Trabajo Social UBB tituló a nuevos profesionales comprometidos con un Chile más justo

La Escuela de Trabajo Social de la sede Chillán vivenció su decimonovena ceremonia de titulación, la que da cuenta de los 24 años de trayectoria de la carrera. El Premio Universidad del Bío-Bío fue para Sofía Sánchez Nova, mientras que el Premio Desarrollo Estudiantil recayó en Paula San Martín Maldonado.

La ceremonia de titulación, realizada en el Aula Magna del Campus Fernando May, fue presidida por el prorrector de la Universidad del Bío-Bío, Fernando Toledo Montiel, junto con el decano de la Facultad de Educación y Humanidades, Marco Aurelio Reyes Coca, la directora de la Escuela de Trabajo Social, Patricia Becerra Aguayo, la subdirectora de Desarrollo Social, Andrea Fuentes Méndez, la presidenta del Consejo Regional Ñuble del Colegio de Trabajadoras y Trabajadores Sociales, Ruth Gutiérrez Lavados, académicas y académicos, familiares y compañeros de los nuevos profesionales.

En la oportunidad, el decano Marco Aurelio Reyes Coca, felicitó a la nueva generación de titulados así como a las familias y académicas y académicos que fueron parte el proceso formativo.

A su vez, la directora de Escuela, Patricia Becerra Aguayo, recordó a las nuevas y nuevos profesionales, que el Trabajo Social tiene la responsabilidad de promover la justicia social, una legítima aspiración en aras de conseguir mayor respeto por la dignidad humana.

“Ustedes han compartido un proceso de formación con nosotros, donde como formadores también estamos susceptibles a cometer errores. Lo importante es aprender de ello, reflexionar y poner en alto la frente para reparar, reaprender y redireccionar lo que sea necesario, entendiendo que la ética y los Derechos Humanos, que son parte de nuestra escuela, van más allá que un mero discurso y deben ser parte de nuestro actuar”, reseñó.

La entrega de los diplomas de título fue dirigida por las académicas Andrea Fuentes Méndez y Yasna Anabalón Anabalón, junto al primer director de Escuela, académico retirado recientemente, Nelson García Araneda, quienes entregaron los respectivos diplomas a los padres y/o madres de los egresados, siendo éstos quienes finalmente investían a sus hijos o familiares como nuevos y nuevas profesionales.

Durante la ceremonia se hizo entrega de reconocimientos institucionales, los que tienen por objetivo resaltar y reconocer valores que hacen parte de la identidad de la Universidad del Bío-Bío.

El Premio Universidad del Bío-Bío, máxima distinción del nivel de pregrado de la Universidad, instituido con el propósito de estimular y distinguir la formación y la excelencia en el saber, así como el esfuerzo y dedicación en el cumplimiento del deber, fue para Sofía Sánchez Nova. El prorrector Fernando Toledo Montiel entregó el importante reconocimiento universitario.

El Premio Desarrollo Estudiantil, que distingue al titulado o titulada de su promoción que se haya destacado en virtud de su pensamiento crítico, actitud resiliente, conciencia social y responsabilidad valórica en una contexto de desarrollo integral, recayó en Paula San Martín Maldonado. La subdirectora de Desarrollo Estudiantil, Andrea Fuentes Méndez, hizo entrega de la distinción.

El Consejo Regional Ñuble del Colegio de Trabajadoras y Trabajadores Sociales hizo entrega de un reconocimiento simbólico a la egresada que mejor representa el espíritu y principios de la orden, el que recayó en Paula San Martín Maldonado.

En representación de la nueva generación de profesionales, las Trabajadoras Sociales Camila Carrasco Romero y Cecilia Molina Montecinos, recordaron con gratitud y afecto los años de formación universitaria, evocando anécdotas, así como las primeras vivencias y experiencias académicas y personales.

El acto de titulación se vio amenizado por las interpretaciones musicales del saxofonista Diego Soto Pardo.




Académico UBB publica libro sobre origen y trayectoria de las prisiones en Chile

  “Las Moradas del Castigo. Origen y trayectoria de las prisiones en el Chile Republicano (1778-1965)” se denomina el libro publicado por el director del Magíster en Historia de Occidente, Dr. Marco Antonio León León. La obra, editada por el Centro de Estudios Bicentenario, aborda las principales líneas evolutivas de los establecimientos penales modernos en Chile, considerando no solo la administración y legalidad de las prisiones, sino también las tradiciones, vida cotidiana y la proyección que dichos espacios generaron y generan en la sociedad contemporánea.

El Dr. Marco León León explicó que la publicación aporta una acabada visión sobre el origen y trayectoria de las prisiones en Chile durante el periodo colonial y republicano entre los siglos XIX y buena parte del XX. El análisis comienza en 1778, fecha en que aparece el primer reglamento para la Cárcel de Santiago, un texto clave para comprender cómo se estructura la primera legislación de carácter territorial colonial y luego republicana. Culmina en 1965, periodo de cambio y reforma en la legislación penal y carcelaria chilena, en atención a la adopción de normas mínimas para el tratamiento de personas reclusas aprobadas por Naciones Unidas en 1955.

El Dr. León precisó que el título obedece a la concepción de la cultura occidental moderna sobre lo que se entiende por castigo: la privación de libertad en cárceles o prisiones en general. “Se revisan las distintas instituciones que forman parte de las prisiones: Casas de corrección de mujeres, Cárceles, Colonias penales, Escuelas correccionales de menores, Penitenciarías y Presidios. No solo hay un estudio o aproximación a los establecimientos penales a nivel del territorio chileno, sino también a nivel de los distintos grupos etarios y los distintos sujetos a los cuales apuntaron estos establecimientos penales. Se consideran los lugares vinculados al poder administrativo mayor que está en las ciudades, como también las zonas periféricas como es el caso de colonias penales en territorios extremos o en islas”, ilustró.

La publicación, de 11 capítulos, corresponde a una síntesis y actualización de contenidos y bibliografía de la tesis doctoral del Dr. Marco Antonio León. Igualmente, se suman 2 anexos monográficos: “Pobreza, pobres y sociedad en Chile: Del Reformismo Borbón hasta la República Conservadora (s. XVIII-1870)” e “Historia, literatura y prisión: Una reflexión sobre las percepciones de las cárceles chilenas (1920-1956)”.

El investigador UBB considera que la obra permite vislumbrar el cambio de la concepción del modelo estatal entre los siglos XIX y XX. “Durante el siglo XIX se implementa el modelo de Estado liberal guardián que busca mantener el orden interno y externo del territorio, y en esa lógica el tema penal tiene una significación importante. En el siglo XX se transita a un modelo que recibe distintos apellidos como Estado de bienestar, asistencialista, desarrollista, industrialista, entre otros, al que no le es fácil enfrentar el problema penal, porque sigue manteniendo la idea del castigo de reclusión como una opción mayoritaria”.

En consonancia con lo anterior, el Dr. León comentó que recién avanzadas las décadas de 1940,´50 y ´60 se comienzan a buscar alternativas de colonias penales de carácter agrícola o cárceles abiertas, que a diferencia del siglo XIX, no son pensadas como lugares de reclusión extremo, sino que propenden a lograr el ideal de la rehabilitación. “Durante el siglo XX se generan nuevos tipos de establecimientos penales, a la vez que se comienza a considerar al reo como una persona, que pese a perder derechos de ciudadanía como su privación de libertad, también tiene derechos”.

En esta línea se estructura una serie de organismos tales como los patronatos de reos, y el mismo cuerpo de Gendarmería comienza a articularse institucional y legalmente. “Se constata un desarrollo institucional a través de escuelas de formación, departamentos de bienestar, jornadas laborales de guardias y vigilantes, porque también se busca que los encargados de custodiar a la población penal vivan en condiciones de dignidad, pues a pesar de ser personas libres, también viven confinados junto a los reos”.

“Las Moradas del Castigo. Origen y trayectoria de las prisiones en el Chile Republicano (1778-1965)” puede adquirirse en la Feria Chilena del Libro y sus sucursales.




Pedagogía en Castellano y Comunicación tituló a 25 nuevos profesionales

El Premio Universidad del Bío-Bío fue otorgado a Exequiel Andrés Navarro Quijada. A su vez, el Premio Desarrollo Estudiantil se confirió a Jonathan Isaac Henríquez Orellana.

Una nueva promoción de profesionales de la Educación egresó de las aulas de la Universidad del Bío-Bío. Se trata de 25 jóvenes profesores de la carrera de Castellano y Comunicación.

El acto, realizado en el Aula Magna del Campus Fernando May, fue presidido por el decano de la Facultad de Educación y Humanidades, Marco Aurelio Reyes Coca, junto con la presencia del secretario académico Carlos Ossa Cornejo; la jefa del Departamento de Pregrado de la sede Dra. María Teresa Castañeda; la directora del Departamento de Artes y Letras, Dra. Margarita Ulloa Toro; la directora de la Escuela de Pedagogía en Castellano y Comunicación, Dra. Alejandra Hernández Medina; académicos, familiares y estudiantes.

La directora de la Escuela de Pedagogía en Castellano y Comunicación, Dra. Alejandra Hernández, dedicó sentidas palabras a la nueva promoción de profesionales.

“Queridos egresados, en tiempos difíciles para el profesorado, no podemos ser indiferentes ante la realidad. Los ruidos externos que sacuden nuestra noble profesión una vez más, nos llaman a fortalecer y reafirmar la vocación docente, labor que requiere de esfuerzo, dedicación y sacrificio. Ustedes ejercerán como formadores que modelarán a jóvenes aprendices que o solo los respetarán por los conocimientos que entreguen en literatura, lengua, comunicación, sino que por sobre todo, los amarán porque serán modelo de vida para muchos de ellos”.

“Los insto no solo a difundir el conocimiento por el conocimiento, y a despertar la curiosidad de esos jóvenes, sino que también y por sobre todas las cosas, los exhorto a que con su ejemplo enseñen a ser más humanos en un mundo que parece más deshumanizado; más solidarios en un mundo cada vez más egoísta; más colaborativos en un mundo despiadadamente competitivo”, aseveró.

Tras el discurso de la directora de Escuela, se procedió a la entrega de los respectivos diplomas de título profesional. Luego, el tradicional juramente de los nuevos profesionales de la Educación fue dirigido por el secretario académico de la Facultad, Dr. Carlos Ossa Cornejo.

La ceremonia también fue el marco de entrega de distinciones institucionales con el propósito de relevar aquellas trayectorias estudiantiles más destacadas.

El Premio Universidad del Bío-Bío, la mayor distinción del nivel de pregrado, fue otorgado a Exequiel Andrés Navarro Quijada, quien recibió el galardón de manos del decano de la Facultad de Educación y Humanidades, Marco Aurelio Reyes Coca.

A su vez, el Premio Desarrollo Estudiantil se otorgó a Jonathan Isaac Henríquez Orellana. La jefa del Departamento de Salud Estudiantil, Sonia Contreras Contreras, hizo entrega del reconocimiento.

Finalmente, el profesor Exequiel Andrés Navarro Quijada, brindó el discurso despedida en representación de los nuevos docentes de Castellano y Comunicación.

La ceremonia fue amenizada por el trío de cuerdas Impromtu, conformado por el guitarrista clásico Juan Carlos Martínez; Natalia Salazar en violín y Fabián Salazar en violoncello.




Pedagogía en Inglés UBB aporta nuevos profesionales al sistema educacional chileno

El Premio Universidad del Bío-Bío, máxima distinción académica de pregrado, recayó en Janette Cifuentes Bórquez, en tanto que el Premio Desarrollo Estudiantil se otorgó a Nicole Francesca Arce König.

El acto solemne se desarrolló en el Aula Magna ubicada en el Campus Fernando May, y fue encabezado por el decano de la Facultad de Educación y Humanidades Marco Aurelio Reyes Coca, junto a académicas y académicos, y familiares de los nuevos profesionales.

El director de la Escuela de Pedagogía en Inglés, Dr. José Gabriel Brauchy Castillo, junto con felicitar a los jóvenes por el logro obtenido, les instó a vivir la vocación docente con pasión y compromiso.

“Quienes tuvimos la oportunidad de trabajar con ustedes, en cada una de las áreas de la formación de una profesora o un profesor de inglés, deseamos puedan tomar las mejores elecciones profesionales, puedan comprender ya en el ejercicio, las complejidades y también facilidades del trabajo con estudiantes, familias, comunidades escolares. Su preocupación respecto de su desempeño profesional es también la nuestra y del país: queremos profesoras y profesores en ejercicio certificados, que puedan tomar decisiones, que puedan intervenir en el diseño de su trabajo local, regional. Mucho éxito en sus vidas profesionales, en su espacio público y privado, y que su elección profesional les garantice bienestar, en el más profundo sentido de la palabra”, expresó.

Tras la entrega de los respectivos diplomas de título profesional, el secretario académico de la Facultad de Educación y Humanidades, Dr. Carlos Ossa Cornejo, tomó el respectivo juramento a los nuevos profesores de Inglés.

Luego correspondió el turno de la entrega de reconocimientos institucionales. El Premio Universidad del Bío-Bío, el máximo galardón del nivel de pregrado que otorga la Universidad a los estudiantes, considerando la excelencia en el desempeño académico, así como su integridad, compromiso y disciplina, recayó en Janette Cifuentes Bórquez, quien recibió la distinción de manos del decano Marco Aurelio Reyes.

En tanto, el Premio Desarrollo Estudiantil, distinción que reconoce al estudiante que durante su paso por la Universidad diera cuenta de un proceder integral y manifestara un evidente compromiso con su formación disciplinar y personal, con pensamiento crítico, actitud resiliente, conciencia social y responsabilidad valórica, bajo un contexto de desarrollo armónico e integral, fue para Nicole Francesca Arce König, quien recibió la distinción de manos de la subdirectora de Desarrollo Estudiantil, Andrea Fuentes Méndez.

Finalmente, en representación de la nueva promoción de profesionales de la educación, la flamante profesora Natalia Riquelme Friz, compartió un mensaje de despedida marcado por el recuerdo, el agradecimiento y la emoción que supone un momento tan significativo como el convertirse en profesionales.

La velada consideró presentaciones artísticas por parte de la estudiante de primer año de Pedagogía en Inglés, Rocío Godoy Contreras; la estudiante de tercer año Camila Vásquez Abarzúa; y del estudiante de cuarto año, Vicente Campos González.




CIISETS asesora a SENAME en Ñuble para actualizar oferta programática

El Centro de Intervención e Investigación Social de la Escuela de Trabajo Social (CIISETS) y la Dirección Regional del SENAME de Ñuble, impulsan trabajo colaborativo con el propósito de identificar la oferta programática actual y adecuarla a las problemáticas y necesidades de niñas, niños y adolescentes de la región.

En este marco se desarrolló la Jornada de Trabajo de Diagnóstico de la Oferta Programática en Infancia de la Región de Ñuble que congregó a 72 profesionales de los 36 proyectos de Protección de Derechos de la región correspondientes a Organismos Colaboradores Acreditados, actividad realizada en el auditorio Miguel Jiménez Cortés de la Facultad de Educación y Humanidades.

La directora regional de SENAME en Ñuble, Carolina Tapia Navarrete, explicó que el trabajo con la Universidad del Bío-Bío se da en el contexto de la alianza estratégica entablada con CIISETS, considerando la experiencia previa de la Red de Oficinas de Protección de Derechos (OPD) en el proceso de definición de la Política Local de Infancia y Adolescencia (PLIA). “La Universidad del Bío-Bío conoce muy bien la red de SENAME y por eso trabajamos para identificar claramente las necesidades del territorio y así poder brindar una atención de calidad, efectiva y óptima para las niñas y niños de la región. Se debe considerar que al separarse de Biobío, muchos de los programas quedaron sin cobertura en Ñuble”, ilustró.

La profesional de SENAME, Carolina Becerra Belmar, comentó que la jornada de diagnóstico participativo consideró a representantes de todos los proyectos del Servicio y organismos colaboradores. “Convocamos a representantes de los proyectos del área de Protección de Derechos como Reparación de Maltrato, Oficinas de Protección de Derechos, Intervención Especializada, Prevención Focalizada, Diagnósticos, entre otros. CIISETS nos apoya en aspectos de la metodología, así como en la sistematización de la información que obtengamos”, describió.

La iniciativa es orientada metodológicamente por el académico del Departamento de Ciencias Sociales, Héctor Vargas Muñoz, junto a tres alumnas de quinto año que desarrollan su práctica profesional en CIISETS, a través de la línea de infancia. “Desde el año 2017 se ha venido desarrollando un conjunto de actividades de colaboración en temáticas de Infancia y Familia. Estas acciones han permitido la ejecución de un proyecto de extensión relevante 2018-2019, centrado en la Formulación Participativa de la Política Local de Infancia en las comunas de Ñuble, y en el diseño de un modelo de acompañamiento familiar con base comunitaria, que se encuentra actualmente en ejecución”, explicó el académico UBB.

Igualmente, el académico Héctor Vargas manifestó que se busca “promover los intercambios en materias de mutuo interés, a partir de la misión y los objetivos que son propios de ambas instituciones, especialmente, en el ámbito de la formación, la investigación y cooperación técnica entre la Universidad del Bío-Bío y la Dirección Regional de Sename, fortaleciendo la vinculación bidireccional con SENAME, institución encargada de la implementación de las políticas públicas de Infancia y juventud en la nueva región Ñuble”, aseveró.

El investigador UBB aseguró que el trabajo mancomunado también facilita la integración de contenidos actualizados en materia de Intervención Social, Políticas Públicas y Gestión de las mismas en las asignaturas de la carrera de Trabajo Social de la sede Chillán.




Presentan libro “Intervención Social: un ensayo crítico, descolonizador y radical”

La presentación se dio en el marco de las actividades preparatorias del “Congreso de Pensamiento Crítico en las Ciencias Sociales: tensión entre resistencia y reproducción”, patrocinado por la Dirección de Extensión de la Universidad del Bío-Bío, que organiza la académica del Departamento de Ciencias Sociales, Dra. Carmen Gloria Jarpa Arriagada, Coordinadora Académica de CIISETS e integrante del Grupo de Investigación Familia, Escuela y Sociedad (FESOC).

“Intervención Social: un ensayo crítico, descolonizador y radical” es obra del académico de la Universidad Tecnológica Metropolitana, Pablo Suárez Manrique, autor de los libros “Trabajo social arte y poética: una visión transgresora” y “Sistematización y la producción de conocimientos en el Trabajo Social: des-atando al sujeto”.

El académico Pablo Suárez plantea que la intervención social actual contribuye a perpetuar las injusticias sociales, dado que las políticas sociales regulan el espacio social, atribuyendo ciertas tareas y funciones específicas a los trabajadores sociales en el marco del trabajo con las personas.

“Cada política social determina la tarea que tiene que hacer (el trabajador social), el indicador que debe lograr, la metodología que debe utilizar. Las personas que tenemos un referente crítico, observamos con preocupación que esas políticas están colapsando y fracasando en diversos ámbitos, como en la prevención del consumo de drogas, de la vivienda, de la previsión, del adulto mayor, entre otras”, expresó.

Suárez Manrique comentó que “intervención social” asoma como un concepto instrumental que no reflexiona la realidad, sino como una acción pragmática y operativa. Por ello levanta una crítica y sostiene que eso es producto de una lógica colonial que intenta perpetuar el sistema. Propone entonces un “nuevo” tipo de acción que ya existe y que se nutre de otras tradiciones teóricas y epistemológicas: la praxis.

“El concepto praxis, que también está asociado a la acción, no dice relación exclusiva con la situación instrumental, sino que plantea una filosofía de la praxis. Para poder hacer una acción, tienes que reflexionar sobre la existencia del otro u otras. Y cuando hablas de existencia, hablas de dignidad, proyecto histórico, democracia, participación… La acción que nosotros realizamos no es puramente instrumental, sino que tiene un sentido de futuro donde tenemos que contemplar al otro u otra en un proceso de mejoría de las injusticias sociales. La actual intervención social no logra eso y lo trato de demostrar en el libro”, argumentó.

El académico Pablo Suárez Manrique también relevó el valor de los diversos tipos de pensamiento crítico, advirtiendo que no existe uno solo. Entre ellos identifica la línea des-colonial, así como el feminismo, ecologismo, sindicalismo, entre otros. Cada uno se sitúa en realidades concretas, diferentes en sus demandas y situaciones puntuales.

“Es necesaria la distinción porque también existe un pensamiento crítico sistémico, del cual se vale el sistema y las políticas públicas. Es decir, la política pública que está incentivando este tipo de intervenciones también requiere un tipo de pensamiento crítico para mejorar sus prácticas colonizadoras”, aseguró.

En su caso, el académico Suárez Manrique plantea el pensamiento crítico con el objetivo de generar un mundo posible distinto al actual, lo que implica un sistema diferente al hoy predominante. “Requerimos construir otro mundo posible. No sólo tenemos una situación asociada al mundo neoliberal, donde el ser humano es transformado en un recurso capital humano. Las personas también existimos en función de una espiritualidad y donde la calidad de vida dice relación con un buen vivir, con un existir bien, y para eso no requieres consumir o transformarte en un capital para el empresario, sino que te ubicas en una relación social distinta”, reflexionó.




CIISETS impulsa “Formación de Mediadores Escolares” en colegio de Chillán

El Centro de Intervención e Investigación Social (CIISETS), de la Escuela de Trabajo Social de la sede Chillán, culminó la primera etapa del proyecto denominado “Formación de Mediadores Escolares”, desarrollado en el Colegio San Vicente de Paul de Chillán.

Mediante una emotiva ceremonia, el equipo profesional de CIISETS junto con el equipo de Convivencia Escolar del Colegio San Vicente de Paul, dieron por finalizada la primera etapa de implementación de una iniciativa que pretende instalar un sistema de mediación escolar en el establecimiento.

Entre los meses de abril y noviembre de este año, según se indicó, los académicos Carmen Gloria Jarpa y Héctor Vargas, junto al trabajador social Sady Leaman, y un grupo de estudiantes de CIISETS, desarrollaron un proceso que pretende instalar la mediación escolar como una herramienta educativa que esté al servicio de mejorar las relaciones interpersonales entre los alumnos y alumnas del establecimiento.

El trabajador social Sady Leaman explicó que el equipo profesional inició una primera etapa de trabajo que se denominó “diagnóstico-sensibilización”.“En esta etapa se desarrollaron seis focus group para conocer las percepciones que tienen los diferentes estamentos de la comunidad escolar en relación a la temática de convivencia escolar”, aseveró Leaman.

“A partir de los resultados que arrojaron los focus group, el equipo CIISETS comenzó la etapa de ejecución del sistema de mediación escolar, que consistió en invitar a los estudiantes a participar en sesiones deformación en mediación escolar. En estas sesiones se abordaron temáticas ligadas a la resolución de conflictos, mediante la realización de juegos de roles y dinámicas de grupo ligadas a comprender que las interpretaciones son un factor clave en la manera en que miramos las relaciones que establecemos con otros actores que componen las comunidades educativas”, describió el trabajador social Sady Leaman.

A inicios de este año, el equipo de Convivencia Escolar del Colegio San Vicente de Paul, propuso al equipo de profesionales de CIISETS trabajar en la implementación de esta herramienta de resolución de conflictos.A partir de ese contacto se gestó un periodo de trabajo colaborativo y cohesionado que permitió que la etapa formativa tuviera una alta adherencia,especialmente, por parte de los estudiantes.

Carmen Gloria Jarpa Arriagada, coordinadora académica de CIISETS, señaló que “el año 2019 se pretende continuar con el proceso formativo, y una vez finalizado, se dará paso a la instalación del sistema de mediación, en el cual los mediadores escolares pondrán sus capacidades y conocimientos al servicio de la resolución de conflictos que se generen en las relaciones entre los propios pares”, acotó. Igualmente,la académica agregó que en conjunto con el equipo de convivencia escolar del colegio,CIISETS continuará apoyando y orientando las respectivas acciones que permitan consolidar esta importante iniciativa.




Académica de la Universidad de los Andes de Venezuela abordó la Educación Emocional en conferencias UBB

La Dra. Mireya Vivas de Chacón de la Universidad de los Andes, Táchira, Venezuela, fue invitada por el Grupo de Investigación de Desarrollo Emocional Cognitivo para el Aprendizaje (GIDECAP) y en el contexto del Proyecto FONDECYT 11160040, denominado “Ansiedad escolar y su relación con variables psicoeducativas. Eficacia de un programa preventivo-educativo”, que dirige la académica Dra. Nelly Lagos San Martín.

El Grupo de Investigación GIDECAP, que coordina la académica Nelly Lagos San Martín, es integrado igualmente por los académicos Dr. Carlos Ossa Cornejo, Dra. Maritza Palma Luengo, Mg. Patricia Arteaga González; Dr. ( c) Ingrid Quintana Avello y Mg. Samuel Pérez Norambuena.

La investigadora Mireya Vivas de Chacón dictó conferencias sobre educación emocional a los docentes de las escuelas básicas que han colaborado en las investigaciones concernientes al Proyecto FONDECYT, a la vez que ofreció talleres a los estudiantes de la Escuela de Psicología y de las distintas carreras de Pedagogía de la UBB.

La Dra. Vivas de Chacón dictó dos conferencias a docentes invitados de colegios y liceos de la provincia de Ñuble. En la primera de ellas, la cual tituló: “Implicancias educativas de la inteligencia emocional”, enfatizó en la imbricación de la educación socio-emocional en la escuela, ya que ésta no es una variable agregada, sino un aspecto inseparable de la condición humana, indicó la Dra. Vivas de Chacón.

En la segunda jornada, convocada con la finalidad de entregar resultados preliminares de la evaluación realizada en el contexto del Proyecto FONDECYT, la Dra. Vivas de Chacón presentó una conferencia titulada “Educación para la ciudadanía del Siglo XXI: La alfabetización socio-emocional”, con la que se abrió una jornada de trabajo.

Dicha jornada continuó con una charla dictada por la Dra. Nelly Lagos San Martín sobre la detección de ansiedad escolar presente en los niños de las escuelas participantes en el proyecto FONDECYT. Al respecto, la Dra. Lagos indicó que en este estudio participaron 3.520 niños de 4° a 6° año básico de 30 colegios de la provincia de Ñuble, a los cuales se les entregó su reporte correspondiente.

La Dra. Vivas además se reunió con estudiantes de la Universidad para impartirles un taller que tituló “Desarrolla tu inteligencia emocional y gestiona mejor tus talentos”. Los estudiantes concurrentes al taller fueron invitados a través de sus respectivas direcciones de escuela y asistieron de manera voluntaria.

Al respecto, estudiantes de Pedagogía en Educación Parvularia, señalaron que esta instancia le permitió ampliar el campo de conocimiento sobre la inteligencia emocional, ya que junto a otras compañeras se encuentran desarrollando su actividad de titulación en esta área. Al mismo tiempo, destacaron la disposición de la Dra. Vivas por su ofrecimiento de mantener el contacto con ellas para orientarles en estas materias.




XVIII Coloquio de Humanidades UBB destacó legado de María Luisa Bombal y de Violeta Parra

El XVIII Coloquio de Humanidades organizado por el Departamento de Artes y Letras, llevó por nombre “Mujeres escritoras: relato y canto”. En la ocasión, la académica Lucía Guerra-Cunningham dictó la conferencia “Transgresiones del cuerpo y la escritura, María Luisa Bombal”; en tanto que la investigadora de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Dra. Paula Miranda Herrera expuso “Violeta Parra, poesía y canto, un homenaje”. La actividad formó parte del programa aniversario de los 45 años de la carrera de Pedagogía en Castellano y Comunicación.

La académica Lucía Guerra-Cunningham expresó que María Luisa Bombal marca un hito en la narrativa de la mujer latinoamericana y se cuenta entre las escritoras transgresoras que abrieron camino. “María Luisa Bombal no está sola, hay otras mujeres haciendo lo mismo, pero ella es evidentemente la más artística. Ella se crió en Francia e incluso escribía algunos textos en francés. Escribía de manera genial; la manera de contar la historia, su gran conocimiento de la cultura europea, que muchas escritoras latinoamericanas no tenían, su inteligencia vital, y ese manejo y dominio del lenguaje que le da a cada historia una especie de tensión”, refrendó la académica.

Al respecto, Lucía Guerra comentó como ejemplo la obra “La Amortajada”, donde sitúa a la protagonista en un ataúd, y pese a que está muerta puede ver, sentir, y al mismo tiempo va bajando al ámbito de la muerte en una especie de contrapunto, lo que es considerado una estructura de vanguardia.

“Yo la conocí y ella me decía –No hay nada más importante que la historia, la historia es la que tiene que avanzar– Y si uno lee “La última niebla” queda fascinado con la tensión que va produciendo, nada más que por los fragmentos. Hay toda una tensión casi cinematográfica. Ella trabajó como ayudante del director de la película Juana de Arco, entonces, estaba muy influida por el cine. En mi caso, yo hago lo mismo, mis historias son fogonazos, tal como ocurre en “Más allá de las máscaras”, ilustró Lucía Guerra-Cunningham.

Por su parte, la Dra. Paula Miranda Herrera en su conferencia “Violeta Parra, poesía y canto, un homenaje” dio cuenta de la vigencia de la obra de la artista ñublensina, que al mismo tiempo da paso a múltiples y cada vez más complejas y elaboradas lecturas.

“Hay algo que tiene que ver con los poetas –porque su obra yo la entiendo sustentada en su palabra- con los poseedores de esta palabra poética total o plena, como es el caso de Violeta Parra, que los hace vigentes. Esta vigencia tiene que ver con cómo sus escritos siguen cumpliendo la misma función que cumplieron cuando las canciones o los poemas fueron hechos es un principio. En ese sentido, sus canciones y poemas (décimas), cumplen funciones sociales, rituales y de uso del público, muy parecidas para las que fueron hechas. Y eso habla de una obra súper joven, que seguirá vigente y creciendo, y que depara algo que se llama ansia crítica, que implica que cuales sean las lecturas que se hagan en cualquier momento, no la van a agotar, pero sí es necesario hacer esas lecturas para entender que su obra es más compleja de lo que parece, para comprender también que la cultura popular de la cual ella se nutre es más compleja, diversificada, profunda, culta y entonces es muy necesario seguir escarbando”, aseveró.

La Dra. Paula Miranda Herrera explicó que esta situación que ocurre con la obra de Violeta Parra, también sucede con las creaciones de Gabriela Mistral, quien ha inspirado miles de artículos y libros sobre su obra. “Son obras hechas de muchas capas, muchos sentidos de capa, y lo importante por parte de los críticos e investigadores es ir develando esas capas para hacerlas más comprensibles a los públicos nuevos y para entender de mejor manera porqué es tan universal, vigente y tan clásica”, reseñó.

La académica aseguró que Violeta Parra ha sido mejor y más estudiada desde los estudios literarios desde donde se evidencia una evolución desde hace unos 20 años a la fecha, cuando comenzó el interés por entender su obra desde la poesía.

“Lo más interesante en los estudios más recientes –yo incluida y también otros- es instalar a Violeta Parra de igual a igual con poetas modernos, con artistas modernos, vanguardistas de la canción y de la poesía, y eso me parece muy interesante porque la sitúa en otro escenario, desde donde podrá ser mejor y más valorada”, reflexionó.

Durante el acto, realizado en el Salón Miguel Jiménez Cortés de la Facultad de Educación y Humanidades, la directora de la Escuela de Pedagogía en Castellano y Comunicación, Dra. Alejandra Hernández Medina, señaló que el XVIII Coloquio de Humanidades permitió celebrar oficialmente el 45º aniversario de la carrera con un acto de real jerarquía.

“Esta carrera ha enviado al mundo exterior cerca de 500 profesores sirviendo en prácticamente todo el país y varios en el extranjero. Estamos orgullosos de esta labor, el ser formadores de formadores, porque lo realizamos con dedicación y compromiso. Es una tarea de muchísima responsabilidad; nuestra misión es formar profesores de Lengua Castellana y Comunicación, muy competentes, capacitados, responsables socialmente, comprometidos con la educación del país. Ese ha sido nuestro sello y lo que queremos proyectar al exterior”, comentó la académica.

A su vez, la directora del Departamento de Artes y Letras, Rosa Díaz Chavarría, agradeció la amplia participación de académicos y estudiantes en el Coloquio, así como en las actividades conmemorativas del 45º aniversario de la carrera.

“Este Coloquio posee una importante tradición y trayectoria. Es necesario agradecer al profesor Juan Gabriel Araya quien fue impulsor de esta actividad hace ya 18 años, y todos los años está recordándonos que debemos realizarlo, buscando los apoyos, las ayudas, las colaboraciones. Este Coloquio es muy importante para nosotros y creo que en el contexto de la Universidad es difícil encontrar actividades que tengan una trayectoria tan larga. Ha sido una vida larga y bastante fructífera, porque hemos traído siempre invitados de primer nivel que son un aporte para nuestros estudiantes y académicos”, reflexionó la directora del Departamento de Artes y Letras.




Grupo de investigación UBB aborda las políticas de formación del profesorado y su impacto a nivel regional

El grupo de investigación “Profesorado: políticas de formación y praxis profesional”, PROFOP, se propone analizar las políticas de formación del profesorado en Chile, las que han operado en las últimas décadas en la formación del profesorado, particularmente focalizados en cómo dichas orientaciones han impactado en la formación de profesores en la Universidad del Bío-Bío.

PROFOP es dirigido por el Dr. Omar Turra Díaz e integrado por la Dra. Carolina Flores Lueg del Departamento de Ciencias de la Educación; la Mg. Claudia Anabalón Toledo del Departamento de Artes y Letras, y la Dra. (c ) Marcela Mora Donoso del Área de Desarrollo Pedagógico y Tecnológico.

El Grupo PROFOP, según explicó el Dr. Omar Turra, se ha propuesto investigar dos dimensiones esenciales: políticas y procesos de formación inicial del profesorado y el desarrollo profesional del profesorado. “En la primera línea consideramos como objeto de estudio los programas de renovación curricular recientes promovidos desde la política pública educativa, y su impacto en los procesos formativos en las instituciones de educación superior. También abordamos, en perspectiva histórica, los orígenes y desarrollo de la profesión docente en Chile y su cristalización en la formación docente actual. Desde una dimensión contextual, focalizamos el interés investigativo en la formación inicial docente promovida desde la UBB”, argumentó el Dr. Turra Díaz.

La segunda dimensión referida al desarrollo profesional del profesorado se orienta a “comprender los diversos ámbitos y dimensiones vinculadas a la praxis docente, entendida ésta como la interacción permanente entre teoría y acción pedagógica, y desarrollada en la especificidad de sus contextos de desempeño profesional. Desde aquí, interesa aproximarse a la cotidianeidad de las actuaciones docentes para develar prácticas, discursos y significaciones asociados a la praxis pedagógica. Constituyen ámbitos temáticos de esta línea la reflexión e identidad docente, y todos aquellos aspectos vinculados a la profesionalización docente”, precisó el director del Grupo PROFOP.

El trabajo investigativo se vinculará además con procesos formativos impulsados por los departamentos de Ciencias de la Educación y de Artes y Letras, así como con líneas de trabajo del Magíster en Educación y del Doctorado en Educación, pues ambos programas contienen en su estructura curricular la formación docente como una de sus líneas de investigación.

El Dr. Omar Turra explicó que el grupo “desarrollará su trabajo con el propósito de sistematizar y discutir las políticas de formación docente en los últimos veinte años en el país y su impacto en los procesos de Formación Inicial Docente (FID), desarrollada por las instituciones formadoras y en particular la UBB. Igualmente, se indagará, en perspectiva histórica, en la formación del profesorado local desde el Normalismo decimonónico hasta la FID desarrollada en la educación superior en la UBB”.

Asimismo, comentó el director de PROFOP, “se pretende reconocer las tensiones, posibilidades y desafíos implicados en la FID promovida en la UBB, desde diversas carreras de pedagogía; develar prácticas, discursos y significaciones asociados a los fenómenos de praxis pedagógica reflexiva desarrollada por las comunidades docentes locales; e indagar en las significaciones docentes para caracterizar procesos de profesionalización e identidad docente”.

Como parte de las actividades del grupo, los académicos de PROFOP participaron en el V Congreso de Formación Inicial Docente organizado por la Escuela de Pedagogía de la Universidad de Los Lagos, realizado en la ciudad de Osorno.

El grupo presentó 4 ponencias derivadas de los primeros resultados del trabajo de investigación: “La formación práctica desde la percepción del estudiantado de último año de pedagogía”, permitió considerar la mirada de estudiantes de Pedagogía en Educación Parvularia y Pedagogía en Educación General Básica de la UBB, respecto del aporte formativo del área práctica.

En tanto, la ponencia “La ruralidad como escenario significativo en la formación práctica del futuro profesorado”, evidenció el significativo aporte que proporciona el escenario rural de práctica en la construcción de saberes pedagógicos en el estudiantado de Pedagogía en Educación General Básica.

A su vez, la presentación sobre “Percepciones de estudiantes de pregrado en su último año de FID respecto a la línea de formación práctica”, presentó resultados acerca de la valoración que atribuyen a la formación práctica, estudiantes de dos carreras de enseñanza media, como son Pedagogía en Inglés y Pedagogía en Historia y Geografía de la UBB.

Finalmente, el trabajo “La reflexión pedagógica en la práctica profesional: un estudio desde el registro etnográfico”, presentó resultados de un estudio que tuvo como objetivo analizar los niveles de reflexión desarrollado por el estudiantado en práctica, mediante las anotaciones realizadas en el recurso denominado registro etnográfico.