes y Letras, Dra. Elizabeth Quintrileo Llancao, explicó que dicha actividad se vincula estrechamente con el Primer Seminario Internacional de Pueblos Originarios y su Reconocimiento en el Aula, y se origina en atención al creciente interés de la sociedad chilena por analizar y reconocer al pueblo mapuche como un actor  social, cultural y político imprescindible en la actual conformación del Estado.

La Dra. Quintrileo Llancao precisó que hasta hace algunos años muy pocos se referían a temas como la necesidad de reconocimiento al pueblo mapuche o de implementar programas de educación intercultural en las escuelas o en las propias universidades, a diferencia de lo que ocurre hoy. Por lo mismo, asevera que es necesario que esta suerte de “activismo” adquiera mayor sentido desde la perspectiva del pueblo mapuche, pues el riesgo es que dicho interés y entusiasmo termine folclorizando lo indígena y lo mapuche en específico.

De ahí la necesidad de contar en el primer seminario internacional, con la participación de especialistas que llevan años estudiando y aportando en los ámbitos de la interculturalidad y de la multiculturalidad.

“Consideramos necesario que los especialistas con mayor experiencia puedan hacer precisiones importantes, a propósito de este interés y activismo que ha surgido de parte de los estudiantes. Y por qué con los jóvenes de Pedagogía en Inglés, porque ellos ya están viviendo una experiencia en la adquisición y  enseñanza de una segunda lengua, por lo tanto, a ellos se les haría más fácil aprender mapudungun y manejar las herramientas para poder enseñar esa lengua. Hoy nosotros tenemos a los educadores tradicionales con quienes trabajamos, quienes son hablantes de la lengua, y estamos trabajando para que ellos también tengan las herramientas didácticas para enseñar la lengua”, ilustró la Dra. Elizabeth Quintrileo.

La Dra. Quintrileo plantea a modo de hipótesis que si los estudiantes de Pedagogía en Inglés han logrado aprender una segunda lengua con éxito, bien podrían aprender una tercera como el Mapudungun, aprovechando las herramientas que ya poseen. “Ellos están aprendiendo una lengua global, pero no deben olvidarse de su identidad porque siempre serán de Chile. Yo soy profesora de inglés y tengo mi identidad muy clara. El inglés me ha servido mucho, pero lo que está almacenado en las lenguas indígenas no lo tiene ningún otro idioma”, aseveró la académica.

En el marco del seminario, el académico del Departamento de Especialidades Educativas de Northern Arizona University, Dr. Jon Reyhner expuso la conferencia sobre “Programas de Inmersión en Lengua Indígena en los Estados Unidos”. Así dio cuenta de dos casos que ha vivenciado en su calidad de especialista.

La primera experiencia hace alusión al programa de inmersión en lengua indígena implementado en Hawai, que inicialmente se desarrolló a nivel de jardines infantiles y paulatinamente fue aplicándose en niveles superiores, esto en atención a la presión ejercida por los padres, quienes querían que sus hijos aprendieran los contenidos escolares en la lengua nativa.

El éxito de dicho programa se mide esencialmente a través de dos factores. Primero, en la capacidad de recuperación y revitalización de la cultura y luego en los mejores resultados obtenidos por los niños y niñas adscritos al programa, según las pruebas de medición de conocimientos realizados por el sistema educativo estatal.

“Esto demostraba que los estudiantes que habían estado en el programa de inmersión tenían mejores resultados respecto de aquellos que no habían cursado el programa. Básicamente se asume que si se aprende la lengua materna y el inglés, será más positivo para la identidad cultural propia, como para su capacidad de interactuar en la sociedad norteamericana”, describió el especialista.

En el caso de la comunidad Navajo, el profesor Reyhner explicó que se trató de una experiencia de inmersión donde lo esencial consistía en compartir y comprender un código de valores propio de esa cultura. En este caso la introducción al idioma inglés se realizaba en forma gradual, pues primeramente los contenidos se aprendían en la lengua materna.

La académica de la Universidad de Concepción, Dra. Jeanne W. Simon expuso “El derecho a ser diferente: reconceptualización de la ciudadanía en las sociedades multiculturales”

La académica estimó como fundamental plantear el sentido de igualdad entre las culturas desde la educación general, considerando los actuales contextos de mayor diversidad y multiculturalidad.

“En Chile podemos mirar a los asesores interculturales en los colegios de educación intercultural bilingüe. En general este tema no es considerado tan importante como matemáticas, castellano o las ciencias. Lo primero sería equilibrar ese reconocimiento e ir incorporando estos temas en cuanto a su riqueza y no solamente para las personas que son indígenas, porque actualmente se piensan o están normados para los territorios de escuelas donde hay una población significativa mapuche. Se requiere que comencemos a pensar que Chile es un país multicultural, que se valore la riqueza de los distintos pueblos; reconocer esa riqueza como parte de lo que significa ser chileno. Tiene que ver con poner dentro de la sala de clases de manera igualitaria, porque desde la ciencias políticas, la igualdad en términos de poder y reconocimiento es fundamental”, comentó.

La académica, que vive en Chile hace más de 20 años, puso como ejemplo una situación personal. A su hija, quien nació en EE.UU. pero vive en Chile desde los 8 meses de vida, le enseñaron en el colegio que ella no era chilena pues había nacido en otro país. Si bien, en este caso específico el ser estadounidense implica beneficios para ella, no es menos cierto que al planteársele dicha situación, también se le excluía. “Observa el mismo caso pero con otros inmigrantes, como pudiera ser un peruano o boliviano. Eso implica marginalizarlo porque le dices que no tiene iguales derechos. El Estado chileno, con la política inmigrante de ahora busca incluir a las personas para que formen parte de la sociedad. Pero no hacemos lo mismo necesariamente con los pueblos indígenas, todavía hay una discriminación en relación a los pueblos indígenas”, aseguró Jeanne Simon.

La Dra. Susan Adele Foote, académica de la Universidad de Concepción, expuso “Historias tradicionales, canciones y poesía contemporánea de la gente de origen: Mapuche, aborigen australiano, Anishanaabe, Navajo entre otros. Cómo utilizar estas literaturas para desarrollar un sentido intercultural del yo y de la sensibilidad en el Inglés como una lengua extranjera”.

“Mi investigación ha consistido fundamentalmente en el análisis de testimonios mapuches. Hoy me he referido a la poesía mapuche y también indígena. Actualmente, entre distintas sociedades indígenas hay mucha escritura, mucha poesía. Cito a poetas indígenas para dar la perspectiva desde lo indígena, pero en las palabras de los mismos intelectuales y escritores indígenas”, comentó.

Susan Foote expresó que revivir las tradiciones y socializar ese conocimiento con otros pueblos indígenas así como con los no indígenas, resulta fundamental, pues es una manera de decir “estamos vivos, seguimos hablando y escribiendo; no sólo hablan de nosotros sino que nosotros hablamos por nosotros mismos”, ilustró la académica.

“Hay escritores más tradicionales, que rescatan mucho más las historias y relatos tradicionales,  y hay otros que hablan del tema de la identidad en la sociedad hoy en día. Ellos sienten la construcción de la identidad como un proceso, pero también están conscientes del compartir algunos aspectos con la cultura colonizante. Esa identidad, es un poco en conflicto muchas veces, y ven en la literatura una forma de sanación, de presentar unos conflictos y problemáticas, pero también como una forma de armonizar, no del todo, pero dialogar o consensuar estas desavenencias, porque el racismo sigue vigente”, explicó la docente.

Por su parte, el Licenciado en Ciencias Políticas, Empresariales y Ética, además de especialista en Relaciones Internacionales de la Universidad de KwaZulu-Natal de Sudáfrica, Lona Gqiza, se refirió a la educación intercultural en Sudáfrica y la comparó con lo que sucede hoy en Chile, específicamente con la nación mapuche.

Lona Gqiza considera que debe haber educación intercultural no sólo para el pueblo mapuche sino que para todo el pueblo chileno. Asume del todo necesario, implementar iniciativas que valoren y resalten la diversidad y la multiculturalidad presente en la sociedad chilena y en las universidades.

Lona Gqiza aseveró que las personas formadas en interculturalidad también son capaces de abrir su mentalidad, logrando mayores niveles de desarrollo personal. Asimismo, puso énfasis en lo necesario que resulta para las sociedades conocer su origen, de dónde proviene su cultura y a partir de ello, avizorar hacia donde se encaminan.

La estudiante de cuarto año de Pedagogía en Inglés, Janette Cifuentes Bórquez, precisó que es vital asimilar desde el pregrado conceptos como el de sociedad intercultural o multicultural, porque en la actualidad, prácticamente todos los Estados son multiculturales y la idea de la existencia de un Estado asociado exclusivamente a una nación ya aparece superada.

“Resulta muy interesante para nosotros el poder entender de qué tratan estos asuntos, porque después nosotros debemos replicarlos en las salas de clases. Como futura profesora estoy interesada en ser lo más integral e integradora posible y sacar del aula aquel vocabulario que excluye y volverlo más integrador”, expresó.

Janette Cifuentes dijo estar consciente del rol que le cabe a los profesores en la tarea de sensibilizar sobre estos temas, además de contribuir con la formación de personas con una visión más amplia e integral, dispuestas a entablar relaciones de mayor igualdad entre pares.

“Nosotros somos los que nos involucramos con los niños y quienes de alguna manera los moldeamos. Es parte de nuestra labor moldear mejores ciudadanos, más conscientes y de una mentalidad más abierta. Nosotros debemos estar muy bien informados para luego replicar esos conceptos de buena manera en el aula de clases”, ilustró.

En esta línea, Janette Cifuentes valoró el espíritu que promueve la Escuela de Pedagogía en Inglés, respecto de la necesidad de acrecentar el intercambio cultural y de experiencias.




Primer Seminario Internacional de Interculturalidad UBB busca concientizar sobre el valor de las culturas originarias

La coordinadora del seminario, académica del Departamento de Artes y Letras, Dra. Elizabeth Quintrileo Llancao, explicó que el propósito del encuentro consistió en “desarrollar la competencia y sensibilidad cultural en profesores del sistema y futuros docentes, y de esta forma, contribuir a lograr   reconocimiento y valoración por las culturas originarias de nuestro país. Por ello el seminario contó con la participación de investigadores con experiencia en el ámbito de la Educación Intercultural Bilingüe de Chile, México y Estados Unidos, de manera de conocer experiencias de académicos con trayectoria reconocida en esta materia”, expresó Quintrileo Llancao.

La actividad, realizada en el Auditorio Miguel Jiménez Cortés de la Facultad de Educación y Humanidades, congregó a estudiantes, académicos y profesores del sistema educativo de la provincia de Ñuble, y fue presidida por el decano de la Facultad, Marco Aurelio Reyes Coca.

El académico de Northern Arizona University, Dr. Jon Allan Reyhner, se refirió en primer lugar a los sucesos históricos que afectaron los procesos de desarrollo de las lenguas indígenas de Estados Unidos, los cuales no difieren sustancialmente de aquellos ocurridos en nuestro país, pues se consideraba que sólo era necesario aprender inglés, pues éste idioma era supuestamente la lengua del progreso. De esta forma, no se reconoció el valor albergado en las culturas originarias de este país. A pesar de este panorama, no obstante, hoy Estados Unidos cuenta con experiencias exitosas de revitalización y enseñanza, especialmente, en Hawai, donde en la Universidad inclusive se llevan a cabo investigaciones escritas y defensas de tesis en la lengua local.

Por su parte, Dr. Omar Turra expuso la charla “El rol de la historia escolar en la construcción/alienación de identidad en escuelas interétnicas”. El investigador comentó que desde la disciplina histórica se observa un enfoque que contribuye notablemente en el reconocimiento de hechos históricos que tienden a visualizar la historia desde la perspectiva de la cultura mapuche, y cuyo objetivo apunta directamente a que la sociedad chilena comprenda desde una óptica contemporanea y actual los sucesos que marcaron el desarrollo de la cultura mapuche y otros pueblos originarios de nuestro país, considerando que este tema no corresponde a sucesos pasados, sino que es un tema actual que abarca el presente.

El académico de la Universidad de La Frontera, Dr. Héctor Painequeo Paillán, quien habla el mapuzungun como primera lengua y el español como segunda, brindó la charla “Observaciones Preliminares en torno a la Formación Docente en Lengua y Cultura Mapuche para la Enseñanza en Aula”.

La exposición abordó el fenómeno fonológico de la lengua mapuche, particularmente la revisión de algunos elementos fónicos que sufren la posibilidad de deteriorarse y quedar incluso al margen de lo que podría denominarse un alfabeto, en caso que se quiera escribir la lengua, según describió el Dr. Painequeo.

“También me referí al segmento alveopalatal fricativo (ch), que no está considerado con un estatus de fonema. Y la investigación que se está haciendo da cuenta que en ciertos sectores de la Araucanía, este último elemento tiene estatus de fonema, por lo tanto, debería ir en el alfabeto, y por ende debería enseñarse en el mapuzungun. En cuanto a los demás elementos interdentales, esos sí están cada vez en un momento de mayor deterioro. Habría que tomar en serio esto, porque significa que, si se excluyeran, si se omitieran en el tiempo, estaríamos debilitando el sistema fonológico de la lengua mapuche. Si una lengua se debilita en sus sistema fonológico ya es como echar abajo una casa, es algo muy grave”, reflexionó el académico Héctor Painequeo.

Considerando el estado descrito, Painequeo explicó que quienes quieren enseñar el mapuzungun, sobre todo a los profesores, muestran la necesidad de contar con formación universitaria idealmente, para evitar eventuales perjuicios a la propia lengua. “Las universidades deberían preocuparse de formar gente que enseñe mapudungun, y por otro lado, la gente que está trabajando debería tomar conciencia de esto. De otro modo, el mapudungun se va a ir enseñando de una manera que incluso lleve a su castellanización, afectando su sistema fonológico y fonético”, advirtió.

Para evitar este riesgo, el Dr. Painequeo hizo ver la necesidad de atender a los estudios científicos, los que deben estar centrados en los hechos. “Hay que ir a las comunidades, hablar con quienes hablan bien la lengua; trabajar con ellos, porque son los que todavía tienen el conocimiento y el saber de la lengua. Creo que ahí (en las comunidades) está la fuerza de la lengua”, aseveró.

Painequeo Paillán explicó que igualmente es posible trabajar con una realidad lingüística, pero según refieren los hablantes nativos y de acuerdo a su percepción, manifiestan que lo que hoy se habla fuera de las comunidades no es del todo bien logrado. “Creo que las comunidades son las que han manejado y usado la lengua, le han dado su sentido. La gente puede aprender y está bien que aprenda, pero no creo que sea conveniente alejarse de las comunidades, de los hablantes nativos”, recalcó el Dr. Painequeo.

Durante la misma jornada, el Dr. Painequeo realizó un taller de mapuzungun oral con estudiantes de Pedagogías de la UBB. Básicamente se buscaba motivar a los jóvenes a aprender la lengua.

“Hay interés por aprender. Hay que trabajar y eso pasa por conocer la lengua aplicando la lingüística. Es necesario conocer la fonética fonológica morfosintácticamente, conocerla culturalmente y también de qué manera podemos aplicar la didáctica. Creo que la didáctica no puede ir contra la cultura, ahí hay que tener cautela. La cultura es fundamental, y cuando hablamos del pronombre personal dual (ausente en el español) ya estamos aplicando la cultura; el saludo formal, el pasar la mano, el hacerlo en semicírculo, todo eso está muy apegado a la cultura mapuche. Entonces, la enseñanza no puede dejar de considerar eso. Hay que considerar la oralidad, la cultura y obviamente aplicar el conocimiento científico, la lingüística, la didáctica… Tienen que sumarse otras disciplinas probablemente, como la literatura, la tecnología, hay que ver cómo se va aplicando eso; hay harto que hacer”, aseguró el Dr. Painequeo.

El académico de la Universidad Autónoma de Querétaro, México, Dr. Pedro Cardona Fuentes, expuso la conferencia “Entre alfabetización y enseñanza de segundas lenguas: un panorama de la enseñanza de lenguas indígenas en México”.

El Dr. Cardona Fuentes dio cuenta de cómo se estructura la enseñanza de lenguas indígenas en el sistema educativo mexicano, y luego se refirió a lo vivenciado en un espacio más específico como el Estado de Oaxaca, uno de los estados con mayor diversidad lingüística en México, considerando que en todo ese país se hablan alrededor de 364 variedades de lenguas.

“México, de alguna manera, fue pionero en esta revolución del reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas y también de los derechos lingüísticos. A mediados de los ’90 con el levantamiento zapatista en México, empezó a ser más evidente esa diferencia, y esa riqueza de los pueblos indígenas. A partir de ahí hubo un despertar que después fue derivando en muchos otros movimientos y reconocimientos en toda América Latina”, expresó el investigador.

El académico Pedro Cardona precisó que con la creación de la Ley General de Derechos Lingüísticos publicada en 2003, se dio un marco jurídico que posibilitó el reconocimiento y la gestión de la diversidad lingüística.

“Hasta antes del año 2003 eso no existía. Sí había un subsistema de educación indígena que consideraba que había que dar una educación a los pueblos originarios de México, pero eso no se cristalizaba como un marco que pudiera dar derechos a los hablantes de recibir educación en sus lenguas. La Ley General de Derechos Lingüísticos da bastantes posibilidades para plantear soluciones y creo que ya entrados en el nuevo siglo, muchas de las actividades que se han impulsado para potenciar el fortalecimiento de las lenguas, derivan de ese marco, que empodera a las mismas comunidades, porque les da la posibilidad de poder luchar por nuevos espacios en donde su lengua se pueda hacer visible y se pueda usar”, ilustró Cardona.

El investigador mexicano explicó que durante las décadas del ’80 y ’90, las escuelas establecidas para atender a los indígenas estaban pensadas en función de castellanizarlos, de manera que no se orientaban necesariamente a fortalecer primero sus culturas, para luego transitar al castellano. Tras la década de los ’90 es que ocurre el cambio de perspectiva y se reconoce la riqueza cultural de los pueblos originarios.

“Hoy se sigue castellanizando, pero también se potencian elementos de la identidad local y se fortalecen las lenguas. Lo que antes se bloqueó, hoy se intenta impulsar y eso también ha generado cierto cortocircuito en las comunidades, porque las personas mayores se acuerdan que antes les prohibían hablar su lengua y ahora resulta que hay motivaciones para hablarla. Ha sido un poco contradictorio pero se dan posibilidades”, explicó el académico.

Durante la misma jornada, el Dr. Cardona Fuentes compartió con estudiantes algunas de sus experiencias en la producción de material audiovisual, aprovechando su formación de pregrado como ingeniero informático, línea que ha desarrollado en la revitalización y enseñanza de lenguas indígenas de México, haciendo uso de  herramientas tecnológicas de software libre, bajo la lógica que los mismos profesores puedan generar sus materiales. Es así como expuso algunos de esos materiales generados en México y en  Perú.

“La idea es producir materiales desde las propias escuelas, con las mismas comunidades de hablantes, a partir de los contenidos de su propio contexto. Se busca que los mismos profesores, de manera sostenida, puedan crear sus recursos educativos y no esperar a que el estado mexicano solucione la creación de materiales (…) Se da la posibilidad que las comunidades se apropien de elementos innovadores y potencien la producción local enfocada a documentar su lengua, a preservar ese patrimonio inmaterial, pero también a transmitir la lengua entre generaciones”, aseguró el investigador.

El Dr. Pedro Cardona comentó que estos recursos no solo sirven a las comunidades sino también a las sociedades mestizas y monolingües que solo hablan español y no conocen las lenguas indígenas, como es el caso de la sociedad chilena.

“Creo que esto puede ser interesante para un país como Chile, que quiere ser bilingüe pero en Inglés. Chile debe darse cuenta que también hay una diversidad en su nación, que no sólo tiene que mirar a Estados Unidos y al inglés, sino que puede mirar hacia dentro y ahí hay una diversidad bastante rica, que también merece ser valorada”, argumentó.




Coloquio internacional abordó el Conocimiento Intercultural desde las Comunidades

La Dra. Ana Gajardo Rodríguez explicó que el coloquio sobre interculturalidad se dio en el marco del proyecto de Extensión relevante denominado “El conocimiento intercultural de las comunidades”, el cual se desarrollará durante los años 2017 y 2018, y tiene como propósito contribuir a la reflexión sobre el conocimiento intercultural en la región y el país.

“Pretendemos vincular a la Universidad con la comunidad a través de la interculturalidad. La sociedad chilena ha puesto el tema de la interculturalidad como centro de muchas de sus preocupaciones y de alguna manera se está respondiendo a una deuda histórica que nuestro país tiene con el desarrollo de la interculturalidad. Como UBB debemos integrarnos a redes de colaboración nacional e internacional, con el objetivo de promover la cultura y los valores, y así constituirnos en un referente de opinión y protagonista del desarrollo político, social y económico de la región y del país”, esgrimió la Dra. Gajardo Rodríguez.

El coloquio se desarrolló en el Aula B8 del Campus Fernando May y congregó a estudiantes y académicos vinculados con el proyecto de Extensión como el Dr. Álvaro González Concha, el Dr. Luis Lillo Arroyo, y la académica Yuri Vega Rodríguez.

En esta línea, la Dra. Ana Gajardo expresó que se busca crear espacios de reflexión en torno a la interculturalidad y su rol en el desarrollo de la nación. En consonancia con esto, el Grupo de Investigación Nexus, integrado por académicos de la Universidad, trabaja desde hace algunos años junto a la Municipalidad de Alto Bío-Bío, a quien asesora en tareas propias del desarrollo de la educación intercultural en la comuna, donde familias y estudiantes pewenches de algunas de sus escuelas, hablan chedungun como primera lengua.

El coloquio tuvo como expositores al académico de Northern Arizona University, Jon Reyhner; al Dr. Pedro Cardona de la Universidad Autónoma de Querétaro, México; y al director del DAEM de la comuna de Alto Bío-Bío, Jorge Gallina Llaulen.

El profesor Reyhner aboca su trabajo investigativo al diseño de enfoques de enseñanza en el contexto de la educación indígena en EE.UU.

“Me referí al estado actual de la educación indígena en Estados Unidos. Tengo conocimiento limitado de las luchas que han dado los pueblos indígenas latinoamericanos y de Chile, pero sé que los mapuches han vivido en pobreza y han tenido educación sólo en español. En EE.UU. la educación también ha sido en inglés y eso es una desventaja para los pueblos indígenas. Los indígenas navajo son bilingües, pero no conocen a cabalidad su lengua y tampoco el inglés, entonces están en un punto intermedio y cuando se realizan test educativos, les va más mal que a los nativos de inglés, no porque no tengan capacidad, sino porque no han aprendido bien el inglés, pero tampoco han aprendido bien su lengua indígena”, explicó el académico.

A su juicio, a los pueblos navajo y mapuche, les une el hecho de haberse enfrentado históricamente en desventaja social y económica frente a las culturas dominantes.

El profesor Jon Reyhner asegura que el Estado de Arizona realiza algunos intentos por incluir la lengua indígena de los navajo en el currículo, pero se trata de una tarea compleja pues se trata de un estado conservador que privilegia la enseñanza del inglés.

Durante el coloquio también expuso el director del DAEM de la comuna de Alto Bío-Bío, Jorge Gallina Llaulen, quien hizo ver la necesidad de incorporar asignaturas de interculturalidad en las carreras de las universidades estatales, pues entiende que dicha formación es necesaria para toda la sociedad y no solo para los grupos pertenecientes a alguna etnia o cultura específica.

Asimismo, llamó la atención sobre la necesidad de que la sociedad chilena asuma y comprenda que los pueblos aborígenes no son un tema histórico del pesado, sino que se encuentran plenamente vigentes y vivos. Como ejemplo, mencionó el caso de la Escuela Ralco Lepoy donde muchos de sus estudiantes y familias hablan el chedungun como primera lengua.

Por su parte, el Dr. Pedro Cardona de la Universidad Autónoma de Querétaro, México. En su calidad de Maestro en Estudios Amerindios y Educación Bilingüe, dio cuenta de su trabajo que se orienta al desarrollo de las lenguas indígenas desde los espacios educativos y de formación comunitaria. Actualmente, realiza una investigación sobre la documentación y variación del zapoteco en el istmo de tehuantepec. Ha coordinado diversos espacios académicos enfocados al fortalecimiento de lenguas amerindias, entre ellos el Coloquio Internacional de Lenguas en Peligro y Tecnologías de la Información, el Foro Nacional de Enseñanza y Aprendizaje de Lenguas Indígenas, y el Encuentro Internacional de Lenguas Indígenas y Educación Bilingüe.

El Dr. Cardona es miembro de la Red Temática de Investigación de Educación Rural del CONACYT, así como del Seminario de Lingüística y Educación de El Colegio de México. Actualmente es Director de la Maestría en Aprendizaje de la Lengua y las Matemáticas, programa adscrito al Padrón Nacional de Posgrados de Calidad de CONACYT (México), con sede en la Facultad de Psicología de la UAQ.




Invariación diatópica en el habla culta chilena fue tema de clase inaugural de Pedagogía en Castellano y Comunicación UBB

“Datos fonéticos-fonológicos subjetivos y objetivos sobre la invariación diatópica en el habla culta chilena”, se denominó la clase magistral brindada por los académicos del Departamento de Español de la Universidad de Concepción, Dr. Jaime Soto-Barba y Dr. Daniel Ignacio Pereira, en el marco de la inauguración del año académico de la Escuela de Pedagogía en Castellano y Comunicación de la Universidad del Bío-Bío.

La actividad se desarrolló en el Salón Miguel Jiménez Cortés de la Facultad de Educación y Humanidades, y fue presidida por el decano Marco Aurelio Reyes Coca, la directora (s) de la Escuela de Pedagogía en Castellano y Comunicación, Tilma Cornejo Fontecilla; la directora del Departamento de Artes y Letras, Rosa Díaz Chavarría; el jefe del Departamento de Pregrado de la sede Chillán, Álvaro González Concha; el subdirector de Desarrollo Estudiantil, Jorge Sánchez Villarroel; académicos de la carrera y estudiantes.

Los académicos Dr. Jaime Soto-Barba y Dr. Daniel Ignacio Pereira, dieron cuenta de los principales hallazgos obtenidos en el marco del proyecto Fondecyt Regular N° 1120886 ya concluido, titulado “Descripción fonético-fonológica de un modelo de pronunciación enseñable del español culto de Chile”, cuyo objetivo apuntaba a formular una descripción fonética del habla, de una muestra amplia de profesionales de distintas zonas del país, todo ello basado en datos objetivos y acordes con los juicios valorativos que realmente operan en la comunidad.

Dicho proyecto también consideró los aportes de los académicos Hernán Pérez (UdeC) Magaly Ruiz (UFRO) y Héctor Ortiz (UMCE).

Los investigadores buscaban responder a la interrogante respecto de si existen diferencias fonéticas apreciables que permitan a hablantes chilenos identificar la procedencia geográfica de otros chilenos.

En este contexto, los académicos dieron cuenta de la invariación diatópica en el habla culta chilena, lo que puede advertirse de manera subjetiva, según consignó el Dr. Pereira, y de manera objetiva de acuerdo a lo expuesto por el Dr. Soto-Barba.

“El título implica que en el habla de los profesionales no se percibe y no se observa variación, de acuerdo a la procedencia geográfica del hablante. Desde Iquique hasta Punta Arenas, pareciera que habláramos igual”, ilustraron los investigadores.

Para el desarrollo de la investigación los académicos consideraron la clasificación de zonas geográficas propuesta por Wagner (2004), basada fundamentalmente en el léxico. De la zona norte escogieron hablantes de las ciudades de Iquique y La Serena; de la zona centro, individuos de Santiago y Valparaíso; de la zona sur, hablantes de Concepción y Temuco; y de la zona austral, sujetos de Coyhaique y Punta Arenas.

“El aspecto subjetivo lo medimos mediante una encuesta de apreciación subjetiva, y se estima como tal, porque se refiere a las creencias de las personas consultadas (jueces). Se consideró preguntas que se realizaron a los jueces, donde se les consultaba por el nivel educacional del hablante; es decir, si venía de un sector alto o bajo de la ciudad. Una de las preguntas de la encuesta incluía la consulta sobre de qué ciudad cree usted que es la persona hablante”, explicaron los investigadores Dr. Soto-Barba y Dr. Pereira.

En tanto, la medición objetiva pretendió dilucidar cómo se comportaban los datos fonéticos. “En general se comportan de manera homogénea o muy heterogénea, esto significa que la procedencia geográfica de los hablantes no es una causa. Específicamente se analizó los fonemas s, r, tr, b, dz, y también vocales.

“Los datos muestran que la procedencia geográfica de los informantes no es reconocida por la mayoría de los jueces. Esto indica que, al menos en el habla de los profesionales chilenos, es decir, en el segmento de mayor índice educacional, no existe variación diatópica reconocible en el plano fónico”, explicaron.

A partir de estos resultados, los académicos proyectan el siguiente estudio que consiste en medir los mismos aspectos, pero en el habla sub estándar, no profesional. “Ahora estamos grabando a ese informante y luego queremos contrastarlo. Pretendemos generar un modelo del comportamiento de pronunciación de un hablante típico chileno, que actualmente no existe”, expresó el Dr. Soto-Barba.

Sobre la base de los resultados obtenidos, el Dr. Jaime Soto-Barba comentó que se pueden proyectar algunas intuiciones. “El hecho que seamos un país largo y con muchas dificultades geográficas, puede que nos haga aunarnos más que separarnos. El que tengamos a Santiago como un centro político potente, hace que sigamos a Santiago como modelo. La televisión de alcance nacional también es muy homogénea y se produce en la capital”, ilustró el docente.




Día del Libro, la lectura y el derecho de autor se vivenció en la Facultad de Educación y Humanidades UBB

El libro y la lectura abren una infinidad de mundos, y permiten conocer y viajar a zonas distantes y épocas remotas e incluso irreales. Por ello resulta del todo pertinente la celebración del Día internacional del libro, la lectura y el derecho de autor, que se recuerda cada 23 de abril.

En este contexto, el académico del Departamento de Letras, Juan Gabriel Araya Grandón, quien además es miembro correspondiente de la Academia Chilena de la Lengua, brindó una conferencia donde, desde una perspectiva ecocrítica, relevó la tarea de autores nacionales, quienes a través de su arte han contribuido con la descripción del paisaje natural de Chile, permitiendo a las nuevas generaciones conocer características de los más diversos escenarios geográficos, incluso en épocas distintas.

El acto fue encabezado por el decano de la Facultad de Educación y Humanidades, Marco Aurelio Reyes Coca, junto con la directora del Departamento de Artes y Letras, Rosa Díaz Chavarría, el subdirector de Desarrollo Estudiantil, Jorge Sánchez Villarroel, y estudiantes.

Primeramente, el académico Araya Grandón destacó los sucesos históricos que explican la celebración del día internacional del libro en esta fecha, aludiendo al deceso de dos grandes figuras de la literatura universal, e incluyendo además a un exponente americano.

“Los dos ilustres personajes son William Shakespeare, cima de la lengua anglosajona y el autor español Miguel de Cervantes y Saavedra (…) No obstante, como malos americanos y buenos imitadores de las costumbres y hábitos del Viejo Mundo, hasta hace pocos años olvidábamos a un excelso escritor de la época colonial de nuestro continente, nos referimos al Inca Garcilaso de la Vega, nacido en el Cusco, el último bastión de la realiza incaica y autor de crónicas acerca de sus orígenes indígenas y de la conquista de los españoles en el Perú”, ilustró el académico.

Juan Gabriel Araya explicó que el libro, más allá de su dimensión tangible, es el “vehículo del lenguaje”, y este último es un sello distintivo de cada individualidad. “Ben Johnson, dramaturgo inglés contemporáneo a Shakespeare, define en las siguientes palabras: -El lenguaje es lo que más muestra a un hombre: ¡Habla para que te pueda ver!-. Libro es por tanto, el espejo del alma y la intelectualidad de los hombres, de las naciones y el retrato vivo de la cultura de las personas, además de sus deseos, anhelos, frustraciones y todo lo que convierte al hombre en el ser más complejo de la naturaleza”, aseveró.

La lengua, precisó el literato, es vida, y por tanto el libro es residencia de la vida. Por eso, la lengua “ni es de las academias ni de los mesones, ni de los pobres ni de los poderosos, ni de los vivos ni de los muertos: constituye un patrimonio, a todos pertenece, en todos se vive y para todos es”, recalcó.

Araya Grandón manifestó que una de las formas que adopta la literatura chilena, para dar a conocer el país en el contexto mayor, es la descripción del paisaje en sus variadas expresiones.

“Benjamín Subsercaseaux con mucha gracia y hábil pluma, publicó un libro con un título que en esta instancia hacemos nuestro, “Chile o una loca geografía”, un ensayo que acota los diferentes tipos de territorios desde Arica a Magallanes”, comentó.

El académico también se refirió a cómo el escritor Mariano Latorre, a través de su obra, da cuenta de lo que él denominó “los siete paisajes y sus siete almas”, en alusión a la pampa salitrera, la selva del sur, la cordillera de los Andes, la cordillera de la Costa, Chiloé y Magallanes.

“Una apreciación ecológica de estos paisajes responde a una resignificación o construcción de un Chile retratado antaño, pero visto con los ojos del hoy. Descubrir el verdadero patrimonio del ser humano y respetar los diversos elementos que conforman el ecosistema, a fin de situarse con propiedad en el entorno que le servirá de hogar, es el primer paso para poseer un afincamiento real en el rincón que se ha elegido como hogar”, reflexionó.

El académico Juan Gabriel Araya comentó que “esta consideración paisajística ha llevado a que el poeta Nicanor Parra irónicamente – y de acuerdo con su habitual irreverencia- señale en su poema “Chile” lo siguiente: “Creemos ser país y la verdad es que somos apenas paisaje”.

Tras dicha exposición, el literato Juan Gabriel Araya compartió una serie de gráficas de autores chilenos y de sus obras, quienes en distintas creaciones, ya sean poemas, novelas o crónicas, intentan atrapar el paisaje a través de la lengua.

Durante el acto, la estudiante de tercer año de Pedagogía en Castellano y Comunicación, Bárbara Muñoz, acompañada por el egresado de Ingeniería Civil en Informática, Jonathan Burgos, interpretó tres temas del repertorio de Violeta Parra.




Estudiantes de Pueblo Seco vivencian el medio ambiente a través de proyecto UBB sobre literatura chilena

“País-paisaje: Visiones ecocríticas en la Literatura Chilena” se denomina el proyecto de Vinculación con el Medio implementado en el Liceo Pueblo Seco de la comuna de San Ignacio, liderado por el académico del Departamento de Artes y Letras, Juan Gabriel Araya Grandón, junto con la académica Dra. Alejandra Hernández Medina y estudiantes de Pedagogía en Castellano y Comunicación.

La actividad, según consignó el académico Araya Grandón, consistió en presentar a los estudiantes del establecimiento lecturas de relatos, poemas y descripciones de paisajes de autores chilenos, para ser analizadas ecocríticamente, y reflexionar sobre ellos.

Según ha expresado el académico del Departamento de Artes y Letras, el concepto de ecocrítica aborda el estudio de las relaciones entre la literatura y la ecología, lo que implica descubrir en la obra literaria las preocupaciones que tiene el escritor por el medio ambiente. De ese modo, la literatura se alza como un frente más de lucha contra el deterioro medioambiental.

Textos de Gabriela Mistral, Hernán Rivera Letelier, Francisco Coloane, Mariano Latorre, entre otros, permitieron introducir a los jóvenes a esta experiencia que permitió combinar la literatura, la pintura y la estética artística en un plano más general.

“Entregamos el material; los alumnos leyeron y luego conversamos acerca de lo que habían leído, insistiendo en que los escritores dejaban huellas del paisaje en la literatura, y si éste luego desaparecía, al menos lo teníamos descrito en la literatura. Se hacía alusión a la cordillera de los Andes, el mar, entre otros parajes”, expresó el académico Juan Gabriel Araya.

Tras esa primera parte, la estudiante Bárbara Riveros, quien además es pintora, expuso una clase que entregó pistas a los estudiantes secundarios acerca de cómo transcribir un paisaje literario en un cuadro pictórico. “Les entregamos los materiales necesarios tales como lienzo, pintura, pinceles, rodillos, y ellos dibujaron y pintaron lo que habían leído, creando lienzos gigantescos con los motivos paisajísticos que habían descubierto en la literatura. En esta fase un grupo de 10 estudiantes de la carrera de Pedagogía en Castellano y Comunicación tuvieron la misión de conectar interdisciplinarmente la literatura y la pintura, todo ello en el marco de la asignatura Nueva Narrativa, de cuarto año”, aseveró el literato Araya Grandón.

El académico Juan Gabriel Araya precisó que a través de esta experiencia se logró vincular la enseñanza y los contenidos académicos propios de la Universidad con las necesidades educativas del Liceo Pueblo Seco, en función del medio ambiente, tema que es de gran interés para la comunidad educativa de ese establecimiento escolar.

“Contribuimos con las políticas públicas tendientes a generar conciencia sobre la necesidad de cuidar y preservar el medio ambiente a través de la ecocrítica. Los estudiantes querían que esto continuara porque aseguraban que era la mejor manera de aprender. Se sintieron involucrados e interesados, y valoraron mucho que jóvenes de la UBB se hayan interesado en compartir esa experiencia con ellos”, confirmó Juan Gabriel Araya.

Con anterioridad, el académico Juan Gabriel Araya Grandón participó en el Encuentro Latinoamericano de Ecopoesía realizado en la Universidad de Playa Ancha, Valparaíso, ocasión en que dictó la conferencia central denominada “Literatura y naturaleza. Un estudio”. En la oportunidad se refirió a la obra de escritores latinoamericanos tales como Mario Vargas Llosa, Ernesto Cardenal y Alcides Arguedas, así como a los nacionales Nicanor Parra y Pablo Neruda.

El encuentro, enmarcado en las actividades de Vinculación con el Medio del Departamento de Literatura de la Facultad de Humanidades de la UPLA, fue organizado por la especialista en literatura latinoamericana moderna y contemporánea, Dra. Marcela Prado Traverso, y un equipo de estudiantes de dicha casa de estudios porteña.




Seminario UBB analizó Derechos Humanos, interculturalidad y diversidad en Chile

La actividad, desarrollada en el marco del Programa de Interculturalidad Territorial de la Vicerrectoría Académica, coordinado por la Dra. Maritza Aburto Durán, se estructuró sobre ejes como Derechos Humanos, mujeres y liderazgos; Derechos Humanos, pueblos e interculturalidad; y estrategias de accesibilidad en el aula a personas con Necesidades Educativas Especiales.

El secretario académico (s) de la Facultad de Educación y Humanidades, Carlos Ossa Cornejo, destacó que el seminario permitió generar un espacio de conversación, discusión y de nuevos puntos de vista, con el propósito de construir una sociedad y una cultura más enriquecida.

“Esperamos que puedan conversar y generar un debate interesante y crítico en función de temáticas muy relevantes como son la educación intercultural, los derechos humanos, la inclusión y la diversidad, entre otros. Son temas que se han ido ganado un espacio, precisamente, en función de poder plantear críticas, y de señalar que no queremos una sociedad tal cual la teníamos, y creemos que ese es un gran aporte”, reflexionó el secretario académico (s).

Programa Thakhi de la Universidad de Tarapacá

En la ocasión el director del Programa Thakhi de la Universidad de Tarapacá, académico Emilio Fernández Canque, expuso sobre los “Principales hitos de la Educación Intercultural Bilingüe en Chile: Logros, desafíos y proyecciones”.

“Los desafíos más urgentes que vislumbro apunta a realizar un análisis muy sereno, pero muy reflexivo y profundo, respecto de cuál es nuestra misión al formar profesionales en un contexto intercultural, es decir, qué se está haciendo y qué no se está haciendo en nuestras casas de estudios superiores relacionado con este tema (…) Hablaba recién del paso de la teoría a la práctica en términos interculturales, y eso significa que muchas universidades a veces tienen un logo, un esquema, una intencionalidad, pero programas reales de efecto inmediato, muy poco”, expresó el académico.

Asimismo, el académico Fernández Canque identificó como un desafío el generar espacios para las alumnas y alumnos que tienen interés en manifestar su cultura, y en comprometerse en un trabajo por la recuperación de la cultura y del patrimonio histórico, cultural y social, en una relación directa con las comunidades.

“Es necesario sacar a la universidad de las aulas y generar espacios de interacción directa con las comunidades que a veces están esperando que los futuros profesionales les conozcan un poco más, para formarse como profesionales provistos de una visión intercultural en un contexto que es intercultural. Conociendo a las comunidades se logran interiorizar mejor respecto de la situación que viven. A veces, un simple saludo en su lengua materna, dicho con cariño, abre un espacio al profesional, para establecer ese grado de confianza que de alguna manera genera una interacción positiva”, aseveró el docente.

El académico Emilio Fernández explicó que en la Universidad de Tarapacá se creó el programa Thakhi, que en lengua aymara significa “camino”, y en dicho contexto se trabaja en la generación de espacios, lo que se ha visto reflejado en modificaciones en las mallas curriculares. “Estamos tratando de incorporar en las mallas curriculares asignaturas que apunten a esto, y también, generar espacios de trabajo colaborativo entre los distintos profesionales que somos partícipes o que tenemos alguna sensibilidad especialidad con este tema por nuestro origen de familia o por otras causas”, expresó el docente.

Lengua indígena, más que una asignatura

En tanto, la investigadora del Centro de Estudios Interculturales e Indígenas CIIR-PUC, Ana Ancapi Linconao, expuso la ponencia denominada “Lengua indígena, más que una asignatura en la escuela”.

“El sector Lengua Indígena ha sido una lucha de los pueblos indígenas para que la diversidad sea incorporada dentro de las aulas. Es así como este año 2016 se está trabajando en el diseño de unas bases curriculares para el sector Lengua Indígena, que se pretende llamar asignatura de Lengua y Cultura Indígena, y se amplía a nueve pueblos. Existe una nueva oportunidad, no sólo para los pueblos indígenas, sino también para la sociedad nacional, para que los establecimientos del país puedan incorporar esta asignatura al currículum, y se generen nuevos aprendizajes y valoración de los aportes que tienen las culturas indígenas en particular”, expresó la académica Ancapi Linconao.

La asignatura de Lengua y Cultura Indígena, según expresó la académica Ana Ancapi, se impartiría a partir del año 2018, y todas las escuelas del país podrían incluir esta asignatura sin necesidad de contar con un piso de matrícula de estudiantes de ascendencia indígena necesariamente, como lo precisa el actual Decreto 280 del Ministerio de Educación.

Mujer presente pese a la invisibilización

Por su parte, la vicepresidenta de ANAMURI e integrante del Partido Político Mapuche Wallmapuwen, Millaray Painemal Morales, aportó su visión y experiencia como líder social y política, junto con referirse al aporte de la mujer en las sociedades mapuche y chilena.

“En toda sociedad el aporte de la mujer ha sido negado, invisibilizado, pero siempre hemos estado presentes en distintos espacios. En el año 1937 (año en que se origina la Sociedad Femenina Araucana Yafuluuyiñ) y desde antes, la mujer ya estaba participando en organizaciones, y también empezaron a participar a nivel político. Muchas de ellas habían estudiado, por ejemplo, Zoila Quintremil, la primera mujer mapuche candidata a diputada, era profesora, y siento que la educación chilena, pese a que la puedo criticar por ser asimilacionista, también lleva a que las mujeres se posicionen de mejor manera frente a la sociedad chilena y ante su propio pueblo”, expresó la dirigenta.

“En ambas sociedades, la mapuche y la chilena, el machismo se da, se reproducen esas prácticas y lógicas machistas y patriarcales, pero hoy se ha logrado romper eso, y hacia allá tenemos que apuntar, en cómo las mujeres empiezan a participar en lo social, en lo político… En ANAMURI, muchas de las mujeres dirigentas han estado participando como candidatas a concejala, y si bien no han salido electas, sí ha sido una experiencia para ellas. La idea es construir relaciones interculturales más respetuosas, pero para que el otro me conozca, el Estado tiene que abrir estos espacios como la misma universidad”, aseveró Millaray Painemal.

Millaray Painemal hizo ver que pese a la existencia y vigencia de pactos internacionales que reconocen los derechos de los pueblos originarios, éstos continúan siendo vulnerados, y los recursos naturales de los territorios ancestrales siguen siendo explotados de manera irracional. “Así vemos que una machi vuelve a la cárcel, y que una mujer tiene que parir engrillada, y eso nos parece grave. Entonces una se pregunta, de qué derechos humanos hablamos, ¿acaso nosotros los indígenas no tenemos derechos? ¿Somos ciudadanos de tercera o cuarta categoría?”, cuestionó.

Barreras que dificultan la participación de la mujer

La académica del Departamento de Ciencias Sociales, Soledad Martínez Labrín, expuso en el marco de la Mesa de Derechos Humanos, Mujeres y Participación, y dio cuenta de las numerosas barreras que inhiben y dificultan la participación de las mujeres en sociedad, y el pleno ejercicio y desarrollo de sus derechos.

“La participación de las mujeres no es un mero tema de mirar quienes están y quienes no están en la participación, sino que hay que mirar el contexto que impide o facilita la participación de algunos grupos. Por ejemplo, la cifra de participación en el Parlamento de las mujeres (15,8%) es muy baja y no sólo tiene que ver con que las mujeres tengamos menos interés, o no podamos, o no nos enseñen en la escuela de líder, sino que tiene que ver con un contexto que impide que las mujeres nos veamos empoderadas, en espacios de toma de decisiones, y de cambio cultural. El desafío sería ver cuántos diputados y senadores indígenas tenemos hoy, y probablemente no tenemos, y en general vamos a ver que Chile es un país muy discriminador, pero especialmente con las mujeres, hay demasiadas barreras para llegar a un punto”, aseveró.

A juicio de la académica UBB, dichas barreras constituyen violaciones a los Derechos Humanos,  puesto que si un Estado considera que una persona particular es sujeta y ciudadana plena, debería contemplar incorporar en su política estatal todas las condiciones para que esa persona se desarrolle como tal. “El Estado chileno no garantiza eso, ni para las indígenas ni para las mujeres en general, y ese es un problema de Derechos Humanos, porque nos han pedido a las mujeres que lo resolvamos solas, y eso tiene que resolverlo el Estado. Hemos hecho investigaciones con mujeres de la política, incluso diputadas y senadoras que hoy son muy importantes en términos del panorama nacional, y ellas identifican múltiples problemas para poder llegar donde están”, aseguró la académica Soledad Martínez.

Pero en la visión de la académica Martínez Labrín, las vulneraciones de hoy no se limitan al ámbito de la participación sino que incluso se relacionan con las alternativas de la vida y la muerte. “Estamos hablando, por ejemplo, de un Estado que le está negando a las mujeres que decidan sobre su cuerpo, que le está diciendo a una mujer, que si tiene un embarazo donde está en peligro su vida, entonces que muera. Son cosas muy graves donde no tenemos una legislación ni una estructura que soporte a las mujeres para promover que seamos sujetas de derecho en iguales condiciones”, describió.

“En Chile hay Estado para algún sujeto particular que tiene una cierta representación al interior del país… Para los hombres, para la clase media, para el heterosexual, para el católico, pero todos estos sujetos de los que estamos hablando hoy no tenemos Estado, y ese es un problema de Derechos Humanos”, aseveró la académica Soledad Martínez.

En el marco del seminario, la profesora de Educación Diferencial con especialidad en Trastornos Visuales, Jéssica Vera Ortega, y la profesora de Educación Diferencial con especialidad en Trastornos Auditivos, Natalia Rojas Mena, ambas integrantes del Programa para la Inclusión de Estudiantes en Situación de Discapacidad (PIESDI) de la UBB, dieron cuenta de las estrategias que la Universidad ha adoptado en el afán de dar cuenta de la Ley 20.422 que establece normas sobre Igualdad de Oportunidades e Inclusión Social de Personas con Discapacidad, que en su artículo 39 precisa que las instituciones de educación superior deberán contar con mecanismos que faciliten el acceso de las personas con discapacidad, así como adaptar los materiales de estudio y medios de enseñanza para que dichas personas puedan cursar las diferentes carreras.




Académica UBB expuso en España investigación sobre censura y literatura infantil y juvenil en Chile

La académica del Departamento de Artes y Letras, Mg. Rosa Díaz Chavarría, presentó la ponencia denominada “Censura y literatura infantil y juvenil en Chile: Los libros silenciados en dictadura”, en el marco del Congreso Internacional “Censuras y Literatura Infantil  y Juvenil”, realizado en la Universidad de Castilla La Mancha, Cuenca, organizado por el  Centro de Estudio de Promoción de la Lectura y Literatura Infantil (CEPLI), que dirige  el Dr. Pedro Cerrillo.

La académica Rosa Díaz Chavarría explicó que el congreso internacional se dio en el marco del Proyecto de Investigación I+D+I de excelencia de la Universidad de Castilla La Mancha, España, financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad español, denominado “Censuras y literatura infantil y juvenil (LIJ) en el siglo XX en España y siete países latinoamericanos”, liderado por el académico de la universidad española, Dr. Pedro Cerrillo Torremocha.

El Dr. Cerrillo Torremocha convocó a un amplio equipo de investigadores ibéricos de la Universidad de Alicante, Universidad de Valencia, Universidad Autónoma de Madrid y Universidad de Almería, junto a  investigadores de universidades latinoamericanas de Argentina, Cuba, Colombia, Guatemala, Venezuela, México y Chile.

La académica Rosa Díaz Chavarría fue la única investigadora chilena invitada por la Universidad de Castilla La Mancha a través del director del proyecto Dr. Pedro Cerrillos Torremocha. Igualmente, el académico Dr. Ramón  Llorens García, de la Universidad de Alicante, la invitó a formar un equipo de trabajo para investigar la censura en la literatura infantil y juvenil en Chile.

La académica del Departamento de Artes y Letras, Rosa Díaz Chavarría, comentó que su investigación “Censura y literatura infantil y juvenil en Chile: Los libros silenciados en dictadura”, da cuenta de la forma en que operó en Chile la censura en materia de LIJ durante la dictadura militar; los mecanismos de represión utilizados en contra del libro y los cambios de paradigmas que se impusieron en la sociedad chilena.

En el caso chileno, la colección más importante de LIJ durante el gobierno de la Unidad Popular se denominó Cuncuna, dedicada a niños en etapa preescolar, con edición mensual de 30 mil ejemplares. “Sus temáticas estuvieron relacionadas con el conocimiento del mundo, el entretenimiento y los valores clásicos universales en la formación del niño”, expresó la académica Díaz Chavarría.

Dicha colección fue publicada por la Editora Nacional Quimantú, editorial emblemática creada por el gobierno del Presidente Salvador Allende, bajo la premisa de ampliar el acceso a la cultura y a la literatura de calidad. “La Editora Nacional Quimantú había sustituido a la editorial Zig-Zag, comprada en 1971 por el gobierno de Salvador Allende, que siendo aún senador, había propuesto la creación de una editorial nacional que publicara libros de calidad y acercara la lectura y la cultura a la comunidad”, expresó la académica UBB.

“La Colección Cuncuna fue creada y dirigida por el periodista y sociólogo Arturo Navarro, y se convirtió en objetivo de la estrategia de eliminación e intimidación. La colección infantil representaba a la Unidad Popular y sus logros, es decir, el proyecto de hacer llegar la cultura a todos los lugares del país, la recuperación de las tradiciones; venía a llenar un espacio que había estado vacío. Similar suerte corrió la colección de revistas Cabrochico, también de Editora Nacional Quimantú”, describió Rosa Díaz.

Según expresó la investigadora de la UBB, la Colección Cuncuna ingresó a la lista de libros peligrosos por dos razones fundamentales. “Primeramente, desde la mirada de la ignorancia y del desconocimiento absoluto de las obras censuradas, de su valor y visión del mundo; y la segunda, y definitoria en el ámbito de las consecuencias, fue el estigma claro de poseer en su portada el sello editorial Quimantú, objeto de persecución como símbolo del principal enemigo de la patria nueva, que instalaba una ideología que no podía transar con valores “foráneos” e ideológicamente “izquierdizantes”. El objetivo evidente fue silenciar y aniquilar la editorial”, ilustró.

La docente Rosa Díaz Chavarría, comentó que de los 20 títulos de la Colección Cuncuna, sólo se conocen algunos, y la Biblioteca Nacional de Chile (DIBAM), pese a múltiples esfuerzos por dar con ellos, no ha logrado llegar a buen puerto. “Me di el trabajo de buscar y encontré algunos. Otros que tenían anticuarios me los fotocopiaron en muy buena calidad a todo color. De modo que aquí hay una tarea pendiente de rescate de la memoria histórica. La primera parte fue esta, buscar la Colección Cuncuna para conocerla”, manifestó.

Entre los títulos se encontraban El negrito Zambo; El rabanito que volvió; El gigante egoísta; Los geniecillos laboriosos; Cabeza colorada; El huevo vanidoso; Por una docena de huevos duros; La rosa roja; y La Dora Piñones.

Otros ejemplos de títulos objetos de censura fueron “La flor del cobre” de Marta Brunet (1972); “Cielografía de Chile” de Floridor Pérez (1973); “Los monos hacen lo que ven” (1972) cuento tradicional con ilustraciones de G. Vallejos (Guidu). Los criterios para explicar dicha censura son diversos, pero básicamente se explican por el hecho de ser productos culturales asociados con la Unidad Popular.

La académica Díaz Chavarría comentó que los bandos de la Junta Militar también tuvieron efecto directo en la LIJ. “Encontré pocos documentos, bandos de la época donde se prohibía cualquier literatura subversiva o que fuera en contra de los valores del régimen. Inclusive, hay un bando presidencial del 15 de septiembre de 1973 que dice que -toda persona que sea sorprendida durante el estado de sitio, imprimiendo, difundiendo, por cualquier medio propaganda subversiva, y atentatoria contra el supremo gobierno, sufrirá las penas contempladas por el código de Justicia Militar para tiempos de guerra-. Con esto, nadie quería tener libros de Quimantú, y por eso las familias comenzaron a quemaron muchos libros, básicamente por el miedo. Algunos los enterraron y otros los escondieron en el entretecho de las casas, como ocurrió con una familia de Castro, que al refaccionar su casa encontró en el entretecho unas cajas con colecciones de la revista Cabrochico, y que pertenecieron al padre del dueño, que en los tiempos de la UP poseía un quiosco”, expresó la docente.

Un documento clave expuesto por la académica Rosa Díaz, y que da cuenta de la censura hacia la LIJ, es un informe de la Central Nacional de Inteligencia (CNI)  de 1985, donde se censura un cuento que se publicaría en la Revista del Colegio Médico de Chile, y que de acuerdo a los criterios de los censores, poseía un fondo político dirigido a los niños, una acción “abiertamente sospechosa y atentatoria”.

“Los argumentos que se exponen para su prohibición son los siguientes: El artículo está escrito en fábula, donde se enseña a los niños que el empleo de la fuerza puede ser vencido con inteligencia y cultura. Demuestra, asimismo, que las personas deben razonar y no aceptar una situación tal como se les presente. Este cuento infantil, pretende despertar en el subconsciente del niño, la idea de no aceptar el ordenamiento que debe existir en todo régimen de gobierno establecido. De toda la fábula se desprende una enseñanza y, en este caso, ella es que, por muy débil que se sea, siempre existe la posibilidad de oponerse a quienes son más fuertes”, comentó la académica Rosa Díaz.

La censura de la LIJ también se dio en la escuela, según evidenció la investigadora UBB. Así ocurrió, por ejemplo, con el libro Antología poética de Pablo Neruda (Quimantú, 1972), con prólogo de Salvador Allende. Tras el golpe militar se retiraron de circulación los libros que se asociaban al gobierno anterior, “ya sea por su contenido o porque fuesen publicados con el logo de la empresa de mayor difusión de las ideas “marxistas” del gobierno de la Unidad Popular”, según se expresa en la investigación.

“En materia de LIJ ocurrió algo sorprendente; no hay censura explícita de obras y autores. La obra de Pablo Neruda, por ejemplo, aparece como lectura recomendada, sin embargo, no se podía leer en las escuelas”, advierte la académica Rosa Díaz.

Las escuelas, sin embargo, sabían qué se podía leer y qué no, según describe la investigadora UBB, a través de memorandos, circulares, oficios secretos y reservados que prohibían y censuraban. “Los directores de establecimientos educacionales debían hacer cumplir estos mandatos, junto a ello funcionaba la consabida autocensura aplicada por los profesores que se empeñaban en no poner en riesgo su estabilidad laboral y su seguridad personal”, aseveró Rosa Díaz.

La académica UBB se entrevistó con profesores que ejercieron la docencia durante la época de dictadura, quienes testimonian que la autocensura y lo lacónico de los documentos recibidos influyeron decididamente en la selección de los textos y autores. También hubo profesores que se negaron o simplemente no quisieron comentar sus experiencias, posiblemente por temor, y por la desconfianza que experimentaron y que quedó hondamente arraigada, aseguró la académica Rosa Díaz.

“La dictadura incursionó en el proyecto de formar un nuevo ciudadano, por ello se preocupó por la formación del niño y del joven, por inculcarle valores asociados a la patria, su defensa, lealtad y compromiso, también a la familia y al trabajo. De esta manera, ejerció el control y represión en su formación al interior de las escuelas y de los bienes culturales como la LIJ a la que el niño podía acceder (…) El patrimonio intelectual y cultural que surge del transitar de una sociedad que lo hace en libertad y a conciencia es el mejor regalo que se le puede entregar a la infancia. Los libros son el gran legado y es responsabilidad de los adultos ponerlos al alcance de los niños en libertad, cantidad y calidad suficientes. Chile, como país, tiene aún una deuda, debe recuperar la memoria histórica a través de los libros perdidos, quemados y silenciados por la dictadura”, concluyó la académica Rosa Díaz Chavarría.

Exposición en casco histórico de Cuenca

La académica Rosa Díaz Chavarría, participó igualmente de una exposición montada en el casco histórico de la ciudad de Cuenca. La muestra se denominó “Literatura y poder. Las censuras en la Literatura Infantil y Juvenil”.

“En dicha exposición se mostró en gran formato, ejemplares de la Revista Cabrochico y libros de la Colección Cuncuna de la Editorial Quimantú, con análisis y  notas explicativas realizadas por mí y por el Dr. Ramón Llorens García, académico de la Universidad de Alicante y coautor del capítulo de  investigación “Censura   y Literatura Infantil y Juvenil en Chile: los libros silenciados”, a quien agradezco la invitación a formar parte de tan importante grupo de investigadores”, explicó la docente UBB.

La exposición, al igual que el Congreso Internacional, tuvo un carácter de divulgación, reflexión y análisis crítico,  y, fundamentalmente,  de recuperación de la memoria histórica a través de la investigación de las censuras ejercidas sobre la Literatura Infantil y Juvenil (LIJ) en España y siete países latinoamericanos: Argentina, Chile, Colombia, Cuba, Guatemala, México y Venezuela.

Conferencias en la Universidad de Alicante

La académica del Departamento de Artes y Letras, Rosa Díaz Chavarría, también fue invitada por el Centro de Estudios Iberoamericanos Mario Benedetti, y el Departamento de Innovación y Formación Didáctica, Área de Lengua y Literatura, de la Facultad de Educación de la Universidad de Alicante, a dictar dos conferencias: “La literatura infantil y juvenil en el Libro de las preguntas de Pablo Neruda”, y “Quimantú, la editorial de la Unidad Popular”.

“Las conferencias estuvieron dirigidas a estudiantes y profesores de la Facultad de Educación de la Universidad de Alicante, quienes se mostraron muy interesados en los temas tratados y lo manifestaron a través de comentarios y preguntas al finalizar las exposiciones, lo que permitió profundizar aún más en los temas”, aseguró la docente UBB.




Académicas UBB exponen modelo de enseñanza de español para extranjeros en conferencia en Portugal

Las académicas del Departamento de Artes y Letras, Florencia Casanova Luna y Elizabeth Quintrileo Llancao, participaron en el Primer Encuentro de Lenguas Ibéricas, Conferencia Internacional de Lingüística, convocado por la Universidad de Beira Interior, Covilha, Portugal, oportunidad en que presentaron la ponencia denominada “Encuentro de culturas e idiomas en la sociedad chilena: modelo de enseñanza – aprendizaje del español como lengua extranjera en Chile”.

El Primer Encuentro de Lenguas Ibéricas (ELI), Conferencia Internacional de Lingüística, tuvo como propósito generar un espacio de investigación, reflexión y difusión, en el que se expusieron diversas propuestas académicas y científicas del área de la  lingüística.

En dicho marco se analizaron trabajos dedicados a todas las lenguas habladas en la Península Ibérica, no sólo el portugués y español, de manera que se consideró a lenguas oficiales y no oficiales, así como las diferentes variedades peninsulares. Según se indica en la convocatoria, el encuentro, de carácter bienal, “pretende reunir a los profesores, estudiantes e investigadores en un ejercicio de difusión y discusión dedicado a diversos trabajos en el campo de la lingüística”.

Los trabajos versaron sobre tres ejes temáticos: Génesis y desarrollo de las lenguas ibéricas; La enseñanza de la lengua ibérica como lengua extranjera o segunda lengua; y La enseñanza de idiomas ibéricos en la era digital.

Las académicas del Departamento de Artes y Letras, Florencia Casanova Luna y Elizabeth Quintrileo Llancao, inician una etapa de investigación en el área de lingüística aplicada referida al aprendizaje y adquisición de la lengua española como idioma extranjero  principalmente en hablantes cuya lengua nativa es el inglés, de manera que dicho encuentro internacional también les permitió vincularse con académicos e investigadores relevantes.

“Presentamos resultados preliminares que describen el modelo que empleamos en la UBB para la enseñanza del español como lengua extranjera. Básicamente, a través del Programa de Español para Extranjeros, se busca la inmersión de los jóvenes en las familias chilenas que les acogen. Un rol preponderante también desempeñan los tutores chilenos, y además el vincularse con estudiantes de Pedagogía en Inglés. Estos serían los cuatro factores o elementos que se interrelacionan en el modelo”, aseveraron las académicas UBB.

La académica Florencia Casanova precisó que partir del año 2004, el Departamento de Artes y Letras desarrolla el Programa de Español para Extranjeros en convenio con Oregon State University y Grand Valley State University, contribuyendo además a un dinámico intercambio de experiencias culturales. “El programa ha sido evaluado de forma positiva por dichas Universidades en cuanto a la formación académica que entrega en las áreas de lengua española, lengua y cultura hispánica, acompañado de una práctica idiomática que se combina con giras de estudios a lugares de gran interés cultural de nuestro país”, describió la académica.

“Esta experiencia nos motivó a profundizar en aspectos metodológicos relativos a la enseñanza del español como lengua extranjera y probar nuevos métodos que favorezcan y garanticen el aprendizaje y adquisición de este idioma, para lo cual, se diseñó y se ha venido testeando la efectividad de un modelo de enseñanza-aprendizaje para  el español como lengua extranjera basado en la cultura chilena y con un enfoque sociocultural”, enfatizaron ambas docentes.

Las académicas Florencia Casanova y Elizabeth Quintrileo describieron que el modelo de inmersión se diseña sobre la base de cuatro unidades mediadoras: Universidad, Familia anfitriona, Tutor chileno y Estudiantes chilenos en el aula. El modelo consiste en aprender español en contextos culturales o países cuya primera lengua es el español, como lo es Chile.

La académica Florencia Casanova mencionó que un aspecto innovador del modelo se refleja en que durante al menos 2 meses antes de arribar a Chile, los estudiantes extranjeros comienzan a tener contacto con las familias y con sus compañeros chilenos. “Dicha estrategia ha sido muy bien evaluada pues ellos logran motivarse mayormente, adquieren más confianza para venir a Chile pues saben que se les espera, y se genera un vínculo importante”, ilustró.

“Cuando los estudiantes regresan a su país de origen, la oficina internacional de su universidad les realiza una evaluación para saber cómo fue la experiencia, qué les agradó o qué podría mejorarse, entre otros aspectos. Para nosotros es muy significativo que prácticamente la totalidad de los estudiantes que han venido desde el año 2004, han realizado muy buenas evaluaciones. Nuestro Programa de Español para Extranjeros se cuenta entre los mejor evaluados por las universidades con las que nos vinculamos. Esto se debe primordialmente al apoyo que los estudiantes tienen en Chile a través de las familias, los tutores, y las tareas de coordinación, pues ellos advierten real preocupación hacia ellos, y efectivamente podemos decir que se trata de un programa muy personalizado”, expresó la académica Florencia Casanova.

La académica Elizabeth Quintrileo destacó que es del todo relevante estudiar en profundidad la enseñanza del español como lengua extranjera, en atención a que Chile transita hacia escenarios de mayor diversidad cultural y lingüística. Asimismo destacó el carácter complejo de la lengua española en términos gramaticales y de pronunciación, más aún en la variante del español chileno que resulta ser más específico.

“El haber compartido con conferencista de otros países enriquece nuestro análisis, pero de igual modo permite confirmar que el trabajo que se realiza en la Universidad es de un alto estándar, y que estamos en un muy buen nivel en cuanto al desarrollo de la enseñanza del español como lengua extranjera. Al analizar otras realidades y compartir las experiencias con otros académicos confirmamos que brindamos educación de alta calidad a nuestros estudiantes, considerando los procesos, metodologías, entre otros aspectos”, relevó Elizabeth Quintrileo.

Las docentes e investigadores precisaron que la efectividad del modelo se mide a través de una metodología de tipo experimental con pre-test y post – test, así como también a través de una metodología de tipo cualitativa basada en encuestas de satisfacción. En lo sucesivo apuestan por densificar sus investigaciones en esta línea.