Seminario UBB profundizó en las relaciones entre Iglesia y sociedad entre los siglos XVII y XIX

Encuentro internacional congregó a investigadores de universidades y centros de estudio de Chile y Argentina. El seminario fue patrocinado por el Proyecto Fondecyt de Iniciación 11160795 “Vida conventual y formas de financiamiento de una orden mendicante en Chile: Los franciscanos en el tránsito de la Colonia a la República”; el Magíster en Historia de Occidente, la Escuela de Pedagogía en Historia y Geografía, y la Academia de Estudios Religiosos de Chillán.

El organizador del seminario, Dr. Cristian Leal Pino, destacó que al hacer alusión a la historia de la iglesia y su vinculación con la sociedad, se sobrepasa por mucho los temas netamente teológicos, pues las órdenes religiosas cobijaban a muchos de los hombres y mujeres más ilustrados de esas épocas, por lo que no resulta extraño que esos religiosos, además de su labor evangelizadora y misionera, también realizaran contribuciones relevantes en otras áreas como la educación, las ciencias, la economía, la cultura, entre otras dimensiones.

“Cuando nos referimos a la historia religiosa se suele pensar exclusivamente en el ámbito teológico, pero el mundo exterior de pronto puede verse adentro de los claustros con todas sus virtudes y sus miserias”, comentó el académico Leal Pino.

El seminario consideró la participación de académicos de la Universidad Nacional de la Plata y de la Universidad de Salta, ambas de Argentina. Igualmente, expusieron investigadores de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, Universidad de Chile, Universidad Adolfo Ibáñez, Universidad de los Andes, Universidad de Talca, Universidad Católica Silva Henríquez, Universidad Tecnológica de Chile (INACAP), Universidad Santo Tomás, Centro de Estudios Bicentenario y Fundación Altiplano.

Los expositores dieron cuenta de trabajos referidos a distintas órdenes religiosas regulares masculinas y femeninas, reflejando la vida cotidiana, económica y espiritual que se vivía al interior de los conventos durante la Colonia y luego en la República.

La académica del Instituto de Historia de la Universidad de los Andes, Alexandrine de la Taille, presentó la ponencia “Hagiografía en el Monasterio de Santa Rosa de Lima de Santiago. Vidas ejemplares en el siglo XVIII”.

La académica ha logrado acceder a miles de documentos de los archivos de las órdenes de las Clarisas de antigua fundación, Carmelitas Descalzas y de las Dominicas. Esto le ha permitido adentrarse en el mundo de las órdenes femeninas del periodo colonial y republicano del siglo XIX. Para el rescate, digitalización y conservación de dichos documentos, se ha debido conseguir el aporte de instituciones internacionales como la British Library y la Universidad de Harvard, entre otras.

“Los archivos deben ser estudiados con el fin de preservar estas fuentes, que son muy ricas, y que generalmente solo se ubican en monasterios femeninos, porque las mujeres que sabían escribir en ese entonces eran las monjas (…)  A partir de estas fuentes es posible conocer múltiples dimensiones de la sociedad como historia de las mentalidades, historia de la mujer, la vida cotidiana, la economía, la arquitectura, la cultura, entre muchas otras aristas más específicas como rituales mortuorios, devociones, prácticas de piedad, roles masculinos y femeninos en la sociedad, vidas edificantes de posibles santos…”, ilustró la especialista.

Los archivos, según describe de la Taille, también revelan a personajes “ocultos” en la historia, que fueron ampliamente conocidos durante los siglos XVIII o XIX, según develan las biografías registradas por las religiosas, entre ellos, el padre Sebastián Díaz, autor de un tratado sobre la educación y el intelectual jesuita Manuel Álvarez.

En tanto, la expositora Alejandra Fuentes González, también de la Universidad de los Andes, expuso el trabajo “Vida cotidiana de los esclavos negros y afromestizos en el Monasterio Antiguo de Santa Clara. Santiago de Chile, siglo XVIII”. Fuentes González es egresada del Master en Historia y Gestión del Patrimonio Cultural de la Universidad de los Andes y del Doctorado en Historia de la misma casa de estudios superiores.

En su exposición, Alejandra Fuentes se refiere a las dinámicas de la vida conventual en el Monasterio Antiguo de Santa Clara, en Santiago, dando cuenta que algunas de las monjas ahí recluidas conservaban sus esclavos negros y afromestizos incluso dentro de las celdas, de manera que convivían diariamente en los mismos espacios. “Las monjas estaban muy conectadas con el mundo exterior y los esclavos son una manifestación de eso. Hay que pensar en una serie de situaciones complejas, porque si alguna de las esclavas tenía un hijo o hija ésta debía vivir dentro del convento y luego hacía toda su vida ahí dentro”, explicó.

Alejandra Fuentes trabajó previamente en el proyecto de rescate patrimonial de los archivos de las Clarisas de Puente Alto, catalogando y digitalizando documentos entre los años 2013 y 2015. Eso le permitió conocer en detalle los tópicos abordados en dichas fuentes y así fue vinculando dos temas de su interés: esclavitud en la época colonial y vida conventual de religiosas.

“Estos archivos son muy variados. Uno podría pensar que solo tienen información de las mismas órdenes, pero en realidad es mucho más que eso y tienen muchos vínculos con la sociedad, porque tenían libros de cuentas donde registran lo que compraban y vendían. Las monjas, al menos las Clarisas, destacaban por oficiar como entidades crediticias de la época y eso las vincula mucho con el mundo exterior. Son muchos documentos manuscritos que sirven para infinitas investigaciones”, aseveró.

A su vez, el historiador Rodrigo Moreno Jeria de la Universidad Adolfo Ibáñez, presentó la ponencia “Un mapa perdido del padre Nicolás Mascardi S.J. Nuevos antecedentes cartográficos para Chiloé”.  En su exposición dio cuenta de un descubrimiento reciente referido a la existencia de un mapa de Chiloé, elaborado por el religioso Nicolás Mascardi, quien era reconocido como Rector del Colegio de Castro durante 8 años; misionero en Nahuel Huapi, explorador de la Patagonia; buscador de la Ciudad de los Césares, pero no por sus aportes como cartógrafo.

“Este mapa lo obtuve a raíz de una investigación sobre cartografía de derroteros náuticos. En España encontré en uno de esos derroteros, un plano de Chiloé donde se menciona que está basado en un plano del padre Nicolás Mascardi S.J. Para mí fue un hallazgo interesante, pero pensé que debía investigar más. El año pasado, estando en el Archivo Naval de Madrid, me encontré con otro mapa que alude a lo mismo, es decir, que se basa en el mapa del padre Mascardi. Y sobre eso volví a un hallazgo anterior, que es más conocido, de un plano del piloto español Antonio de Vea. Comparando la cartografía de Antonio de Vea, que fue hecha en tiempos del padre Mascardi, me doy cuenta que se están basando en el mismo mapa”, describió Moreno.

El historiador precisó que si bien, no se ha encontrado el mapa del padre Mascardi, dicho reto supone un importante desafío. “Situaciones como esta evidencian que la religión no estaba apartada del “mundo”, sino que los religiosos aportaron más allá del ámbito teológico. El padre Mascardi era un tipo con mirada científica y podemos vincular la historia de las ciencias e historia de la religión. Por eso hablo de fe y ciencia en la vida de Mascardi. Sabíamos que tenía aportes científicos comunicándolos a su profesor en Roma, pero ahora sabemos que hizo un mapa. Si no lo llegamos a encontrar, sabremos al menos que están estas copias que reconocen su autoría”, reflexionó Moreno Jeria.




Académico UBB publica obra “Tras las rejas. Una historia documental de las prisiones en Chile (1911-1965)”

El académico del Departamento de Ciencias Sociales, Dr. Marco León León, busca aportar una visión más integral sobre las instituciones penales en Chile durante el periodo referido, trascendiendo el ámbito meramente normativo, con el propósito de reflejar una historia social y cultural que refleje la cotidianeidad.

El Dr. Marco León se aboca a la presentación y análisis de 57 documentos, entre los que se cuenta el Reglamento Carcelario de 1911, las orientaciones definidas en 1965 por Naciones Unidas tendientes a mejorar el trato a los delincuentes, así como otro tipo de documentos y memorias escritas por presidiarios y expresidiarios donde se refleja su paso por cárceles chilenas. Según expresó el académico UBB, a través de la serie de documentos seleccionados es posible advertir cambios legislativos, pero también transformaciones humanas y sociales respecto de los recintos penales.

“Normalmente, los estudios que tratan sobre las instituciones penales pueden ser muy interesantes para un abogado o jurista, pues adoptan un enfoque muy normativo, pero se descuida la dimensión de la cotidianeidad y de otros temas que finalmente humanizan las instituciones penales”, explicó el académico UBB.

El Dr. Marco León aseguró que los documentos fueron seleccionados sobre la base de tres criterios. Primero, se buscó una amplitud de perspectivas para abordar el mundo de la prisión, considerando desde lo legal a lo testimonial. En segundo término, se seleccionó documentación que brindara una visión a nivel de país, y es así como se mencionan experiencias de cárceles del norte, centro y sur de Chile. Por último, los textos seleccionados debían ser representativos de las respectivas épocas y es por ello que al transcribirlos no se alteraron los términos, giros idiomáticos o faltas de ortografía, con el afán de humanizar aquello que se lee o aprecia como lector interesado en el pasado, enfatizó el investigador.

El Dr. Marco León señaló que el libro también aporta a la reflexión sobre los procesos sociales y de las propias instituciones, pues desde estas últimas muchas veces suele asumirse una visión lineal del devenir, dando por hecho que las instituciones siempre progresan según pasan los años.

“Sin embargo, uno advierte que la realidad social e institucional es bastante más compleja y no es lineal. La documentación del libro permite reconocer que puede haber avances en ciertos aspectos legislativos, pero en términos de presupuestos e infraestructura, las cárceles poseen múltiples carencias y precariedades. También ocurre que muchas veces las autoridades a cargo de un penal, producto de la propia personalidad, cometen descriterios y eso también forma parte de la realidad, y ahí notas más claramente que hay contrastes y no existe tal linealidad, porque la vida no es lineal. Hay avances, retrocesos, ambigüedades, contradicciones, o diferencias entre la pretensión normativa y la realidad cotidiana”, ilustró.

El libro, según explicó su autor, se orienta a un público general y busca reflejar una parte de la realidad que normalmente no se asume, como son los espacios demonizados desde antiguo en función de la privación de libertad. La obra permite conocer muchas veces el perfil de ciertos delincuentes y matizar juicios sobre quienes se encuentran en la cárcel, advirtiendo que no siempre quienes cumplen una pena en ella, deberían estarlo.

“La publicación permite acercarse a temáticas que son contingentes tales como la desigualdad,  o temáticas relacionadas con la construcción de la alteridad, referidas a cómo satanizamos o demonizamos a los delincuentes, asociándolos casi instintivamente con la pobreza. Pero un criminal no necesariamente viene de un estrato social más bajo. Por ende, la motivación no siempre es condicionada por tratar de superar su condición de pobreza, a veces derechamente pasa por una enfermedad mental, o por un tema de gusto o atracción por hacer eso”, ilustró el académico Marco León.

El Dr. León enfatiza en la necesidad de comprender que así como en las cárceles puede haber malhechores francamente condenables, también hay personas que se encuentran tras las rejas producto de injusticias más que en atención a una supuesta justicia social o penal.

“Los reos de ahora y los de hace 100 o más años, también son seres humanos y efectivamente encontramos matices en ellos. El libro relativiza y cuestiona conceptos como justicia, orden social, exclusión social, que son términos más antiguos de lo que pensamos, y que a pesar del empoderamiento de la sociedad civil en su conjunto, son términos que no hemos redefinido y continuamos manejando criterios que ya no corresponden a nuestra época. De hecho, seguimos asociando las prisiones a una forma de castigo que se gestó a fines del siglo XVIII y principios del siglo XIX. Nuestro Código Penal en esencia, pese a la derogación o modernización de artículos, mantiene la misma arquitectura jurídica penal del siglo XIX”, argumentó el profesor Marco León.

Es por lo mismo que el Dr. Marco León sostiene que la lectura y reflexión del libro permiten entender las formas de construcción de conocimiento sobre la alteridad, lo diferente, otras condiciones sociales y sobre las formas de ser o de transgredir las leyes que la sociedad tiende a castigar, castigo que pasa por negar la visibilización de esas personas, quienes son encerradas en cárceles, como si la negación social bastara.

“Creo que este tipo de investigación, este tipo de textos, muestran que más allá de que nosotros no veamos cotidianamente a los reos, estos personajes, estos actores sociales e históricos, siguen presentes”, concluyó.

“Tras las rejas. Una historia documental de las prisiones en Chile (1911-1965)” fue publicado por Ediciones Universitarias de Valparaíso, Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, con financiamiento de la Convocatoria 2017 del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes del Fondo Nacional de Fomento del Libro y la Lectura de la Región de Valparaíso.




Académicos UBB protagonizaron panel en IV Congreso Interdisciplinario de Investigación en Educación

Los académicos del Grupo de Investigación de Desarrollo Emocional Cognitivo para el Aprendizaje (GIDECAP) Patricia Arteaga González, Carlos Ossa Cornejo, Nelly Lagos San Martín y Maritza Palma Luengo, participaron en el panel titulado “Variables emocionales y cognitivas implicadas en la formación universitaria de estudiantes de pedagogía”, oportunidad en que expusieron el trabajo que desarrolla el grupo de investigación GIDECAP en el ámbito universitario.

El congreso, realizado en Santiago, fue organizado por la Asociación Chilena de Investigadores en Educación (AChie) y congregó a investigadores de Chile y el extranjero.

En el panel, según ilustró la académica Maritza Palma Luengo, los académicos del Departamento de Ciencias de la Educación se refirieron a la conformación del grupo y a los resultados obtenidos en la evaluación de variables cognitivas, como el pensamiento crítico y variables emocionales, como el perfeccionismo y el optimismo, en estudiantes de la Universidad del Bío-Bío. “Ello con la finalidad de precisar las necesidades de recursos educativos atingentes para este nivel educativo, así como también, conocer los requerimientos de programas educativos preventivos indispensables de considerar en la formación inicial docente”, ilustró.

La primera exposición estuvo a cargo de la académica Patricia Arteaga González quien expuso sobre la importancia de los factores cognitivos y emocionales. Dicha presentación comenzó con la definición de cada una de las variables medidas y finalizó con la argumentación sobre su importancia.

“Las variables cognitivas y emocionales constituyen una herramienta trascendental en la formación profesional, ya que son la base de las competencias laborales que se espera, desarrollen los futuros profesionales; por lo que la caracterización de los estudiantes en función de ellas, cobra especial sentido para el monitoreo de las instituciones formadoras, por lo que esta investigación apunta a apoyar dicha labor”, expresó la académica.

El Dr. Carlos Ossa continuó la presentación del panel con la ponencia titulada “Caracterización de habilidades de pensamiento crítico, perfeccionismo y optimismo en estudiantes de Pedagogía”, señalando que “estos resultados aún son preliminares pero que son buenos antecedentes, ya que nos permiten entender que un estudiante con definidas habilidades de pensamiento crítico, con conductas perfeccionistas adecuadas y un optimismo disposicional y realista, tendría cualidades deseables para ser un buen profesor”.

Uno de los resultados que el Dr. Ossa destacó es el referido al pensamiento crítico, en cuyo caso los promedios de los estudiantes muestran un nivel de habilidad relativamente bajo y una alta dispersión de los puntajes, según lo observado en la desviación estándar.

“De esto se desprende la necesidad de fortalecer las habilidades de indagación y análisis, debido a que ambas no solo son cruciales en el logro del razonamiento científico, sino que también lo son para el desarrollo de otras habilidades cognitivas que favorecen la argumentación y la toma de decisiones, asumiendo que un nivel de logro bajo, podría considerarse una limitación para el desarrollo de la profesión docente”, reflexionó.

Por su parte la Dra. Nelly Lagos se refirió a la relación entre perfeccionismo y optimismo, planteando al respecto, que los datos demostraron la capacidad predictiva que tiene el perfeccionismo auto-orientado a críticas (PAO-C) sobre el pesimismo, así como también la capacidad del perfeccionismo auto-orientado a esfuerzos (PAO-E) sobre el optimismo, lo que implica que los estudiantes más perfeccionistas en función de las críticas, son también más pesimistas en sus expectativas escolares. A partir de estos datos, se puede sostener que la intervención en una de estas variables favorecería el desarrollo de la otra, sostuvo la académica.

Finalmente la Dra. Maritza Palma concluyó las presentaciones del panel exponiendo los efectos de un programa de pensamiento crítico basado en aprendizaje colaborativo, el cual fue piloteado con estudiantes de la Universidad del Bío-Bío.

“Este programa se elaboró sobre la base de los resultados obtenidos, contó con 12 sesiones de trabajo de 80 minutos de duración aproximadamente y fue desarrollado semanalmente. La finalidad que tuvo el programa fue el desarrollo de habilidades de razonamiento verbal, comprobación de hipótesis y argumentación. Los resultados del mismo mostraron algunas mejoras, pero no en el nivel esperado, por lo que el equipo se ha planteado como proyecciones realizar ajustes para la obtención de resultados óptimos”, planteó la Dra. Palma. No obstante, se consideran importantes los resultados obtenidos en la medida que constituyen una base para el desarrollo de esta importante variable cognitiva.




Académica UBB expuso investigación en Congreso ESERA 2017 realizado en Dublín, Irlanda

La académica del Departamento de Ciencias de la Educación, Dra. Edith Herrera San Martín, presentó la comunicación denominada “Teachers’ perceptions on the obstacles in the teaching of science through the Gowin V”, equivalente a “Percepciones de los profesores sobre los obstáculos en la enseñanza de la ciencia a través de V de Gowin”, junto con la Dra. Mariona Espinet Merce Izquierdo de la Universidad Autónoma de Barcelona, en el Congreso ESERA 2017, realizado en Dublin City University.

La Dra. Edith Herrera explicó que la conferencia ESERA 2017 abordó el tema “Investigación, práctica y colaboración en la educación científica”, y  subrayó aspectos de gran relevancia en la investigación contemporánea en educación científica como es “la necesidad de reflexionar sobre mejorar nuestro conocimiento de los procesos de aprendizaje y el papel del contexto, diseñado o circunstancial, formal o no formal, en  la comunidad internacional de investigadores asistentes, invitando a participar de la discusión sobre los problemas apremiantes en la ciencia, tecnología y educación ambiental”, describió la investigadora UBB.

En este sentido, la investigación presentada por la Dra. Herrera, en la línea temática de formación inicial de profesores de ciencias de secundaria, se abordó desde la enseñanza reflexiva en una comunidad de aprendizaje que reúne al profesor de ciencias en formación inicial (PFI), el profesor guía (PG) y la profesora universitaria (PU) coautora de este trabajo.

“La reflexión entre los participantes del estudio giró en torno a la práctica de enseñanza del profesor de ciencias en formación inicial, cuando propone en su escuela de práctica un cambio didáctico con enfoque en indagación y modelización, utilizando el diagrama V de Gowin(DVG) como andamiaje de la actividad científica escolar”, ilustró.

El estudio de caso múltiple se realizó con estudiantes de la carrera de Pedagogía en Ciencias Naturales mención biología, física o química y sus profesores guías de práctica, en los establecimientos educacionales que aceptaron participar del cambio didáctico en la unidad didáctica asignada por el profesor mentor.

Las reflexiones expresadas por el PFI y el PG alrededor de los obstáculos se analizaron desde unidades discurso en redes semánticas utilizando el programa atlas.ti 5.2.  “El análisis del conocimiento profesional construido en colaboración, se hizo siguiendo el modelo de razonamiento y acción pedagógica de Shulman y Schön que incluye las siguientes dimensiones: (a) comprensión de los conceptos; (b) transformación de su diseño al contexto;(c) forma de enseñar con el DVG; y (d) evaluación”, manifestó la académica.

“Desde nuestro punto de vista consideramos que la formación inicial desde este planteamiento se aleja del enfoque tradicional en que la “teoría ilumina la práctica”, sino que se enriquece cuando a partir de la “reflexión sobre la práctica se construye teoría” al vincular la formación inicial del profesor inicial de ciencias con la formación práctica de la Escuela y la investigación universitaria”, aseveró la académica Edith Herrera.




Amplio interés concitó acto inaugural del Diplomado en Gestión del Patrimonio Cultural Regional UBB

“Especializar agentes culturales en la gestión del patrimonio  regional, con una sólida base conceptual y las herramientas necesarias para la elaboración de proyectos, captación de recursos y planificación de acciones patrimoniales”, es el principal objetivo del Programa de Diplomado en Gestión del Patrimonio Cultural Regional de la Universidad del Bío-Bío.

El programa fue inaugurado con la conferencia denominada “Paisaje, Territorio e Identidad: Algunas reflexiones desde Ñuble”, brindada por la directora del Departamento de Ciencias Sociales, Dra. Julia Fawaz Yissi y por la académica de la Universidad Autónoma Metropolitana de México (UAM), Dra. Paula Soto Villagrán.

El acto de clase inaugural se desarrolló en la Sala Claudio Arrau del Teatro Municipal de Chillán y fue presidido por el decano de la Facultad de Educación y Humanidades, Marco Aurelio Reyes Coca, junto al director de Cultura de la Municipalidad de Chillán, Edgardo Venegas Troncoso; el director de la Escuela de Pedagogía en Historia y Geografía, Christian Loyola Gómez; el director del Programa de Diplomado en Gestión del Patrimonio Cultural Regional, Cristián Leal Pino; el encargado regional de patrimonio del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, Augusto González Jeldres; el encargado de la Unidad de Patrimonio de la Municipalidad de Chillán, Erwin Brevis Vergara, alumnos del programa, académicos de la Universidad, invitados especiales y representantes de agrupaciones culturales de la región.

El director del Diplomado, Dr. Cristián Leal Pino, comentó que dicho desafío es asumido conjuntamente con la Unidad de Patrimonio de la Municipalidad de Chillán y el Consejo Regional de la Cultura y las Artes del Biobío.

“La vinculación con el medio es una de las áreas relevantes que debe abordar la Universidad y esta relación debe darse en forma bidireccional, es decir, las ideas e iniciativas no solo deben emerger desde la Universidad, sino también desde el medio y en este sentido creemos que eso se cumple a cabalidad. La Unidad de Patrimonio Municipal, que dirige el arquitecto Erwin Brevis, se acercó a la Universidad para realizar acciones culturales en conjunto, entre ellos los Diálogos Patrimoniales, el Día del Patrimonio, así como otros proyectos de extensión. A raíz de esa experiencia, más el aporte del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, surge esta idea de crear este Diplomado”, contextualizó.

En esta línea, el Diplomado será un aporte relevante, más aun cuando hoy ser habla de “puesta en valor del patrimonio”.

“No basta con descubrir ciertos patrimonios materiales o inmateriales, protegerlos también es importante. Esta puesta en valor con perspectiva histórica es la que pueden hacer nuestros académicos del Departamento de Ciencias Sociales. Creo oportuno citar al académico de la Universidad de Barcelona, Joan Santacana Mestre, cuyos últimos trabajos se han centrado en educación patrimonial y museografía didáctica, “Los objetos son importantes es función de su significado y no solo en función de su materialidad. Es lo inmaterial lo que proporciona el valor de lo material”, ilustró el Dr. Leal.

En tanto, el director de Cultura de la Municipalidad de Chillán, Edgardo Venegas Troncoso, entregó el saludo del alcalde Sergio Zarzar Andonie, quien destacó el aporte que el diplomado, a través de sus estudiantes, pueda tener en el medio regional.

“Es muy significativo que las instituciones de la Educación Superior, junto con dedicarse al desarrollo del conocimiento universal, también se hagan responsables de las identidades locales. En este caso, con el desarrollo del Diplomado en Gestión del Patrimonio Cultural Regional, sin lugar a dudas, se da un paso significativo al aporte del patrimonio material e inmaterial de nuestros territorios. A los alumnos que participarán de este diplomado, los mejores deseos de éxito y que el resultado de vuestros trabajos satisfaga plenamente sus inquietudes, pero que al mismo tiempo, sea el inicio de otros proyectos de estudio e investigación que aporten al desarrollo cultural y al fortalecimiento de nuestra identidad regional, actividad a la cual estamos todos llamados a contribuir, pero serán ustedes los que contarán con las mejores herramientas en razón a los conocimientos que adquirirán ahora”, precisó Edgardo Venegas.

El Dr. Cristián Leal Pino, expresó que entre los objetivos específicos del diplomado se cuenta el que los estudiantes comprendan  el  concepto  de Cultura y de Patrimonio material e inmaterial  a la luz de los compromisos internacionales del Estado de Chile y la  implementación de programas e iniciativas tendientes a la salvaguardia del patrimonio. Igualmente, se busca que los estudiantes reconozcan la importancia del patrimonio cultural local y regional como elemento de identidad y pertenencia. De este modo, los estudiantes serán capaces de formular y evaluar proyectos culturales considerando el patrimonio material e inmaterial existente a nivel local y regional, junto con planificar acciones patrimoniales de alto impacto en la comunidad, según  el marco legal e institucional vigente.

La actividad contó con la colaboración y aportes del Departamento de Departamento de Formación Continua de la sede Chillán.




Escuela de Pedagogía en Educación Parvularia UBB aporta 26 nuevas profesionales de la educación

La directora de Escuela, académica Carmen Mena Bastías, destacó la relevancia de la Educación Parvularia, que asume el desarrollo de niños y niñas entre cero y 6 años, etapa clave en la estimulación, formación y desarrollo de habilidades y capacidades cognitivas.

El acto de titulación, realizado en la Sala Schäfer, fue presidido por la prorrectora de la Universidad del Bío-Bío, Gloria Gómez Vera, junto con el decano de la Facultad de Educación y Humanidades, Marco Aurelio Reyes; el subdirector de Desarrollo Estudiantil, Jorge Sánchez Villarroel; la directora de la Escuela de Pedagogía en Educación Parvularia, Carmen Mena Bastías; el director del Departamento de Ciencias de la Educación, Miguel Friz Carrillo; el jefe del Departamento de Pregrado de la sede Chillán, Álvaro González Concha; la jefa de la Unidad de Gestión Curricular y Monitoreo, Ana Gajardo Rodríguez, académicas de la carrera y familiares de las egresadas.

La directora de la Escuela de Pedagogía en Educación Parvularia, Carmen Mena Bastías, destacó que para el equipo de académicas de la carrera constituía un honor titular a un nuevo grupo de educadoras, las que sabrán llevar con orgullo el título profesional.

“La Universidad del Bío-Bío ha generado una formación inicial docente de calidad, entregando al sistema educadoras de excelencia, algo que es muy valorado por nuestros empleadores (…) Se sabe que durante los primeros años de vida se produce el mayor número de conexiones neuronales, y es aquí cuando los niños y niñas comienzas a asimilar conceptos básicos de democracia, cómo expresar deseos o tomar decisiones, entre tantos otros (…) Una buena educación parvularia permite reducir en un 5% la deserción escolar futura, especialmente en contextos vulnerables. Por eso es tan importante el otorgar una educación parvularia de calidad”, aseveró la directora de Escuela.

La académica Carmen Mena destacó que en mayo de 2016 se cumplió el primer aniversario de la aprobación de la ley que permitió crear la Subsecretaría de Educación Parvularia en Chile, al alero del Ministerio de Educación, un hito que grafica la relevancia y el valor de la Educación Parvularia.

“La Subsecretaría de Educación Parvularia  es la encargada de diseñar, coordinar  y gestionar las políticas públicas para el ciclo que va de cero a 6 años. Su puesta en marcha fue una de las medidas adoptadas bajo el contexto de reforma educacional y entre sus objetivos está entregar mayor relevancia a esta etapa que ha sido definida como crucial en el aprendizaje”, manifestó.

“La Universidad del Bío-Bío y esta carrera se han propuesto lograr que las profesionales que egresan sepan entregar educación de calidad, tanto para niños y niñas como para sus familias, avanzando en considerar las salas cuna y jardines infantiles como centros de aprendizaje y desarrollo de habilidades para la vida, como lo decía tan bien, María Montessori, otra de nuestras precursoras”, ilustró la académica Carmen Mena Bastías.

Tras la entrega de los diplomas de título, se procedió a la toma de juramento profesional, actividad dirigida por el director del Departamento de Ciencias de la Educación, Miguel Friz Carrillo.

En la oportunidad, también se hizo entrega de reconocimientos institucionales a las alumnas que destacaron durante su paso por la Universidad.

El Premio Universidad del Bío-Bío, máxima distinción académica del nivel de pregrado, recayó en Carla Caballero López, quien recibió el galardón de manos de la prorrectora Gloria Gómez Vera.

En tanto, el Premio Desarrollo Estudiantil, que reconoce el desarrollo integral del estudiante, fue para Mónica Muñoz Rojas. El subdirector de Desarrollo Estudiantil, Jorge Sánchez Villarroel hizo entrega de la distinción.

El discurso de despedida en representación de la promoción fue brindado por Carla Caballero López, quien reconoció la importancia de los años formativos en la UBB.

La ceremonia solemne fue amenizada musicalmente por el Ballet Municipal de Chillán.




Académicos UBB buscan integrar educación en Derechos Humanos en la formación pedagógica

Académicos de la Facultad de Educación y Humanidades, liderados por las  académicas Dra. Fancy Castro Rubilar y Carmen Mena Bastías, desarrollan una serie de jornadas de trabajo con el propósito de incluir la educación en derechos humanos en el quehacer universitario. En el proceso cuentan con el apoyo y orientaciones del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH).

La académica del Departamento de Ciencias de la Educación, Dra. Fancy Castro Rubilar, explicó que la iniciativa consiste en levantar una propuesta que permita introducir el enfoque de educación en derechos humanos en la formación pedagógica en las asignaturas más pertinentes, de manera de abordar esta temática desde una perspectiva más transversal y permanente.

“Celebramos la creación de la asignatura de Derechos Humanos que ha definido la Universidad del Bío-Bío. En el caso de nuestra propuesta buscamos incorporar  la temática en las mallas curriculares de las carreras de Pedagogía de manera especial, que abarque una trayectoria un poco más permanente en la formación profesional de las y los futuros(as) docentes. Nuestra idea es introducir de manera más concreta  y transversal la educación en derechos humanos”, aseguró.

La académica Castro Rubilar expresó que el sistema escolar requiere que los profesores y profesoras que egresan de las universidades y se integran al sistema escolar, posean una formación de base sobre derechos humanos y especialmente en las temáticas que hoy demandan a la escuela, como por ejemplo, la identidad de género, la interculturalidad, la inmigración, la inclusión de personas en situación de discapacidad, entre otras realidades.

“Hay un fuerte llamado a que la educación juegue un papel fundamental en la formación de las personas en relación con conocer los derechos y deberes que les convocan como personas, y de este modo promover el desarrollo integral en  la formación de los educandos. En ese contexto, nosotros nos hemos sido asesorados por el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), y hemos convocado junto con la decanatura, a los docentes de la Facultad que tengan interés y compromiso con esta temática  para que puedan incorporarla de manera más efectiva en los programas de asignatura, sin tener que alterar mayormente el proceso de construcción curricular que han venido desarrollando en la renovación”, comentó.

Hasta ahora se han desarrollado dos talleres del área pedagógica de la formación de profesores en la Universidad. “Todo esto depende de la voluntad, pero también sabemos que la Facultad de Educación y Humanidades se plantea en ello un gran desafío y por ello quiere ejecutar  esta propuesta a manera de pilotaje. Contamos con el apoyo del director de Docencia y su equipo, que nos ha dicho que avancemos en esa dirección y por eso nos estamos abocando a esta tarea”, argumentó la Dra. Castro Rubilar.

El jefe de la Unidad de Educación y Promoción del INDH, Enrique Azua Herrera, presente en uno de los talleres realizados en la UBB, precisó que el Instituto comenzó a trabajar junto a universidades e instituciones formadoras respondiendo al interés y necesidad expresada por dichas corporaciones.

“Las universidades u otras instituciones piden que les orientemos sobre cómo integrar la educación en Derechos Humanos en las mallas curriculares de los procesos de formación. Nosotros primero proponemos realizar un taller donde nos ponemos de acuerdo sobre qué entenderemos como derechos humanos y enfoque de derechos humanos. Una vez que se precisan algunos conceptos básicos y generales, podemos analizar cómo ese enfoque puede integrarse en determinadas asignaturas de una carrera”, explicó Azua.

Enrique Azua Herrera comentó que de acuerdo a la experiencia observada, la integración curricular del tema de derechos humanos puede realizarse combinadamente a través de la implementación de una asignatura particular e igualmente por medio de una integración transversal.

Lo más aconsejable, desde el proceso de integración curricular, es aquel que combina tanto la integración específica como transversal. “Por mencionar un ejemplo, en una institución formadora como Gendarmería, además de la asignatura de Derechos Humanos, se aplica el enfoque en asignaturas como el manejo de armas; en un taller con Carabineros se aplica  al uso correcto de las esposas; o en una carrera como Terapia Ocupacional se aplica en el diseño de políticas públicas”, especificó Azua Herrera.




Escuela de Pedagogía en Historia y Geografía tituló a 25 nuevos docentes

La carrera de Pedagogía en Historia y Geografía  cuenta con 6 años de acreditación, evidenciando la alta calidad de la formación impartida. Decano de la Facultad de Educación y Humanidades, Marco Aurelio Reyes, destacó los 45 años de destacada trayectoria que caracterizan a dicha carrera.

La ceremonia, realizada en la Sala Schäfer del Centro de Extensión de la sede Chillán, fue presidida por la Prorrectora de la Universidad del Bío-Bío, Gloria Gómez Vera, junto con el decano de la Facultad de Educación y Humanidades, Marco Aurelio Reyes Coca; la participación del director de la Escuela de Pedagogía en Historia y Geografía, Christian Loyola Gómez; el director (s) del Departamento de Ciencias Sociales, Félix Briones Quiroz; el secretario académico de la Facultad Carlos Ossa Cornejo; el subdirector de Desarrollo Estudiantil, Jorge Sánchez Villarroel; académicos, estudiantes y familiares de los nuevos profesores.

En la ocasión se recordó que la carrera de Pedagogía en Historia y Geografía se remonta a 1972, en el contexto de la antigua sede de la Universidad de Chile. Tras sucesivos cambios curriculares y académicos al alero de la Universidad del Bío-Bío, la carrera ha sido capaz de brindar respuesta a los requerimientos de la comunidad.

El decano de la Facultad de Educación y Humanidades, Marco Aurelio Reyes Coca, felicitó a los nuevos profesionales, al igual que a sus familias pues la obtención del título profesional suele ser un logro que involucra los esfuerzos de toda la familia. Igualmente, el Decano se refirió a los orígenes de la carrera en la entonces sede Ñuble de la Universidad de Chile.

“Es una carrera que se ha ido consolidando en el tiempo y debo expresar con orgullo que fui el fundador de la carrera. En 1972 existía la carrera de Pedagogía en Educación General Básica con mención en Ciencias Sociales. Muchos de esos profesores que egresaron de nuestras aulas continúan en ejercicio en los colegios, liceos y escuelas de nuestra ciudad, región y del país. En ese tiempo el mandato era crear pedagogías de educación media, y fue así como nos correspondió a un grupo de profesores transformar esa carrera con mención, en Pedagogía en Historia y Geografía”, manifestó.

El decano Reyes Coca comentó que actualmente la Universidad del Bío-Bío se encuentra al servicio de la educación pública gratuita como política de Gobierno, lo que llena de satisfacción a la comunidad educativa.

“De acuerdo al perfil de nuestros estudiantes, la mayoría de quienes hoy egresan, deben ser los primeros profesionales universitarios de sus familias. Como vemos, el aporte que realizamos como Universidad, como Facultad de Educación y Humanidades y como Escuela de Pedagogía en Historia y Geografía, es realmente significativo para el país y la sociedad. Esperamos que la labor que emprendan sea realmente importante. Han salido premunidos de conocimientos de la especialidad, pero seguirán estudiando porque la formación profesional es permanente. Pero también egresan como seres humanos integrales, comprometidos con la sociedad, con fuerte formación ética y valórica, porque ese es el sello de una Universidad pública como la nuestra”, enfatizó el decano Marco Aurelio Reyes.

Posteriormente, la entrega de los diplomas de título profesional fue dirigida por el director de la Escuela de Pedagogía en Historia y Geografía, Christian Loyola Gómez, en tanto que el juramento que tradicionalmente realizan los profesionales de la educación, fue guiado por el secretario académico de la Facultad, Carlos Ossa Cornejo.

La ceremonia también fue el momento de entrega de reconocimientos institucionales, con el propósito de destacar las trayectorias de estudiantes sobresalientes durante el proceso de formación de pregrado.

El Premio Universidad del Bío-Bío, máximo galardón otorgado por la Universidad a quienes culminan su educación de pregrado en términos de excelencia académica, recayó en el egresado Carlos Vera Valdés, quien recibió la distinción de manos de la prorrectora Gloria Gómez Vera.

En tanto, el Premio Desarrollo Estudiantil, que destaca al alumno o alumna que se caracteriza por ser un ciudadano creativo, con pensamiento crítico, actitud resiliente, con conciencia social y responsabilidad valórica, fue para Darling Orellana Curamil, quien recibió el galardón de manos del subdirector de Desarrollo Estudiantil, Jorge Sánchez Villarroel.

En representación de la nueva promoción de profesores de pedagogía en Historia y Geografía, correspondió a Carlos Vera Valdés entregar un mensaje de despedida, así como también tuvo palabras de recuerdo referidas a la importante etapa que acababa de concluir.

El acto fue amenizado musicalmente por el intérprete saxofonista  Álvaro Araneda Flores, alumno de la Facultad de Ciencias Empresariales de la UBB.




Pedagogía en Ciencias Naturales UBB entregó diplomas de título a 35 nuevos profesionales de la educación

El Premio Universidad del Bío-Bío, la máxima distinción académica del nivel de pregrado, recayó en Hilda Florencia Farías Monares.

La ceremonia realizada en la Sala Schäfer fue presidida por la prorrectora de la Universidad del Bío-Bío, Gloria Gómez Vera, junto con el decano de la Facultad de Educación y Humanidades, Marco Aurelio Reyes Coca; el secretario académico (s) Carlos Ossa Cornejo; la directora de la Escuela de Pedagogía en Ciencias Naturales mención Biología, Física o Química, Rosario Heredia Sacio; el director del Departamento de Ciencias de la Educación, Miguel Friz Carrillo; el subdirector de Desarrollo Estudiantil, Jorge Sánchez Villarroel; académicos y familiares de los nuevos profesionales.

El decano Marco Aurelio Reyes  destacó que la ceremonia de titulación es un momento sublime de alto significado para la Universidad, así como para los académicos de la carrera, y ciertamente para los padres y familiares de los nuevos docentes, en atención a que en la mayoría de los casos se trata del primer titulado universitario de la familia.

“Nuestra Facultad es formadora de profesores que irán a ejercer sus funciones en distintas partes del país. Esta es la ocasión en que les despedimos oficialmente del pregrado, porque la Universidad no se cierra para ustedes, las puertas quedan abiertas para la formación continua y el postgrado”, aseveró el decano.

El decano Reyes Coca comentó que la Universidad se compromete con los principios de la nación chilena e intenta dar un sello distintivo a sus estudiantes, en este caso, a los profesores.

Ustedes deberán formar a nuevos ciudadanos, nuevos seres humanos en los colegios donde deberán desempeñarse. Nosotros privilegiamos la formación de las personas y ustedes se han ido moldeando y formando en estos años. Hemos intentado entregarles valores. En un mundo en que la ética pareciera ausente, nosotros queremos que los profesores que egresan de nuestras aulas sean realmente profesionales, profesores con un gran sentido ético del ejercicio profesional”, aseveró.

En la oportunidad, la entrega de diplomas de título profesional fue dirigida por la directora de la Escuela de Pedagogía en Ciencias Naturales, Rosario Heredia Sacio, junto con los académicos York Schröder, Patricia Arancibia Ávila y Gerardo Cabello Guzmán.

La toma de juramento profesional fue realizada por el secretario académico de la Facultad, Carlos Ossa Cornejo.

Como es habitual, se hizo entrega de las distinciones institucionales a los estudiantes más destacados durante su paso por la Universidad. El Premio Universidad del Bío-Bío, la máxima distinción académica del nivel de pregrado, recayó en Hilda Florencia Farías Monares. La prorrectora de la Universidad, Gloria Gómez Vera, formalizó la entrega de dicho premio.

En tanto, el Premio Desarrollo Estudiantil fue otorgado a Ángela Fabiola Cisterna Llupallante. Correspondió al subdirector de Desarrollo Estudiantil, Jorge Sánchez Villarroel hacer entrega del galardón.

Representando a la generación de nuevos profesionales, Ángela Fabiola Cisterna Llupallante compartió un discurso de agradecimiento y despedida, dando cuenta de los años de formación, experiencias comunes y vivencias más relevantes.

El acto fue amenizado por el Conjunto Instrumental del Colegio Concepción, compuesto por alumnos de educación básica y media.




Segunda Jornada de Historia y Literatura Mapuche se vivenció en la UBB

Encuentro contempló la participación de destacados poetas e historiadores como Bernardo Colipán, Fernando Pairicán, Millaray Painemal entre otros. La coordinadora del Programa de Interculturalidad Territorial (PIT) de la Vicerrectoría Académica de la UBB, Dra. Maritza Aburto Durán, precisó que uno de los objetivos del Programa es difundir el enfoque intercultural puesto que dicho prisma permite a las sociedades asumir visiones  más inclusivas e integrales.

“Sentimos que es una alternativa que permite que nos relacionemos, particularmente con los pueblos originarios, de manera horizontal. Trabajamos fundamentalmente en difusión de temas de cultura mapuche, porque es el pueblo que tenemos más cercano. Hemos organizado una serie de actividades, entre ellas, las Jornadas de Historia y Literatura Mapuche, con el propósito de difundir, dar a conocer, comentar e instalar el tema dentro de las universidades, porque estos temas habían estado ausentes por mucho tiempo”, comentó.

En tanto, el decano de la Facultad de Educación y Humanidades, Marco Aurelio Reyes, relevó la importancia que supone para la Universidad del Bío-Bío y la Facultad, el acoger y reflexionar sobre estas temáticas.

“La matanza de Forrahue”

El historiador y escritor mapuche Bernardo Colipan, compartió la presentación denominada “Matanza de Forrahue”, un oscuro pasaje de la historia nacional referida a una de las matanzas emprendidas por la policía rural en 1912, en las cercanías de Osorno. Bernardo Colipan investigó los hechos y editó un libro que rescata dichos sucesos.

“En Osorno, 35 kilómetros hacia la costa, hay una localidad que se llama Forrahue. Ahí aconteció una matanza el año 1912 que cobró la vida de 40 personas. El libro intenta recomponer los hechos a partir de los familiares y descendientes de los hermanos que fueron ejecutados. La matanza de Forrahue se inscribe en un proceso de violencia en el territorio mapuche, porque se suceden varias matanzas como la de Lanco, Loncoche, Rupanco, donde acontecen muchos asesinatos. Muchas familias fueron ejecutadas y hoy están desaparecidas”, expresó el historiador.

Bernardo Colipán aseveró que la denominada “pacificación de la Araucanía” emprendida por el Estado chileno, fue en realidad una guerra de pacificación iniciada en 1859 bajo la presidencia de Manuel Montt y finalizada en 1883 con la entrega de Villarrica.

“La matanza de Forrahue fue una acción dirigida por un particular, Atanasio Burgos, quien tenía línea directa con el Intendente de la época y con el Ministerio del Interior y el Presidente de la República, quien ordenó la matanza. Burgos alegaba propiedad sobre los terrenos y para ello llevó un destacamento de la policía rural del momento”, explicó Bernardo Colipán.

“Malón. La rebelión del movimiento mapuche 1990-2013”

Durante la jornada, el historiador de la Universidad de Santiago de Chile, Fernando Pairican, dio cuenta de su libro “Malón. La rebelión del movimiento mapuche 1990-2013”. El libro, según expresó el autor reflexiona sobre el surgimiento del movimiento mapuche y su irrupción en el escenario político chileno a partir de la década de 1990. Se centra especialmente en la historia del Consejo de Todas las Tierras o Aukiñ Wallmapu Ngulam y la coordinadora de comunidades en conflicto Arauco-Malleco.

“Es la otra historia de los ’90, de los inicios del siglo XXI desde una perspectiva mapuche. Si alguien quiere saber historia mapuche, escuchar sus voces, leer sus voces, leer sus poetas, su pensamiento, pienso que “Malón” es el libro indicado porque está pensado y escrito desde la posición del mundo indígena, por lo tanto aborda cómo el mundo indígena se fue politizando, constituyendo y resistiendo a la imposición de la República chilena”, manifestó Pairican.

El historiador comentó que es un libro elaborado con rigurosidad metodológica, escrito en estilo narrativo como una manera de acercar antecedentes históricos al público general.

“Es una historia que ocupa un personaje, que en este caso es Millanao, y a partir de él va contándose la historia política del país y la historia política mapuche desde la dictadura. Es un libro que va enlazándose con distintas historias, hasta conformar un coro universal. Se termina transformando en la otra historia de la transición y de los gobiernos democráticos. Mientras los gobiernos decían que las políticas habían sido exitosas, el mundo mapuche dice, -eso no es tan así, aquí está ocurriendo esto-”, describió Fernando Pairican.

El historiador Pairican explicó que el libro se construye a partir de la visión y experiencia de la región que observa la política del centro metropolitano. “Es la dimensión del mundo regional de Biobío y la Araucanía que interpela a Santiago, donde también está el mundo político mapuche”.

Fernando Pairican comentó que la proximidad cronológica de los sucesos descritos no altera la rigurosidad metodológica de la investigación, que pude considerarse como historia del tiempo presente. “Este libro lo presentó la cónsul general de Bolivia en Santiago, Magdalena Cajías de la Vega, quien es historiadora. Ella me dijo este era el libro que andaba buscando para entender el mundo indígena en Chile. El libro comienza con la ocupación de la Araucanía, después se refiere al proceso de chilenización neoliberal y luego analiza el movimiento mapuche. Son tres temporalidades del tiempo presente”, argumentó.

“Mujeres y pueblos originarios. Luchas y resistencia hacia la descolonización”

La historiadora y escritora Millaray Painemal dio cuenta de la obra “Mujeres y pueblos originarios. Luchas y resistencias hacia la descolonización”, compilación de trabajos de diversas autoras, de manera que se trata de una publicación colectiva. Esta tarea la realizó junto a Andrea Álvarez.

“En el libro participan mujeres indígenas y no indígenas de distintos países. Sabemos que el libro es una forma de dar cuenta de los territorios, las luchas y la resistencia. Un aspecto muy importante es que apuntamos a establecer relaciones horizontales. Hay diversos textos que reflexionan sobre temas diferentes, como por ejemplo el de Ana Millaleo, que se refiere al “ser nana”. Lo que nos atraviesa a todas es el afán de trabajar con comunidades de manera horizontal y el descolonizarnos, el empezar a pensar en nuevas formas de investigaciones, trabajos y que las mujeres también comiencen a pensarse como sujetos, no como objetos”, expuso Millaray Painemal.

Painemal también comentó que se interpela a los feminismos hegemónicos puesto que la cosmogonía indígena apela a la dualidad y complementariedad de los opuestos.

“Desde los feminismos pareciera que ellas vinieran a rescatarnos a nosotras indígenas, de los patriarcados indígenas; nosotras decimos no, tenemos que apelar a estos conceptos de complementariedad y dualidad. Tenemos que hacer alianzas con las mujeres feministas en la idea de apuntar a relaciones horizontales más que jerárquicas”, especificó la historiadora.

Millaray Painemal explicó que desde su perspectiva la idea es establecer relaciones de equilibrio entre hombres y mujeres.

“La lucha no es sólo de las mujeres. Hoy la lucha es parte de un pueblo que está oprimido por un Estado; no podemos hacer una lucha separada. Para que no suceda la violencia doméstica hay que abordar la violencia estructural, política, ambiental, porque eso condiciona lo demás. Creo que debemos fortalecer la autonomía y trabajar el tema desde nuestra propia forma de resolución de conflictos, porque hay testimonios de gente que dice que esto sí se resolvía en la comunidad. No era necesario ir a los tribunales donde te tratan como mujer individuo”, argumentó.

La segunda parte de la jornada, que se refirió a Literatura Mapuche, consideró la participación de la académica de la Universidad de Chile y poeta Maribel Mora Curriao; el poeta e historiador Bernardo Colipan; el mapurbe y poeta David Añiñir y Wenuan Escalona.