UBB impulsa modalidad virtual para asegurar continuidad formativa de estudiantes

Considerando el contexto mundial de salud derivado de la propagación de Covid-19, la Universidad del Bío-Bío, a través de la Vicerrectoría Académica y por intermedio de la Unidad de Gestión Curricular y Monitoreo, definió una serie de acciones para favorecer el uso de nuevas herramientas tecnológicas y la entrega de contenidos académicos en modalidad virtual.

El jefe de la Unidad de Gestión Curricular y Monitoreo, Dr. Rodrigo Salazar Jiménez, precisó que el equipo profesional del Área de Desarrollo Pedagógico y Tecnológico (ADPT) contempla la implementación de diversas acciones tales como la generación de infografías para la creación y virtualización de cursos en plataformas Adecca y Moodle.

“Nuestra Universidad dispone de plataformas adecuadas para impartir unidades de aprendizaje en modalidad virtual. De este modo se pretende asegurar la continuidad del proceso formativo de los/as estudiantes y lograr los objetivos de aprendizaje. El equipo del ADPT está preparado para asesorar a los/as docentes que lo requieran. Nuestra Universidad debe avanzar hacia el uso de nuevas herramientas tecnológicas y hacia el desarrollo de programas en modalidad virtual”, acotó.

Las/os profesionales Claudia Pleguezuelos Saavedra, Raquel Aburto Godoy y Álvaro Arias Espinoza precisaron que se impartirá el curso “Recursos para enseñanza online: Aprendizaje – Enseñanza – Gestión en Plataforma”, en ambas plataformas institucionales, desde este martes 17 de marzo. Dicha alternativa será una oferta permanente durante la semana del 23 al 27 de marzo.

De igual modo, se dispuso un repositorio de recursos educativos online disponible en la página http://adpt.ubiobio.cl/ para uso de plataformas (Adecca y Moodle). También orientarán sobre el uso de recursos en ambientes virtuales a través de plantillas de cursos con estructura básica en plataforma Adecca, disponible para docentes. “Es importante señalar que las académicas y académicos pueden contar con nuestra asesoría directa por vía online, presencial y telefónica según sus requerimientos”, indicaron.

Entre los recursos online para clases se destacó el empleo de Zoom, Screencast-O-Matic, y Canal de youtube.com. “Por ejemplo, Zoom proporciona la alternativa de videoconferencia, permitiendo que el/la docente interactúe con sus estudiantes en tiempo real. Además, la clase queda grabada y puede ser material de consulta para los alumnos”, comentaron los/as profesionales de ADPT.

En la oportunidad se indicó que en el sitio http://adpt.ubiobio.cl/ es posible consultar manuales y tutoriales explicativos.

Para mayor información escribir a los correos: raburto@ubiobio.cl; cpleguez@ubiobio.cl; o aarias@ubiobio.cl




Previsege UBB proyecta trabajo en Prevención de la Violencia Sexual y de Género

El Colectivo de Prevención de la Violencia Sexual y de Género, Previsege, integrado por estudiantes de la Facultad de Educación y Humanidades capacitados por Amnistía Internacional, desplegó una intervención orientada a sus pares, consistente en talleres de formación, con el propósito de informar, educar y concientizar. Ahora, se proponen ampliar su ámbito de acción en las demás facultades de la Universidad, e incluso en otras instituciones o agrupaciones interesadas.

El Colectivo es integrado por las estudiantes de Pedagogía en Educación Parvularia Francesca San Martín Rivas (presidenta), Katherine González Cartes (vicepresidenta), Zulema Meza Oñate, (tesorera), Tannia Gutiérrez Oyarce (secretaria) y por los estudiantes de Pedagogía en Inglés Sergio Ortega Gutiérrez (relaciones públicas) y Cristopher Soto Medina (difusión).

Previsege se originó a partir del proyecto de Extensión liderado por la académica Dra. Fancy Castro Rubilar, denominado “Fortaleciendo la equidad de género en el territorio desde el ámbito educacional”. En dicho marco se contó con la participación de Amnistía Internacional, organismo que capacitó y certificó a un grupo de estudiantes en materias de prevención de la violencia sexual y de género.

“Tras la capacitación, la idea era que realizáramos una intervención con nuestros compañeros y compañeras de Facultad, para fortalecer competencias y responder a sus necesidades e inquietudes. Abordamos una falencia en la Universidad referida a la formación que se vincula con el derecho humano a acceder a información y educación sexual integral. Lo vemos como una responsabilidad como futuros docentes porque las profesoras y profesores necesitan capacitarse para saber cómo llegar a sus estudiantes, cómo responder a las problemáticas de los alumnos y alumnas en los colegios”, sostuvieron.

La intervención de Previsege se estructura sobre la base de los talleres Conceptualización del vocabulario para el siglo XXI; Diversidad y disidencia sexual. Visibilización, universidad y closet; Identidad y equidad de género; Ordenando la casa. Leyes y protocolos de prevención de la UBB; y Prevenir la discriminación. “Previamente enviamos un formulario a quienes se habían inscrito y así identificamos las necesidades que más evidenciaban. Es muy necesario conocer conceptos básicos como abuso sexual, acoso callejero, micromachismo, heteronorma, disidencia sexual, misoginia, entre otros, para contextualizar. Igualmente, se hicieron talleres didácticos para que se generara diálogo y la experiencia fuera más significativa”, precisaron.

Dado el interés suscitado, el Colectivo propuso articularse con estudiantes de otras carreras de la Universidad e incluso con agrupaciones, profesionales e instituciones de Ñuble que han expresado su interés por conocer los talleres.

Asimismo, están expectantes por incorporar nuevos estudiantes de manera que Previsege sea capaz de perdurar, más allá del egreso de sus actuales integrantes. “Esperamos que el Colectivo sea más grande, que motive a otras compañeras y compañeros y podamos aportar a la educación sexual integral. Si bien estudiar es un derecho, la realidad demuestra que es un privilegio, y por eso asumimos esta tarea como una responsabilidad”, aseveraron.

La realización de los talleres fue posible a través de la adjudicación de un Proyecto FADE de la Dirección de Desarrollo Estudiantil. Asimismo, Previsege contó con aportes y apoyo de la Federación de Estudiantes de la sede Chillán y del Proyecto Dirgegen UBB.




Escuela de Ingeniería en Alimentos UBB tituló a nueva generación de profesionales

El Premio Mejor Alumno de la Promoción fue para Claudia Edith Arriagada Castillo, en tanto que el Premio Desarrollo Estudiantil recayó en Jhean Paul Cáceres Parra.

La ceremonia de titulación, realizada en el Aula Magna del Campus Fernando May, fue presidida por el prorrector Dr. Fernando Toledo Montiel; el decano de la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos, Dr. Jorge Moreno Cuevas; la directora del Departamento de Ingeniería en Alimentos, Dra. María Pía Gianelli Barra, el director de la Escuela de Ingeniería en Alimentos, Dr. José Miguel Bastías Montes; la subdirectora de Desarrollo Estudiantil, Andrea Fuentes Méndez; la jefa del Departamento de Pregrado de la sede Chillán, Dra. María Teresa Castañeda; el jefe de la Unidad de Gestión Curricular y Monitoreo, Dr. Rodrigo Salazar Jiménez, junto con directores de departamento y directores de escuela, académicas y académicos de la carrera, familiares y amigos de los nuevos profesionales.

El director de Escuela, Dr. José Miguel Bastías Montes, destacó que los actuales Ingenieros en Alimentos enfrentan distintos retos, tales como las enfermedades crónicas no transmisibles asociadas a diabetes tipo 2, hipertensión, enfermedad cardiovascular, hígado graso, cáncer, entre otras. “Ustedes como Ingenieros en Alimentos de la UBB están preparados para enfrentar este desafío desarrollando y diseñando nuevos alimentos que puedan ayudar a enfrentar esta problemática. Así pueden crear y desarrollar alimentos funcionales, que son aquellos que complementan la función nutritiva y ayudan a la prevención de diferentes enfermedades no transmisibles”, precisó.

El Dr. Bastías Montes también comentó que en la actualidad, en el mundo existen sobre 800 millones de personas que sufren hambre o malnutrición, de las cuales 47 millones se encuentran en América Latina y el Caribe. Al respecto detalló que el problema no ocurre por falta de alimentos sino por deficiencias en la producción y distribución de los mismos. “Ustedes, como Ingenieros en Alimentos, están preparados para implementar sistemas alimentarios sostenibles, que ofrezcan alimentos saludables y nutritivos, al tiempo que se preserve el medio ambiente y la biodiversidad, utilizando para ello la economía circular”, argumentó.

También compartieron mensajes con los nuevos titulados el decano de FACSA, Dr. Jorge Moreno y el presidente del Centro de Alumnos de la carrera, Daniel Cancino Muñoz.

El Premio Mejor Alumno de la Promoción fue para Claudia Edith Arriagada Castillo quien recibió el reconocimiento de manos del prorrector Dr. Fernando Toledo Montiel. En tanto, el Premio Desarrollo Estudiantil recayó en Jhean Paul Cáceres Parra, correspondiendo a la subdirectora de Desarrollo Estudiantil, Andrea Fuentes Méndez hacer entrega del reconocimiento.

El Premio Escuela de Ingeniería en Alimentos también fue para Jhean Paul Cáceres Parra, y correspondió el director de Escuela, Dr. José Miguel Bastías, entregar el galardón. El Premio Responsabilidad Gremial y Liderazgo Participativo que otorga el Centro de Titulados de Ingeniería en Alimentos, fue para Daniela Alexandra Sepúlveda San Martín. La representante del Centro de Titulados Alejandra Aguilar Farías entregó la distinción.

En representación de la promoción 2019 correspondió a la profesional Claudia Arriagada Castillo dirigir un mensaje de agradecimiento y despedida.

La ceremonia fue amenizada por el trío musical de violín, viola y guitarra, integrado por Katherine Ancamán, alumna de la carrera de Fonoaudiología UBB, Almendra Gajardo y Sebastián Canales, director de la Orquesta Ultraestación.




Pedagogía en Historia y Geografía tituló a 16 nuevas profesoras y profesores

El Aula Magna del Campus Fernando May cobijó la ceremonia de titulación de una nueva promoción de profesoras y profesores de Pedagogía en Historia y Geografía de la Universidad del Bío-Bío. En la ocasión se hizo entrega del Premio Desarrollo Estudiantil al egresado José Miguel Molina Vallejos.

El acto solemne fue presidido por el prorrector Fernando Toledo Montiel junto con el decano de la Facultad de Educación y Humanidades, Marco Aurelio Reyes Coca; el secretario académico Carlos Ossa Cornejo; el director del Departamento de Ciencias Sociales, Félix Briones Quiroz; el director de la Escuela de Pedagogía en Historia y Geografía, Francisco Cisterna Cabrera; la subdirectora de Desarrollo Estudiantil, Andrea Fuentes Méndez; académicas y académicos, estudiantes y familiares de los nuevos profesores.

En la ocasión se recordó que la carrera de Pedagogía en Historia y Geografía se remonta a 1972, en el contexto de la antigua sede de la Universidad de Chile. Tras sucesivos cambios curriculares y académicos al alero de la Universidad del Bío-Bío, la carrera ha sido capaz de brindar respuesta a los requerimientos de la comunidad.

El secretario académico de la Facultad de Educación y Humanidades, Carlos Ossa Cornejo, felicitó a los nuevos profesionales, al igual que a sus familias pues la obtención del título profesional suele ser un logro que involucra los esfuerzos de toda la familia.

El secretario académico comentó que la Universidad del Bío-Bío se encuentra al servicio de la educación pública gratuita como política de Gobierno, lo que llena de satisfacción a la comunidad educativa.

La entrega de los diplomas de título profesional fue dirigida por el director de la Escuela de Pedagogía en Historia y Geografía, Francisco Cisterna Cabrera, en tanto que el juramento profesional fue dirigido por el secretario académico de la Facultad, Carlos Ossa Cornejo.

La ceremonia también fue el momento de entrega de reconocimientos institucionales, con el propósito de destacar las trayectorias de estudiantes sobresalientes durante el proceso de formación de pregrado.

El Premio Desarrollo Estudiantil, que destaca al alumno o alumna que se caracteriza por ser un ciudadano creativo, con pensamiento crítico, actitud resiliente, conciencia social y responsabilidad valórica, fue para José Miguel Molina Vallejos, quien recibió el galardón de manos de la subdirectora de Desarrollo Estudiantil, Andrea Fuentes Méndez.

En representación de la nueva promoción de profesores de pedagogía en Historia y Geografía, correspondió a Luis Alberto Rivera Betancourt entregar un mensaje de despedida, así como también tuvo palabras de recuerdo referidas a la importante etapa concluida.

El acto consideró la participación artística del profesor Patricio Martínez y el Taller Experimental del Instituto Santa María de Chillán.




Escuela de Nutrición y Dietética UBB tituló a nuevas profesionales de la salud

El Premio Universidad del Bío-Bío, máxima distinción académica de pregrado fue para Francisca Javiera Pérez Espinoza. En tanto, el Premio Desarrollo Estudiantil recayó en Alejandra Salinas Faúndez.

La Escuela de Nutrición y Dietética, con 52 años de trayectoria y 7 años de acreditación otorgados por la CNA, licenció a 47 nuevos profesionales de la salud.

El acto, realizado en el Aula Magna ubicada en el Campus Fernando May, fue presidido por el prorrector Fernando Toledo Montiel; la decana (s) de la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos, Mónica Cardona Valencia; el subdirector de Postgrado, Patricio Oliva Moresco; la directora de Escuela, Gladys Quezada Figueroa; la directora del Departamento de Nutrición y Salud Pública, Marcela Ruiz De la Fuente; la subdirectora de Desarrollo Estudiantil, Andrea Fuentes Méndez; directivos universitarios, académicas y académicos y familiares de los titulados.

La directora de la Escuela de Nutrición y Dietética, Gladys Quezada Figueroa, destacó que la profesión Nutricionista se ha vuelto fundamental en la tarea de mantener la salud de las personas que tanto en Chile como a nivel mundial padecen los efectos de la malnutrición por exceso y la obesidad.

“Según datos de la OMS del año 2016, más de 1900 millones de adultos -de 18 o más años- eran obesos, de los cuales 650 millones padecían sobrepeso. Escenario similar al que vive la población infantil, donde se estima que al menos 41 millones de niños y niñas menores de 5 años padecen sobrepeso u obesidad. En Chile, la última Encuesta Nacional de Salud señaló que aproximadamente el 70% de la población adulta padece malnutrición por exceso, lo que nos pone en alerta y nos invita que como Nutricionistas repensemos estrategias efectivas, acordes e innovadoras en el escenario actual”, advirtió.

La entrega de los diplomas de título fue dirigida por las académicas Pamela Chavarría Sepúlveda y Gladys Quezada Figueroa.

Posteriormente, correspondió a la académica del Departamento de Nutrición y Salud Pública, Marcela Vera Cabalín, tomar el juramento profesional de rigor, cuya autoría corresponde a la ex académica Nora Plaza Ceballos.

En la oportunidad también se hizo entrega de reconocimientos institucionales. El Premio Universidad del Bío-Bío, máximo galardón del nivel de pregrado, otorgado al o la estudiante que se ha destacado por obtener el más alto rendimiento académico durante el período de su formación profesional, recayó en Francisca Javiera Pérez Espinoza, quien recibió el premio de manos del prorrector de la Universidad, Fernando Toledo Montiel.

El Premio Desarrollo Estudiantil, destinado al o la egresada que durante su permanencia en la carrera se haya destacado por su rendimiento académico, excelente disposición a participar en equipos de trabajo; manifestar una clara conciencia social y responsabilidad valórica, bajo un contexto de desarrollo armónico e integral, fue otorgado a Alejandra Salinas Faúndez. La distinción fue entregada por la subdirectora de Desarrollo Estudiantil, Andrea Fuentes Méndez.

El Premio Escuela de Nutrición y Dietética, que reconoce al egresado o egresada que además de un óptimo desempeño académico, se distingue por su compromiso manifiesto, afán de colaboración y disposición para participar en actividades académicas y extra programáticas durante sus años de estudio, fue para Bella Rivas Villablanca.

La promoción de egresados también distinguió al Mejor Compañero, reconocimiento que recayó en David Eduardo Candia Riquelme, quien recibió la distinción de manos de su compañera Camila Sandoval Hernández.

Correspondió al nutricionista David Eduardo Candia Riquelme, brindar el mensaje de despedida de la promoción.

La ceremonia fue amenizada musicalmente por el estudiante de Nutrición y Dietética, Álvaro Avendaño Sepúlveda.




Estudiante UBB se adjudicó proyecto Innova Social orientado a adultos mayores

  “Sarcopenia. Ejercicio para Adultos” se denomina el proyecto adjudicado por el estudiante de Pedagogía en Educación Física, Cristian Becerra Cruzat, en el concurso Innova Social de CORFO. La iniciativa busca contribuir a la calidad de vida de las personas mediante la práctica de ejercicios que mejoren la movilidad y funcionalidad de adultos mayores en sus rutinas cotidianas. De este modo, se pretende fortalecer sus destrezas y evitar la dependencia de terceros.

El estudiante Cristian Becerra Cruzat explicó que a través del proyecto busca aportar innovaciones que permitan incrementar la calidad de vida y nivel de integración de las personas adulto mayores, segmento conformado por alrededor de 2 millones 800 mil personas equivalentes al 16,2% de los habitantes del país, según cifras del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) de 2017.

“En una primera etapa realizaremos un diagnóstico considerando a adultos mayores de la ciudad de Chillán. Para ello nos aliaremos con instituciones que trabajan regularmente con adultos mayores como municipios, centros de salud, entre otros. Junto a especialistas en la tercera edad, porque se trata de un equipo multidisciplinario, evaluaremos su estado de salud y de condición física, y luego se propondrán series de ejercicios físicos específicos, considerando los problemas de salud y la realidad que viven. Así buscamos evitar el avance progresivo de la sarcopenia, que se caracteriza por la pérdida de masa, calidad y fuerza muscular esquelética”, explicó Cristian Becerra.

El académico UBB, Dr. en Actividad Física Adaptada, Luis Felipe Castelli Correia de Campos, quien integra el equipo interdisciplinario, comentó que el proyecto también permitirá levantar evidencia científica acerca de los beneficios de la actividad física en los adultos mayores, considerando la medición de indicadores fisiológicos así como las percepciones de las personas. Asimismo, destacó que la información obtenida en la investigación diagnóstica y de evaluación permitirá proyectar nuevas intervenciones e incluso proponer cambios a través de las políticas públicas orientadas a este sector etario.

“Una de las cualidades de esta propuesta es que se busca elaborar un programa de actividad física contextualizado a la realidad cotidiana de la población adulto mayor. Es decir, consideraremos las tareas diarias que realizan las personas, fortaleceremos su capacidad para que puedan cumplir con sus labores con el fin de disminuir malestares o fatiga excesiva”, graficó.

El Dr. Castelli Correia de Campos también valoró el impacto social de la iniciativa, que se hace cargo de una realidad extendida y un tanto invisibilizada. “Muchos adultos mayores no poseen los recursos financieros para contratar un cuidador o cuidadora y deben hacer todas sus actividades diarias en solitario. Mediante la práctica de actividad física buscaremos reducir aquellos aspectos de fragilidad y vulnerabilidad que limitan el desenvolvimiento cotidiano. Queremos adultos mayores más autovalentes”, precisó.

Cristian Becerra aseveró que el proyecto considera la elaboración de un manual de entrenamiento para los participantes, donde los propios adultos mayores protagonizarán las imágenes con los ejercicios demostrativos, lo que supondrá un estímulo adicional.

Fruto de la adjudicación del proyecto Innova Social, Cristian Becerra realizará una estadía de 15 días junto al profesor Dr. Marco Uchida, referente en temáticas de actividad física y envejecimiento y coordinador del Laboratorio de Kinesiología Aplicada de la Universidad Estatal de Campinas, Brasil.




INACH destacó práctica de estudiante de Ingeniería en Recursos Naturales UBB

  El Instituto Antártico Chileno (INACH) destacó la realización de la práctica profesional de la estudiante de quinto año de Ingeniería en Recursos Naturales, Katterin Gutiérrez Inostroza, quien durante 7 semanas se desempeñó en el Departamento Científico de dicha institución en Punta Arenas.

La estudiante Katterin Gutiérrez Inostroza gestionó personalmente la obtención del cupo de práctica a través de la plataforma Prácticas Chile, “programa gestionado por el Servicio Civil, que permite a estudiantes de carreras universitarias y técnicas realizar sus prácticas en Ministerios y Servicios Públicos, poniendo al servicio del país sus talentos, conocimientos y habilidades”.

“Quería realizar una práctica distinta y enfocada en la ciencia. Así que buscando encontré la opción y postulé. No pensé que quedaría seleccionada porque hubo muchas postulaciones. Siempre quise una práctica de este tipo y quedé muy conforme con la experiencia porque el próximo año quedé invitada al Congreso de Ciencias del Mar”, precisó.

Katterin Gutiérrez desarrolló su práctica bajo la supervisión de la Dra. en Oceanografía Lorena Rebolledo, quien se aboca a la paleoceanografía, disciplina que estudia la historia de los océanos en el pasado geológico considerando circulación, química, biología, geología y patrones de sedimentación.

“En principio trabajé con krill antártico de las islas Orcadas del sur, considerado la base de la cadena trófica en el océano. Realicé análisis morfológico, básicamente mediciones y obtención de porcentajes de humedad para muestras de isotopos, las que eran enviadas a Corea del Sur para su análisis. Posteriormente, me aboqué a conteo de diatomeas. Las diatomeas son el alimento del krill y consisten en microalgas con esqueleto de sílice (vidrio). Éstas eran parte de sedimentos del Mar de Amundsen. Es importante investigarlas porque son indicadoras de cambios que ocurren en el océano”, precisó la estudiante.

En el sitio web de INACH, la Dra. Lorena Rebolledo explicó que “las muestras de sedimentos del Mar de Amundsen con las que trabajó la estudiante –de 3.700 años de antigüedad- son parte de un proyecto de colaboración con científicos del Instituto de Investigación Polar de Corea del Sur (KOPRI), quienes facilitaron el material que fue colectado con el rompehielos Araon durante el verano del 2018”.

Katterin Gutiérrez también valoró la disposición de los científicos y científicas por orientar y enseñar sobre sus distintas especialidades, lo que constituyó un importante estímulo, logrando vislumbrar nuevas áreas de estudio e interés. “Aprendí mucho sobre paleobotánica gracias a la Dra. Cristine Trevisán, de la Sección de Paleobiología. La experiencia me permitió conocer a muchas personas, generar redes importantes para el futuro e incluso aprender sobre temas que no había visto en la carrera”, aseveró.

La estudiante Katterin Gutiérrez es estudiante tesista de la académica del Departamento de Ciencias Básicas, Dra. Patricia Arancibia Ávila, jefa del Laboratorio de Ecofisiología y Microalgas. “Oriento mi tesis de grado a la investigación de sistemas lacustres de la Región de Ñuble, porque no hay mucha información al respecto. Básicamente consiste en levantar información para una posterior gestión”, acotó.




Estudiantes UBB asesorarán a emprendedores de Itata en concurso Sercotec

  Estudiantes de la carrera de Ingeniería Comercial de la sede Chillán de la Facultad de Ciencias Empresariales, asesorarán técnicamente a emprendedores de la zona de rezago del Valle del Itata a través del concurso CRECE de Sercotec.

El decano de la Facultad de Ciencias Empresariales, Dr. Benito Umaña Hermosilla, explicó que los estudiantes UBB podrán aplicar los conocimientos adquiridos en casos reales por medio de asesorías a micro, pequeñas y medianas empresas de emprendedores de la zona de rezago, en el marco de proyectos CRECE, orientados a la zona de rezago del Valle del Itata.

“Junto a la gobernadora de la Provincia del Itata, Rossana Yáñez Fuller, exalumna UBB, hemos estado trabajando para vislumbrar una serie de proyectos que contribuyan al desarrollo de la provincia. Como Facultad de Ciencias Empresariales estimamos que podemos apoyar a través del trabajo que los estudiantes realizan en el marco de las asignaturas de sus respectivas carreras. Aquí se da una lógica de beneficio mutuo y de vinculación bidireccional, porque los estudiantes alcanzan importantes aprendizajes y los emprendedores también se ven beneficiados con las orientaciones y asesoría técnica”, precisó el decano.

La gobernadora de la Provincia de Itata, Rossana Yáñez Fuller, comentó que la zona de rezago del Valle del Itata también puede erigirse como un territorio de grandes oportunidades, y en este caso se cuenta con el apoyo directo de Sercotec a través del programa CRECE, un subsidio no reembolsable destinado a potenciar el crecimiento de las micro y pequeñas empresas.

“Agradecemos que nos apoyen en la tarea de aportar herramientas a nuestros emprendedores. Todo lo que ustedes han aprendido lo podrán transformar en una oportunidad y en una herramienta muy grande para el desarrollo de estas familias. Muchas veces, los emprendedores, los microempresarios, necesitan orientaciones técnicas sobre cómo postular a un concurso o proyecto y sabemos que ustedes pueden hacerlo. Como Gobierno estamos muy contentos de ver jóvenes empoderados, participando con el interés de construir país”, manifestó la gobernadora.

El profesional de Sercotec, Mauricio Aravena, precisó que los estudiantes UBB ayudarán a los micro y pequeños empresarios en la elaboración de un plan de trabajo que incluya acciones de gestión empresarial tales como asistencias técnicas, capacitación y acciones de marketing, para el fortalecimiento de competencias de los empresarios, así como el financiamiento de inversiones.

El programa CRECE consiste en un subsidio no reembolsable por un valor de hasta 6 millones de pesos netos, de los cuales un monto máximo de 1,5 millones de pesos puede destinarse a gestión empresarial y hasta 4,5 millones de pesos para inversión. Cada empresa participante deberá realizar un aporte del 20% del subsidio de Sercotec.




Trabajo Social UBB tituló a nuevos profesionales comprometidos con un Chile más justo

La Escuela de Trabajo Social de la sede Chillán vivenció su decimonovena ceremonia de titulación, la que da cuenta de los 24 años de trayectoria de la carrera. El Premio Universidad del Bío-Bío fue para Sofía Sánchez Nova, mientras que el Premio Desarrollo Estudiantil recayó en Paula San Martín Maldonado.

La ceremonia de titulación, realizada en el Aula Magna del Campus Fernando May, fue presidida por el prorrector de la Universidad del Bío-Bío, Fernando Toledo Montiel, junto con el decano de la Facultad de Educación y Humanidades, Marco Aurelio Reyes Coca, la directora de la Escuela de Trabajo Social, Patricia Becerra Aguayo, la subdirectora de Desarrollo Social, Andrea Fuentes Méndez, la presidenta del Consejo Regional Ñuble del Colegio de Trabajadoras y Trabajadores Sociales, Ruth Gutiérrez Lavados, académicas y académicos, familiares y compañeros de los nuevos profesionales.

En la oportunidad, el decano Marco Aurelio Reyes Coca, felicitó a la nueva generación de titulados así como a las familias y académicas y académicos que fueron parte el proceso formativo.

A su vez, la directora de Escuela, Patricia Becerra Aguayo, recordó a las nuevas y nuevos profesionales, que el Trabajo Social tiene la responsabilidad de promover la justicia social, una legítima aspiración en aras de conseguir mayor respeto por la dignidad humana.

“Ustedes han compartido un proceso de formación con nosotros, donde como formadores también estamos susceptibles a cometer errores. Lo importante es aprender de ello, reflexionar y poner en alto la frente para reparar, reaprender y redireccionar lo que sea necesario, entendiendo que la ética y los Derechos Humanos, que son parte de nuestra escuela, van más allá que un mero discurso y deben ser parte de nuestro actuar”, reseñó.

La entrega de los diplomas de título fue dirigida por las académicas Andrea Fuentes Méndez y Yasna Anabalón Anabalón, junto al primer director de Escuela, académico retirado recientemente, Nelson García Araneda, quienes entregaron los respectivos diplomas a los padres y/o madres de los egresados, siendo éstos quienes finalmente investían a sus hijos o familiares como nuevos y nuevas profesionales.

Durante la ceremonia se hizo entrega de reconocimientos institucionales, los que tienen por objetivo resaltar y reconocer valores que hacen parte de la identidad de la Universidad del Bío-Bío.

El Premio Universidad del Bío-Bío, máxima distinción del nivel de pregrado de la Universidad, instituido con el propósito de estimular y distinguir la formación y la excelencia en el saber, así como el esfuerzo y dedicación en el cumplimiento del deber, fue para Sofía Sánchez Nova. El prorrector Fernando Toledo Montiel entregó el importante reconocimiento universitario.

El Premio Desarrollo Estudiantil, que distingue al titulado o titulada de su promoción que se haya destacado en virtud de su pensamiento crítico, actitud resiliente, conciencia social y responsabilidad valórica en una contexto de desarrollo integral, recayó en Paula San Martín Maldonado. La subdirectora de Desarrollo Estudiantil, Andrea Fuentes Méndez, hizo entrega de la distinción.

El Consejo Regional Ñuble del Colegio de Trabajadoras y Trabajadores Sociales hizo entrega de un reconocimiento simbólico a la egresada que mejor representa el espíritu y principios de la orden, el que recayó en Paula San Martín Maldonado.

En representación de la nueva generación de profesionales, las Trabajadoras Sociales Camila Carrasco Romero y Cecilia Molina Montecinos, recordaron con gratitud y afecto los años de formación universitaria, evocando anécdotas, así como las primeras vivencias y experiencias académicas y personales.

El acto de titulación se vio amenizado por las interpretaciones musicales del saxofonista Diego Soto Pardo.




Pedagogía en Ciencias Naturales título a 14 nuevos profesionales de la Educación

El Premio Universidad del Bío-Bío, la máxima distinción académica del nivel de pregrado, recayó en José Ignacio Gallardo Cruz, mientras que el Premio Desarrollo Estudiantil correspondió a Cecilia Sepúlveda Guzmán.

La ceremonia se realizó en el Aula Magna del Campus Fernando May, y fue presidida por el prorrector de la Universidad del Bío-Bío, Fernando Toledo Montiel, junto con el decano de la Facultad de Educación y Humanidades, Marco Aurelio Reyes Coca; el secretario académico de la Facultad, Carlos Ossa Cornejo; el director de la Escuela de Pedagogía en Ciencias Naturales mención Biología o Física o Química, Patricio Chandía Peña; académicas y académicos, y familiares de los nuevos profesionales.

El decano de la Facultad de Educación y Humanidades, Marco Aurelio Reyes Coca, relevó que la Universidad del Bío-Bío, en su condición estatal y pública, asume la formación de profesionales y específicamente de profesoras y profesores, con un alto sentido de compromiso social, sello característico de las egresadas y egresados.

“Nosotros somos formadores de juventudes y estamos al servicio de la sociedad. Estamos seguros que la formación que han recibido ha sido la adecuada y les deja muy bien preparados para enfrentar la nueva realidad del ejercicio profesional”, aseveró.

El decano Reyes Coca también reflexionó sobre la complejidad que supone la pedagogía en la sociedad actual. “Ser profesor o profesora no es fácil en los tiempos que corren porque no solo debemos aportar conocimientos disciplinares. La cultura juvenil para muchos puede parecer un enigma y por eso los docentes debemos ser incluso artistas para llegar a lo más profundo de los sentimientos y motivaciones de los jóvenes. Debemos hacer un gran esfuerzo para estar a la altura de lo que demandan los nuevos tiempos”, comentó.

La entrega de los diplomas de título profesional fue dirigida por el director de escuela, Patricio Chandía Peña, junto al coordinador del área de Física, Cristian Villavicencio Reyes; el coordinador del área de Química, Hernán Ahumada Gutiérrez; y la académica del área de Biología, Patricia Arancibia Ávila.

Durante la ceremonia se hizo entrega de las distinciones institucionales a los estudiantes más destacados durante su paso por la Universidad. El Premio Universidad del Bío-Bío, la máxima distinción académica del nivel de pregrado, recayó en José Ignacio Gallardo Cruz. El prorrector de la Universidad, Fernando Toledo Montiel, formalizó la entrega de dicho premio.

En tanto, el Premio Desarrollo Estudiantil fue otorgado a Cecilia Sepúlveda Guzmán. Correspondió a la jefa del Departamento de Salud Estudiantil, Sonia Contreras Contreras, hacer entrega del galardón.

Representando a la generación de nuevos profesionales, Cecilia Sepúlveda Guzmán compartió un discurso de agradecimiento y despedida, dando cuenta de los años de formación, experiencias comunes y vivencias más relevantes.

La velada consideró la interpretación musical del dúo de violines de la Orquesta Sinfónica de la Escuela de Cultura y Difusión Artística Claudio Arrau León de Chillan, compuesto por los hermanos Catalina y Benjamín Orellana.