Investigador UBB dictó conferencia magistral en la Universidad de Guadalajara de México

El Dr. Marco Antonio León brindó la conferencia magistral “Imágenes, modernidad y consumo. Representaciones gráficas de la violencia criminal en el Chile desarrollista, 1930-1973”, en el marco del II Coloquio “Las otras historias: Marginalidad, transgresión, justicia y control social en México”, de la Universidad de Guadalajara.

El Dr. Marco León fue invitado por el organizador del Coloquio, Dr. Jorge Trujillo Bretón y por la coordinadora de la Maestría de Historia de México, Dra. Leticia Ruano Ruano. El académico e investigador UBB también participó en un diálogo con la comunidad de la Maestría en Historia de México y dictó un seminario sobre “Imaginarios, construcciones y representaciones de sujetos delincuentes y criminales. Chile en los siglos XIX y XX”, orientado a estudiantes y académicos.

Según explicó el Dr. León, ambas presentaciones se derivan del proyecto Fondecyt “Criminología, estrategias periodísticas y modernidad. Acercamientos a la construcción de un imaginario social sobre el sujeto delincuente y criminal en Chile (1930-1973)”, actualmente en desarrollo.

“Las ponencias dicen relación con algunas publicaciones periódicas de Chile durante el siglo XX, precisamente a partir de la década de 1930. En este caso, diarios de carácter sensacionalista como Noticias Gráficas y Clarín, al igual que revistas de temáticas policiales y revistas que alternaban un carácter magazineco y sensacionalista a la vez. Ese fue el caso, por ejemplo, de revistas como Manos arriba, una publicación de fines de la década 1940; Intimidades y sucesos policiales, de la primera mitad de la década de 1950; y revistas de trayectoria más larga y de carácter magazinesco y sensacionalista como VEA (1939) y Ercilla (1933)”, indicó el académico.

El Dr. León concentró su análisis en el tema del reportaje gráfico vinculado a las temáticas de la llamada crónica roja o policial. Esto supone una apuesta diferente puesto que tradicionalmente, para la historiografía, las publicaciones impresas son analizadas como fuente de información sobre un determinado tema, pero no se considera que diarios y revistas en sí poseen otras connotaciones como producto cultural.

“En sí mismos, diarios y revistas son materiales que debemos analizar y revisar por su diagramación, jerarquización de contenidos, calidad del papel y de la fotografía; vislumbrar el perfil que cada medio construye y por ende a quién quiere llegar, cómo se distribuye, el precio de la publicación… Ese tipo de detalles son importantes porque permiten construir un tipo respecto de quienes son los potenciales lectores y, por ende, cómo esos potenciales lectores crean una representación de la criminalidad o de los sujetos delincuentes y criminales de una época”.

El análisis propuesto por el Dr. Marco León implica una perspectiva de carácter sociocultural a la hora de abordar la criminalidad. “Es importante comprender que las revistas, los reportajes, las fotografías, son productos culturales construidos. Responden y están cruzados por lógicas diversas de carácter editorial, periodístico, político-ideológico, económico, empresarial, entre otros. Por lo mismo, en determinados momentos algunas lógicas pueden potenciarse más que otras”, precisó.

Desde esta perspectiva, una noticia delictiva o criminal debe ser entendida como una construcción intencionada, y por ello no se puede asumir que un reportaje o una fotografía son fiel reflejo de la realidad. Los enfoques o el tratamiento de la información escrita y visual, ha sido cuidadosamente intencionado hacia un determinado público. Dicho tratamiento busca responder a las distintas lógicas o criterios que condicionan a los medios en cuanto son productos culturales.

“Por ejemplo, no es que no haya existido un asesinato. Lo interesante es analizar cómo un medio o distintos medios cubren ese asesinato, vale decir, cómo transforman ese acontecimiento que ha acaecido en el mundo real, en una noticia y cómo representan dicha noticia”, expresó el Dr. Marco Antonio León.




Delitos, crimen y medios de comunicación analizaron en seminario UBB-USS

“Imaginarios y representaciones del delito y el crimen a través de los medios de comunicación impresos. América Latina en el siglo XX” se denominó el seminario internacional organizado por el Instituto de Historia de la Universidad San Sebastián y la Universidad del Bío-Bío, a través del director del programa de Magister en Historia de Occidente, Dr. Marco León León. La actividad se enmarcó en el Proyecto Fondecyt N° 1170393 que lidera el investigador UBB.

El Dr. Marco León León explicó que la organización del encuentro obedeció a una invitación cursada por el director del Instituto de Historia de la Universidad San Sebastián, Dr. Alejandro San Francisco. En este marco también coordinó la participación de los expositores extranjeros Lila Caimari y Jeremías Silva de Argentina, y Jorge Trujillo de México.

El seminario también consideró entre los expositores a la alumna del Magister en Historia de Occidente, Evelyn Zagal Valenzuela y a los profesores egresados de la UBB, Macarena Almuna y Cristóbal Catejo, al igual que al ayudante de investigación del proyecto Fondecyt, Carlos Alberto Sottorff.

El académico UBB comentó que las investigaciones abordaron temas comunes como delito, crimen y medios de comunicación impresos entre las décadas de 1930 y 1970. En términos generales, y comparando las realidades de Chile, Argentina y de México, es posible vislumbrar que existen ciertos modelos comunicativos respecto de las temáticas delictivas y criminales.

“Se advierten modelos que apelan a un discurso narrativo y visual centrado en el melodrama, en la invocación al castigo o al pietismo, según el caso. Hay una transformación y una representación dual de cómo se ve a los delincuentes y especialmente a los criminales, es decir, el criminal que tiene que ser castigado porque cometió un acto de salvajismo y de ahí los apelativos de bestia, chacal, entre otros, o el criminal que logra redimirse, y eso implica un cambio del tratamiento por parte de los medios impresos. En el caso chileno el caso más emblemático es el chacal de Nahueltoro”, ilustró.

El Dr. León comentó que la crónica roja, aunque es vista como un género menor y sensacionalista, igualmente incide en la construcción de opinión pública, la que a veces se traduce en medidas concretas de políticas públicas.

El investigador UBB advirtió que los diarios o revistas deben ser entendidos como materiales que pueden ser construidos como fuentes en la medida que se considere la dualidad de dimensiones en torno a ellos. “Son productos culturales que están insertos en lógicas de mercado, son parte de una industria cultural de masas que convierte al delito en un tema de consumo. Además, son bienes con una dimensión material que no puede obviarse… Se venden, tienen un determinado papel, apelan a las imágenes, usan un determinado tipo de tipografía, incorporan el color a mediados del siglo XX (…) Entonces, los aspectos culturales o simbólicos deben conjugarse con estos aspectos materiales para entender bien la riqueza de este tipo de materiales”, reflexionó.




Destacado académico italiano brindó conferencia sobre histórica Congregación religiosa Propaganda Fide en la UBB

El Dr. Mario Grignani, académico de la Pontificia Universidad Urbaniana de Ciudad del Vaticano y de la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, desarrolló un completo programa de trabajo en la Universidad Adolfo Ibáñez y en la Universidad del Bío-Bío, en el marco del Proyecto Fondecyt 11160795 que dirige el Dr. Cristián Leal Pino, denominado “Vida conventual y formas de financiamiento en una Orden mendicante en Chile: Los franciscanos en el tránsito de la Colonia a la República”.

“La Congregación para la Evangelización de los pueblos o de Propaganda Fide” se denominó la conferencia abierta dictada por el Dr. Mario Grignani en el Auditorio Miguel Jiménez Cortés de la Facultad de Educación y Humanidades.

El profesor Mario Grignani es Doctor en Historia Eclesiástica por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma; licenciado en Historia Eclesiástica en la Universidad Pontificia Gregoriana de Roma; bachiller en Teología en la Universidad Pontificia Lateranense de Roma; bachiller en Filosofía en la Universidad Pontificia Lateranense de Roma; y licenciado en Ciencias Políticas en la Universidad Católica del Sagrado Corazón de Milán.

Entre sus publicaciones destacan “La regla consueta de Santo Toribio de Mogrovejo y la primera organización de la Iglesia americana”; “Tratado sobre el Orden, el Matrimonio y La Extrema Unción de San Carlos Borromeo”; “Los Papas de las misiones del periodo postconciliar. De Pablo VI a Benedicto XVI”, entre otros.

El Dr. Mario Grignani explicó que “la «Congregación para la Evangelización de los Pueblos» (CEP) es la continuación de la «Sagrada Congregación de Propaganda Fide» (PF); de esta ha recibido y custodiado la herencia y, durante los cincuenta años de vida, ha sabido usarla para profundizar en la conciencia misionera y en el desarrollo de la actividad misionera indicados en el mandado del Evangelio (Mt 28,19) y en el decreto del Concilio Ecuménico Vaticano II Ad gentes, sobre la actividad misionera”, ilustró.

El Dr. Grignani precisó que Propaganda Fide fue instituida el 6 de enero de 1622 bajo el papado de Gregorio XV, y respondía a “las necesidades impuestas por el progresivo desarrollo de las misiones católicas en el orbe y entendía contrabalancear las injerencias y los abusos sucedidos en los territorios del Patronato español y del Padroado portugués causados por la concepción regalista; tales dificultades empeorarían bajo el sucesivo colonialismo (…) Con la institución de Propaganda Fide, el Sumo Pontífice iba a centralizar y a dirigir la obra misionera y la evangelización de los pueblos, y Propaganda era el órgano central supremo para la propagación de la fe”, describió.

Hacia el final de su conferencia, el Dr. Grignani comentó que la actual Congregación para la Evangelización de los Pueblos, antigua Propaganda Fide, coordina “las misiones de algunas regiones de las Américas, casi toda África, Oriente Extremo y Oceanía (no Australia), la casi totalidad de la Islas Filipinas. Según la constitución apostólica Pastor Bonus (1988) de san Juan Pablo II, corresponde «a la Congregación dirigir y coordinar en todo el mundo la obra misma de la evangelización de los pueblos y la cooperación misionera, salvada la competencia de la Congregación para las Iglesias Orientales». A la CEP le corresponde la directa y exclusiva competencia sobre sus territorios, salvada la competencia especifica de las CDF, Iglesias Orientales, Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, Causas de los Santos, Educación Católica e Institutos de vida consagrada y Sociedad de Vida Apostólica”, manifestó.

El programa de la visita del Dr. Mario Grignani fue organizado por la Universidad Adolfo Ibáñez y la Universidad del Bío-Bío, con el patrocinio del Proyecto Fondecyt 11160795 “Vida conventual y formas de financiamiento en una Orden mendicante en Chile: Los franciscanos en el tránsito de la Colonia a la República”; el Departamento de Ciencias Sociales y la Dirección de Investigación y Creación Artística de la Universidad del Bío-Bío.

También consideró la colaboración del Taller de Cultura Regional, la Unidad de Patrimonio de la Municipalidad de Chillán, el Instituto O’Higginiano de Chillán, y de la Academia de Estudios Religiosos de la UBB.

El organizador de la actividad, académico del Departamento de Ciencias Sociales, Dr. Cristián Leal Pino, explicó que durante la visita, el Dr. Mario Grignani también participó en un workshop en torno al tema Órdenes Religiosas, Arte y Cultura, que reunió a especialistas de la Universidad Adolfo Ibáñez, Pontificia Universidad Católica de Chile, Universidad Los Andes, Universidad Tecnológica de Chile y de la Universidad del Bío-Bío.

El Dr. Cristián Leal destacó además la colaboración y apoyo del Dr. Rodrigo Moreno Jeria de la Universidad Adolfo Ibáñez, actor fundamental para la venida del Dr. Mario Grignani a Chile y a la UBB.

“La orden Franciscana fue muy relevante en la Congregación de Propaganda Fide, y de hecho desde 1756 el Colegio de Misiones de Propaganda Fide estuvo en Chillán; fue muy importante y es parte de la identidad de este territorio por su trabajo desplegado en las misiones, en la zona de frontera, entre otros temas”, explicó el Dr. Leal.

El Dr. Cristián Leal Pino precisó que a través de estas actividades se pretende discutir, analizar y comprender la vida conventual de los frailes con la finalidad de identificar sus problemas, conflictos y tensiones de la orden.

“Al visualizar a los franciscanos nos imaginamos una historia tremendamente interesante. Los primeros frailes llegados a Chile eran españoles, luego también habrá argentinos, chilenos e italianos. El convento se cerró en los tiempos de la Independencia y se reabrió con la llegada de la República. Nos asiste el interés de indagar y profundizar sobre su vida cotidiana, su formación, su mentalidad y sus frutos”, aseveró el académico.

El profesor Leal describió que uno de los temas abordados por Propaganda Fide era la selección de jóvenes para el oficio religioso, situación que se confirma en el Colegio de Naturales de los franciscanos en Chillán, que también consideró la formación de religiosos indígenas. “De los 64 indígenas que pasaron por el Colegio de Naturales de Chillán, cuatro fueron religiosos que asumieron ese rol y 2 fueron frailes franciscanos. Es una historia poco conocida que se debe rescatar”, ilustró.

Mesa Redonda con estudiantes

El programa académico también consignó la realización de una Mesa Redonda sobre “Religión, Cultura y Sociedad: Entre la Colonia y la República”. En ella participaron el Dr. Rodrigo Moreno de la Universidad Adolfo Ibáñez, quien expuso sobre “Religión y Ciencia en el mundo moderno: el efecto en las fronteras”; el Dr. Mauricio Rojas de la Universidad del Bío-Bío, quien se refirió a “Religión y Racionalidad: sus implicancias en la conformación de los estados nacionales”; el Dr. Cristián Leal y su ponencia “El clero regular y el desafío de -dejar de vivir en el siglo-”; y el Dr. Mario Grignani quien expuso sobre “La conciencia religiosa del hombre moderno”.




Académico UBB publica libro sobre el primer obispo de Chillán: “Martín Rücker Sotomayor. Una vida sin ‘descanso en el trabajo’ (1867-1935)”

El académico del Departamento de Ciencias Sociales, Dr. Marco Antonio León, director del programa de Magíster en Historia de Occidente, publicó su último libro a través de la Sociedad de Historia de la Iglesia en Chile y del Centro de Estudios Bicentenario. La obra aborda la trayectoria vital de Martín Rücker, el primer obispo de la Diócesis de Chillán creada en 1926.

El Dr. Marco Antonio León explicó que el título de la publicación toma parte del lema episcopal del obispo, en alusión al constante trabajo desarrollado por Rücker Sotomayor durante toda su vida. “Martín Rücker fue un religioso bastante trabajador y muy sistemático. Antes de convertirse en obispo de Chillán, pasó por varios escenarios geográficos y tuvo también distintos cargos y responsabilidades. Fue profesor del Seminario de Valparaíso; vicario apostólico de Tarapacá; vicario general del Arzobispado de Santiago; rector de la Universidad Católica; y decano de la Facultad de Teología cuando funcionaba en la Universidad de Chile”, precisó.

Con posterioridad a la promulgación de la Constitución de 1925, que separa definitivamente a la Iglesia del Estado, Rücker Sotomayor recibe la gobernación eclesiástica de Chillán y en 1926 asume la transformación de dicha gobernación en obispado, convirtiéndose en el primer obispo de la Diócesis de Chillán conformada por buena parte de lo que hoy es la provincia de Ñuble.

“Martín Rücker tiene una labor muy significativa y le correspondió protagonizar varios acontecimientos de la época, como la matanza de Santa María de Iquique, donde en su calidad de vicario apostólico intentó moderar los ánimos. Luego, en la Diócesis de Chillán, fundamentalmente deberá desarrollar y profundizar la evangelización en la zona, estableciendo nuevas congregaciones, nuevas obras sociales, favoreciendo el apoyo a la evangelización y a las misiones en las zonas rurales, activando el culto en la ciudad y en otros centros poblados menores”, describió el Dr. Marco León.

El investigador UBB precisa que Martín Rücker también destaca por ser un buen escritor. De ello dan cuenta los diarios de viaje que se encuentran en el archivo del Obispado de Chillán; las Conferencias Populares y las distintas cartas pastorales que formula. “La Revista Católica da buena fe de las pastorales que él se encarga de redactar, es un escritor bastante prolífico, aparte de no descuidar el trabajo pastoral”, enfatiza el autor.

“Mi idea con este trabajo no es entregar una visión idealizada ni una hagiografía de un hombre de la Iglesia Católica. El personaje me interesa porque estimo que a través del estudio comprensivo y analítico de su biografía se puede comprender un contexto de época y en este caso un contexto local, como es el de Chillán entre la década de 1920 y mediados de los ’30 del siglo XX”, afirmó el Dr. León.

El Dr. Marco Antonio León señaló que el libro considera también una selección de escritos de Martín Rücker. “Esos escritos son fundamentalmente sus pastorales, pero también algunos documentos dispersos que se encontraban tanto en el archivo del Obispado de Chillán, como en otras publicaciones que no siempre son de fácil acceso. Se escogió dichos textos en atención a que el propio Rücker manifestó en algún momento que le parecían significativos y también se eligió otros porque ayudan a complementar y explicar la biografía del obispo”, argumentó León.

El Dr. León aseveró que el periodo 1867-1935, que marca el nacimiento y deceso del religioso, es una época marcada fundamentalmente por el proceso gradual de secularización social que vive Chile, que de alguna manera adquiere su concreción con la Constitución de 1925 que define la separación de la Iglesia y el Estado.

“También es un periodo interesante porque se confirma la presencia, cada vez más significativa, de otros credos religiosos, especialmente del protestantismo y también irrumpen nuevos idearios sociales, como son las ideas comunistas y socialistas. Es un escenario con el que la Iglesia Católica y sus representantes tienen que aprender a convivir o a coexistir. A veces en una lógica de enfrentamiento y a veces en una lógica de aceptación; aceptar que el mundo se ha vuelto más complejo y las ideas también son más complejas y diversas, y que finalmente hay que coexistir con ellas”, ilustró.

Origen de la publicación

El Dr. Marco Antonio León precisó que el origen del libro “Martín Rücker Sotomayor. Una vida sin ‘descanso en el trabajo’. (1867-1935)”, se remonta a su época de estudiante de pregrado en el Instituto de Historia de la Pontificia Universidad Católica de Chile, específicamente, en el seminario sobre Historia de la Iglesia en Chile que impartía el académico Marciano Barrios Valdés.

En ese entonces, el profesor Marciano Barrios dirigía una colección que fue conocida como el Episcopologio Chileno, un estudio en 4 tomos sobre los obispos del periodo colonial. Ese estudio sobre los obispos chilenos pretendía tener una segunda parte relativa a los obispos y a las diócesis creadas con posterioridad a la Constitución de 1925.  Si bien el profesor Barrios Valdés editaba en la práctica dicho esfuerzo investigativo, oficialmente era el arzobispo de Santiago de la época, Carlos Oviedo Cavada, quien figuraba como director.

“En el marco del seminario de investigación el profesor Marciano Barrios propuso que trabajáramos distintos obispos, con las pretensión de generar capital cultural investigativo. Él corregiría esos trabajos y además se daba la oportunidad de publicar los trabajos en la segunda parte del episcopologio. Pero la proyectada segunda parte no se concretó debido al alejamiento de Oviedo Cavada del Arzobispado de Santiago y a su posterior deceso”, comentó el Dr. León.

El actual académico UBB escogió en este entonces (1992) la figura del obispo Martín Rücker Sotomayor, porque le llamó la atención la presencia de un religioso de ascendencia alemana en la zona centro-sur de Chile. Como la segunda parte del episcopologio nunca se publicó, el Dr. León vislumbró la posibilidad de publicar su trabajo como un artículo largo. De hecho, en 1998 pudo acceder al Archivo del Obispado de Chillán donde consultó nuevos documentos que le permitieron complementar lo que ya tenía.

“Pude revisar algunos cuadernos y la correspondencia. Luego guardé esa investigación y con los años siempre volvía a ella. El material empezó a crecer y me di cuenta que lo que inicialmente se había pensado como un artículo para el episcopologio y luego como artículo largo, podía transformarse en un libro. En función de ello, siempre estuve tratando de complementar y actualizar la bibliografía y la información que tenía de Martín Rücker. Claramente, al trabajar en Chillán me hizo mucho más sentido sacar adelante esta obra, que también era una forma de conocer algo de la historia de la ciudad en el siglo XX”, manifestó el Dr. Marco Antonio León.

La obra se encuentra disponible en la Feria Chilena del Libro y en Librería Antártica.




Escuela de Pedagogía en Historia y Geografía tituló a 26 nuevos profesionales de la educación

El Premio Universidad del Bío-Bío, máximo galardón del nivel de pregrado, recayó en el egresado Pablo Rodríguez Pincheira, quien recibió la distinción de manos de la prorrectora Gloria Gómez Vera. En tanto, el Premio Desarrollo Estudiantil fue para los egresados Cristóbal Catejo Chacón y Felipe Cruces Mendoza.

La ceremonia, realizada en el Aula Magna del Campus Fernando May, fue presidida por la Prorrectora de la Universidad del Bío-Bío, Gloria Gómez Vera, junto con el secretario académico de la Facultad de Educación y Humanidades, Carlos Ossa Cornejo; el director de la Escuela de Pedagogía en Historia y Geografía, Francisco Cisterna Cabrera; el jefe del Departamento de Pregrado de la sede, Álvaro González Concha; el subdirector de Desarrollo Estudiantil, Jorge Sánchez Villarroel; académicos, estudiantes y familiares de los nuevos profesores.

En la ocasión se recordó que la carrera de Pedagogía en Historia y Geografía se remonta a 1972, en el contexto de la antigua sede de la Universidad de Chile. Tras sucesivos cambios curriculares y académicos al alero de la Universidad del Bío-Bío, la carrera ha sido capaz de brindar respuesta a los requerimientos de la comunidad.

El secretario académico de la Facultad de Educación y Humanidades, Carlos Ossa Cornejo, destacó que la ceremonia de titulación cristaliza el logro de un sueño y de una meta relevante en la vida de los nuevos profesionales y en las propias familias.

“Como Universidad les deseamos mucho éxito en la vida laboral y personal. Nos conforta ver la alegría de sus padres y madres, de sus hermanos, hijos y parejas porque culminar la educación de pregrado es un hito relevante. Para las académicas y académicos que integramos la Facultad de Educación y Humanidades también es un privilegio participar en la formación que ustedes han recibido. No olviden nunca que deberán llevar muy en alto el nombre de la Universidad del Bío-Bío, de la Facultad y de la carrera de Pedagogía en Historia y Geografía”, expresó el secretario académico.

Posteriormente, la entrega de los diplomas de título profesional fue dirigida por el director de la Escuela de Pedagogía en Historia y Geografía, Francisco Cisterna Cabrera, en tanto que el juramento que tradicionalmente realizan los profesionales de la educación, fue guiado por el secretario académico de la Facultad, Carlos Ossa Cornejo.

La ceremonia también consideró la entrega de reconocimientos institucionales, con el propósito de destacar las trayectorias de estudiantes sobresalientes durante el proceso de formación de pregrado.

El Premio Universidad del Bío-Bío, máximo galardón otorgado por la Universidad a quienes culminan su educación de pregrado en términos de excelencia académica, recayó en el egresado Pablo Rodríguez Pincheira, quien recibió la distinción de manos de la prorrectora Gloria Gómez Vera.

En tanto, el Premio Desarrollo Estudiantil, que destaca al alumno o alumna que se caracteriza por ser un ciudadano creativo, con pensamiento crítico, actitud resiliente, con conciencia social y responsabilidad valórica, fue para los egresados Cristóbal Catejo Chacón y Felipe Cruces Mendoza, quienes recibieron el galardón de manos del subdirector de Desarrollo Estudiantil, Jorge Sánchez Villarroel.

En representación de la nueva promoción de profesores de pedagogía en Historia y Geografía, correspondió a Pablo Rodríguez Pincheira entregar un mensaje de despedida, así como también tuvo palabras de recuerdo referidas a la importante etapa que acababa de concluir.

El acto fue amenizado musicalmente por el intérprete saxofonista Álvaro Araneda Flores, alumno de la Facultad de Ciencias Empresariales de la UBB.




Académico UBB publica libro “Estudios sobre la Capital del Sur: Ciudad y sociedad en Concepción 1835 – 1930”

El académico del Departamento de Ciencias Sociales y Director del Magíster en Historia de Occidente, Dr. Marco Antonio León León, presentó una segunda edición de la obra patrocinada por Ediciones del Archivo Histórico de Concepción, que contempla estudios de historia social, cultural y urbana de la capital penquista en el periodo histórico señalado.

El libro se estructura sobre la base de tres capítulos correspondientes a igual número de estudios: “Experiencias y vivencias de la modernización en la ciudad de Concepción, 1835-1900”; “Indagando en una –Economía Moral- de la cotidianeidad: La articulación de las ideas de progreso, educación popular y trabajo, 1840-1920”; y “Estado, ciudadanía y pobreza en Concepción, 1890-1930”.

“El libro busca formular una problematización de la historia de la ciudad, a partir de una temática mayor, como es el tema de la modernización. Específicamente, se busca visualizar en qué medida el proceso modernizador que vivió Chile en el siglo XIX afectó a esta realidad regional y local, y a esta ciudad capital de provincia; en qué medida se ven elementos propios de la modernidad y cómo esa modernidad debe coexistir o convivir con la tradición. Esto, porque no son elementos completamente lineales ni necesariamente antagónicos, pues muchas veces se van vinculando entre sí”, explicó el Dr. León.

En esta apuesta, el autor da cuenta de los avances, retrocesos y ambigüedades, puesto que todo proceso histórico no es completamente lineal.

El académico UBB estimó necesario realizar estudios de este tipo pues advirtió un vacío historiográfico sobre temas sociales en el siglo XIX y puntualmente sobre Concepción. Asimismo, manifestó lo necesario que resulta problematizar algunas de las categorías y de las temáticas vinculadas con la investigación, relacionadas con el tema de las clases sociales.

Al respecto, el Dr. Marco Antonio León, comentó que usualmente las clases más acomodadas y las más pobres son presentadas como polos opuestos que no se vinculan mayormente, pero en sus investigaciones, el académico ha logrado concluir que dichas clases se interrelacionan frecuentemente en la ciudad y en el espacio urbano en general, e incluso en lugares que normalmente se consideraban espacialmente definidos en función de una clase, como es el centro de la ciudad y las zonas aledañas a la plaza de armas, que se asumen como los espacios donde habita la elite, mientras que las periferias son propias de los sectores pobres o de la marginalidad.

“Investigando el tema observo que en Concepción esa realidad no es tan así, porque si bien las viviendas de los grupos populares pueden estar efectivamente en la periferia, hay muchas instituciones y espacios urbanos y en el propio centro de la ciudad, donde conviven ambos grupos. Uno de ellos es el teatro, un teatro donde obligados o no, tienen que coexistir estos grupos sociales. También hay una prensa bastante nutrida; alguna dice representar al mundo popular, al mundo más obrero que va tomando fuerza desde la segunda mitad del siglo XIX, y que también busca una inclusión dentro de los circuitos que tiene el resto de la prensa en Concepción y que representa bien, hasta el día de hoy, el Diario El Sur”, ilustró el investigador UBB.

El Dr. Marco León también reconoce que subyace la idea de mostrar a esta capital de provincia con sus matices, sus luces y sombras, y dar cuenta de la valoración de la ciudad en dicho periodo, la que era conocida como la “Capital del Sur”, según la prensa del siglo XIX y de parte del XX.

“Lo que me ha motivado para hacer estos estudios tiene directa relación con el hecho de haber trabajado durante un tiempo en Concepción, de haber conocido más directamente la ciudad, de tratar de descentrar los estudios de historia social y urbana desde el punto de vista historiográfico, concentrados preferentemente en Santiago y en menor medida en Valparaíso, para tratar de crear otro punto de comparación con Concepción”, reafirmó.

El tercer estudio, en tanto, ilustra sobre cómo la idea de progreso comienza a desencantar a algunos sectores sociales y políticos de la época, quienes alertan que el crecimiento económico registrado no logra eliminar las desigualdades, y además genera manifestaciones represivas, y también de vigilancia y disciplinamiento que se evidencian en instituciones como la cárcel o el manicomio Avello que cobra fuerza en las décadas iniciales del siglo XX.

A lo anterior se suma la creación de instituciones que responden a mecanismos de conciliación y arbitraje en el campo laboral, a partir de la década de 1920. Estos órganos se originan en un periodo de transición entre un modelo de Estado liberal guardián a otro de corte asistencialista o benefactor. “Surge así la Inspección del Trabajo y las oficinas de Inspección del Trabajo. En Concepción se comienza a desarrollar una serie de fiscalizaciones para ordenar el tema laboral en la propia ciudad y en la provincia, pero además está latente el espíritu de ordenar para fiscalizar y vigilar y este es el aspecto que me interesa destacar”, expresó el Dr. León.

En este capítulo, el autor también se concentra en analizar cómo funcionaba la policía de seguridad de la ciudad, que era la encargada de acentuar la vigilancia mediante la identificación personal y el control de una población que en la medida que crece también se vuelve más difícil de controlar. “Por supuesto, también está el tema ideológico de los partidos que han comenzado a movilizar a los proletarios y eso también genera cierto temor institucional y en las elites del periodo, por ende son grupos potencialmente –peligrosos- a los cuales hay que fiscalizar más”, señaló.

El Dr. Marco Antonio León asegura que el libro, más allá de la cronología o del espacio geográfico, se sostiene en el estudio de problemáticas nacionales, pero aplicadas o estudiadas en una realidad puntual como es la capital de la provincia de Concepción.

Consultado sobre singularidades penquistas observadas en el periodo, el Dr. León reconoce que los estudios sobre la ciudad en el siglo XIX son menos abundantes de lo que se esperaría, y los disponibles intentan mostrar a Concepción como una ciudad fronteriza en términos sociales y culturales debido a su ubicación geográfica. Sin embargo, el académico no comparte del todo esa interpretación.

“No estoy tan de acuerdo con la idea de Concepción como una ciudad de frontera, porque revisando las fuentes encuentro una ciudad más moderna de lo que normalmente se plantea. La veo como una ciudad bastante industrializada y también con más población y con más características de ciudad moderna que de una ciudad fronteriza. Por más que el elemento rural sea aún importante, si se revisan los censos, es posible percatarse cómo la población se va transformando en una población eminentemente urbana, con sectores populares de carácter proletario vinculados a las industrias del carbón, los molinos de trigo o los servicios urbanos, entre otros”, aseguró.

Asimismo, el Dr. León comenta que el mundo indígena aparece en forma tenue y más como una anécdota que como parte integrante del paisaje. “Por ejemplo, recuerdo que en la década de 1880 hay un par de notas en la prensa de una persona que en el centro de Concepción vende –araucanitos-; está vendiendo indígenas pero lo ven como una anécdota, no como algo natural sino como algo extraño que por eso se transforma en noticia, pero no como algo naturalizado del paisaje. Tampoco hay un cuestionamiento moral muy profundo, pero no es visto como algo que quizás sería más consensuado en una sociedad fronteriza”, argumentó el investigador.

El Manicomio Avello también es reflejo de alguna singularidad penquista. El centro psiquiátrico fue concebido originalmente como un complemento para descomprimir el manicomio de Santiago y así repartir la población demente del país. Sin embargo, paulatinamente las autoridades locales buscan dar un giro y convertirlo en un espacio terapéutico y no de exclusiva reclusión.

“Esto rompe el esquema de lo que pretende Santiago respecto de este manicomio. En Concepción quieren un espacio terapéutico donde la gente ingrese, pero también donde quienes tengan opción puedan recuperarse. Esta situación también refleja que los intendentes, figuras administrativamente subordinadas al poder central de Santiago, también toman cierta autonomía o bien influencian una línea distinta de lo que se dictamina en la capital, por eso reivindico la necesidad de hacer estos estudios más puntuales para ofrecer una alternativa a las generalizaciones”, reflexionó el Dr. Marco León León.




Investigador UBB contribuye al rescate de las historias parroquiales de las diócesis de Rancagua y Linares

El académico del Departamento de Ciencias Sociales, Dr. Marco Antonio León, forma parte del equipo de investigadores que dan vida a la Colección Templos de Chile, impulsada por el Centro de Estudios Bicentenario y la Sociedad de Historia de la Iglesia en Chile, junto al apoyo de las respectivas diócesis de la Santa Cruz de Rancagua y de San Ambrosio de Linares. En principio, el proyecto editorial contempla las iglesias de la zona centro sur del país.

El Dr. Marco Antonio León explicó que las investigaciones pretenden rescatar el carácter institucional, social y cultural que han tenido las parroquias de estas zonas desde su creación, que mayoritariamente se remontan al siglo XVIII.

El académico UBB comentó que recurrió a diversas fuentes documentales, como archivos diocesanos, material de la Biblioteca y del Archivo Nacional, así como del Archivo del Arzobispado de Santiago.

“Al revisar la correspondencia de párrocos, por ejemplo, se pueden advertir las dificultades que tenían las parroquias rurales más apartadas para cumplir con sus tareas pastorales básicas. Muchos consultaban con el Obispo algunos consejos para desempeñarse en contextos de gran precariedad económica o si debían aceptar el pago del diezmo en especies, por mencionar algunos casos. Este tipo de situaciones humaniza la historia de las parroquias y las saca del encasillamiento de la historia parroquial con características decimonónicas, en términos positivistas o muy descriptivos. Aquí se trata de entender a la parroquia como una unidad no solo religiosa, sino como una unidad social, cultural, política y económica, en territorios alejados de las grandes ciudades, tanto del periodo tardo colonial, como en el periodo republicano”, aseveró.

En el tomo de las parroquias de la Diócesis de la Santa Cruz de Rancagua, el Dr. Marco Antonio León aborda las parroquias de San Andrés, Nuestra Señora del Monte Carmelo, San Agustín de Hipona, San José Obrero, Santa Clara, Santísima Trinidad, Santo Cura de Ars, San José y San Juan Evangelista.

“Esta diócesis es bastante grande y eso me ha permitido dar una idea de conjunto. Estas parroquias asoman como muy interesantes porque cuentan con documentación asequible y legible que se puede trabajar. Así pude establecer algunos vínculos entre la estructura administrativa y el trabajo pastoral, al que no se accede solo a través de la legislación, sino también por medio del análisis de algunas cartas o informes que permiten dar esta dimensión más humana y no solamente normativa de las parroquias”, enfatizó el historiador UBB.

En el caso del volumen de la Diócesis de Linares, el Dr. León elaboró el capítulo introductorio donde da cuenta de la historia compendiada de la zona de Linares o también conocida como del Maule Sur. Así da cuenta de un estudio panorámico desde el siglo XVIII, época fundacional de la ciudad, hasta la década de 1920, momento en que comienzan a desarrollarse el grueso de las parroquias reseñadas en el libro.

El académico del Departamento de Ciencias Sociales explicó que no existe una relación directa entre la antigüedad de una parroquia y la cantidad de información o material existente sobre ella, encontrándose casos de iglesias de larga data con escasa documentación, así como parroquias más nuevas muy bien documentadas.

El Dr. Marco León León advirtió que entre los elementos que llamaron su atención se cuenta el hecho que contrariamente a lo que se piensa, el catolicismo no siempre se encontraba tan asentado en algunas zonas rurales apartadas, según dejan entrever los intercambios epistolares de los párrocos.

“Esto llama la atención porque se tiende a pensar que en el siglo XIX, luego de tres siglos coloniales, el catolicismo ya estaba arraigado, sin embargo, encontré comentarios de los curas párrocos que hacen ver la necesidad de mayores esfuerzos para llegar a los campesinos o pobladores de zonas alejadas. En esos espacios el catolicismo tenía muchos más matices de los que uno supone, no era un catolicismo tan puro ni ritual, sino mucho menos mecánico. Son precisamente estas lecturas más sociales y culturales lo que en parte van revelando estas investigaciones”, manifestó el académico Dr. Marco Antonio León.




Ediciones UBB presentó “Los Baños Minerales de Chillán. Una comarca en la cordillera”

El Salón Andrés Bello del Centro de Extensión de la Universidad del Bío-Bío fue el marco de presentación de la obra de los historiadores Marco Aurelio Reyes Coca, decano de la Facultad de Educación y Humanidades UBB, y Armando Cartes Montory, Premio Regional de Ciencias Sociales 2015.

Un acabado análisis histórico junto a abundante material gráfico dan vida a “Los Baños Minerales de Chillán. Una comarca en la cordillera”. La publicación de 130 páginas se estructura en siete capítulos: Entre bosques y volcanes; Antiguo poblamiento; Las aguas curativas; En viaje a Las Termas; Los baños minerales de Chillán; Un destino de montaña; Presencia cultural.

Según expresan los autores Reyes Coca y Cartes Montory, “el propósito de historiar las Termas de Chillán nace del anhelo de ampliar el conocimiento sobre hechos o lugares, bajo la perspectiva del enfoque regional de los estudios históricos. Buscamos reconocer, además, el valor extraordinario de una fuente termal que en tres siglos se ha ido convirtiendo, paulatinamente, en un centro de atracción para científicos, viajeros, cronistas, médicos, turistas y pacientes, tanto nacionales como extranjeros. Un lugar de importancia desde varios puntos de vista”.

Los autores aseguran que al día de hoy, con proyectos de desarrollo, negocio inmobiliario y turismo popular, así como “entre las luchas por el agua y la sustentabilidad; siempre a la sombra del volcán, las páginas de la historia de las Termas de Chillán se siguen escribiendo”.

La publicación fue presentada por el académico de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad de Chile, Osvaldo Silva Galdames.

El director de Extensión de la UBB, Igor Concha Maass, expresó que la publicación de una nueva obra de Ediciones Universidad del Bío-Bío supone un momento muy relevante, pues la creación de un libro supone un proceso largo y meditado. “Estamos orgullosos de esta obra porque estimamos que será un aporte no solamente a la historia, sino que al conocimiento general. Es un atractivo libro para que diferentes generaciones e instancias de la sociedad conozcan sobre este tema”, reflexionó.

El Premio Nacional de Historia 2012, Jorge Pinto Rodríguez, destaca en el prólogo del libro, la acuciosidad con que los autores asumieron esta investigación.

“El libro que estamos prologando, amigablemente redactado, de fácil y entretenida lectura, está acompañado de fotografías y notas que hacen aún más amena su consulta. Seriamente documentado, se puede decir con propiedad que los autores cumplieron su propósito de iluminar algunos aspectos de la historia regional de Ñuble a través de un lugar de curación y esparcimiento que retrató a parte de la sociedad de la zona. Cuando la historia se diversifica y se compromete con temáticas que antes no se tocaban, un libro como éste no sólo enriquece nuestra historiografía; sino, constituye un excelente ejemplo de las múltiples oportunidades que nos ofrecen algunos temas para comprender sociedades regionales de las cuales sabemos menos”, expresa el Premio Nacional de Historia.

Jorge Pinto Rodríguez expresó que “Los Baños Minerales de Chillán. Una comarca en la cordillera” demanda al lector situarse en el ámbito de la historia regional, desde el punto geográfico de Ñuble, espacio que el profesor Reyes Coca denomina la “perifrontera” de Chile.

“En los contrafuertes cordilleranos y a los pies de un volcán que cada cierto tiempo da señales de vida, los baños termales de Chillán permiten escudriñar algunos aspectos de la historia política y social de la región y, aún del país, desde el momento en que Carlos Ibáñez del Campo congregó allí a sus colaboradores más cercanos para conformar el Congreso Nacional que se denominó, precisamente, -Congreso Termal-, en 1930”, reflexiona Pinto Rodríguez en la presentación del libro.