Especialista del INSP de México colabora en investigación de académica UBB

La investigadora del Instituto Nacional de Salud Pública de México, Lizbeth Tolentino Mayo, quien se desempeña en el Centro de Investigación en Nutrición y Salud de dicha institución, colabora con el proyecto “Exposición a ambientes alimentarios no saludables y calidad de la dieta en escolares obesos y eutróficos de la región de Ñuble” que lidera la académica del Departamento de Nutrición y Salud Pública, Dra. Jacqueline Araneda Flores.

La iniciativa fue seleccionada en el XVº Concurso Nacional de Proyectos de Investigación y Desarrollo en Salud FONIS 2018, FONDEF de CONICYT, y tiene como objetivo “Evaluar la exposición a ambientes alimentarios no saludables y calidad de la dieta, en escolares obesos y eutróficos de la Región de Ñuble”.

La Dra. Jacqueline Araneda precisó que se busca generar una pauta que permita medir ambientes alimentarios y que pueda ser utilizada en diferentes ámbitos. “Esta pauta puede ser de utilidad para académicos e investigadores, así como para personal del área de salud que quiera determinar el estado del ambiente alimentario de su zona geográfica de referencia. También puede ser un insumo relevante para determinar o decidir aquellos lugares en que es necesario generar centros de alimentación saludables que permitan a las personas una mayor disponibilidad de este tipo de alimentos”, aseveró.

La investigadora UBB señaló que si bien a nivel internacional existen pautas de este tipo, lo aconsejable es contar con una que se adapte a la realidad chilena considerando el contexto nacional socio-cultural y político.

La nutrióloga Lizbeth Tolentino Mayo posee una Maestría en Ciencias en el Área de Nutrición y estudios de doctorado en el área de Demografía y cuenta con amplia experiencia en este tipo de investigaciones.

“Desde 2011 hemos desarrollado una línea de investigación para evaluar entornos saludables. En estas evaluaciones hemos medido diferentes aspectos relacionados con la alimentación y el estado de salud y nutrición de la población, entre ellos, etiquetado, publicidad y actividad física. En mi caso me he especializados en Publicidad, Etiquetado y Evaluación de entornos internos y externos de Escuelas”, reseñó.

A partir de estas investigaciones es posible identificar algunas estrategias empleadas por la industria alimentaria para promocionar alimentos que no siempre pueden considerarse saludables. “Advertimos que los productos que van dirigidos a los escolares utilizan frecuentemente a personajes que son reconocidos por estar en películas de moda o personajes que ya son de referencia para la población infantil en general”, ilustró.

La investigadora Lizbeth Tolentino Mayo comentó que entre los ámbitos que debe considerar una pauta para evaluar entornos saludables se debe considerar: el acceso a los alimentos (si se puede o no comprar), la disponibilidad (si hay o no), el costo, la calidad y las estrategias de publicidad que se utilizan en diferentes ambientes en los cuales se desarrollan los escolares. Entre estos últimos se identifican el hogar, la institución (escuela), los restaurantes y los alimentos y bebidas que se expenden en la vía pública.

Para mayor información de las investigaciones y programas de estudio del INSP, visitar https://www.insp.mx