Encuesta Barómetro Regional 2019 advierte riesgos y desafíos de la descentralización

Ante el eventual proceso eleccionario de gobernadores regionales en octubre de 2020, ocho universidades chilenas, entre ellas la Universidad del Bío-Bío, junto con el PNUD y la Agrupación de Universidades Regionales, AUR, se unieron en un consorcio para llevar a cabo el estudio Barómetro Regional 2019.

La directora del Centro de Estudios de Ñuble, académica Julia Fawaz Yissi, precisó que la encuesta Barómetro Regional 2019 pretende ser un instrumento de acompañamiento permanente del proceso de regionalización, recogiendo las percepciones y evaluaciones de los/as ciudadanos/as de las regiones de Antofagasta, Coquimbo, O´Higgins, Biobío, La Araucanía, Los Lagos, Metropolitana, de Los Ríos y de Ñuble.

Al equipo del Centro de Estudios de Ñuble correspondió el análisis de los datos obtenidos en la región, para la posterior unificación de muestras recogidas por las demás universidades.

En esta oportunidad se indagó sobre 8 temas: Sentido de pertenencia, las identidades regionales y la disposición a migrar; Conocimiento y evaluación de las oportunidades y autoridades regionales; Definición de los problemas y prioridades de las regiones; Percepción y valoración de los conflictos sociales y territoriales; Capital social de las regiones; Conocimiento y valoración del proceso de descentralización; Uso de medios de comunicación y el interés en los asuntos públicos; y Evaluación de la democracia e identificación política.

La ficha técnica consideró el Universo de población de 18 años y más de las nueves regiones descritas, según el Censo de 2017. La muestra quedó conformada por 4.205 personas, quienes respondieron en forma presencial. El error muestral máximo es de 1.5%, con un nivel de confianza de 95%. Se definió un diseño de muestra aleatorio estratificado trietápico, siendo los estratos el cruce de capital regional y otras comunas, y zona urbana/rural.

Entre las propuestas que hacen los ciudadanos para empujar el desarrollo de sus regiones, las dos más importantes se refieren a la necesidad de mayor inversión privada y a la necesidad que las autoridades tomen en cuenta las opiniones de las personas. En tercer término destaca la inversión pública como factor de desarrollo regional.

La encuesta Barómetro Regional 2019 revela también un escaso conocimiento de la próxima elección de gobernadores y del traspaso de competencias. Cerca del 90% no ha oído hablar o se siente nada o poco informado sobre la próxima elección de gobernadores. Autores advierten que en medio de la crisis política actual, urge entregar mayor información sobre este proceso electoral que se desarrollará en el 2020.

Los rectores de las universidades participantes señalaron que sus instituciones contribuirán a la formación cívica de la ciudadanía de cara al proceso de descentralización del país.

Entre los aspectos positivos se destaca el sentido de pertenencia territorial de los habitantes de las regiones. Al 86% le gustaría permanecer en su región.

Finalmente, el Barómetro Regional 2019 revela el perfil de gobernador regional que prefieren los ciudadanos y ciudadanas: que sea de la propia región, el contenido de su programa para la región y que sea honesto y probo.

Junto con la Universidad del Bío-Bío, participaron la Universidad de Los Lagos, Universidad Austral de Chile, Universidad de Playa Ancha, Universidad de Valparaíso, Universidad de O’Higgins, Universidad de Concepción y Pontificia Universidad Católica de Chile.




Académico UBB integra claustro de Doctorado de la Universidad Nacional de Cuyo

El académico del Departamento de Ciencias Sociales, Dr. Jaime Rebolledo Villagra, fue invitado por cuarta ocasión a la Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza, Argentina, para dictar clases en el Doctorado en Ordenamiento Territorial y Desarrollo Sostenible, programa interdisciplinario de cuatro Facultades: Filosofía y Letras, Ciencias Agrarias, Ciencias Económicas y Ciencias Políticas y Sociales.

El Dr. Jaime Rebolledo dictó la asignatura modular denominada “Gestión del Territorio con Sostenibilidad”, y en su calidad de integrante del núcleo académico permanente del programa de Doctorado, volverá a dictar la asignatura en marzo de 2020 a una cohorte especial proveniente de Ecuador. En esta oportunidad el investigador UBB impartió clases a profesionales-estudiantes de Argentina, Ecuador, Chile y Colombia.

El Dr. Rebolledo Villagra explicó que “al abordar los problemas del territorio como constructo social y desde la dimensión de gestionarlo con sostenibilidad, surge un gran desafío desde la perspectiva del Ordenamiento territorial, dado que la estabilidad ambiental, política y económica tiende a garantizar la armonía de la sociedad y a verse satisfechas las aspiraciones y visiones objetivas del desarrollo de la población”.

Asimismo agregó que en este contexto, “es vital analizar los problemas de gestión por los que atraviesan los territorios latinoamericanos en vías de desarrollo, y los desarrollados, su perspectiva política, técnica, los instrumentos e indicadores que apoyan la construcción de iniciativas, éxitos y fracasos de dicha gestión. También es necesaria la construcción de una nueva forma de asociatividad en los territorios, la gobernanza de los mismos, que conduzca a modelos de gestión sostenibles a distintas escalas. En esa búsqueda de experiencias profesionales, territoriales y políticas, la gestión territorial sostenible resulta un gran desafío para los países y las regiones del Mundo”, describió.

El Doctorado en Ordenamiento Territorial y Desarrollo Sostenible acaba de ser acreditado en categoría “A”, que es la máxima otorgada en la República Argentina por parte de la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria (CONEAU), otorgando un sello de calidad y distinción relevante a dicho programa.

Entre las labores académicas que desarrolla regularmente el académico del Departamento de Ciencias Sociales UBB en la Universidad Nacional de Cuyo, con la que existe un Convenio Marco institucional, destaca la dirección de Tesis Doctorales en desarrollo, co-tutorías e integración de Jurados en la defensa de dichas Tesis.  A lo anterior, se agrega su participación en tareas similares en el Doctorado en Geografía de la misma Universidad.




Centro de Estudios de Ñuble UBB formalizó adjudicación de inédito proyecto Innova FOSIS

El prorrector Fernando Toledo Montiel junto a la directora del Centro de Estudios de Ñuble UBB, Julia Fawaz Yissi, participaron en el acto de formalización de la adjudicación del proyecto “Comunas sin violencia hacia las mujeres: Una propuesta integral desde la prevención, sensibilización y reeducación de hombres, mujeres, jóvenes y comunidad en 4 comunas de Ñuble”. Se trata de una de las 20 iniciativas seleccionadas a nivel nacional, de un total de 170 participantes.

La iniciativa tiene como objetivo proponer una solución integral a mujeres que han sido víctimas de violencia intrafamiliar (VIF) en las comunas de San Ignacio, El Carmen, Pemuco y Yungay.

En la oportunidad, la seremi de Desarrollo Social, Doris Osses; la directora regional de FOSIS, Catherine González; y la seremi de la Mujer y Equidad de Género, Bárbara Hennig, relevaron el carácter inédito del concurso Innova FOSIS al integrar conceptos de innovación en el área social, así como el carácter integral de la propuesta presentada por el Centro de Estudios de Ñuble de la Universidad del Bío-Bío.

El prorrector Fernando Toledo Montiel expresó que iniciativas como la emprendida por el Centro de Estudios evidencian el compromiso de la Universidad con la Región de Ñuble y sus comunidades, que exigen mayores oportunidades, equidad y justicia social. “La Universidad del Bío-Bío, en su calidad de universidad pública, estatal y birregional, es consciente del rol social que desempeña en estos territorios y asume que su aporte trasciende por mucho la exclusiva formación disciplinar de pregrado y postgrado. Somos actores protagónicos del entorno social, político, cultural y productivo, y así lo demuestra el desempeño y desarrollo de nuestras académicas y académicos, de nuestros funcionarios y estudiantes”, aseveró.

La académica Julia Fawaz explicó que la propuesta del Centro considera 3 ámbitos de acción. En prevención y sensibilización se contemplan charlas a alrededor de 240 estudiantes de liceos municipales de cada comuna, cuatro ferias comunales de promoción, un seminario intercomunal y talleres con funcionarios municipales vinculados a violencia intrafamiliar. En el ámbito de trabajo con mujeres en situación de violencia intrafamiliar, se propone abordar el fortalecimiento de autoestima y desarrollo personal; orientación legal y capacitación laboral con incentivo económico de emprendimiento. También se vislumbra articulación público privada mediante la conformación de una mesa local en cada comuna, incorporando empresas, unidades de fomento productivo y empleo de municipalidades, y seremías de Economía y del Trabajo.

La directora del Centro de Estudios Ñuble precisó que las comunas de El Carmen, San Ignacio, Pemuco y Yungay presentan una ruralidad promedio superior al 50%, lo que conlleva como riesgo factores culturales, territoriales y educacionales, que favorecen altas y crecientes tasas de violencia intrafamiliar, de manera que el proyecto UBB se hace cargo de una realidad de manera integral y multidisciplinariamente.

El equipo UBB es conformado por la directora del Centro de Estudios de Ñuble, Julia Fawaz Yissi; la académica del Departamento de Ciencias Sociales Soledad Martínez Labrín; la jefa de carrera de Trabajo Social de la sede Concepción Soledad Reyes Pérez; la trabajadora social del Centro de Estudios Ñuble Alejandra Martínez Jeldres y el abogado del Proyecto DIRGEGEN Alen Alegría Vásquez.




Académica UBB abordó perspectiva de género y violencia contra las mujeres en seminario

  “Perspectiva de género y violencia contra las mujeres” se denominó la conferencia brindada por la directora del Centro de Estudios de Ñuble de la Universidad del Bío-Bío, académica Julia Fawaz Yissi, en el marco del seminario “Incorporación de la perspectiva de género en la respuesta del sistema de justicia en causas sobre violencia contra las mujeres”, organizado por la Corte de Apelaciones de Chillán y la Seremi Regional de la Mujer y Equidad de Género.

El seminario consideró la participación del Ministro encargado de las temáticas de equidad de género y no discriminación de la Corte de Apelaciones de Chillán, Guillermo Arcos Salinas, la Secretaria Regional Ministerial de la Mujer y la Equidad de Género, Bárbara Hennig Godoy, así como profesionales de los Centros de la Mujer de Chillán y San Carlos, del Centro de Atención a Víctimas, Carabineros, Coordinador Regional de Seguridad Pública, entre otros/as.

La académica Julia Fawaz invitó a reflexionar en torno a componentes básicos de la perspectiva de género, los derechos de las mujeres y la violencia contra la mujer. También entregó algunas herramientas prácticas para su incorporación dentro del quehacer laboral y profesional, en el contexto del Poder Judicial.

Se sumaron a ello, las presentaciones de Carla Palomera Astroza, Jueza del Juzgado de Familia de Chillán, de Maritza Espinosa, profesional del Servicio Nacional de la Mujer y de profesionales del Centro de la Mujer de Chillán.

El Ministro Guillermo Arcos, explicó que el Poder Judicial aborda este tema a través de la Oficina de Equidad y Género puesto que se considera del todo relevante, considerando las diversas circunstancias registradas en Ñuble. “El fin de este seminario es sensibilizar a varias instituciones sobre cómo abordar mejor esta situación y poder prevenir de mejor manera la ocurrencia de estos hechos”, indicó Arcos.

En tanto, la seremi de la Mujer y la Equidad de Género, Bárbara Henning, destacó la voluntad e interés del Poder Judicial por garantizar la igualdad de derechos y la protección de la mujer. “Hemos visto dos feminicidios en Ñuble, uno recientemente, que nos llama a trabajar en conjunto; necesitamos aunar fuerzas para evitar la violencia contra la mujer”, destacó.

La magistrada Carla Palomera valoró el espacio de difusión y reflexión. “La fenomenología que estamos tratando da cuenta de un problema que tiene que ser abordado por muchos actores articulados por una gran red. Entonces, es importante que todos conozcan con detalle cuál es nuestra forma de abordar la problemática de violencia intrafamiliar, cuáles son las observaciones que nosotros tenemos, pensando que de esa forma podemos mejorar la respuesta del Tribunal de Familia”, expresó.




Libro “Universidad, Agricultura Familiar y Políticas Públicas” rescata investigaciones de académicos UBB

El libro resumen de la primera Conferencia Regional del Grupo de Investigación en Políticas Públicas de la Agricultura Familiar GIPPAF, de la REAF Mercosur, consideró las investigaciones presentadas por la directora del Departamento de Ciencias Sociales, Julia Fawaz Yissi; el académico del Departamento de Ciencias Empresariales, Bernardo Vásquez González y la profesional del Centro de Agronegocios UBB, Rosana Vallejos Cartes.

“Universidad, Agricultura Familiar y Políticas Públicas”: Reflexiones y diálogo sobre extensión, comercialización y el vínculo entre la Universidad y las Organizaciones Campesinas para la generación de políticas públicas en la Agricultura Familiar, se denomina la reciente publicación generada tras la primera Conferencia Regional del Grupo de Investigación en Políticas Públicas de la Agricultura Familiar GIPPAF, convocada en agosto de 2017 por  la Reunión Especializada de Agricultura Familiar (REAF Mercosur), el Instituto de Desarrollo Agropecuario (INDAP), Foco Rural de la Universidad de Chile, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación (FAO), y la Universidad del Bío-Bío que ofició como anfitriona.

En la presentación del libro, Felipe Bravo Peña, integrante del equipo organizador de la Conferencia GIPPAF y de Foco Rural de la Universidad de Chile, extiende un especial reconocimiento a la directora del Departamento de Ciencias Sociales, Julia Fawaz Yissi, y a la profesional del Centro de Agronegocios UBB, Rosana Vallejos Cartes “por el apoyo en la organización, por ser los dueños de casa y anfitriones del encuentro”.

Según se indicó, el libro es una publicación basada en presentaciones, diálogos y discusiones realizadas durante la primera Conferencia Regional del Grupo de Investigadores en Políticas Públicas de la Agricultura Familiar (GIPPAF) de la REAF Mercosur, realizada en la ciudad de Chillán.

En el prólogo de la publicación, se expresa que a través de la edición del libro se busca “seguir estrechando lazos y comenzar a materializar el desarrollo de investigación de carácter regional, además de propiciar un espacio de extensión y divulgación directo con las Organizaciones Campesinas e Indígenas (OCI), propiciar una nueva relación colaborativa entre la Universidad y los miembros de la REAF, y abrir las puertas a una nueva forma de entender el rol de la academia en el desarrollo de políticas públicas”.

La primera sección del libro se denomina “El rol público de las universidades: Trabajando con agricultores y sus organizaciones”. En este capítulo se incluyó el trabajo desarrollado por las académicas Julia Fawaz Yissi, Rosana Vallejos Cartes y María Paz Santibáñez Arellano, que se denomina “Una mirada de género en procesos de desarrollo rural en Chile: perspectivas y desafíos para una extensión rural con enfoque de género”.

Dicho trabajo permite evidenciar que “la incorporación del enfoque de género en la extensión rural contribuye a acortar las brechas de desigualdad en el acceso de hombres y mujeres a recursos productivos y a las políticas públicas en el ámbito del desarrollo rural, representando la adopción de una medida concreta en el avance hacia una mayor equidad de género”.

En términos generales, el capítulo da cuenta de la experiencia desarrollada por un equipo multidisciplinario de profesionales y académicos de la Universidad del Bío-Bío, quienes en conjunto con el Instituto de Desarrollo Agropecuario (INDAP), realizaron una investigación centrada en la generación de herramientas de trabajo para orientar la labor de los extensionistas rurales en sus tareas de asesoría y acompañamiento de iniciativas productivas lideradas por mujeres.

“Utilizando técnicas cuantitativas y cualitativas de recolección y análisis de datos, se elaboraron una serie de instrumentos metodológicos, diseñados en base a dos orientaciones estratégicas transversales: enfoque de género y competencias laborales. El enfoque de género sustenta la adopción de medidas para compensar las desventajas históricas y sociales que impiden que mujeres y hombres se beneficien de las mismas oportunidades, mientras que las competencias laborales integran habilidades, destrezas y conocimientos puestas en juego en la resolución de los problemas. Los resultados de esta investigación dan origen a herramientas metodológicas y pedagógicas para guiar el trabajo de los extensionistas en cuatro áreas específicas: i) planificación participativa integrada, ii) plan de acción para el desarrollo de la actividad productiva, iii) comunicación y redes y iv) monitoreo y evaluación”, ilustraron las autoras.

En la segunda sección de la publicación, denominada “El aporte de la Universidad a las políticas de acceso a mercados para la Agricultura Familiar”, se consigna la investigación “Jóvenes, emprendimiento y territorio: Propuesta de fortalecimiento del microemprendimiento de jóvenes rurales con identidad territorial local”, cuya autoría corresponde al académico Bernardo Vásquez González y a la profesionales UBB Rosana Vallejos Cartes y Marisela Fonseca Fuentes.

Según describen los autores, “La experiencia presentada surge de la sistematización del trabajo colaborativo desarrollado por el Centro de Agronegocios de la Universidad del Bío-Bío y el Instituto Nacional de Desarrollo Agropecuario (INDAP), que a través de un programa de capacitación a 20 jóvenes rurales emprendedores del centro sur de Chile, se propuso contribuir al fortalecimiento de la capacidad emprendedora de los jóvenes rurales, por medio de la formación en temas específicos y la generación de competencias y habilidades prácticas para dar sostenibilidad a sus ideas de negocios”.

“En la primera parte, el programa consideró la revisión de contenidos asociados a economía, gestión, marketing, y TICs, utilización de metodologías de aprendizaje interactivas y desarrollo de actividades prácticas. En la segunda fase, se desarrolló las actividades de seguimiento y monitoreo de los emprendimientos, que contemplaron la realización de asesorías especializadas en terreno por parte de un equipo de profesionales de la Universidad, la ejecución de una gira tecnológica para visitar experiencias de trabajo similares a las impulsadas por los jóvenes que participaron en este programa y la formulación de proyectos de apoyo a su emprendimiento”, se describe en el libro.

“Finalmente, el programa de fortalecimiento del microemprendimiento de jóvenes rurales se centró, tanto en aspectos técnicos como socioculturales, para generar una propuesta de intervención integral, que releve la importancia del patrimonio agroalimentario y cultural, al momento de desarrollar productos y servicios con sello de identidad local”, puntualizaron los autores UBB.

Asimismo, los autores que participaron en esta iniciativa agradecieron a la División de Gestión Estratégica de INDAP, especialmente al jefe del Departamento de Organizaciones, Juan Guido Vidal Acuña, por la oportunidad de ser parte de la REAF, y por impulsar una serie de iniciativas vinculadas al estudio del mundo rural, ámbito en el cual la Universidad del Bío-Bío, a través del Programa Centro de Agronegocios y del Departamento de Ciencias Sociales, ha contribuido significativamente.

Del mismo modo se destacó el apoyo de la Dirección de Desarrollo y Transferencia Tecnológica, DITEC de la sede Chillán en la gestión de convenio con INDAP.




Diplomado en Gestión del Patrimonio Cultural Regional identifica Tesoros Humanos Vivos de la Región de Ñuble

Reconocer y valorar en el medio rural de la Región de Ñuble, Tesoros Humanos Vivos (THV) que mantienen la tradición y la identidad del campesinado chileno fue el principal objetivo del trabajo etnográfico en terreno desarrollado como parte del programa de Diplomado en Gestión del Patrimonio Cultural Regional, según explicó su director, el Dr. Cristián Leal Pino.

La actividad se realizó en la comuna de Portezuelo, espacio donde los alumnos del Diplomado tuvieron la oportunidad de aplicar en forma práctica los conocimientos teóricos aportados en el módulo.

El académico Dr. Cristián Leal Pino explicó que el trabajo etnográfico demanda la visualización de tres fases: preparatoria, de trabajo de Campo e Informativa. La primera de ellas implica conocer el contexto, la definición de grupos de trabajo y la determinación de técnicas y estrategias de recolección de información. El trabajo de Campo propiamente tal consiste en observar el escenario, sumergirse en el territorio y recoger la información a través de diversas técnicas tales como la observación participante, entrevistas, fotografías, filmaciones, notas de campo, entre otras. La fase informativa, consiste en la entrega de los resultados del trabajo de Campo por medio de un informe escrito.

Durante la visita a Portezuelo los estudiantes conocieron a personas que de acuerdo a sus características pueden ser considerados como Tesoros Humanos Vivos, dando paso luego a un diálogo entre los etnógrafos y las personas. También se realizó un ejercicio sobre Lugares de Memoria.

El Dr. Leal Pino también enfatizó en la importancia de las notas de campo y para ello, los etnógrafos deben centrar su atención en lo que constituye su foco de estudio observando, escuchando y registrando concentradamente y en momentos adecuados. Gestos, frases, palabras, posturas corporales, emociones y sentimientos son algunos de los tópicos a los cuales debe concederse particular atención, según ilustró el investigador UBB.




La Influencia vitivinícola francesa en el Chile del siglo XIX fue tema de conferencia de académico UBB en Portugal

“Influencia vitivinícola francesa en Chile central; 1850-1900” se denominó la conferencia dictada por el académico del Departamento de Ciencias Sociales Dr. Félix Briones Quiroz, en el II Congreso Internacional de Viñas y Vinos realizado en Porto, Portugal.

A través de su ponencia, el Dr. Briones se refirió a la introducción de las variedades de vid francesa en Chile durante la segunda mitad del siglo XIX, lo que implicó un nuevo sistema de plantación y cultivo, junto con la extinción de la cepa País en los valles que circundan Santiago, puesto que fue precisamente en esa zona, en el Llano del Maipo y en Panquehue, donde se instalaron las nuevas viñas de riego.

El Dr. Félix Briones comentó que en el proceso de introducción de cepas francesas jugaron un rol fundamental el propio Estado chileno, así como los empresarios que habían hecho fortuna en la minería, la banca y la industria, quienes vieron en este rubro una opción para adquirir estatus social y prestigio.

“El Estado chileno fue un protagonista importante. Creó el Instituto Agrícola y Escuelas Prácticas Agrícolas a lo largo del país y contrató a profesionales y técnicos franceses. Además, el Estado emitió 2 decretos para luchar contra la filoxera vastatrix, insecto que afectaba a los viñedos en Europa en ese momento. Un decreto de 1874 prohíbe la internación de vid francesa y en 1877 otro decreto prohíbe la internación de vid extranjera en general. Gracias a estos decretos Chile no fue afectado por este insecto que destruyó los viñedos de Europa”, comentó el académico UBB.

La creación de la Escuela de Artes y Oficios en 1849 también contribuyó a tecnificar la producción vitivinícola y otorgó la base para el desarrollo tecnológico que se vivía en Chile en aquel momento.

La política estatal también consideró el envío de especialistas a misiones o viajes de estudio a Europa así como a Argentina y Uruguay con el propósito de conocer los viñedos y las técnicas que se estaban empleando y los métodos para eliminar la filoxera.

Entre los especialistas destacó particularmente René Le Feuvre quien se desempeñara como profesor y director del Instituto Agrícola que dependía de la Quinta Normal de Agricultura hasta 1903 en la ciudad de Santiago. De Le Feuvre se reconocen más de 100 artículos sobre vitivinicultura.

El rol del mundo privado fue igual de relevante pues aportaron el capital para la creación de las viñas de acuerdo al modelo francés. “Este tipo de viñatero era muy acaudalado. Las viñas Cousiño Macul, Errázuriz Panquehue, Concha y Toro, Santa Carolina o Tarapacá Ex Zavala eran de familias con grandes fortunas. Estas viñas destacan por su tamaño que va desde las 30 hectáreas a las 450 hectáreas”, explicó el Dr. Briones Quiroz.

Los nuevos productores vitivinícolas buscaron exportar sus vinos finos al mercado europeo, pero el alto costo de la producción y la distancia de Chile respecto de los puntos de destino, prácticamente hicieron imposible concretar esos proyectos. Además, los productores franceses, si bien reconocían la calidad del vino chileno, aseguraban que los mostos nacionales eran inferiores a los de origen galo.

“Producir un vino francés en Chile era muy caro porque había que contratar técnicos franceses, se debía importar toda la maquinaria, las herramientas, las botellas, corchos, lacre; las duelas de roble para confeccionar los toneles, pipas, cubas, barriles, se traían desde Estados Unidos o Francia. A eso hay que agregar el costo del transporte y los derechos de aduana. Para los productores chilenos fue un mal negocio”, ilustró el investigador UBB.

Ante este revés, según ilustró el Dr. Félix Briones, los productores chilenos orientaron su producción al mercado del norte del país que vivía una época boyante debido a la riqueza que aportaba la minería del salitre. Los vinos de calidad eran consumidos por la elite minera, los mandos medios, técnicos y profesionales de la industria, mientras que el vino País lo consumía el resto de la población.




Estudiante de Doctorado de la Universidad Autónoma de Baja California realizó pasantía académica en la UBB

El académico del Departamento de Ciencias Sociales y director del programa de Magíster en Historia de Occidente, Dr. Mauricio Rojas Gómez, recibió a la estudiante del Doctorado en Historia del Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Autónoma de Baja California, México, Lucía Rubio Mejía, a quien codirige en sus estudios de postgrado.

“Control social, administración de justicia y delincuencia” se denomina la investigación de tesis doctoral de la estudiante mexicana Lucía Rubio Mejía, quien realizó una estadía académica en la Universidad del Bío-Bío junto al Dr. Mauricio Rojas Gómez, codirector de su proyecto investigativo.

La doctoranda explicó que en su trabajo, cuyo asesor de tesis es el Dr. José Alfredo Gómez Estrada, se ha propuesto analizar la administración de justicia penal, la policía y la criminalidad entre los años 1900 y 1930, en lo que hoy corresponde al Estado de Baja California en México, pero que en el periodo referenciado se conocía como distrito norte.

La investigación pretende caracterizar cómo se desarrollan las categorías de análisis enunciadas en el título del trabajo en un contexto particular como son las localidades de Tijuana, Mexicali y Ensenada en la frontera norte mexicana, particularmente en la época de la prohibición de venta de bebidas alcohólicas o de Ley seca en EE.UU.

“La idea es ver cómo se desarrollan estas poblaciones con la dinámica que se da con el traslado de los negocios prohibidos en EE.UU. a México; el desarrollo del turismo en estos mismos lugares; la presencia de gran número de extranjeros provenientes de EE.UU. China y Japón; cómo contribuyeron a la dinámica social y económica, y cómo repercuten todos estos cambios en la administración de justicia penal, en la policía y en la criminalidad”, detalló la estudiante.

El Dr. Mauricio Rojas Gómez explicó que la estudiante Lucía Rubio Mejía, se aboca al estudio de los delitos, y de acuerdo a ellos busca desentrañar cómo eran las vidas, las trayectorias, o lo que en la disciplina histórica se denomina contenidos de conciencia, vale decir, cómo pensaban, cuáles eran sus valores, visiones de mundo, o las razones de porqué un sujeto hacía lo que hacía.

“El trabajo que hemos tenido es orientar en cuanto a precisar el objeto de estudio, es decir, establecer qué se va a estudiar y a quienes vamos a estudiar. Asimismo, se vislumbraron las metodologías y las fuentes adecuadas para estudiar a estos sujetos y acotar el campo de investigación. También se brindó una orientación respecto a cómo aproximarnos teóricamente al tema. Es decir, cuáles son los significados, las claves hermenéuticas para las cuales la historiografía ha estado trabajando en torno a estos termas; una especie de actualización teórico conceptual”, acotó el Dr. Rojas Gómez.

La doctoranda Lucía Rubio Mejía explicó que conoció de la tarea investigativa del Dr. Mauricio Rojas Gómez, tal como el proyecto FONDECYT “Delito y modernidad: Características del sentimiento de inseguridad en las ciudades de Santiago, Valparaíso y Concepción, 1920-1973”, y fue por esa razón que optó por contactarlo y solicitarle orientación académica.

“Debía buscar un contacto en una universidad extranjera que trabajara la misma línea de investigación de mi proyecto. Afortunadamente, hoy es posible acceder a mucha producción en investigación a través de Internet y así supe de las investigaciones del Dr. Mauricio Rojas. Ciertamente, seguiré en contacto con el Dr. Rojas Gómez a través de las ventajas que permite la tecnología”, reflexionó Lucía Rubio Mejía.




Coloquio UBB conmemoró los 500 años de la Reforma protestante

El programa de Magíster en Historia de Occidente junto a la Escuela de Pedagogía en Historia y Geografía, convocaron al encuentro académico que tuvo como objetivo recordar los 500 años de la Reforma protestante y apreciar las implicancias de dicha coyuntura para la historia de Occidente y del mundo en general. Los académicos Mg. Sergio Olivares Peña, Dr. Luis Rojas Donat y Dr. Mauricio Rojas Gómez, dialogaron respecto de la figura del fraile agustino Martín Lutero y el contexto social, religioso, cultural y político en que se desarrolló este proceso.

El Coloquio, realizado en el Salón Miguel Jiménez Cortés del Campus La Castilla, fue moderado por el académico del Departamento de Ciencias Sociales, Dr. Cristian Leal Pino, y reunió a académicos y estudiantes.

El académico Sergio Olivares Peña, Magíster en Historia Eclesiástica por la Universidad Andrews, EE.UU.; ex director general de la Universidad Adventista de Chile y Doctor Honoris Causa de la misma institución, comentó que Martín Lutero es una figura histórica que marca la historia universal, sin embargo, es necesario poner especial atención a todo el proceso histórico en que se vivió la Reforma, así como también a otras figuras relevantes de aquel tiempo.

Olivares Peña recordó que para entender a Lutero se debe considerar igualmente los acontecimientos de la Edad Media, las instituciones predominantes y que entraron en conflicto como la Iglesia y el Imperio que representaban intereses religiosos y seculares.

“Hay muchas fuerzas actuando. A nivel social hay clases emergentes como la burguesía que tiene sus propios intereses ante un sistema feudal que limitaba su desarrollo. También los cambios culturales pues el Renacimiento vive sus albores.  El propio sistema de gobierno de la Iglesia ha pasado por una gran crisis que se grafica en el llamado –cautiverio babilónico- que significó que por más de 70 años la sede papal estuviera en Francia y que en algún momento implicó la existencia de tres pontífices simultáneos”, expresó el académico.

Sergio Olivares recalcó que en historia los fenómenos no se pueden examinar aisladamente, por tanto, Martín Lutero no es un personaje que aparezca independiente de los demás procesos. “Lutero es una especie de detonante que impacta en todas esas otras situaciones. Lutero no está solo frente a todo un pasado y tampoco frente a ese presente. Sus ideas van a influir en la política, la cultura, la economía, etc. La figura de Lutero es importante porque desencadena una serie de situaciones que luego se vuelven incontrolables”, reflexionó.

El Dr. Luis Rojas Donat, profesor titular de la UBB, presidente honorario de la Sociedad de Estudios Medievales y especialista en catolicismo, también hizo alusión a la gran crisis vivida por la Iglesia durante los dos últimos siglos de la Edad Media (XIV y XV) con el traslado del papado al sur de Francia.

Rojas Donat explicó que si bien el papado centralizó su administración y se percibió como una organización coherente, también quedó muy involucrado en todos los problemas políticos de la época, pues ninguno de esos asuntos podía desatender la opinión del papa.

“Algunos intelectuales habían construido una teoría política relativa a que el poder espiritual era superior al poder temporal y por lo tanto, eso obligaba al poder político a estar en cierto modo sometido o controlado por el poder espiritual. Dependiendo del carácter de algunos pontífices esa tuición se convertía en un control verdadero. Ese control sobre los monarcas era especialmente preocupante en lo que hoy es la actual Alemania, porque existía un emperador, y desde hacía muchos siglos para ejercer como monarca se debía contar con la venia del Papa. Es una iglesia muy involucrada en los asuntos políticos”, señaló.

El Dr. Rojas Donat indicó que dicho involucramiento fue acompañado de una corrupción interna muy grave, pues el alto clero disponía de amplias riquezas y poder, en contraposición al clero campesino, mal formado en aspectos doctrinales, que vivía en precariedad y se veía obligado a vender sacramentos para la subsistencia. La Iglesia vive momentos complejos y la idea de una reforma no es ajena, pero no todos coinciden en cómo hacerla, más aún cuando la jerarquía católica rechazaba la idea de cualquier cambio que implicará perder privilegios.

En dicho contexto, Martín Lutero, preocupado por la salvación de su alma, como cualquier creyente, se pregunta si la conducta personal implicará necesariamente una consecuencia al final de la vida. Esto movido por la idea que las obras humanas no son suficientes para la salvación, pues la naturaleza del hombre está dañada.

“En ese momento viene la decisión del Papa de pedirle a la cristiandad que ayude a reparar la basílica de San Pedro, que estaba muy destruida y para eso ofrece la venta de indulgencias. El tema de las indulgencias era un tema antiguo en la Iglesia de manera que el Papa, hace 500 años, no tenía referencia posible para entender que esa decisión causaría un malestar tan grande”, graficó el Dr. Luis Rojas Donat.

A su vez, el Dr. Mauricio Rojas Gómez, profesor titular de la UBB y director del programa de Magíster en Historia de Occidente, enfatizó que el 31 de octubre de 1517, fecha en la que Martín Lutero habría clavado sus 95 tesis en una de las puertas de la catedral de Wittenberg en Alemania, supone un momento muy complejo.

“El poder de Lutero tiene que ser entendido en un proceso de resignificación de Occidente, especialmente en Alemania. Para ello debo remontarme a 1455, fecha de la invención de la imprenta de tipos móviles por Gutenberg. Ese hecho fue sumamente significativo, porque para la Iglesia católica existía una lengua sagrada que era el latín, y el pueblo no entendía latín, hablaba en alemán o en los idiomas vernáculos; el que se haya traducido la Biblia al alemán significaba romper todos los signos y códigos sagrados de ese momento”, precisó el historiador.

Según explicó el Dr. Mauricio Rojas, el descubrimiento de América en 1492 y la posterior precisión de Américo Vespucio respecto de que en realidad se había descubierto un nuevo continente y no las Indias, como se pensaba, también supuso un hecho significativo.

Tras ello, otro alemán, Martin Waldseemüller, elabora un mapamundi donde incorpora el nuevo continente, rompiendo con otro código cultural del catolicismo: la imposibilidad que existiera un cuarto continente pues de acuerdo a la tradición bíblica Noé tuvo solo tres hijos Sem, Cam y Jafet.

“El número sagrado es el 3, por lo tanto el descubrimiento era imposible jurídica y teológicamente, y eso era algo enseñado por la Iglesia católica. Por lo tanto no es una casualidad todo lo que ocurre en esa época. El mundo estaba cambiando culturalmente, no solo de manera espiritual y es en ese contexto que Martín Lutero proclama sus 95 tesis”, aseveró el Dr. Mauricio Rojas Gómez.




Historiador UBB se vincula con la muerte, sus representaciones y espacios entre 1883 y 1932

El académico del Departamento de Ciencias Sociales, Dr. Marco Antonio León, acaba de reeditar, de manera ampliada y actualizada, el libro “Sepultura sagrada, tumba profana. Los espacios de la muerte en Santiago de Chile, 1883 y 1932” a través de Ediciones Historia Chilena. La obra estudia una serie de aspectos relacionados con la muerte en un marco cronológico definido por dos hitos legales: la primera ley laica de cementerios de 1883 y el primer reglamento nacional de cementerios de 1932.

El Dr. Marco León explicó que si bien buscó hitos legales para lograr una periodificación del tema, la obra trasciende el ámbito legal y normativo, adoptando una aproximación a ciertos aspectos del estudio de la muerte desde una perspectiva más bien sociocultural y antropológica.

En este caso, si bien el libro tiene un énfasis en los espacios de la muerte, principalmente en el Cementerio General de Santiago y el Cementerio Católico de la misma ciudad, también se incorporan otros aspectos de la muerte que en opinión del autor dan mayor solidez a la investigación, a la vez que permiten incorporar otros factores que los cementerios por sí solos no son capaces de revelar tales como las ideas, las supersticiones relacionadas con la muerte,  o los rituales, por mencionar algunos ejemplos.

“En el libro se busca entender a los cementerios no solo como los espacios de la muerte, sino como espacios que a la vez pueden ser una fuente para la historiografía, y por eso, en la medida que esa fuente también presenta vacíos o limitaciones, esos vacíos son complementados con lo que señalo: un estudio más general sobre las ideas, creencias, supersticiones y los rituales que también complementan la comprensión de la muerte en función de los espacios que definimos como los cementerios”, expresó el Dr. León.

El texto busca plasmar una mirada amplia e interdisciplinaria, acercándose bastante a la sociología y la antropología, puesto que la muerte ha sido una temática bastante trabajada en el extranjero desde la década de 1960. “Las Ciencias Sociales, en algunos casos, son algo más progresistas o más visionarias que la historiografía. Tratan algunas temáticas de manera más profunda, con mucha anticipación y a veces la historiografía llega con posterioridad”, comentó el investigador UBB.

El académico del Departamento de Ciencias Sociales aseguró que el libro está pensado para que sea accesible a cualquier lector interesado, y las imágenes que aparecen no solo ilustran sino que complementan el texto.

“El propósito en esta investigación, más que reconstruir fácticamente un periodo o una temática, era encontrar el sentido que la sociedad santiaguina le asignaba al fin de la existencia, el cual puede ser aplicable, respetando las diferencias geográficas y culturales, a cualquier otro lugar de Chile”, detalló el Dr. León.

Consultado sobre las principales representaciones de la muerte en este periodo (1883 y 1932), el Dr. Marco León identifica tres representaciones esenciales: la representación religiosa; la representación laica; y la mirada médica científica sobre este fenómeno.

“La muerte experimenta varias representaciones. La representación religiosa entiende a la muerte como un paso para la trascendencia, un tránsito al más allá donde habrá una mejor vida, que es el discurso que impone la Iglesia Católica, y que cobra sentido en un Estado que hasta 1925 tiene una religión oficial: la católica, apostólica y romana”, ilustró.

La representación laica implica la existencia de distintas ideas vinculadas al liberalismo. Desde esta perspectiva también se considera a la muerte como un concepto que debe respetarse y conmemorarse, pero la idea de trascendencia es distinta a la de la religión católica.

“La trascendencia se manifiesta en la monumentalidad, en cómo la muerte puede proyectarse a partir de las grandes tumbas, mausoleos; una estética que en muchos aspectos refleja también la vida cotidiana de las elite o de la oligarquía santiaguina. Así como la elite está construyendo palacios para vivir, que buscan imitar modelos europeos, modelos asiáticos, en los cementerios, y especialmente en los mausoleos del Cementerio General también se proyecta eso. Tumbas que representan panteones griegos, basílicas en miniatura que mezclan estilos, obras de arte vinculadas a las tumbas como esculturas, estatuas monumentales, medallones, fotografías de la persona fallecida…”, describió el autor.

Dichas representaciones, también incorporan las diferencias sociales, porque las personas que no pueden costear las obras monumentales, sí mantienen el recuerdo y la conmemoración entre los familiares. Se transita así desde el mausoleo a la tumba de tierra o la fosa común para indigentes, porque la diferenciación social se reproduce también dentro del cementerio. “A la larga, sostengo que a su manera, estos cementerios son ciudades de muertos, son ciudades que también representan y reflejan la ciudad de los vivos de la cual son parte”, aseveró el académico UBB.

La tercera representación de la muerte se refiere a la mirada médica sobre el fenómeno. El autor explica que desde 1870 ya existe un cuerpo médico que se está profesionalizando y que aborda la muerte, las enfermedades, desde un punto de vista distinto, más ligado a lo cuantitativo y a la profilaxis y cuidados que se deben tener frente al cadáver. El cuerpo médico también entiende a la muerte de una manera masiva, especialmente en los periodos en que hay enfermedades epidémicas como el cólera, que es muy propio de la década de 1880, entre otro tipo de enfermedades.

“La perspectiva médica vincula a otros espacios mortuorios, porque estos no se circunscriben solo a los cementerios. La morgue o el futuro Instituto Médico Legal, o los propios cementerios que mantuvieron algunos hospitales también son espacios de la muerte que generan estadísticas, recuentos, que son de interés para los médicos”, comentó el Dr. Marco Antonio León.