Facultad de Ciencias UBB realizó Cuenta Anual del periodo 2020

El decano de la Facultad de Ciencias, Dr. Juan Carlos Marín Contreras, junto a los directores de departamento Dr. Christian Núñez Durán (Química); Dr. Julio Alarcón Enos (Ciencias Básicas), Dr. Luis Firingüetti Limone (Estadística), Dr. Iván Sánchez Soto (Física) y Dr. Claudio Vidal Díaz (Matemática), expusieron parte de la información e hitos más relevantes de la marcha de la Facultad durante el último año.

El decano Dr. Juan Carlos Marín señaló que la pandemia por Covid-19 obligó a la UBB a adoptar la modalidad de educación a distancia, lo que implicó esfuerzos adicionales a la comunidad académica, estudiantil, y de funcionarios y funcionarias de la facultad.

“No estábamos preparados y por ello nos capacitamos para enseñar a distancia, se generaron manuales y tutoriales, se adquirieron licencias de software y se proveyeron equipos y conexiones a Internet. En términos de inversión la Facultad adquirió 90 tablets a las que se sumaron otras 55 adquiridas por los Departamentos y Escuelas. Se trata de recursos indispensables para académicos/as y estudiantes”, precisó.

El Dr. Marín destacó que pese a las diversas dificultades, los académicos/as de la Facultad lograron adjudicar un total de 74 proyectos, entre ellos, proyectos Fondecyt de Iniciación y Regulares, así como proyectos internos.

Asimismo, durante el año 2020 se registraron 166 publicaciones ISI, sin considerar las publicaciones SciELO, de corriente principal o capítulos de libros. “Esto es un gran logro, porque si nuestra Universidad aún no alcanza las 300 publicaciones, implica que estamos aportando más de la mitad de las publicaciones de la Universidad”, comentó.

El decano Marín Contreras manifestó que en el contexto de la pandemia, la Facultad apoyó a la Red de Salud Pública de Ñuble mediante la entrega de equipos que permitieron duplicar la capacidad de testeo de PCR del Laboratorio del Hospital Clínico Herminda Martín de Chillán.

Uno de los principales hitos fue la aprobación de la segunda etapa del proyecto CORFO Ciencia para la Innovación 2030 del Consorcio Sur-Subantártico. “Esto permitirá implementar un plan estratégico para transformar las facultades de Ciencias en agentes de cambio a través de la generación de conocimiento, transferencia tecnológica, innovación y emprendimiento de base científico – tecnológico, aportando al desarrollo próspero, ético y sostenible de la comunidad local y global”, describió.

Otro aspecto relevante fue la noticia referida al avance del proyecto del Edificio de Laboratorios de la sede Concepción, que actualmente se encuentra en la fase de Estudio de Ingeniería y Arquitectura.

En la ocasión también se relevó la generación del Manual de Prevención de Situaciones de Acoso y Discriminación, disponible en la página web de la facultad (ciencias.ubiobio.cl), así como la Guía Química de “Desinfectantes de superficie” muy valorada por la comunidad. Igualmente se estructuró un Manual de Ceremonial y Protocolo para el desarrollo de actividades de Extensión.

En materia de difusión de la Facultad, así como de las opciones de pregrado y postgrado, destacó el Conversatorio sobre las Teorías Científicas en torno a la serie “Dark” que tuvo como expositores a la Dra. Antonella Cid Muñoz y al Dr. Mauricio Cataldo Monsalves, rector de la UBB. “Esta iniciativa permitió dar a conocer a nuestra Facultad y a la Universidad en Chile y en el extranjero porque registramos más de 5 mil inscritos que siguieron el conversatorio a través de nuestras plataformas y redes sociales”, aseveró el decano.

El Dr. Juan Carlos Marín también se refirió al fortalecimiento de la identidad corporativa de la Facultad, que ha implicado el desarrollo de un nuevo sitio web, así como una presencia activa en redes sociales. “Hemos advertido lo necesario que nuestras carreras de pregrado y los programas de postgrado estén presentes en las redes sociales (…) En enero de 2020 contábamos con 1300 seguidores en nuestras plataformas, y en enero de 2021 ya registramos 3.750 seguidores. Esto nos permite difundir y comunicar nuestras actividades en forma más eficiente”, ilustró.

Al concluir la cuenta anual, el Dr. Marín señaló que lo expuesto por los directores de departamento y por la decanatura fue posible gracias al esfuerzo colectivo de cada integrante de la Facultad de Ciencias. “Ciertamente la cuenta no abarca todo lo realizado, pero hemos querido mostrar algunos números porque a pesar de la incertidumbre, de trabajar lejos de nuestros laboratorios y oficinas, hemos seguido publicando, obteniendo proyectos, y nos adaptamos al nuevo sistema para hacer clases a distancia. Hemos aprendido que ante las dificultades todavía es posible mejorar aún más lo que hacemos”, reflexionó.




Magíster en Salud Pública UBB destaca estrecho vínculo con la Seremi de Salud de Ñuble

En el marco de la II Jornada de Salud Pública, organizada conjuntamente por la seremi y el programa, la directora del Magíster en Salud Pública, Dra. Jacqueline Araneda Flores, relevó los lazos que se han establecido con la Seremi de Salud de Ñuble, lo que ha permitido el desarrollo de diferentes actividades de extensión junto a la comunidad regional.

La Dra. Jacqueline Araneda señaló que ejemplo de ello fueron el “Ciclo de Charlas, Salud Pública en Época de Pandemia” y las “II Jornadas de Salud Pública” que contaron con la participación de académicos de la UBB y profesionales de la SEREMI de Salud, quienes en un alto número han cursado el Magíster en Salud Pública. “Además, en reuniones de trabajo se han identificado áreas que pudieran ser abordadas en conjunto, en especial lo que dice relación con temas de investigación de tesis y futuras pasantías”, comentó.

La seremi de Salud, Marta Bravo Salinas, expresó que pese al escenario pandémico, para dicha repartición es prioritario seguir colaborar con el mundo académico, aludiendo a los múltiples beneficios y aprendizajes mutuos que se logran en dicha interacción.

“Para nosotros resulta fundamental esta alianza que hemos entablado con la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos de la Universidad del Bío-Bío, específicamente con el programa de magíster. A pesar de los tiempos complejos que hemos vivido, durante todo el año 2020 realizamos actividades en conjunto. Para nosotros en fundamental trabajar con la academia, sobre todo con una Universidad que forma profesionales de la salud que luego trabajarán en la red asistencial de Ñuble”, comentó.

En tanto, el decano de la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos, Dr. Jorge Moreno Cuevas, señaló que a propósito de la pandemia por Covid-19 diversos conceptos relacionados con la salud pública se han vuelto comunes tales como epidemiología, brotes, cuarentena, funcionamiento de la red asistencial pública, entre otros, así como medidas preventivas que ayudan a la comunidad a mantenerse libre de la enfermedad.

“El Magíster en Salud Pública UBB, acreditado ante la Comisión Nacional de Acreditación, busca desarrollar competencias para enfrentar los problemas de salud pública con una mirada global, en un contexto complejo, considerando un enfoque profesional, holístico e interdisciplinario. El programa es considerado un aporte relevante por quienes lo han cursado, y suscita un constante interés entre los profesionales del área de la salud, quienes lo consideran una opción para adquirir herramientas que les permitan contribuir a la mejora de la salud pública en nuestra región y en el país”, manifestó.

En la ocasión, la directora del Magíster en Salud Pública UBB, Dra. Jacqueline Araneda Flores, presentó la ponencia denominada “Alimentación en tiempos de Covid-19”, donde dio cuenta de los profundos cambios generados por la pandemia en la vida cotidiana de las personas, debido a las cuarentenas voluntarias y obligatorias, suspensión de clases y jornadas laborales, toques de queda, controles fronterizos y cordones sanitarios.

“Esto también ha provocado cambios directos e indirectos en los sistemas alimentarios, desde su producción, distribución, comercialización, transporte, envasado y almacenamiento. Ciertamente, esto ha implicado cambios en los patrones alimentarios y hay segmentos de la población preocupados por alimentarse mejor para estar bien preparados ante una eventual enfermedad, y específicamente ante el Covid-19, y así han aumentando el consumo de alimentos saludables. Muchos hogares también han aumentado la cantidad de alimentos preparados en el hogar debido a las condiciones que ha generado la pandemia. Sin embargo, otros grupos de la población han priorizado el consumo de alimentos procesados”, ilustró.

En la oportunidad, el jefe de Salud Púbica de la Seremi de Salud Ñuble, Erick Jiménez Garay, expuso “Aportes de Salud Pública en la Historia y en la actualidad”; la encargada de la Unidad de Epidemiología de la Seremi de Salud de Ñuble, Marcela Sánchez Troncoso, presentó “Epidemiología en Tiempos de Covid-19”; la encargada de la Unidad de Salud Mental de la Seremi de Salud de Ñuble, Yeleni Ponce Anabalón se refirió a “Salud Mental en Tiempos de Covid-19”; la encargada del Programa PNI de la Seremi de Salud y Magíster en Salud Pública UBB Jéssica Inzunza Reyes, expuso “Vacunas en Salud Pública”; la Dra. en Enfermería e integrante del Comité Académico del Programa de Magíster en Salud Pública UBB, Carolina Luengo Martínez, se refirió a “Estrés Laboral en Trabajadores de Salud”; la Nutricionista del CESFAM Pelarco y Magíster en Salud Pública UBB, Paula Contreras Rebolledo, dio cuenta de la ponencia “Lactancia Materna Exclusiva en Menores Controlados en el Sistema Público de Salud de Chile, para los periodos 2014, 2016 y 2018”.




Académico UBB indagó perfil léxico de adultos mayores de tercera y cuarta edad

El académico del Departamento de Ciencias de la Rehabilitación en Salud, Dr. Carlos Rojas Zepeda, presentó los principales resultados de su investigación de tesis doctoral denominada “Perfil léxico de adultos mayores chilenos de tercera y cuarta edad. Estudio transeccional”, cuyo objetivo general fue “establecer un perfil evolutivo del procesamiento léxico del lenguaje durante el envejecimiento en la tercera y cuarta edad”.

La clase magistral fue presidida por el decano de la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos (FACSA) Dr. Jorge Moreno Cuevas, quien destacó el hito que supone fortalecer el claustro académico del Departamento de Ciencias de la Rehabilitación en Salud y de la carrera de Fonoaudiología.

El académico Carlos Rojas Zepeda realizó la investigación en el marco de su estudio de Doctorado en Lingüística, en la línea Psicolingüística Experimental de la Universidad de Concepción.

El investigador UBB explicó que se trató de un estudio cuantitativo, de carácter cuasi-experimental, transeccional. Se consideró un universo de 115 adultos mayores integrantes de grupos de envejecimiento activo de las comunas de Chillán y Chillán Viejo. Se definió una muestra significativa de 90 personas, que se dividió en 3 grupos homogéneos de 30 personas cada uno, donde 2 grupos correspondieron a personas de tercera edad (60-69 años), (70 y 79 años), y un grupo a la cuarta edad (80 y 92 años).

Para establecer el perfil de procesamiento léxico durante el envejecimiento fue necesario crear 3 experimentos de comprensión de palabras, 2 experimentos de producción de palabras, junto con el análisis integrado de Tiempo de Reacción y Tasa de Aciertos de las distintas pruebas cronometradas.

Un concepto fundamental en el marco de la investigación se refiere al “procesamiento léxico”, un mecanismo cognitivo del lenguaje que permite disponer rápidamente de las palabras, comprenderlas y producirlas. “Durante la vejez ocurre un deterioro cognitivo fisiológico normal (…) Desde el punto de vista léxico se ha descrito que en los adultos mayores la disponibilidad rápida para comprender y producir palabras puede estar alterado”, señaló.

El Dr. Rojas explicó que en cuanto a evidencia experimental en léxico y envejecimiento, existe un bagaje teórico y experimental amplio, sin embargo, dichos estudios comparan grupos de jóvenes universitarios en óptimo rendimiento cognitivo con adultos mayores de tercera edad.

Respecto de datos en cuarta edad, el Dr. Rojas Zepeda comentó que dicha etapa de envejecimiento se describe como un verdadero umbral de cambio desde los 80 años en adelante. “Son personas con mayores dificultades motoras, sensoriales, más lentos y también reducen la velocidad del procesamiento de la información y su inteligencia fluida. La mayoría de los antecedentes provienen de estudios norteamericanos y europeos, y a nivel del procesamiento léxico en cuarta edad no contamos con mayores antecedentes, particularmente a nivel latinoamericano”, manifestó.

Por esta razón, el gran foco de investigación en envejecimiento y léxico se ha orientado a establecer cómo los adultos mayores recuperan palabras desde su mente, y cómo son capaces de codificarlas. Esto debido a que el fenómeno de “punta de la lengua” es descrito como la principal falencia léxica durante el envejecimiento. En este caso, la persona presenta dificultad para recordar palabras ya conocidas, experimentando la sensación de que su recuerdo es inminente.

El Dr. Carlos Rojas precisó que los resultados de las pruebas de comprensión permiten sostener que el procesamiento léxico durante el envejecimiento se puede definir como un proceso de deterioro progresivo, simétrico y escalonado.

“Claramente se evidencia un déficit léxico durante el envejecimiento; es progresivo porque hay diferencias significativas entre la tercera y la cuarta edad en ese rendimiento; es simétrico porque existe un patrón regular en cuanto a aquellas variables y aquellos experimentos que mostraron mejor y peor rendimiento durante la tercera y la cuarta edad; y es escalonado porque estas diferencias en rendimiento fueron marcadas y estables a lo largo del envejecimiento”, ilustró.

En atención a los resultados, el Dr. Carlos Rojas proyectó la necesidad de establecer que las personas mayores de 80 años (cuarta edad) accedan a programas de entrenamiento de manera sistemática, que favorezcan un envejecimiento cognitivo saludable para mantener y optimizar aquellas habilidades cognitivas que permitan al adulto mayor compensar los déficit propios de la edad, y prolongar una dinámica funcional.

“En aspectos más clínicos, creemos que los resultados de esta investigación en cuanto a los factores léxicos facilitadores o inhibidores encontrados durante el envejecimiento normal, pueden servir como material de apoyo terapéutico, específicamente en la selección del material experimental a trabajar. En entrenamiento cognitivo con adultos mayores sanos se propone el uso de material léxico inhibidor, que genere mayor dificultad, de manera de obligar a esta persona a que despliegue al máximo sus capacidades léxico-cognitivas, que genere nuevos aprendizajes y mayores fenómenos de plasticidad neural”, ilustró.

Por otra parte, consignó el Dr. Carlos Rojas, la selección de material puede ser utilizada en pacientes en neuro rehabilitación, específicamente en pacientes afásicos, puesto que las personas con secuela del lenguaje posterior a un accidente cerebro vascular (ACV), presentan dificultades en el acceso al léxico.

“Por lo tanto, si trabajamos con facilitadores léxicos, que denomino facilitadores de acceso a la información, vamos a trabajar con vías neurales que están mucho mejor conservadas y que tienen una mayor representación neural en nuestro cerebro, y por lo tanto, facilitan la consecución de una determinada tarea y de la comunicación funcional en estos usuarios”, acotó el investigador UBB.




Académico UBB expuso en seminario de Desarrollo Profesional Docente

El director del programa de Doctorado en Educación en Consorcio UBB, Dr. Omar Turra Díaz, participó en el seminario “Buenas Prácticas de Desarrollo Profesional Docente en Ñuble”, organizado por el Comité Local de Desarrollo Profesional Docente de la Seremi de Educación, con el apoyo de la Facultad de Educación y Humanidades de la Universidad del Bío-Bío.

El seminario congregó a alrededor de 150 docentes y directivos de la región, y buscó responder al objetivo de implementar el Modelo de Desarrollo Profesional Docente en Ñuble, en línea con los propósitos del Comité Local, todo ello a partir de la Ley 20.903. Se busca, por tanto, levantar acciones formativas que den cuenta de prácticas de Desarrollo Profesional Docente, otorgando respuestas a problemáticas y necesidades territoriales.

“Estas experiencias no sólo se encuentran en los establecimientos educacionales, sino que también en instituciones formadoras, universidades, proyectos o programas provenientes de sostenedores, entre otros. Lo importante es que estén orientadas a la búsqueda de mejora continua, la reflexión pedagógica, el trabajo colaborativo y el trabajo en red”, se explicó en la convocatoria.

La directora del Centro de Perfeccionamiento, Experimentación e Investigaciones Pedagógicas (CPEIP) Francisca Díaz Domínguez, dio el vamos oficial al seminario virtual.

El Dr. Omar Turra, coordinador del Grupo de Investigación Profesorado, Políticas de Formación y Praxis Profesional (PROFOP-UBB), presentó la ponencia “Saberes y reflexión pedagógica en el desempeño profesional docente”.

El Dr. Turra-Díaz se refirió a la relevancia de la política docente que vincula las actuaciones y experiencias de las comunidades docentes territorializadas con dimensiones constitutivas de desarrollo profesional del profesorado. “En este sentido, los conceptos de saberes pedagógicos y reflexión docente adquieren centralidad en los procesos de profesionalización, pues se trata de una construcción cotidiana, contextual e intersubjetiva, desarrollada por el profesorado que posibilita la comunicación pedagógica, circulación de experiencias e ideas formativas y se establecen como fundamento del mejoramiento de las prácticas pedagógicas en las escuelas”, ilustró.

En este nuevo escenario, el investigador UBB precisó que “cabe valorizar los saberes pedagógicos que portan los docentes producto de su desempeño profesional en contextos situados y, también, la necesidad de potenciar la idea del profesor/a como investigador/a de su realidad educativa. Se trata de dimensiones que forman parte de la profesionalidad docente, pero que debido a la fuerte prescripción curricular centralista del sistema escolar nacional, se ven inhibidas o enviadas a los márgenes de las actuaciones docentes”.

Por esta razón, el Dr. Turra-Díaz identificó como un desafío para las comunidades docentes de Ñuble “el escriturar las experiencias pedagógicas que impacten en sus comunidades educativas, a la base de narrativas docentes y análisis de la experiencia, lo que sin duda aportará a documentar la memoria pedagógica de la escuela desde las voces de sus actores formativos”, reflexionó.

El seminario también consideró la presentación de 4 iniciativas desarrolladas en comunas de la Región de Ñuble: “Programas de apoyo pedagógico y redes pedagógicas” implementado a través del DAEM de la comuna de San Carlos; “Liderazgo pedagógico para el trabajo articulado” desarrollado entre la Escuela Las Arboledas y la Sala Cuna y Jardín Infantil VTF Rayito de Luna de la comuna de San Carlos; “El trabajo colaborativo de apoyo para el aula multigrado con redes temáticas” correspondiente al microcentro COIQUÉN de la comuna de Ninhue; y la experiencia del Liceo Nuestra Señora de la Merced de San Carlos, denominado “Proyecto Empresa”, impulsado por el equipo docente del área Técnico Profesional del establecimiento.




Encuentro internacional UBB abordó la enseñanza y usos públicos de la Historia

La actividad fue organizada por la Facultad de Educación y Humanidades y consideró el patrocinio del Proyecto Fondecyt Regular 1191075, que dirige el director del programa de Doctorado en Educación en Consorcio UBB, Dr. Omar Turra Díaz, y el Instituto de Investigación sobre la Universidad y la Educación (IISUE) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Convocar a la reflexión de estudiantes y académicos/as sobre la enseñanza y el uso público de la Historia fue uno de los principales objetivos del encuentro internacional, según explicó el Dr. Omar Turra Díaz, quien dirige el proyecto Fondecyt Regular denominado “Caracterización del código disciplinar de la historia escolar ante las reformas curriculares recientes. Estudios desde el sistema escolar y formación del profesorado”.

El Dr. Turra Díaz explicó que tradicionalmente se ha planteado que a la Historia y a los historiadores, concierne una responsabilidad fundamental en la imagen que los sujetos tienen de sí mismos y de “los otros”, construida desde el relato histórico. “También la crítica histórica postula que la reconstrucción del pasado ha sido instrumento de dominación ejercida por los sectores hegemónicos, cuya arbitrariedad conlleva que en todo tiempo y lugar, la recuperación del pasado, antes que científica, ha sido primordialmente política, según ha expuesto el historiador mexicano Enrique Florescano en la década de 1980”, explicó.

En atención a ello, precisó el Dr. Turra, el encuentro rescató la expresión “usos públicos de la historia”, en tanto “considera un conjunto de temas y problemas que reflejan debates actuales en los estudios históricos acerca de la forma de gestionar el conocimiento del pasado, tanto en el terreno de la investigación como en su difusión o llegada al sistema educativo, o su inclusión en los procesos de escolarización”, ilustró.

El Dr. Omar Turra explicó que el concepto “uso público de la historia” surge en el contexto de la historiografía alemana e italiana, durante la década de 1980 del siglo XX, “y es un concepto que viene a relevar las funciones políticas y culturales inherentes a las representaciones del pasado. Luego llega a los sistemas educativos, en tanto comienza a debatirse la función social y educativa de la Historia como disciplina escolar, es decir, su valor público”.

El Dr. Sebastián Plá Pérez, académico del Instituto de Investigación sobre la Universidad y la Educación (IISUE) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y coordinador del seminario “Educación y usos públicos de la historia”, abordó el tema desde una perspectiva metodológica y de investigación. Para ello interrelacionó 3 elementos que a su juicio se intersectan: el uso público de la Historia, la historiografía profesional y la enseñanza de la Historia en el ámbito escolar.

“Lo que quiero discutir es dónde ubicar la enseñanza de la Historia escolar en relación al uso público de la Historia y a la historiografía profesional, porque para mí es importante concebir la relación o un vínculo de relación, en cierta medida, con la historiografía profesional. Estimo que se debe entender que la enseñanza de la Historia está mucho más próxima en su epistemología, en sus finalidades sociales, a otros usos públicos de la Historia porque hay una dimensión educativa, y la historiografía profesional no tiene esa dimensión educativa”, enfatizó.

El Dr. Plá Pérez relevó la necesidad de reflexionar en la centralidad de lo educativo y repensar la manera en que se asume la investigación en la enseñanza de la Historia, tanto en lo metodológico como en las fuentes disciplinares y teóricas. “Creo que tenemos que repensar la investigación en la enseñanza de la Historia como un uso público de la Historia, el uso común de los saberes, conocimientos, interpretaciones, contenidos del pasado que se presentan en múltiples formas en la cultura histórica de una sociedad, y que esa visión tiene que renovar nuestras formas de pensar la enseñanza de la Historia”, ilustró.

En tanto, el Dr. Omar Turra Díaz dio cuenta de algunas reflexiones sobre la Historia como disciplina escolar enmarcada en la historia social del currículum, y que de acuerdo a autores ingleses y franceses, la historia se posiciona como un campo de conflicto, donde lo curricular no es pacífico puesto que lo que se enseñaría en las escuelas está fuertemente condicionado a las pugnas y a los intereses de grupos de poder, a quienes interesa viabilizar su entendimiento de la cultura y sus conocimientos legítimos a través de la enseñanza histórica.

“Esa ha sido la impronta tradicional de la asignatura. Se sabe que el origen nacionalizador de la disciplina es relevante desde la conformación del Estado moderno. La creación de la escolarización y el ingreso de la asignatura al sistema educativo viene a desarrollar ese propósito, a nacionalizar el pasado y a construir identidades nacionales. Pero justamente es eso lo que se ha puesto en cuestionamiento desde el ámbito del mundo científico y del mundo político. Se ha cuestionado la enseñanza de la Historia, en tanto tendría fines interesados de construir nacionalismo en una época en que esto ya no cabe, en una época en que estamos hablando del reconocimiento de diversidades culturales”, describió el Dr. Turra.

El investigador UBB explicó que en la actualidad el currículum educativo de la asignatura se ve permeabilizado por la idea de conformar subjetividades interculturales, y también se suman otros ámbitos como la construcción de una ciudadanía para vivir en democracias multiculturales, donde también es sumamente relevante la formación en materia de Derechos Humanos.

Todo ello podría llevar a pensar que la impronta tradicional de la asignatura ha desaparecido, pero el Dr. Turra Díaz precisa que las investigaciones evidencian que persiste la enseñanza de una historia nacionalista. “Por ejemplo, en escuelas y liceos donde el 80% del estudiantado proviene de la sociedad mapuche, la enseñanza de la historia replica categorías chilenizadoras. La historia enseñada es la historia nacional, la historia patria, con sus efemérides, y el mundo mapuche tiene que estudiar la Guerra de Arauco, que muestra cómo el Estado chileno se enfrentó a los españoles y luego a los mapuches para alcanzar el triunfo y ocupar el territorio que hoy pertenece al Estado chileno, y cómo los mapuches son “incorporados” a la chilenidad”, ilustró.

El Dr. Omar Turra también se refirió al rol del profesorado y de las prácticas docentes, un ámbito donde debería haber más investigación. “Una cosa es el currículum prescrito y otra el currículum enseñado, y en ese contexto aparecen situaciones que habría que relevarlas desde la investigación y establecer ciertos cambios, miradas críticas respecto de las prácticas docentes, sobre todo en estos contextos educativos interétnicos, interculturales, y ver cómo avanzamos en esa dirección”, recalcó el investigador UBB.




Académico UBB dicta conferencias en programa de Maestría de Historia de México

El académico del Departamento de Ciencias Sociales, Dr. Marco León León, fue invitado por el programa de Maestría de Historia de México de la Universidad de Guadalajara, para dictar un par de conferencias relativas al tema: “Aproximaciones a la historia sociocultural del crimen desde el cono sur americano”. El investigador UBB abordará la producción historiográfica chilena, así como de otros autores de América Latina, dando cuenta del estado del arte del estudio de esta temática, fundamentalmente respecto de los imaginarios y las representaciones culturales.

El Dr. Marco León explicó que las conferencias se inscriben en la línea de Historia Social y Cultural del programa de Maestría de Historia de México, y específicamente en Historia Social y Cultural del Crimen. “He tenido la oportunidad de brindar charlas anteriormente en la Universidad de Guadalajara y así se ha conocido mi trabajo. En esta ocasión, surgió el interés por profundizar en esta temática no sólo en México, sino desde América Latina, para ver cómo se trabajan estos temas en otros países”, ilustró.

A partir de la puesta en común de la producción historiográfica de diversos autores latinoamericanos, será posible definir qué elementos se pueden comparar e identificar criterios comunes acerca de cómo se ha trabajado este tema en América Latina, junto con visualizar las diferencias en cuanto al uso de fuentes, y profundizar respecto del sentido y propósito que condiciona la producción de las notas de prensa de la llamada crónica roja. “De este modo se pretende que los/as estudiantes, a partir de su realidad histórica e historiográfica, puedan contrastar aquello, con lo que se ha trabajado en otros países de América y lograr un acervo historiográfico más amplio”, explicó el académico UBB.

El Dr. León señaló que la historiografía mexicana ha desarrollado de manera permanente las temáticas relacionadas con el estudio de la historia social y cultural del crimen. “Se ha transitado desde el estudio de las instituciones carcelarias y los sistemas administrativos de la legislación penal, a los sujetos. Es así como encontramos estudios de caso de bandoleros, criminales, y ahora el estudio de los imaginarios y representaciones sobre los delincuentes y criminales de México entre los siglos XIX y XX (…) Paulatinamente han incorporado como fuentes aquellos productos de la industria cultural y de la sociedad de masas del siglo XX como los comics, el cine, el radioteatro, de manera que han empezado a derivar desde lo institucional hacia los productos o artefactos culturales vinculados con la temática del crimen”, ilustró.

El Dr. León precisó que en charlas previas brindadas a estudiantes y académicos/as del programa de postgrado de la Universidad de Guadalajara, ha mostrado parte de su trabajo como el libro “Imaginarios y representaciones del delito y el crimen a través de los medios de comunicación impresos. América Latina en el siglo XX”. “En el caso de América del Sur han existido trabajos de tipo más general, no tan vinculados a determinadas figuras, delincuentes y criminales comunes, como sí ha ocurrido en México. Ciertamente, cada país tiene casos policiales que son emblemáticos y que también necesitan profundizarse desde un acercamiento más historiográfico y no tan efectista como muchas veces ocurre”, sostuvo.

“Es una labor que me parece necesario mostrar y evidenciar que se investiga sobre estas temáticas, con disparidad de criterios y de fuentes muchas veces, porque no hay una coordinación propiamente tal, sino más bien un trabajo que ha partido de manera individual. También hace alusión a las distintas tradiciones historiográficas, puesto que hay países como Chile, en donde el trabajo individual del historiador es algo bastante común, y otros como Argentina y Brasil, donde hay más tradición de trabajo en equipo”, enfatizó.

Los contenidos de las conferencias también se vinculan con el trabajo que culminó con el libro “Las Moradas del Castigo. Origen y trayectoria de las prisiones en el Chile Republicano (1778-1965)”. “Ese libro se circunscribía a las prisiones, y lo de ahora se vincula más con el crimen y sus representaciones. Esto también da una idea de cómo, progresivamente, se han ido generando redes y publicando no sólo trabajos monográficos, sino también compendios o panoramas más globales de distintos países, lo que permite formular comparaciones”, ilustró.

El Dr. Marco León aseveró que a través de esta actividad también es posible mostrar el capital cultural académico de la Universidad del Bío-Bío y concretar la vinculación con el medio académico internacional, una posibilidad que brindan las plataformas digitales y que de seguro se fortalecerá en el tiempo. “Esto permite contribuir con la generación de capital humano avanzado no sólo en nuestro país, sino incluso proyectar esa tarea a nivel internacional”, acotó.




Gran interés en VIII Encuentro de Investigación de Estudiantes de Postgrado UBB

Los días jueves 26 y viernes 27 de noviembre se llevó a cabo de manera exitosa el VIII Encuentro de Investigación de Estudiantes de Postgrado que impulsa la Universidad del Bío-Bío, a través de la Dirección de Postgrado, y que esta vez por la crisis sanitaria que vive el país, a raíz del Covid-19, se concretó de manera remota.

Por Dagoberto Pérez.

Este evento tiene la particularidad de ser un referente a nivel nacional por su amplia convocatoria y gran interés de los estudiantes de postgrado de las diversas casas de estudios a nivel de país, transformándose en una instancia de divulgación de los resultados de proyectos de investigación realizados por estudiantes de postgrado.

La versión 2020, sin duda, se hace distintas a las  anteriores, tanto por la actual pandemia, que reemplaza lo presencia por lo virtual y por el estallido social del 2019, que hizo imposible su realización en ese año.

El Dr. Luis Lillo Arroyo, Vicerrector de Investigación y Postgrado de la Universidad del Bío-Bío fue quien dio las primeras palabras de bienvenida a este encuentro destacando el trabajo del equipo de la Dirección de Postgrado por su tenacidad y compromiso de hacerlo efectivo. “Quisiera agradecerles sus interés y motivación por su participación y estoy seguro que este encuentro servirá más allá de todo el conocimiento que se pueda generar, será una hermosa oportunidad para interactuar, conocerse y compartir, desarrollando así habilidades necesarias para complementar su formación académica y de servicio a la sociedad”, subrayo el directivo UBB.

Por su parte, la Dra. Carmen Luz Muñoz, directora de Postgrado destaca de este encuentro la posibilidad de difundir las investigaciones realizadas por estudiantes de postgrado de las universidades chilenas. “Este año es especialmente significativo por el contexto sanitario que estamos enfrentando, que ha motivado que el encuentro se realice de manera virtual, lo que sin lugar a dudas refleja nuestro permanente compromiso con la formación de talento avanzado y la investigación, contribuyendo al desarrollo económico y social  tanto a nivel regional como nacional”, indica la directora de Postgrado UBB.

Este año, la participación de estudiantes de postgrado de otras instituciones de educación superior tiene un valor agregado debido al complejo escenario que enfrenta el país producto de la pandemia por COVID-19.

Si bien el primer Encuentro se realizó el año 2012 con 27 expositores, todos de la Universidad del Bío-Bío, esto ha mutado positivamente, involucrando a otras casas de estudios, lo que celebra la Dr. Muñoz, que este años hayan participado 42 expositores de distintos programas de postgrado, representando a 15 casas de estudio y 14 Comités de Área de la CNA. “Que los estudiantes de postgrados a nivel de país elijan este Encuentro para difundir los resultados de sus investigaciones, sin duda, evidencia el posicionamiento de este evento a nivel nacional y la confianza en la Universidad del Bío-Bío”, recalca la Dra. Muñoz.

En cuanto al formato remoto en que se llevó a cabo este encuentro, -la Dra. Carmen Muñoz, destaca- que si bien, la modalidad virtual dificulta la interacción interpersonal, representa también una oportunidad para el aumento de la colaboración interuniversitaria,  la generación de redes y la vinculación efectiva entre estudiantes e investigadores en los distintos ámbitos disciplinares.

En términos similares se refiere el Dr. Héctor Saldía Barahona, Subdirector de Postgrado, quien enfatiza en la relevancia de este encuentro porque constituye un espacio de diálogo interdisciplinario entre estudiantes de postgrado, académicos e investigadores que abordan, desde múltiples perspectivas, problemáticas relevantes para nuestra región y país.  “Dada la situación sanitaria que estamos viviendo, nos planteamos el desafío de realizarlo en  modalidad on line mediante webcast, contando con gran aceptación por parte de los estudiantes. Si bien, este encuentro correspondía al año 2019, la situación social del país a raíz del estallido social, nos hizo posponer su realización para esta fecha”, acota el Subdirector de Postgrado.

La historia de la Universidad del Bío-Bío en materia de postgrado se remonta a fines de la década del noventa, y en la actualidad la Universidad del Bío-Bío cuenta con 12 programas de magíster y 6 programas de doctorados en distintas áreas declaradas como prioritarias para la universidad, (ver detalles: http://postgrados.ubiobio.cl/).




Académicos/as del Grupo GIDECAP UBB destacan en Congreso Internacional de Educación

Un destacado cometido cumplieron académicos/as del Grupo de Investigación de Desarrollo Emocional y Cognitivo para el Aprendizaje (GIDECAP) de la Facultad de Educación y Humanidades, en el marco del 8° International Congress of Educational Science and Development, desarrollado en Pontevedra, España, en modalidad online.

El académico del Departamento de Ciencias de la Educación, Dr. Carlos Ossa Cornejo, ofició como coordinador del simposio titulado “Desarrollo emocional, creatividad y motivación en estudiantes secundarios de Chile”, que tuvo como objetivo dar a conocer investigaciones sobre cómo se presenta el nivel de estas habilidades en jóvenes secundarios de una provincia al sur de Chile, con la finalidad de analizar líneas de intervención para fortalecer su promoción en el contexto educativo.

En el marco del simposio se presentaron cuatro ponencias. La primera de ellas estuvo a cargo de la Dra. Maritza Palma Luengo del Departamento de Ciencias de la Educación, y llevó por título “Creatividad narrativa y sesgos cognitivos en estudiantes secundarios”, planteando los resultados de una investigación realizada en liceos de las comunas de Chillán y San Fabián. La segunda presentación estuvo a cargo de las académicas del Departamento de Ciencias Sociales, Dra. Ingrid Quintana Avello y Mónica Pino Muñoz, y se tituló “Motivación intrínseca y autodeterminación en estudiantes secundarios”, mostrando información relativa a estudiantes de tercer año medio, sobre aspectos relacionados a la vocación profesional.

También se presentó la ponencia titulada “Conciencia emocional, ansiedad y estrés en una muestra de estudiantes secundarios”, a cargo de la académica Claudia Vásquez Rivas, planteando la relación entre emociones y salud mental. Finalmente, cerró el simposio la Dra. Nelly Lagos San Martín con la ponencia “Programa de desarrollo emocional INTEMO en estudiantes secundarios”, que evaluó la efectividad de ese programa de inteligencia emocional en un grupo de estudiantes.

El Dr. Ossa planteó que “las comunicaciones presentadas en este simposio buscan mostrar datos y experiencias que contribuyan con la valoración de los componentes emocionales y cognitivos para el aprendizaje, aspectos fundamentales para aprender significativamente, y que los sistemas escolares, en ocasiones, no logran potenciar”.

Además del simposio, las académicas Nelly Lagos San Martín, Yasna Anabalón Anabalón y Marcela Concha Toro, en conjunto con la Dra. Marcela Mora Donoso del Área de Desarrollo Pedagógico y Tecnológico (ADPT), presentaron dos comunicaciones libres tituladas: “Enseñanza y Aprendizajes en las prácticas profesionales de trabajo social. Un análisis desde los estudiantes” y “Didáctica y evaluación en contexto de prácticas profesionales: Tensiones y desafíos para la formación universitaria”.

En estos trabajos, las académicas describen los elementos constitutivos de la enseñanza y del aprendizaje desde la evaluación de los estudiantes de trabajo social, en las asignaturas de prácticas profesionales de trabajo social. De acuerdo a las académicas, los resultados indican una mayor valoración de la docencia y una menor valoración de la carga de trabajo. Respecto del aprendizaje, los datos muestran mayor desacuerdo en la dimensión de aprendizaje superficial y mayor acuerdo en aprendizaje profundo.

Respecto de la didáctica y la evaluación de los aprendizajes, los principales hallazgos que encuentran las académicas en el estudio presentado, revelan la intencionalidad pedagógica de los docentes-tutores, en términos de favorecer un aprendizaje dialógico y relevan la presencia de aspectos emocionales en espacios de interacción entre estudiantes y docente, con lo cual se reafirman las variables relevadas por el grupo de investigación GIDECAP.




Inteligencia Emocional y educación de las emociones en seminario internacional UBB

El destacado catedrático de Psicología de la Universidad de Málaga, Dr. Pablo Fernández Berrocal, brindó la conferencia “Inteligencia Emocional en Educación”. La actividad fue organizada por el programa de Magíster en Educación y el Grupo de Investigación Desarrollo Emocional y Cognitivo para el Aprendizaje, GIDECAP. El investigador expresó que la evidencia científica constata que la Inteligencia Emocional y la educación de las emociones son una auténtica necesidad en las escuelas del siglo XXI.

“Una escuela que no educa las emociones no está realizando una educación completa de la persona. Una educación completa requiere el aprendizaje explícito de las emociones”, precisó el Dr. Pablo Fernández en el marco del seminario telemático.

El expositor internacional señaló que históricamente la cultura occidental ha enfatizado el supuesto carácter racional de la persona humana, desdeñando y desconociendo el rol de las emociones en los procesos cognitivos.

Sin embargo, el Dr. Fernández Berrocal explicó que esta visión tradicional comienza a cambiar desde fines del siglo XX. Es así como en la década de 1990 los investigadores Jhon Mayer y Peter Salovey definen el concepto de Inteligencia Emocional como la habilidad de las personas para reconocer, comprender y regular las propias emociones y las de los demás. Estas habilidades se estructuran en 4 grandes ramas: Percepción, expresión y evaluación emocional; Facilitación Emocional; Conocimiento Emocional y Regulación de las Emociones.

En la misma década (1995) el divulgador científico Daniel Coleman sostiene que el éxito profesional y personal no depende tanto de la inteligencia cognitiva, sino de las competencias emocionales y sociales. “Esto fue un torpedo a la línea de flotación del sistema educativo occidental, que se centra en aspectos intelectuales y cognitivos”, aseveró el Dr. Fernández.

El Dr. Pablo Fernández señaló que desde el modelo de Mayer y Salovey, un modelo de competencias y habilidades, las competencias emocionales se pueden entrenar, y cada vez hay mayor evidencia científica que respalda esta propuesta.

“Un estudio meta-analítico de 2011, sobre el efecto de los programas en el ámbito educativo, ha mostrado que los centros escolares que siguen programas de Inteligencia Emocional rigurosos, encuentran que sus estudiantes tendrán un mejor ajuste psicológico, menores niveles de ansiedad, estrés y depresión, mejores relaciones sociales y menos conductas agresivas. Los chicos y chicas serán más cooperativos y empáticos, trabajarán mejor en equipo, y además, van a tener mejor rendimiento académico”, ilustró.

Según reseñó el investigador de la Universidad de Málaga, la educación de las emociones puede iniciarse en cualquier momento del desarrollo, aunque como ocurre con algunas competencias como las lingüísticas, cuanto antes mejor.

“Con niños de 3 a 4 años bastan alrededor de 4 meses para notar cambios. En adolescentes se requiere entre 1 año y medio a 2 años (…) Y los mayores ¿pueden entrenarse? Un meta-análisis muestra que el entrenamiento en adultos es efectivo; es posible modificar las competencias emocionales en los adultos. ¿De cualquier manera? No. Los programas que funcionan en adultos tiene que evitar clases teóricas pasivas, deben ser extensos en el tiempo, activos y experienciales, y que brinden feedback personal”, acotó.

El Dr. Fernández Berrocal señaló que estas propuestas se basan en la Neurociencia, según avalan distintos autores. “Incluso hoy las emociones se ven como enemigas pero no es así (…) Las emociones serían un sistema adaptativo que nos permiten sobrevivir. Habría que cambiar el “cogito ergo sum” de Descartes por el “siento, luego existo” (…) La Inteligencia Emocional es una necesidad. Ahora mismo con la situación de la pandemia se está viendo que las competencias emocionales y sociales son más relevantes para superar situaciones adversas que las competencias cognitivas e intelectuales”, reflexionó.

La directora del programa de Magíster UBB, Dra. Maritza Palma Luengo, aseveró que la conferencia profundiza en aspectos relevantes de una de las líneas de investigación del programa denominada “Problemáticas Educativas Contemporáneas”, que tiene como objetivo fundamental generar conocimiento a través de temáticas que los sistemas educativos deben asumir e integrar en sus procesos como son los factores socioemocionales, entre otros emergentes.

“Esta actividad viene a nutrir la profundización de los estudios investigativos de los estudiantes de postgrado. Creo que es muy relevante destacar la importancia de este tema en el contexto actual, porque la contingencia sanitaria provocada por el Covid 19 ha generado grandes cambios en la vida cotidiana de las personas y, como consecuencia de ello, también ha impactado fuertemente en los aspectos emocionales en el ámbito educacional”, expresó.




Acuerdo UBB-UdeC permitirá alumnos de Programa de Doctorado realizar pasantías

El convenio que hace posible la colaboración entre los Programas de Doctorado en Ingeniería de Materiales y Procesos Sustentables (DIMPROS), UBB y el Doctorado en Ciencias de la Ingeniería mención en Ingeniería Química de la UdeC, es el resultado del trabajo coordinado entre los equipos directivos de ambas instituciones, con la participación de directores de programa, directores de postgrado, oficinas de gestión de convenios, dirección jurídica, por más de un año.

La idea de esta iniciativa –comenta el Dr. Serguei Alejandro Martín, director del Programa de Doctorado en Ingeniería de Materiales y Procesos Sustentables, DIMPROS, UBB-, que hizo posible esta alianza entre ambos programas de doctorados, se gestó a raíz de la incorporación de una alumna del DIMPROS, como estudiante invitada, en uno de los cursos del programa de Doctorado UdeC. A partir de ahí, se visualizó la necesidad de potenciar la colaboración entre ambos programas, y por iniciativa de los directores de programa se iniciaron las acciones que conllevaron a esta colaboración.

Este acuerdo –indica el Dr. Serguei Alejandro- permitirá la contribución entre ambos programas de doctorado para que los alumnos de un doctorado puedan realizar pasantías académicas en el otro programa. El decreto fue firmado por los rectores de ambas universidades y tiene una vigencia de 5 años. Por otro lado, este convenio contribuye a la proyección nacional de estos programas, creando lazos sólidos con otros programas en aras de lograr el mayor perfeccionamiento académico posible, asegura el Dr. Alejandro.

Desde la Dirección de Postgrado de la Universidad del Bío-Bío, a través de su directora, la Dra. Carmen Luz Muñoz, valoró positivamente este convenio de cooperación académica  entre ambos programas de Doctorado, pertenecientes a universidades con tradición, con historia y prestigio en las regiones de Ñuble-Biobío. “Este convenio, sin duda, fortalece aún más las relaciones que como instituciones hemos forjado a través de distintas instancias, incluido el CRUCH Ñuble-Biobío. Donde las pasantías agregan valor a la formación académica de los estudiantes, permitiendo ampliar sus redes de contacto con investigadores de distintos lugares con intereses similares. Estoy segura, que ello contribuirá a que los alumnos establezcan redes para un trabajo colaborativo futuro y fortalecerá la proyección nacional de nuestro programa de Doctorado en Ingeniería de Materiales y Procesos Sustentables”, definió la Dra. Muñoz.

De igual manera la Dra. Sandra Saldivia, directora de Postgrado de la Universidad de Concepción, felicitó a los equipos que hicieron posible este acuerdo y destacó el trabajo realizado. “El tema de la colaboración dentro de las Universidades regionales es muy importante, abre puertas para fortalecer, en este caso, la investigación científica y la generación de nuevos conocimientos. Este acuerdo entre ambos programas modela la posibilidad de que otras instancia también hagan lo suyo para avanzar de manera colaborativa”,  argumentó la Dra. Saldivia.

En cuanto a los beneficiados con este importante acuerdo –el Dr. Serguei Alejandro, acota-, esta colaboración se centra fundamentalmente en la posibilidad de realizar pasantías académicas. “Estas pasantías consisten fundamentalmente en la posibilidad que tendrán los alumnos (de cada programa) de realizar estadías de investigación en los laboratorios asociados, así como poder tomar asignaturas que se impartan en el programa de la Universidad contraparte del convenio. Adicionalmente, los alumnos no pagarán arancel en la Universidad contraparte, superando de esta forma una de las mayores trabas que afectaba el intercambio académico. Aprovecho de agradecer la participación de todos los involucrados en este proceso”, asevera el director del DIMPROS UBB.

Por su parte, el Dr. Romel Jiménez, en su calidad de director de los programas de postgrado (Doctorado y Magíster) en Ciencias de la Ingeniería con mención en Ingeniería Química de la UdeC, considera que la firma de este acuerdo representa un punto de partida importante para profundizar y legitimar la colaboración ya existente en investigación entre las carreras de ingeniería química de ambas instituciones. “Este convenio facilitará el intercambio de estudiantes de postgrado entre ambos programas, lo que necesariamente creará nuevas colaboraciones científicas entre los investigadores de ambos claustros con el esperado impacto en la generación de nuevos proyectos de investigación, publicaciones científicas y patentes”, afirmó el Dr. Jiménez.

Y en cuanto al significado de este acuerdo el Dr. Jiménez, es categórico en resaltar que en los tiempos modernos, la colaboración científica y académica no es una opción sino una necesidad, especialmente cuando las principales demandas del desarrollo científico-técnico en una sociedad como la nuestra están en la cantidad y calidad de los recursos humanos y el equipamiento requeridos para hacer ciencia de primer nivel.  “En este contexto, el intercambio y colaboración entre los programas de postgrados resulta imprescindible, más aun si consideramos las ventajas logísticas que ofrece su ubicación en la misma ciudad. A esto se debe agregar la alta calidad de los estudiantes de ingeniería química de ambas carreras (en base a sus puntajes de corte), que representan potenciales candidatos a convertirse en estudiantes de estos programas”.

Ver nota completa: www.vrip.ubiobio.cl