Jornada de Nutrición UBB abordó Legislación Laboral en Servicios de Alimentación

Alrededor de 140 concurrentes participaron en la primera “Jornada de Análisis de la Gestión del Recurso Humano y Legislación Laboral en Servicios de Alimentación y Nutrición”.

El encuentro fue presidido por el decano de la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos, Dr. Jorge Moreno Cuevas junto a la directora del Departamento de Nutrición y Salud Pública, Marcela Ruiz de la Fuente.

La jornada se enmarcó en el proyecto patrocinado por la Dirección General de Extensión, la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos, el Departamento de Nutrición y Salud Pública y la Escuela de Nutrición y Dietética. Contó además con el auspicio del Colegio de Nutricionistas Universitarios de Chile, la Asociación Chilena de Seguridad (AChS), la Dirección del Trabajo y COMPIN.

La académica organizadora María Paula Alarcón expresó que la jornada tuvo como objetivo generar un espacio de análisis y retroalimentación en la gestión del recurso humano y la legislación laboral en servicios de alimentación, que permita fortalecer los conocimientos de los y las nutricionistas que se desempeñan en el área de alimentación institucional. “El quehacer del profesional Nutricionista demanda nuevas competencias, pues hoy también debe desempeñarse como administrador en los servicios de alimentación, posicionándolo como un profesional integral que no sólo resguarda la calidad nutricional de los productos alimentarios, sino que además gestiona los recursos materiales y humanos”, argumentó.

El programa consideró las ponencias del experto en Prevención de la AChS, Víctor Fuentes Salvo y del jefe de Gestión Comercial y Servicios Preventivos de la misma institución, Jonathan Strange Salvo, quienes expusieron sobre “Ley 16.744 y su aplicación en Servicios de Alimentación”.

A su vez, la encargada de la Unidad de Licencias Médicas de COMPIN, Daniela Osorio Nova y Constanza Gutiérrez Castillo, abordaron el tema “Gestión de licencias médicas: aspectos relevantes a considerar”. En tanto, el fiscalizador de la Dirección del Trabajo, Sergio Álvarez Gebauer, expuso sobre “Aplicación de la legislación laboral en servicios de alimentación”.

La gerente de Operaciones de la Empresa Alimentos Express, Nutricionista Marianela Ramírez Muñoz, presentó la ponencia “Habilidades blandas; una gran herramienta en el manejo del recurso humano en SAN”, y la administradora de Contrato de Empresa Sodexo, Marcela Vera Cabalín, se refirió a los “Efectos de intervención ISTAS en el clima laboral de manipuladores, y en la calidad de atención en servicios de alimentación”.

La académica María Paula Alarcón Lavín, presentó la ponencia “Portación de Staphylococcus aureus en manipuladores de alimentos: gestión actual en servicios de alimentación”.

El equipo gestor de la jornada estuvo compuesto por las académicas Ximena Sanhueza, Pamela Chavarría y María Paula Alarcón, junto a los profesionales nutricionistas Eliseo Cid y Sebastián Riquelme.

Los asistentes a la jornada evaluaron positivamente el encuentro y destacaron la necesidad de proyectar la actividad para abordar nuevos temas y aristas de esta relevante temática.




Académica UBB capacitó a funcionarios del Cesfam Dr. David Benavente de Ninhue

La académica del Departamento de Nutrición y Salud Pública, Gloria Cárcamo Vargas, brindó las exposiciones “Intervención en crisis” y “Consejería individual y familiar” en el marco del Convenio Docente Asistencial entre la Universidad del Bío-Bío y la Municipalidad de Ninhue. La participación de la académica se dio en el contexto de la actividad de capacitación denominada “Salud Familiar”.

La coordinadora de la Comisión Docente-Asistencial, académica Ximena Sanhueza Riquelme, explicó que el Departamento de Salud Municipal de Ninhue solicitó a la Universidad una colaboración específica en el marco del convenio.

En ese contexto, la académica Gloria Cárcamo Vargas describió que el Modelo de Atención Integral de Salud, de carácter familiar y comunitario, asume que la atención de salud debe ser un proceso integral y continuo que centre su atención en las personas y sus familias, “que priorice actividades  de  promoción  de  la  salud,  prevención  de  la enfermedad  y  se  preocupe  de  las  necesidades  de  salud de las personas y comunidades, entregándoles herramientas para su autocuidado. Su énfasis radica en la promoción de estilos de vida saludables; en fomentar la acción intersectorial y fortalecer la responsabilidad familiar y comunitaria, a fin de mejorar las condiciones de salud”, según se indica en orientaciones del Ministerio de Salud.

La académica Mg. en Salud Pública, mención en Salud Familiar, Gloria Cárcamo, precisó que la actividad de capacitación se orientó a funcionarios y funcionarias del Cesfam Dr. David Benavente

“La capacitación se realizó mediante metodologías de taller. Se dio un amplio espacio al diálogo y la reflexión, y lo cierto es que todos los participantes se mostraron muy interesados y motivados. Igualmente, se mostraron dispuestos a participar en otras actividades de capacitación referidas a éste y otros temas”, aseveró la académica UBB.

El Modelo de Atención Integral de Salud se define como: “El conjunto de acciones que promueven y facilitan la atención eficiente, eficaz y oportuna, que se dirige más que al paciente o la enfermedad como hechos aislados, a las personas consideradas en su integralidad física y mental, como seres sociales pertenecientes a distintas familias y comunidades, que están en permanente proceso de integración y adaptación a su medio ambiente físico, social y cultural”, según consigna el Ministerio de Salud a través de la Subsecretaría de Redes Asistenciales y la División de Gestión de la Red Asistencial (2005).




Clínica de Estudios de la Comunicación Humana UBB inaugura nuevas dependencias

Un nuevo espacio más amplio y cómodo cobija a la Clínica de Estudios de la Comunicación Humana (CECH), dependiente de la Escuela de Fonoaudiología. Las dependencias se ubican en calle Independencia N° 380 en Chillán.

El acto inaugural fue presidido por el prorrector Dr. Fernando Toledo Montiel, junto con la participación del seremi de la Secretaría General de Gobierno y exalumno de Fonoaudiología Renán Cabezas Arroyo; el vicerrector de Asuntos Económicos Rainier Hollander Sanhueza; la vicerrectora de Investigación y Postgrado, Dra. Gipsy Tabilo Munizaga; el decano de la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos, Dr. Jorge Moreno Cuevas; el director general de Relaciones Institucionales, Dr. Eric Forcael Durán, directores de escuela y de departamento, profesionales, así como estudiantes, usuarias y usuarios.

La clínica, coordinada por la académica Marilyn San Martín, se origina el año 2010 y tiene como propósito ofrecer atención a personas de todas las edades quienes acceden a evaluación fonoaudiológica, tratamiento fonoaudiológico, evaluación externa y terapias grupales de estimulación cognitiva, según explicó la directora de Escuela, Virginia García Flores. Asimismo, permite la realización de pre-prácticas y prácticas profesionales; a la vez que brinda las posibilidades para delinear proyectos de investigación.

Virginia García detalló que los usuarios son derivados desde centros de práctica de salud y de educación dependientes de la propia Escuela. “El año 2017, según nuestras estadísticas, se prestaron 978 atenciones fonoaudiológicas a la comunidad (…) Cabe señalar que la clínica brinda atención gratuita bajo un sello de acción comunitaria, fortaleciendo el lazo con la comunidad a través de proyectos de estudiantes, de extensión universitaria, vinculación con el medio y de investigación”, comentó.

También se relevó la estrecha vinculación entre la clínica y distintas instituciones locales como el Hogar de Cristo, la Agrupación de Familiares y Pacientes con Parkinson de Chillán, Fundación INTEGRA, Agrupación Down Chillán, entre otras.

El prorrector Toledo Montiel expresó que el nuevo espacio otorga mayores comodidades a quienes concurren al único centro especializado de la región que entrega atención gratuita, periódica y de calidad.

“Nuestros académicos y académicas, así como nuestros estudiantes, se esmeran por evidenciar un proceder íntegro, con una actitud de rigurosidad y búsqueda de la calidad, más aún cuando se trabaja en pos de la salud y el bienestar de las personas”, enfatizó.

A su vez, el decano Jorge Moreno Cuevas destacó que la Facultad es consciente de las necesidades latentes por mejor equipamiento, así como de la aspiración por conformar un equipo interdisciplinario que responda a las demandas de las ciencias de la rehabilitación en salud.

“Hemos dado un paso más al contar con un lugar físico adecuado para la población usuaria (…) Mientras, seguimos soñando en proyectar un espacio físico propio que converja a un centro de atención integral en salud”, reseñó.




Ingeniería en Alimentos UBB aporta 17 nuevos profesionales al país

Durante la ceremonia se hizo entrega del Premio Universidad del Bío-Bío, máxima distinción del nivel de pregrado, que recayó en Jaime Esteban Bastías Pérez. El premio Desarrollo Estudiantil, en tanto, fue para Constanza Villagra Jorquera.

La ceremonia de titulación, realizada en el Aula Magna del Campus Fernando May, fue presidida por el rector Dr. Mauricio Cataldo Monsalves, junto con la presencia del prorrector Dr. Fernando Toledo Montiel; el decano de la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos, Dr. Jorge Moreno Cuevas; el jefe de gabinete de Rectoría, Dr. Juan Saavedra Vásquez; la directora del Departamento de Ingeniería en Recursos Naturales, Dra. María Pía Gianelli Barra, el director de la Escuela de Ingenieria en Alimentos, Dr. José Miguel Bastías Montes, el presidente del Centro de Titulados de Ingeniería en Alimentos, Oscar Aldana Riveros, directores de departamento y directores de escuela, académicas y académicos de la carrera, familiares y amigos de los nuevos profesionales.

Durante la ceremonia, el director de Escuela, Dr. Jaime Bastías Montes, explicó que los 17 nuevos profesionales, sumados a las anteriores promociones, totalizan 408 titulados desde la creación de la carrera. “Queridos titulados y tituladas, no se olviden nunca de su alma mater, la UBB, y cuando firmen, identifíquense como Ingeniero en Alimentos UBB. Recuerden que aquí estaremos siempre que ustedes nos requieran. Lo de hoy no es un adiós, sino un hasta siempre”, aseveró.

También compartieron mensajes con los nuevos titulados el decano de FACSA, Dr. Jorge Moreno y el presidente del Centro de Alumnos de la carrera, Jean Paul Cáceres.

El Premio Universidad del Bío-Bío fue para Jaime Esteban Bastías Pérez, quien recibió el galardón de manos del rector Dr. Mauricio Cataldo Monsalves. A su vez, el Premio Desarrollo Estudiantil recayó en Constanza Villagra Jorquera, correspondiendo a la subdirectora de Desarrollo Estudiantil, Mila Toledo Varela, hacer entrega del reconocimiento.

Junto a las distinciones institucionales también se hizo entrega del Premio Mejor Alumno de la Promoción otorgado a Jaime Esteban Bastías Pérez; el Premio Escuela de Ingeniería en Alimentos para Constanza Andrea Villagra Jorquera; el premio Responsabilidad Gremial y Liderazgo Participativo otorgado por el Centro de Titulados de Ingeniería en Alimentos conferido a Zaida Delicia Llévenes Valdebenito. La Dirección General de Comunicación Estratégica, a través de la Unidad de Promoción y Difusión de Carreras, distinguió a los estudiantes Constanza Villagra Jorquera y Jaime Bastías Pérez.

En representación de la promoción 2018 correspondió al profesional Isaías Jara Almarza dirigir un mensaje de agradecimiento y despedida.

La ceremonia fue amenizada por el dúo de saxofón y piano, integrado por Andrea Silva Herrera y Sergio Peralta Briceño, músicos de dilatada trayectoria y docentes de la Escuela de Cultura y Difusión Artística Claudio Arrau León de Chillán.




FACSA estrechó vínculos con la Universidad de O’Higgins en jornada de Investigación

La Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos desarrolló la Segunda Jornada de Investigación que tuvo como invitados especiales a los académicos y académicas del Instituto de Ciencias de la Salud de la novel universidad estatal.

El decano Dr. Jorge Moreno Cuevas explicó que el propósito del encuentro fue generar una instancia de encuentro y vislumbrar posibles áreas de colaboración. “Nos interesa conocer las investigaciones que se están desarrollando al alero del Instituto de Ciencias de la Salud y al mismo tiempo, dar cuenta de algunas de las iniciativas que lideran los académicos y académicas del área de la salud de nuestra facultad”, aseveró.

El decano Moreno Cuevas precisó que también es de interés de la FACSA conocer el proceso que permitió crear la carrera de Medicina en la nueva universidad, toda vez que la UBB evalúa la factibilidad de ofertar la carrera en la sede Chillán, sumándose a las ya existentes: Enfermería, Nutrición y Dietética, y Fonoaudiología. “Vemos que nuestros colegas pueden convertirse en aliados que nos muestren el camino que han tenido en estos 3 años desde la creación de la carrera”, precisó.

El director del Instituto de Ciencias de la Salud de la Universidad de O’Higgins, Dr. Rubén Alvarado, explicó que junto a Medicina también se cuenta Enfermería y Terapia Ocupacional. “Valoramos esta relación con la Universidad del Bío-Bío porque somos universidades regionales, públicas y con una misión centrada en apoyar el desarrollo de las regiones en investigación, docencia de pregrado y de postgrado, y vinculación con el medio”, comentó.

El Dr. Rubén Alvarado describió que si bien la Universidad fue creada por decreto en octubre del año 2015, en marzo de 2017 comenzó a funcionar propiamente tal. Una particularidad de su estructura dice relación con la creación de institutos en lugar de facultades. “Los institutos se asimilan a las facultades, pero tienen un foco fuerte en investigación, porque hubo una opción institucional inicial de poner énfasis en esa área”, aseguró.

Hasta ahora, el Instituto suma alrededor de 350 estudiantes. La Universidad, en tanto, registra 1.350 estudiantes en 19 carreras y se espera que se estabilice en torno a los 8 mil.

La jornada consideró las ponencias: “Grupo de Investigación en Trastornos de la Deglución” por la Mg Virginia García Flores; “Salud Mental Global” por la Dra. María Soledad Burrone (UOH); “Grupo de Investigación en Epidemiología Alimentaria Nutricional” por la Dra. Jacqueline Araneda Flores; “Salud Ocupacional en Zonas Rurales” por la Dra. María Teresa Solís (UOH); “Grupo de Investigación Epidemiología y Microbiología Molecular de Patógenos en Alimentos”, por el Dr. Julio Parra Flores; “Desarrollo en Enfermedad de Parkinson por el Dr. Ramiro Zepeda (UOH); “Grupo de Investigación en Envejecimiento” por la Dra. Carmen Luz Muñoz; “Efectos ambientales y fisiológicos que modifican la percepción auditiva” por el Dr. Gonzalo Terreros (UOH); “Propuesta de programa de Magíster en Ciencias de la Salud (en consorcio), por el Dr. José Leiva Caro.




Ingenieros en Alimentos UBB conmemoraron su día profesional

El Dr. Mario Pérez Won, presidente de la Sociedad Chilena de Ciencia y Tecnología de los Alimentos (SOCHITAL), brindó la conferencia “Presente y Futuro de la Ingeniería en Alimentos”, en que se refirió a los orígenes de la carrera en Chile, su actual estado y proyecciones. Asimismo, describió el rol de los investigadores que promueven el empleo de tecnologías de vanguardia que adicionan valor a los alimentos producidos en el país.

El Dr. Pérez Won dio cuenta de un trabajo de análisis del periodo comprendido entre 1962 y 2018, que grafica en términos gruesos el porcentaje del aporte de ingresos a la economía nacional de la industria cuprífera v/s el de la industria alimentaria.

“En 1962 el aporte de la industria alimentaria a la economía nacional representaba el 20% de los ingresos, en tanto que en algunos momentos de la década del 2000 llegó a representar cerca del 50% debido a la baja del precio de la libra de cobre. Probablemente en el futuro la incidencia de la industria alimentaria será mayor porque se trata de un recurso renovable. El desafío para las nuevas generaciones es investigar, trabajar y estar constantemente actualizándose para que puedan emplear las nuevas tecnologías, porque hoy toda empresa que no innova muere”, enfatizó.

A su vez, el director de la Escuela de Ingeniería en Alimentos, Dr. José Miguel Bastías Montes, recordó que el día profesional se originó por iniciativa de la Asociación Nacional de Estudiantes de Ciencias y Tecnologías de los Alimentos. “Se acordó celebrarlo el segundo viernes de octubre de cada año, aproximando la fecha al 16 de octubre, que es el Día Mundial de la Alimentación, instaurado por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO)”, aseguró.

El representante de los estudiantes de la Escuela, Jhean Paul Cáceres, precisó que la celebración permite relevar el rol de los ingenieros en alimentos en la sociedad. “La carrera, desde sus orígenes, ha estado orientada netamente a la industria de los alimentos, buscando priorizar su producción, entregando alimentos seguros a la población, con un marcado rol social, el cual va de la mano con el desarrollo del país”, manifestó.

A su vez, el presidente del Centro de Titulados, Oscar Aldana Riveros, confirmó que la formación entregada por la UBB es de alta calidad y otorga un sello distintivo a los egresados que cuentan con múltiples herramientas para desarrollar y validar su trabajo.

En la oportunidad se hizo un reconocimiento especial a la exdirectora de Escuela, Dra. Graciela Bugueño Bugueño. “Intenté hacer mi trabajo de la mejor manera posible; siempre con el espíritu de llevar a nuestra Escuela y a nuestros profesionales al nivel más alto que pudieran alcanzar por sus propios méritos. Me llevo los mejores recuerdos. El mejor pago que uno puede recibir es el cariño y el agradecimiento de los estudiantes”, reflexionó.

En el acto también expresaron su reconocimiento la directora del Departamento de Ingeniería en Alimentos, Dra. María Pía Gianelli Barra y el decano de la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos, Dr. Jorge Moreno Cuevas.




UBB releva necesidad de cultivar relación asistencial-docente en seminario AUR

La Agrupación de Universidades Regionales (AUR) convocó al seminario regional “Relación Asistencial Docente, su Importancia en la Formación de Profesionales de la Salud”, organizado conjuntamente por la Universidad de Concepción, la Universidad Católica de la Santísima Concepción, la Universidad Católica de Temuco y la Universidad del Bío-Bío.

La coordinadora de la Comisión Docente-Asistencial y representante institucional ante la Comisión Salud de AUR, académica Ximena Sanhueza Riquelme, comentó que el seminario permitió visibilizar un tema prioritario de las Universidades con carreras de la salud, que deben asegurar campos clínicos para la formación de calidad de los estudiantes, futuros profesionales.

El uso de los campos clínicos representados por hospitales y establecimientos dependientes de los Servicios de Salud del MINSAL se regula por la norma N°254, que establece los criterios de asignación de uso de los campos para la formación profesional y técnica. Sin embargo, la propuesta de modificación a través de la norma N°19 alertó a las universidades regionales y del CRUCH, pues dichos cambios no aparecían del todo convenientes. Actualmente, la ahora norma 20 se encuentra en contraloría nacional

La Universidad también estuvo representada por el decano de la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos, Dr. Jorge Moreno Cuevas; el director de la Escuela de Nutrición y Dietética, Dr. Patricio Oliva Moresco, coordinadores de práctica de las carreras de Psicología y de Fonoaudiología, entre otros.

“El tema de los campos clínicos atañe a las universidades en cuanto formadoras de profesionales que se desempeñan en espacios hospitalarios. Es un aspecto relevante, pero la relación asistencial-docente va más allá, porque también es necesario cultivar y fortalecer la práctica de la investigación científica, un importante aporte de las universidades al quehacer hospitalario. Creemos que la relación asistencial-docente implica un fortalecimiento simbiótico entre universidades y la red pública de salud”, aseveró la académica Ximena Sanhueza.

La conferencia inicial fue dictada por la académica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, Dra. Andrea Mena Martineau, quien abordó la historia de la relación asistencial-docente, destacando que los hospitales públicos nacieron con un importante componente de docencia pues era necesario formar profesionales cuya escasez era notoria, considerando la realidad epidemiológica del país. Los cambios del modelo económico y las lógicas del mercado terminaron por alterar un vínculo que era más estrecho.

El Minsal estuvo representado por el jefe del Departamento de Formación y Capacitación Dr. Andrés Mercado y por el profesional Claudio Román.

Las autoridades concurrentes, entre quienes se contó a los rectores Carlos Saavedra de la UdeC, Christian Schmitz de la UCSC, y el seremi de Salud de la región del Biobío, Erick Jiménez, destacaron la importancia de la relación entre las casas de estudio y el sistema público.




Primera Jornada de Salud, Migración y Calidad de Vida se vivenció en la UBB

Fortalecer las competencias teóricas y metodológicas en el estudio de la salud del migrante en la comunidad universitaria, profesionales externos y en los propios migrantes, además de visibilizar la vinculación directa entre migración y salud desde una mirada bio-psico-social, fue el principal objetivo de la 1ª Jornada de Salud, Migración y Calidad de Vida convocada por el Departamento de Nutrición y Salud Pública.

La actividad, que también contó con el apoyo de la Dirección de Extensión, la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos, el Colegio de Nutricionistas Universitarios de Chile A.G. y la Escuela de Nutrición y Dietética, fue organizada por el académico UBB PhD (c ) Eduard Maury Sintjago.

El académico Maury Sintjago explicó que la migración y los procesos de aculturación (marginalización, integración, asimilación, segregación) pueden provocar en el migrante un trastorno adaptativo y se ha descrito que esto podría derivar en trastornos de la conducta alimentaria. “Estudios en EE.UU. han evidenciado que el riesgo de trastornos de conducta alimentaria (tipo atracón) aumenta a lo largo de las generaciones de inmigrantes y que posiblemente las causas pueden deberse a factores no específicos que subyacen a los cambios en una amplia gama de morbilidad psiquiátrica asociada con la migración, además de las presiones culturales”.

Eduard Maury destacó que Chile ha avanzado en reconocer en su política de salud la atención sanitaria a los migrantes, independiente del estado jurídico o migratorio de éste. Sin embargo, existen otros desafíos más complejos como el de concienciar al profesional sanitario en reconocer al migrante no sólo como un sujeto de derecho, sino también como una persona dotada de hábitos culturales particulares que condicionan la promoción de estilos de vida saludable, la prevención de la enfermedad y el tratamiento oportuno de patologías.

“Por ejemplo, el profesional nutricionista tiene que estar capacitado en “hacer lectura” de los hábitos alimentarios de los colectivos migrantes para poder realizar un diagnóstico dietético adecuado y una planificación alimentaria-nutricional ajustada a las normas culturales, favoreciendo de este modo una mayor adherencia al tratamiento”, aseveró.

El programa consideró, entre otras, las conferencias “Salud mental, bienestar y migración” del Dr. Alfonso Urzúa de la Universidad Católica del Norte; “Migración y alimentación: cambios y persistencias” (DIUBB 182420 4/R), del Ph.D (c ) Eduard Maury; “Alta prevalencia de inseguridad alimentaria y factores asociados en inmigrantes haitianos en el sur de Chile” (DIUBB 182420 4/R) de la MSc. Alejandra Rodríguez; y “Los desafíos de la salud local frente a los procesos de migración y calidad de vida. La experiencia municipal de Valparaíso” por el director de Salud Municipal de Valparaíso, Alejandro Escobar.

Durante la jornada también se realizó la presentación del documental “Raíces que migran” del académico MSc. Alejandro Cárdenas Baracaldo de la Universidad de Aysén.




Concurso FONIS seleccionó proyecto UBB sobre ambientes alimentarios no saludables

Iniciativa dirigida por la académica del Departamento de Nutrición y Salud Pública, Dra. Jacqueline Araneda Flores, fue seleccionada por el XVº Concurso Nacional de Proyectos de Investigación y Desarrollo en Salud FONIS 2018, FONDEF de CONICYT. Proyecto se denomina “Exposición a ambientes alimentarios no saludables y calidad de la dieta en escolares obesos y eutróficos de la región de Ñuble”.

La Dra. Jacqueline Araneda explicó que dicho proyecto pretende: “Evaluar la exposición a ambientes alimentarios no saludables y calidad de la dieta, en escolares obesos y eutróficos de la Región de Ñuble”. La muestra de la investigación considerará un total de 234 escolares de tercero a quinto básico de establecimientos educacionales de Chillán, según se indicó.

La investigadora UBB advirtió que la Obesidad es una epidemia mundial. Es así como en Chile, la Encuesta Nacional de Salud 2016-2017, arrojó que el 74% de la población mayor de 15

años presenta malnutrición por exceso. Igualmente, estudios de la JUNAEB, muestran que la prevalencia de obesidad se ha mantenido en proporciones que alcanzan el 25%.

La Dra. Araneda Flores sostuvo que países desarrollados han comprobado que la exposición a ambientes alimentarios no saludables aumenta la probabilidad de tener una mala calidad de la dieta y generar obesidad.

“Los Ambientes Alimentarios influyen directamente en la calidad de los alimentos que consumen los niños y niñas. Los Ambientes Alimentarios se definen como los puntos de venta en los que las personas pueden comprar alimentos, incluyendo las tiendas de conveniencia y los restaurantes, así como los ambientes en los que la gente adquiere alimentos de forma tradicional, como la agricultura y pesca”, manifestó.

En esta línea, la Dra. Jacqueline Araneda expresó que los Ambientes Alimentarios no saludables también se denominan “desiertos alimentarios” y se caracterizan como áreas con acceso limitado a conseguir alimentos saludables, como podría ser, a modo de ejemplo, un barrio con alto número de locales de comida chatarra, precisó.

“En Chile no existen pautas que evalúen la exposición a Ambientes Alimentarios. Se han implementado iniciativas aisladas para disminuir la exposición a Ambientes Alimentarios no saludables, pero no se ha evaluado la intensidad real de este problema. Algunos municipios han implementado ordenanzas municipales para restringir la venta de alimentos fuera de los establecimientos educacionales, pero es insuficiente”, aseguró la académica, relevando lo fundamental que resulta estudiar el tema con el propósito de proteger a los niños de esta nociva exposición.




Investigador UBB desarrolla productos cárnicos reducidos en sodio listos para consumir

El académico del Departamento de Ingeniería en Alimentos, Juan Esteban Reyes, impulsa el proyecto financiado por la Fundación para la Innovación Agraria, FIA-PYT- 2016-0649, titulado “Desarrollo de productos cárnicos listos para consumir reducidos en sodio, mediante el uso combinado de tecnologías innovadoras: reformulación de ingredientes y altas presiones hidrostáticas”. En dicho marco convocó al Encuentro Técnico-Científico denominado “Estrategias para reducir el contenido de sodio en productos cárnicos”.

La actividad se desarrolló en dependencias del Hotel Diego de Almagro de Chillán y consideró la participación de dueños, técnicos e ingenieros en alimentos de fábricas elaboradoras de productos cárnicos procesados de la zona, quienes tuvieron la oportunidad de conocer y discutir los principales inconvenientes y avances tecnológicos destinados a lograr reducir el contenido de sal (sodio) en productos cárnicos procesados.

En la oportunidad, Juan Esteban Reyes, profesor asociado del Departamento de Ingeniería en Alimentos UBB, Mg. Sc. Mención Microbiología, expuso el tema “Desarrollo de productos cárnicos listos para consumir reducidos en sodio”, donde dio cuenta de los principales resultados obtenidos en el proyecto FIA que dirige.

El académico Juan Esteban Reyes Parra comentó que el excesivo consumo de sodio (sal) es una de las principales causas de la hipertensión arterial, lo que incrementa el riesgo de padecer accidentes cardio- y cerebro-vasculares. Es por ello que varios países han implementado estrategias para reducir su consumo.

“En Chile, la promulgación de la nueva ley de etiquetado de alimentos busca que la industria alimentaria haga una reducción progresiva de este nutriente crítico. Esta exigencia, supone un gran desafío para la industria cárnica, ya que la reducción de sal (sodio) en productos cárnicos procesados es una de las tareas más difíciles que deben enfrentar, debido a la naturaleza multifuncional que desempeña la sal. Este ingrediente ejerce un fuerte impacto sobre el sabor, la textura, el color y la estabilidad microbiológica”, aseguró.

El académico Reyes Parra describió que existen estrategias que pueden permitir la reducción del contenido de sal (sodio) en productos cárnicos procesados, sin mayor desmedro de sus propiedades texturales, sensoriales y microbiológicas.  “Entre ellas, destaca la reformulación de ingredientes, que se basa en la substitución parcial del cloruro de sodio (NaCl) por otras sales como el KCl, así como del uso de potenciadores y bloqueadores de sabores. También se cuenta con tecnologías como la alta presión hidrostática (APH), la cual permite paliar los efectos negativos de la reducción de sal, particularmente las asociadas con la retención de agua, textura, inocuidad y estabilidad microbiológica”, aseveró.

El profesor Juan Esteban Reyes explicó que resulta importante señalar que las estrategias para la reducción de sodio en productos cárnicos “siempre tendrán un costo más elevado que el de no reducirlo, pero tendrán la ventaja de crear nuevas oportunidades de negocio para alimentos más saludables, acorde con los requerimientos de las autoridades y los consumidores, haciendo a las empresas más competitivas y comprometidas con la sociedad”, señaló.

En la ocasión también expuso el ingeniero en alimentos Francisco González, representante técnico-comercial del Área Cárnicos de la División Alimentos del Grupo Blumos, quien se refirió a la “Reformulación de ingredientes para la reducción de sodio en productos cárnicos”.

En tanto, Luis Arancibia, tecnólogo en alimentos y asesor de Lab-Consultores, abordó el tema “Costos asociados a la elaboración de productos cárnicos reducidos en sodio”.