Académica UBB expuso en reunión anual de la Sociedad Española de Epidemiología

La académica del Departamento de Nutrición y Salud Pública, Dra. Jacqueline Araneda Flores, presentó los resultados de dos investigaciones en el marco de la XXXVII Reunión Anual de la Sociedad Española de Epidemiología efectuada en Oviedo, España. Los temas expuestos se abordaron en el seno del Grupo de Investigación Epidemiología Alimentaria Nutricional (EPIAN), integrado por académicos de la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos (FACSA).

La Reunión Anual de la Sociedad Española de Epidemiología 2019 congregó a alrededor de 700 profesionales e investigadores de la Epidemiología, Medicina Preventiva y de la Salud Pública de Iberoamérica y Europa. La Dra. Jacqueline Araneda Flores concretó su participación a través del Fondo de Apoyo para la Participación en Eventos Internacionales en el extranjero (FAPEI).

La Dra. Araneda Flores presentó “Características alimentarias de estudiantes universitarios chilenos”. El estudio de diseño transversal consideró una muestra de 1102 estudiantes universitarios de ambos sexos de distintas facultades de la UBB en la Región de Ñuble.

“Se aplicó una encuesta para conocer hábitos alimentarios y frecuencia de consumo de alimentos, la que fue especialmente desarrollada para conocer los tiempos de comida, horarios de las comidas y colaciones. También se incluyó un ítem sobre grupos de alimentos como frutas, verduras, pescados, legumbres, carnes, alimentos ultraprocesados, entre otros”, reseñó la investigadora.

Entre los resultados se obtuvo que solo la mitad de los universitarios tiene horarios establecidos de alimentación para el desayuno, almuerzo, once y cena (51,3%). El 95% almuerza diariamente y el 23% no toma desayuno. 6 de cada 10 estudiantes suelen comer entre comidas (“picoteo”). El 8% de los encuestados señala consumir rara vez o nunca frutas y legumbres, mientras que el 20% nunca consume pescados. En general una cuarta parte de los universitarios, señala que su alimentación es monótona y el 92% declara que debiera mejorar su alimentación. Los hombres tuvieron más alta probabilidad de consumo de alimentos como bebidas azucaradas, sopaipillas (masa frita); completos y pescado, describió la Dra. Jacqueline Araneda.

El segundo trabajo presentado se denominó “Consumo de frutas y verduras. Representaciones de mujeres que habitan en la zona sur de Chile”. La investigadora UBB explicó que a través de un muestreo no probabilístico por conveniencia, se logró reclutar un total de 40 mujeres de edades entre los 20 y 65 años. A través de cuatro grupos de discusión se identificaron las representaciones de mujeres en torno a motivaciones, barreras, gastos asociados y conocimientos respecto al consumo de frutas y verduras.

“La principal motivación de las mujeres para consumir frutas y verduras son los beneficios para la salud y calidad de vida, mientras que la principal barrera es el alto costo. Las frutas y verduras son principalmente consumidas al desayuno y almuerzo por todos los miembros del hogar, destacándose una mayor ingesta en los niños. Los medios de comunicación masiva como televisión e internet, son validados por las mujeres para adquirir conocimientos sobre los beneficios de las frutas y verduras, así como de formas de preparaciones más novedosas. También, destacan a las frutas y verduras como favorecedoras de la reducción de peso corporal, al preferirlas ante otros alimentos que contienen alta densidad calórica”, ilustró la Dra. Jacqueline Araneda.




Investigación UBB advierte sobre alimentación de adultos mayores en casas de reposo

“Estado nutricional y su relación con la seguridad alimentaria en adultos mayores institucionalizados en Establecimientos de Larga Estadía de las comunas de Chillán y Chillán Viejo de la Región de Ñuble”, se denomina la investigación desarrollada por las estudiantes de la Escuela de Nutrición y Dietética Josefa Candia Martínez y Julia Flores Sepúlveda, guiadas por las académicas Marcela Ruiz de la Fuente y Verónica Barrón Pavón.

La investigación científica consideró una muestra de 63 personas mayores de 60 años de 15 Establecimientos de Larga Estadía para el Adulto Mayor (ELEAM), ubicados en las comunas de Chillan y Chillan Viejo, entre los meses de junio y diciembre de 2018.

“El estudio evaluó el estado nutricional a través de la composición corporal y su relación con la seguridad alimentaria, esta última definida a través de cuatro componentes básicos: el acceso, utilización, disponibilidad y estabilidad de los alimentos, medida a través de la encuesta Escala Brasileña de Inseguridad Alimentaria Adaptada y validada en Chile”, explicó la académica Marcela Ruiz de la Fuente.

Las estudiantes Josefa Candia Martínez y Julia Flores Sepúlveda precisaron que los resultados arrojaron que un 55,6% de los participantes manifestó inseguridad alimentaria leve, de los cuales un 42,9% clasificaron con estado nutricional enflaquecido. La prevalencia de adultos mayores institucionalizados -ubicados en los centros considerados en el estudio- con algún grado de inseguridad alimentaria representa el 77,8%, por lo tanto solo el 22,2% de los adultos tiene seguridad alimentaria.

“Cabe señalar que una de las situaciones frecuentemente observadas en los centros, es que los adultos mayores no se atreven a pedir más alimentos en el caso de sentir hambre. Esta situación se identificó a través de la consulta directa a los adultos mayores, donde se les preguntó directamente: ‘En el último mes, ¿Alguna vez por hambre solicitó alimentos y se los negaron?’. Ante la consulta, la mayoría respondió que no pedía, asociado a dos razones: sentir vergüenza en un 45,8% y sentir miedo a la negación en un 29,2%.”, ilustraron.

Asimismo, la investigación evidenció que la alimentación entregada en la mayoría de estas instituciones no consideraba la presencia de alguna enfermedad de las personas, el monto que cancelan, el estado nutricional e incluso sus gustos y preferencias.

La académica Marcela Ruiz de la Fuente manifestó que el estudio “concluye en la urgencia y necesidad de una mayor fiscalización por parte de la Seremi de Salud a los centros de larga estadía de las comunas analizadas, de manera de resguardar las condiciones de calidad de vida y salud de este grupo vulnerable”.

Las estudiantes Josefa Candia y Julia Flores también alertaron sobre la necesidad de realizar más estudios científicos en el área de nutrición, enfocados en adultos mayores institucionalizados, lo que permitiría contar con información actualizada respecto del grupo etario, considerando el gran crecimiento de esta colectividad. “Dichos estudios significarían la aplicación de tratamientos nutricionales con bases confiables para la implementación de legislación que permita la atención oportuna del adulto mayor. Además, es urgente la necesidad de que el Estado de Chile se involucre más con el adulto mayor institucionalizado, ya que si bien la ley los protege, falta mayor información y actualización de los centros por parte de las instituciones encargadas”, advirtieron las jóvenes.




Académicas de Uruguay y Perú valoran proceso de innovación curricular vivenciado por Nutrición y Dietética UBB

La académica María Alina Miranda Flores de la Escuela Profesional de Nutrición Humana de la Universidad Peruana Unión, y las académicas de Licenciatura en Nutrición de la Universidad de la República-Uruguay, María Ema Leites, Isabel Petronio y Gabriela Fajardo, realizaron una visita académica a la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad del Bío-Bío, con el propósito de conocer directamente sobre la experiencia de rediseño e innovación curricular.

La visita de las académicas se gestó en el marco del VII Congreso Iberoamericano de Nutrición realizado en Cusco-Perú, oportunidad en que la académica del Departamento de Nutrición y Salud Pública, María Angélica González Stäger, participó en calidad de invitada para exponer en la mesa coordinada por la Asociación Iberoamericana de Facultades y Escuelas de Nutrición (AIFENutrición), denominada “Situación y perspectiva en la formación del recurso humano en Nutrición, en la región de Iberoamérica”.

En dicha oportunidad, la académica González Stäger, quien es parte del directorio de AIFENutrición, presentó la ponencia sobre “Innovación curricular de la carrera de Nutrición y Dietética de la Universidad del Bío-Bío”. A través de dicha conferencia la académica UBB se refirió al desarrollo del proceso de innovación curricular de la carrera de Nutrición y Dietética de la Universidad del Bío-Bío, enfatizando los distintos apoyos brindados por la Universidad para plasmar con éxito dicho proceso.

“Las académicas visitantes se interesaron en conocer nuestra experiencia porque en sus respectivas universidades se encuentran en la etapa de diseño de la implementación del nuevo plan de estudios”, comentó la académica María Angélica González.

La directora de escuela saliente, académica María Trinidad Cifuentes, fue la encargada de guiar la visita y aportar la información más relevante.

En el caso de la Universidad de la República Uruguay de carácter público, se trata de una de las dos casas de estudios del país que imparten la carrera de Nutrición. “En Uruguay no se rinde una prueba de selección para ingresar a la Universidad, como ocurre con la PSU en Chile. Es así como cada año ingresan alrededor de 750 estudiantes a primer año. Ellos ya presentaron su malla curricular nueva y debe ser aprobada por diversas instancias dentro de la Universidad para implementarla el 2018”, aseveró la académica González Stäger.

La directora académica de la carrera de Licenciatura en Nutrición de la Universidad de la República-Uruguay, María Ema Leites, explicó que la visita a la UBB tuvo como propósito conocer y contrastar las experiencias de renovación curricular en la formación de los Licenciados en Nutrición en Chile, Perú y Uruguay.

“El trabajo se enmarcó en el intercambio sobre el diseño curricular por competencias, la planificación, las metodologías de trabajo y la evaluación. En el encuentro con los estudiantes se mostraron muy interesados por la participación de los jóvenes universitarios uruguayos en los espacios de formación y cogobierno. La visita académica permitirá estrechar vínculos y realizar acuerdos específicos entre ambas Escuelas, apuntando al intercambio docente y estudiantil, al desarrollo de líneas de investigación conjuntas y a la formación de postgrado, entre otros aspectos. Valoramos positivamente esta experiencia por su elevada calidad académica, el clima de calidez y generosidad con que fuimos recibidas. Este primer paso abrirá puertas entre ambas instituciones, con beneficios para estudiantes y académicos, fortaleciendo la formación de los nuevos profesionales”, ilustró.

En tanto, la Universidad Peruana Unión es una casa de estudios superiores ubicada en Lima, afiliada a la Iglesia Adventista del Séptimo Día. “En este caso estamos afinando algunos detalles para emprender una investigación conjunta. Ellos cuentan con el apoyo de la Universidad de Loma Linda (California) y están en la etapa final de la formulación de un proyecto investigativo que deben desarrollar con una universidad extranjera”, describió la académica UBB.

Durante su estadía en la UBB las académicas visitantes conocieron sobre la malla curricular, las dificultades derivadas de la implementación de dicha malla, las nuevas metodologías de enseñanza-aprendizaje, laboratorios e instalaciones físicas, así como la asistencia a un centro de práctica.

“También interactuaron con los académicos y académicas, participaron en algunas clases y se entrevistaron con el director del Magíster en Salud Pública, Dr. Julio Parra Flores, quien se refirió a las características del programa y al modo en que articula la carrera de Nutrición y Dietética con dicho postgrado. Lo cierto es que se abrieron muchas opciones para futuras colaboraciones investigativas”, expresó la académica del Departamento de Nutrición y Salud Pública, María Angélica González Stäger.




Investigación de alumna UBB constata deficiencias en raciones servidas de JUNAEB licitadas por empresas

La egresada de Nutrición y Dietética UBB, Rocío Torres Hasbun, desarrolló su tesis de grado consistente en realizar un control de calidad de la ración servida que se ofrece a escolares, la que es adjudicada por empresas que atienden instituciones educacionales en la ciudad de Chillán. La investigación desarrollada en 12 establecimientos municipales de dicha comuna, evidenció que las empresas no cumplen con lo estipulado en términos del aporte energético y de nutrientes que se exigen a las raciones en la licitación pública que levanta la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (JUNAEB).

El académico del Departamento de Nutrición y Salud Pública y guía de la tesis, Dr. Patricio Oliva Moresco, precisó que se  solicitaron las autorizaciones correspondientes a la Dirección Regional de JUNAEB, institución que valoró la iniciativa.

“JUNAEB contempla programas de alimentación escolar, entre ellos el programa B700 que se orienta a la educación básica, y que consiste en aportar 700 calorías entre desayuno y almuerzo; hablamos entonces de 250 calorías al desayuno y 450 calorías al almuerzo. Ese aspecto es el que medimos a través de esta investigación”, precisó el Dr. Oliva Moresco.

Según se consigna en el estudio, el aporte energético y de nutrientes es deficitario, y es así como más del 50% de las empresas controladas no cumplían con el requisito contemplado en la licitación pública. “Esto va en directo perjuicio del aporte nutricional de los niños. Se trata de un aspecto muy relevante especialmente en esta etapa de la vida, grupo etario considerado de alta vulnerabilidad, porque eso se  traduce en deficiente rendimiento académico, físico, en los estados de concentración necesarios para el aprendizaje, y si no se cumple con lo mínimo se dificulta el desarrollo global o integral de los estudiantes”, advirtió el académico UBB.

El informe de los resultados será compartido internamente con la Dirección Regional de JUNAEB, que solicitó una retroalimentación a raíz de la información obtenida.

El Dr. Patricio Oliva precisó que por razones de tiempo, recurso económico y humano, la investigación sólo pudo considerar la evaluación de 12 escuelas municipales de enseñanza básica, esto a los ojos de investigadores, podría considerarse una muestra insuficiente, no obstante, a pesar de esa dificultad, lamentablemente una vez más, los resultados encontrados coinciden con estudios previos, de mayor envergadura, más complejos que cubren tres regiones, los cuales han sido realizados anteriormente por laboratorios de la Universidad del Bío-Bío.

“Hasta hace algunos años realizábamos el control de calidad de la ración servida y de los productos de bodega, en establecimientos de las regiones del Libertador Bernardo O’Higgins, del Maule y del Biobío. Eso nos dio una experticia de alto nivel y velábamos porque se cumplieran las exigencias que establece JUNAEB a través de las licitaciones públicas que se adjudican las empresas que postulan. Sin embargo, técnica e históricamente el servicio ha sido deficiente, sin importar que esto va dirigido a nuestros niños y jóvenes”, expresó el Dr. Oliva Moresco.

Según se indicó, la investigación implicó la toma de muestras en terreno entre septiembre y octubre de 2016, basándose en la norma chilena de toma de muestras. “Las muestras de desayuno o almuerzo se traían a laboratorios de la UBB, donde se realizó el análisis químico proximal para determinar la composición química respecto del aspecto nutricional donde se consideran proteínas, lípidos, hidratos de carbono y calorías”, acotó el Dr. Oliva.

Si es necesario, también es posible determinar el nivel de Sodio o de algún otro mineral que parezca pertinente en términos del proceso de crecimiento y desarrollo de niños y niñas.

“Esta es una política pública muy relevante que ha crecido con los años, porque antiguamente solo se orientaba a escolares de enseñanza básica y media, pero ahora también se considera la ración servida en el nivel de la educación superior. Por eso los controles son tan relevantes, pues el Estado invierte ingentes recursos tendientes a favorecer el desarrollo de nuestros niños y jóvenes”, concluyó el académico Patricio Oliva Moresco.

La investigación de Rocío Torres Hasbun también consideró un control microbiológico de la ración servida y de los manipuladores de alimentos que participan en la preparación de los alimentos, incluyendo muestra de manos, utensilios y vajilla. En este caso no se identificó bacterias contraindicadas por el código sanitario de alimentos, lo que da cuenta de un proceso de control higiénico eficiente en las escuelas supervisadas.




Estudiantes de Nutrición y Dietética UBB vivirán experiencia de intercambio en Universidad de Valencia, España

Los estudiantes de cuarto año de Nutrición y Dietética, Bárbara Silva Aedo y Matías Saavedra Inostroza, emprenden rumbo a España este sábado 2 de septiembre, para cumplir uno de sus más anhelados sueños: vivir la experiencia del intercambio estudiantil en la Universidad de Valencia, donde esperan adquirir nuevos conocimientos y ampliar la mirada sobre su desarrollo futuro.

Bárbara Silva Aedo aseguró que siempre tuvo en mente el interés por conocer otro país a través de intercambio estudiantil, pero no fue hasta que Matías Saavedra expresó el mismo afán en una publicación de Instagram, que se decidió finalmente a emprender el desafío.

“En enero de este año, Matías publicó en Instagram, -¿quién me acompaña a realizar un intercambio estudiantil?– Yo le hablé y le dije que a mí me gustaría y desde este momento empezamos a hacer las averiguaciones”, precisó Bárbara.

Matías Saavedra reconoce que desde sus tiempos de escolar se ilusionaba con estudiar en el exterior y era un tema frecuente de conversación con sus amigos. “Una amiga siempre decía que quería ir a España a ver la blanca Navidad. Yo desde primer año de Universidad, me esforcé por rendir académicamente, pensando en que alguna vez podría irme de intercambio”, aseveró.

Matías se contactó entonces con la exalumna Pía Bastías, quien realiza estudios de Doctorado en España, al igual que el exalumno de Enfermería, Felipe Asfura. Por su parte, Bárbara hizo lo propio con la exalumna Denise Herrera, quien también realizó un intercambio estudiantil el año 2015 en la Universidad de Valencia.

Luego, consultaron opciones en la Dirección General de Relaciones Institucionales y desde ahí se les incentivó a integrarse a un grupo de tutoría para estudiantes extranjeros que arribaban a la UBB. Apadrinaron a jóvenes mexicanas y las orientaron durante su estadía en Chile, acompañándolas incluso a lugares turísticos. Según expresan, el ser tutores les permitió anticipar cómo podría ser la experiencia que ellos vivirán a partir de este mes y que culminará en febrero del próximo año.

“Quiero vivir la experiencia de estar lejos del hogar, porque nunca he estado lejos de mi casa, entonces creo que esto me ayudará a ser más independiente. Además quiero conocer una cultura diferente, porque sabemos que a España llegan muchas personas de diferentes países. También aprenderemos otras metodologías de estudio y eso nos abrirá puertas más adelante, para poder hacer un magíster o doctorado en el exterior”, comentó Bárbara.

Por su parte, Matías asume lo que vendrá como un desafío para probar sus capacidades, madurar y crecer como persona. “Me gustaría adquirir una nueva perspectiva a partir de lo que viva en España, y volver con una mentalidad distinta, porque conoceremos un mundo nuevo, y eso quiero complementarlo con la experiencia del estudio. Claramente, me gustaría mucho generar lazos y vínculos. Siempre me preocupo porque me vaya bien en los estudios, pero allá me preocuparé el doble porque quiero dejar bien posicionado el prestigio de la Universidad del Bío-Bío”, precisó.

La directora de la Escuela de Nutrición y Dietética, María Trinidad Cifuentes, explicó que los jóvenes cursarán las asignaturas de Nutrición Comunitaria, Metodología y trabajo de Tesis, junto a las asignaturas a distancia de Cibernética y Economía.

“Ambos son muy buenos alumnos y además son jóvenes integrales, muy participativos y siempre dispuestos a colaborar en actividades de la carrera y de vinculación con el medio. Sé que dejarán muy bien puesto el nombre de la Escuela de Nutrición y Dietética y de la Universidad del Bío-Bío. Les irá muy bien porque tienen la formación requerida, así como a sus compañeras que también realizaron una pasantía en España, Pía Bastías el 2014 y Denise Herrera el 2015”, ilustró la académica.

La directora de escuela destacó que Bárbara y Matías también brindan un ejemplo a sus compañeros de carrera, porque se propusieron un objetivo y perseveraron en la tarea hasta hacerlo realidad. “Les aconsejo que desarrollen todas sus capacidades y que fomenten su vida extra programática, porque también deben generar lazos, para que a futuro también vislumbren realizar un postgrado en el exterior”, concluyó la académica María Trinidad Cifuentes.




Jornada UBB abordó actualización en evaluación y tratamiento dietético en trastornos de la deglución

La académica del Departamento de Nutrición y Salud Pública, Mg. María Angélica González Stäger, precisó que en el marco del proyecto de Extensión que lidera, denominado “Actualización en Nutrición y Disfagia”, se realizó el “Curso de actualización, evaluación y tratamiento dietético en trastornos de la deglución”, donde participaron nutricionistas y fonoaudiólgos de diversos centros de salud de Ñuble, así como alumnos y exalumnos de la Universidad.

En la oportunidad, la exalumna de Nutrición y Dietética UBB y actual candidata a Doctor por la Universidad Complutense de Madrid, Luisa Solano Pérez se refirió a la utilización de nuevos agentes espesantes y modificadores de textura de los alimentos, ideados especialmente para personas que sufren trastornos de la deglución y en específico de disfagia.

La actividad se desarrolló en dependencias del Laboratorio de Nutrición y contó con la participación de la secretaria académica de la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos, Ximena Sanhueza Riquelme; la directora del Departamento de Nutrición y Salud Pública, Marcela Ruiz de la Fuente, académicos de Nutrición y Salud Pública, de Ingeniería en Alimentos y de Fonoaudiología, así como de exalumnos y alumnos de las carreras de Fonoaudiología y de Nutrición y Dietética.

Luisa Solano, quien dictó el curso de actualización, se ha especializado en el área de Disfagia y Deglución, y sus estudios doctorales abordan precisamente los trastornos de la Deglución, pero desde una perspectiva innovadora que complementa los aportes de la Nutrición y la Gastronomía. “La idea es aplicar aspectos de innovación en el tratamiento dietético a través de la Gastronomía como una herramienta de tratamiento en los trastornos de la Deglución”, explicó la profesional UBB.

La profesional Solano Pérez realizó igualmente un taller para cuidadores de personas con dificultades de la deglución. En la ocasión hizo demostraciones sobre cómo mejorar la textura de los alimentos para que puedan deglutirse con mayor facilidad.

La académica Mg. María Angélica González destacó la óptima evaluación de la jornada realizada por los concurrentes. “Hay mucho interés por parte de las nutricionistas y los planteamientos de Luisa Solano han resultado ser muy novedosos para todos los asistentes. Hemos aprendido más sobre algunos espesantes y tipos de textura, porque en general las nutricionistas no profundizamos tanto en el ámbito de las texturas de los alimentos, en relación a lo que requiere un fonoaudiólogo. Por ello se hizo hincapié en la necesidad de lograr texturas exactas para los distintos tipos de pacientes”, expresó la académica.

La académica del Departamento de Nutrición y Salud Pública, también destacó el apoyo recibido por parte de algunos laboratorios que aportaron con espesantes que fueron compartidos con los asistentes.

Entre las concurrentes se contó la nutricionista UBB Dina Sandoval Canto, quien se desempeña en el Centro de Responsabilidad de Pediatría del Hospital Clínico Herminda Martín de Chillán. La profesional valoró la preocupación de la carrera por mantener el vínculo con los exalumnos, además de propiciar espacios de perfeccionamiento y actualización disciplinar.

“Vine porque trabajo con niños. He adquirido nuevas visiones. Además, es muy agradable ver cómo algunas exalumnas como Luisa Solano, continúan formándose a nivel internacional. La experiencia de Luisa es muy relevante porque ella se desempeña en España, país que debido a su composición demográfica, con un alto porcentaje de adultos mayores, se encuentra más adelantado en ámbitos como los trastornos de la deglución y la generación de alimentos especiales”, aseveró Dina Sandoval.

Respecto del curso de capacitación, Dina Sandoval explicó que pudo conocer otros productos y formas de preparaciones. Habitualmente, precisó, se orienta a las familias de pacientes con trastornos de la deglución para que empleen espesante como las papas o el usual producto Nestum, pero en la jornada conocieron otros productos que se encuentran disponibles en el mercado a precios muy asequibles.

“Yo me desempeño en un hospital público, y nuestros usuarios no disponen necesariamente de tantos recursos para adquirir productos muy caros, de manera que las opciones que nos presentaron aquí son bastante apropiadas”, comentó.

Dina Sandoval relevó otro aspecto tratado en la jornada que le parece del todo pertinente. Los profesionales nutricionistas tienen muy claro que deben cubrir las necesidades nutricionales de los pacientes, sin embargo, en ocasiones no se considera el factor de la aceptabilidad de dichas preparaciones. “Ese es un elemento muy importante porque nosotros podemos planificar muy bien, pero si nuestro paciente no consume el 100% de lo que le damos, tampoco se logra el objetivo” reflexionó.




Nutricionista del Instituto Nacional de Salud Pública de México realiza pasantía académica en FACSA

La Licenciada en Nutrición Christian Estrella Uscanga, egresada de la Universidad Latino de Mérida, Estado de Yucatán, México, cursa el primer año del Magíster en Salud Pública en el Instituto Nacional de Salud Pública de México en la ciudad de Cuernavaca. Actualmente realiza una pasantía académica en la Universidad del Bío-Bío junto a la académica del Departamento de Nutrición y Salud Pública, Dra. Jacqueline Araneda Flores.

La estadía de la profesional se da en el marco del convenio existente entre la UBB y el Instituto mexicano, que permite a estudiantes de pre  y postgrado así como a docentes e investigadores, acceder a programas de intercambio y movilidad académica.

Christian Estrella Uscanga explicó que optó por realizar su pasantía en la Universidad del Bío-Bío y en Chile en particular, en atención a que quería conocer e investigar más directamente sobre políticas públicas implementadas en el país con el objetivo de disminuir los niveles de sobrepeso y obesidad infantil.

Si bien, un informe realizado por la FAO y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), sitúa a Chile como el país con la mayor tasa de sobrepeso en Sudamérica (63%), también se reconocen las medidas llevadas a cabo para reducirla, como la ley de etiquetado de alimentos.

“Me interesa estudiar el etiquetado de alimentos que se grafica en los sellos “Alto en”. Estimo que los sellos que se manejan para informar a la comunidad de manera sencilla sobre lo que están consumiendo es una muy buena estrategia”, aseguró Christian Estrella.

Igualmente, se mostró interesada en la investigación liderada por la Dra. Jacqueline Araneda Flores correspondiente al Proyecto FONIS EVS 13I0016, denominado “Evaluación del efecto de un programa educativo orientado a desincentivar el consumo de bebidas azucaradas y su impacto en el estado nutricional de escolares con sobrepeso y obesidad en comunas de la Provincia de Ñuble”, el cual dio paso a la creación del programa educativo basado en el manual “Aprendiendo a hidratarme para crecer fuerte y sano”, generado por académicos del Grupo de Investigación de Epidemiología Alimentaria Nutricional (EPIAN) UBB, como fruto de la investigación.

“Encuentro muy relevante que a partir de una investigación realizada en la Universidad se proyecte un piloto a nivel nacional a través del sistema educativo. Es importante porque no solo tuvo impacto al estimular el consumo de agua, sino porque también se registró una reducción en el sobrepeso y obesidad de los niños de las escuelas con las que se trabajó”, comentó la estudiante Estrella Uscanga.

Christian Estrella reconoció que en México también se constata un grave problema de sobrepeso y obesidad. “El año 2016, el secretario de Salud declaró una alerta sanitaria por los problemas del sobrepeso, la obesidad y la diabetes. El 30% de nuestros niños tiene sobrepeso u obesidad y en nuestra población adulta alrededor del 70% tiene problemas de sobrepeso u obesidad, y bien sabemos que existe una relación directa entre sobrepeso u obesidad con la diabetes”, ilustró.

Durante su estadía en Chile, Christian Estrella desarrollará un acabado programa de trabajo junto a la Dra. Jacqueline Araneda Flores y con académicos del Departamento de Nutrición y Salud Pública, así como del Grupo de Investigación de Epidemiología Alimentaria Nutricional (EPIAN).

La estudiante de postgrado mexicana expresó su interés en conocer en detalle los diversos ámbitos de desarrollo de las investigaciones llevadas adelante por los académicos de la UBB, lo que será de gran utilidad para definir con mayor precisión su investigación conducente al grado de magíster.

“También he tenido la posibilidad de trabajar con la Dra. Araneda Flores en reuniones internacionales a través videoconferencias, en el marco de proyectos de investigación que la Dra. Araneda coordina con investigadores de universidades de Brasil, Argentina y Ecuador”, comentó Christian Estrella.




Escuela de Nutrición y Dietética UBB despidió a estudiantes de la Universidad Juárez

Estefanía García Alvarado y Arlén Calzada Ruvalcaba cursan el tercer año de Licenciatura en Nutrición en la Universidad Juárez, Estado de Durango, México. Durante cinco meses realizaron una pasantía estudiantil en la Escuela de Nutrición y Dietética de la UBB.

La académica del Departamento de Nutrición y Salud Pública, Gloria Cárcamo Vargas, quien ofició como tutora de las jóvenes, precisó que la estadía se dio en el marco del Programa de Movilidad Estudiantil de la UBB, opción que valoró positivamente pues permite integrar culturas diferentes, contribuyendo igualmente al sello de calidad en la formación que se pretende entregar.

“Ellas se adaptaron sin problemas al método de enseñanza y al lenguaje. La planificación del trabajo les permitió además conocer diferentes zonas del país, de las cuales quedaron maravilladas. La acogida de sus profesores, compañeros de estudio, tutores y cada uno de los funcionarios con los cuales se relacionaron, les permitió llevarse los mejores recuerdos”, reflexionó la académica.

La directora de la Escuela de Nutrición y Dietética, académica María Trinidad Cifuentes destacó el que las jóvenes hayan escogido realizar su pasantía estudiantil en la Universidad del Bío-Bío y específicamente en la carrera.

Asimismo, precisó que la movilidad estudiantil es una realidad en Nutrición y Dietética, pues así como arriban estudiantes de otras universidades latinoamericanas, prontamente, dos estudiantes de la UBB realizarán pasantías internacionales en la Universidad de Guadalajara en México, y en la Universidad de Alicante, España.

El balance realizado por las jóvenes es ampliamente positivo y aseguran llevarse la mejor impresión de los académicos y de los estudiantes de la Universidad.

“Haber venido fue grandioso. Estoy muy agradecida de cada una de ustedes. Fue un aprendizaje total, porque ustedes siempre estuvieron junto a nosotras para aconsejarnos y motivarnos. Eso fue lo que más me gustó, que nos motivaban para querer aprender”, comentó Estefanía García.

“Me voy súper contenta y tengo que agradecer a cada uno de los profesores. Las clases eran muy interesantes. Me llevo hábitos nuevos de estudio que además son muy efectivos. Nos llevamos mucho aprendizaje y la experiencia es muy linda, porque tuvimos que dejar la familia, hacer nuevos amigos y aprender hasta el lenguaje, porque si bien hablamos español, en Chile es distinto”, precisó Arlén Calzada.

Las jóvenes también destacaron la actitud de acogida manifestada por los estudiantes de Nutrición y Dietética, quienes hicieron todo lo posible por hacerles sentir agradadas.

“Compartimos clases con compañeros de segundo, tercero y cuarto año. En cada curso nos acogieron muy bien y fueron muy generosos porque nos compartían libros, apuntes y nos explicaban las materias cuando no las comprendíamos de inmediato. Tenemos que destacar a nuestro tutor Matías Saavedra, realmente un 10 mexicano”, aseguraron ambas.

Estefanía y Arlén enfatizaron la calidad de los académicos de la UBB así como las estrategias de enseñanza, pues estimaron que las actividades teóricas, las prácticas clínicas y los talleres, tributaban en conjunto para alcanzar los objetivos de aprendizaje.

“Las clases siempre fueron muy dinámicas y los trabajos que nos encargaban permitían reforzar el aprendizaje. Nos gustó mucho el uso de las tecleras, porque la clase se volvía muy entretenida. Entonces, veíamos la teoría y luego las preguntas nos obligaban a reflexionar sobre lo aprendido y así se logran aprendizajes verdaderos”, aseguraron.

A Estefanía García y Arlén Calzada también les llamó la atención la responsabilidad y disciplina de sus compañeros. “Están muy comprometidos con su carrera. Primero es el estudio y después, si les va bien en los certámenes, celebran. Eso nos llamó mucho la atención, además que fueron muy buenos compañeros”, dijeron.

Las estudiantes mexicanas también aprovecharon de conocer diversos puntos del país. Es así como visitaron San Pedro de Atacama, Viña del Mar, Valparaíso, Santiago, Lota, Cañete, Villarrica, Pucón, Valdivia, Puerto Varas, Puerto Montt y Chiloé.

“A mí me habría gustado terminar aquí mi carrera. Me gustó mucho el empoderamiento del Nutricionista en los equipos de salud”, aseveró Estefanía García.




Exalumna UBB complementa Nutrición y Gastronomía para aportar a la dietoterapia

La exalumna de la Escuela de Nutrición y Dietética Luisa Solano Pérez, cursa estudios de Doctorado en la Universidad Complutense de Madrid, y realiza una visita académica en el contexto del proyecto de Extensión “Actualización en Nutrición y Disfagia”, dirigido por la académica Mg. María Angélica González Stäger.

La invitada internacional junto a la directora del Departamento de Nutrición y Salud Pública, Marcela Ruiz de la Fuente, y las académicas María Angélica González Stäger y Verónica Barrón Pavón, realizaron una visita protocolar a la prorrectora de la Universidad del Bío-Bío, Gloria Gómez Vera, donde se refirieron a los objetivos de su estadía.

Luisa Solano se ha especializado en el área de Disfagia y Deglución, y sus estudios doctorales abordan precisamente los trastornos de la Deglución, pero desde una perspectiva innovadora que complementa los aportes de la Nutrición y la Gastronomía. “La idea es aplicar aspectos de innovación en el tratamiento dietético a través de la Gastronomía como una herramienta de tratamiento en los trastornos de la Deglución”, explicó la profesional UBB.

La académica Solano Pérez precisó que la Nutrición y la Gastronomía pueden contribuir a la dietoterapia, abordando un aspecto que no siempre es considerado pero que resulta fundamental en la calidad de vida y bienestar de las personas: el placer de comer. En este contexto, la adecuada selección de ingredientes y la aplicación de nuevas tendencias de la cocina de vanguardia aparecen como una contribución importante a la dietoterapia.

La académica del Departamento de Nutrición y Salud Pública, Mg. María Angélica González, explicó que la Disfagia es un trastorno de la Deglución que consiste en la dificultad para tragar o deglutir los alimentos. No se trata de una enfermedad sino de un síntoma que por lo general es subdiagnosticado y se puede presentar en cualquier etapa de la vida, aunque suele manifestarse más habitualmente en recién nacidos, adultos mayores o en personas con secuelas producto de trastornos neurodegenerativos.

“Desde un punto de vista médico, las consecuencias son las aspiraciones (de alimentos) que luego provocan neumonías aspirativas con mucha facilidad. Desde una perspectiva nutricional, las consecuencias son la deshidratación y la malnutrición, porque las personas empiezan a comer menos o definitivamente evitan algunos alimentos”, explicó la académica González Stäger.

Durante su visita académica, Luisa Solano Pérez sostendrá reuniones con académicos del Departamento de Nutrición y Salud Pública de la Universidad del Bío-Bío, así como con integrantes del Grupo de Investigación en Trastornos de la Deglución UBB.  También brindará conferencias dirigidas a estudiantes de pregrado de la carrera de Nutrición y Dietética, a profesionales Nutricionistas, y además realizará un taller teórico práctico dirigido especialmente a personas con Disfagia y a sus cuidadores.

La académica se referirá a actualizaciones del tratamiento dietético en trastornos de la alimentación, considerando áreas como la dietoterapia y evaluación del estado nutricional, y vislumbrará igualmente los horizontes de investigación en este campo.

“Me referiré a la utilización de nuevos agentes espesantes, modificadores de textura de los alimentos, diferentes niveles de texturización y por supuesto, la necesidad de elaborar nuestra propia estandarización chilena de descriptores utilizados en las dietas de los pacientes. Estimo que el profesional Nutricionista debe tener un rol fundamental y básico en la atención, tanto a nivel hospitalario como en la atención primaria”, aseveró Solano Pérez.

La académica contempla la realización de un taller para personas con dificultades de la deglución abierto a la comunidad. En la ocasión hará demostraciones sobre cómo mejorar la textura de los alimentos para que puedan deglutirlos con mayor facilidad.

En ese marco presentará una gama de aceites de oliva virgen de la varietal Arbequina, desarrollados por la empresa olivarera Castillo de Canena cuyo origen se remonta a 1780 en Jaén, España. Solano Pérez desarrolla su trabajo de investigación doctoral junto a esta compañía, que en su rama de innovación diseñó un aceite al humo de roble y una línea gourmet de cuatro variedades de arbequina fusionados con aceites esenciales de frutas, plantas y flores.

“En nuestro estudio en la Universidad Complutense hemos visto que no solo se aporta un valor gourmet a las presentaciones tradicionales, sino que a través de la gastronomía contribuimos a mejorar la calidad de vida y el sabor, tanto a los adultos mayores como a los niños. La idea es estimular el consumo de algunos alimentos que por la técnica culinaria o por su aspecto son rechazados por los consumidores”, describió.

Master en Nutrición y Dietética Culinaria Aplicada a la Gastronomía

En el contexto de sus estudios doctorales, donde desarrolla la línea de investigación en Gastronomía y Dietética Culinaria aplicada a la Nutrición, Luisa Solano Pérez junto a otros investigadores, crearon una propuesta educativa consistente en un Master profesional en Nutrición y Dietética Culinaria Aplicada a la Gastronomía, que será impartido a partir de octubre al alero de la Universidad Complutense.

“Nuestro objetivo es generar una alternativa para todas aquellas personas interesadas en emprender y crear un proyecto que combine Nutrición y Gastronomía. El grupo de investigación al que pertenezco hace ya 2 años estima necesario entregar, desde la Universidad, una formación más profesional en aspectos como bromatología, técnicas dietéticas y también en nutrición. Muchas veces se habla de gastronomía saludable, pero sin evidencia científica que avale ese postulado, por eso creemos que es necesario aportar fundamentos”, aseveró.




Escuela de Nutrición y Dietética UBB tituló a 33 nuevas profesionales de la salud chilena

Durante el acto se hizo entrega del Premio Universidad del Bío-Bío, máxima distinción del nivel de pregrado, que en esta oportunidad recayó en Verónica Andrea Concha Gómez, quien recibió el galardón de manos del rector de la Universidad, Dr. Héctor Gaete Feres.

El acto se desarrolló en la Sala Schäfer del Centro de Extensión de la sede Chillán, y fue presidido por el rector de la Universidad del Bío-Bío, Héctor Gaete Feres, junto con la prorrectora Gloria Gómez Vera; la directora de la Honorable Junta Directiva, María Angélica González Stäger; la decana (s) de la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos, Ximena Sanhueza Riquelme; la directora del Departamento de Nutrición y Salud Pública, Marcela Ruiz de la Fuente; la directora de la Escuela de Nutrición y Dietética, María Trinidad Cifuentes Muñoz; el jefe del Departamento de Pregrado, Álvaro González Concha; el subdirector de Desarrollo Estudiantil, Jorge Sánchez Villarroel; académicos, familiares y compañeros de los nuevos profesionales.

La directora de la Escuela de Nutrición y Dietética, académica María Trinidad Cifuentes, felicitó a las flamantes profesionales así como a sus familias por la obtención del preciado título, valorando la perseverancia y el sentido de responsabilidad evidenciado durante los años de estudio. Del mismo modo reconoció el apoyo moral, afectivo y económico aportado por las familias, así como por personas relevantes y amigos quienes estuvieron presentes en los momentos indicados.

“Quienes integramos la Universidad del Bío-Bío somos responsables ante la sociedad, de la formación de nuestros estudiantes, y ello lo hacemos cumpliendo con altas exigencias curriculares y estándares de calidad, de acuerdo a la misión que tiene nuestra escuela, que es formar a través de un plan de estudios renovado y una gestión académica moderna, licenciados en nutrición y dietética, nutricionistas integrales, de excelencia, comprometidos con los desafíos alimentario-nutricionales de la región y del país, con alto sentido ético, responsabilidad social, capaces de generar, aplicar y difundir conocimiento y prácticas en alimentación y nutrición a personas y comunidades en diferentes condiciones de salud y vinculados al desarrollo científico y tecnológico”, ilustró la académica.

La directora Cifuentes Muñoz destacó que el Informe de la Nutrición Mundial 2016 identifica a la malnutrición, tanto por déficit como por exceso, como uno de los grandes problemas que enfrenta la comunidad mundial, puesto que dicha situación afecta a una de cada tres personas del mundo. En ese marco se releva la necesidad de implementar políticas para promover la alimentación saludable, así como considerar las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la comercialización de alimentos dirigidos a población infantil.

“En Chile las políticas en alimentación y nutrición están enfocadas también a la promoción de la alimentación saludable en el contexto de una vida sana, y a la prevención de la obesidad y otras enfermedades crónicas no transmisibles vinculadas a la dieta. Lo anterior en respuesta a la alta tasa de malnutrición por exceso que tenemos en nuestra población, que se asocia a las principales causas de morbilidad, mortalidad y discapacidad precoz en nuestra población (…) Atendiendo a esta necesidad, el nutricionista tiene un rol fundamental para dar a conocer a la población la realidad alimentaria en la que se ve inmersa, con la finalidad de mejorar la selección de sus alimentos y adquirir conductas alimentarias saludables”, aseveró.

María Trinidad Cifuentes enfatizó a los nuevos profesionales que egresan de una carrera de longeva y reconocida trayectoria, lo que se cristaliza en los 7 años de acreditación obtenidos por la Escuela de Nutrición y Dietética.

La académica llamó a las jóvenes a mantener el vínculo con la carrera, ahora como profesionales egresadas, pues su experiencia y retroalimentación sistemática es un insumo relevante en el continuo proceso de reforzar ajustes curriculares.

“Hoy egresan de la Universidad del Bío-Bío, pero seguirán siendo siempre parte de nuestra comunidad. Les agradecemos, la oportunidad de haber compartido con ustedes estos hermosos años de su vida, y también agradecemos a sus familias por haber elegido a la Universidad del Bío-Bío”, concluyó.

Tras el mensaje a las egresadas, la propia directora de escuela, María Trinidad Cifuentes, ofició como ministra de fe en la toma de juramento profesional.

En la oportunidad también se hizo entrega de reconocimientos institucionales a las egresadas que se destacaron durante su paso por la Universidad.

El Premio Universidad del Bío-Bío, máxima distinción del nivel de pregrado, recayó en Verónica Andrea Concha Gómez, quien recibió el galardón de manos del rector de la Universidad, Dr. Héctor Gaete Feres.

En tanto, el Premio Desarrollo Estudiantil fue para Yeraldine Yanara Henríquez Castro. El subdirector de Desarrollo Estudiantil, Jorge Sánchez Villarroel, hizo entrega de la distinción.

El Premio Escuela de Nutrición y Dietética fue otorgado a María José Pereira Ortiz, quien recibió el reconocimiento de manos de la directora (s) de la escuela, académica Pamela Chavarría Sepúlveda.

Finalmente, el Premio a la Mejor Compañera, definido por las propias egresadas, fue para Verónica Andrea Concha Gómez, correspondiendo a la profesional Verónica Concha Gómez hacer entrega de la distinción.

En nombre de las egresadas que  recibieron su  título profesional, Verónica Concha Gómez dirigió un mensaje de reconocimiento y despedida, tras el extraordinario periodo de formación personal y disciplinar que supusieron los años de estudio en la UBB.

El acto fue amenizado con interpretaciones en charango y guitarra a cargo de los estudiantes de la carrera de Nutrición y Dietética, Álvaro Avendaño Sepúlveda y Andrés Rodríguez Bórquez.