Académicos UBB se refieren a los avances y desafíos del patrimonio cultural

Obras de la escultora Marta Colvin.

Al conmemorarse esta semana el Día del Patrimonio Cultural los académicos Dr. Cristian Leal, del Departamento de Ciencias Sociales de la Facultad de Educación y Humanidades; y Dr. Pablo Fuentes, del Departamento de Diseño y Teoría de la Arquitectura de la Facultad de Arquitectura, Construcción y Diseño (Farcodi), dan a conocer su visión sobre los avances y desafíos que tenemos como sociedad en esta materia.

Este año, el Día del Patrimonio Cultural se conmemorará el 29, 30 y 31 de mayo con una edición virtual que estará disponible en el sitio www.diadelpatrimonio.cl donde se podrá accder a diversas actividades organizadas en el país.

Si bien ha existido siempre un interés patrimonial en Chile, diversos hitos en las últimas décadas han puesto valor al patrimonio material e inmaterial. En 1999 se crea el Día del Patrimonio, donde los edificios de instituciones estatales y privadas se ponen a disposición de la ciudadanía para su visita y recorrido, generando un entusiasmo creciente, especialmente en municipios, colegios y organizaciones culturales locales y regionales, comprometidas con el tema. En 2017, en tanto, se crea el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio.

Así lo destaca el Dr. Cristián Leal, quien señala que las unidades de patrimonio de los municipios han adquirido un gran dinamismo, reconstruyendo la historia de los barrios, comunidades, organizando diálogos patrimoniales en torno a temáticas diversas, que sin duda se seguirán incrementando con el tiempo. “El propio Ministerio de Educación a través de sus políticas, también pone énfasis en el patrimonio como un recurso de aprendizaje muy importante, en cuanto aporta al conocimiento del pasado y de una herencia, como también al reconocimiento de nuestra identidad y pertenencia”, asevera.

Asimismo, el Dr. Pablo Fuentes precisa que las temáticas del patrimonio han ido ganando terreno en distintos foros y debates especializados y no especializados. “La sociedad va tomando mayor responsabilidad por las circunstancias prósperas o adversas del pasado, y de cómo éstas han marcado la vida social e individual. A nivel de políticas institucionales, resulta evidente el interés institucional por extender y propagar este debate. El conocimiento de distintos tipos de vestigios, tradiciones y culturas, a través de distintos medios de comunicación, ha sido una manera de divulgación excepcional”, enfatiza.

Sin embargo, también se observan desafíos importantes a considerar como sociedad. Según el Dr. Fuentes, a partir de los sucesos nacionales desarrollados desde el 18 de octubre de 2019, nuestra sociedad reveló numerosos carencias económicas y sociales. “La desigualdad social, incrementada por la violación a derechos humanos fundamentales, ha configurado un escenario teñido por una inusual fragilidad social. En ese marco, muchas de nuestras ciudades, especialmente sus cascos históricos, han entrado en una dinámica de destrucción que ha afectado diversas estructuras arquitectónicas”. La sociedad entera -agrega- pareciera que forma parte de un estado de perplejidad, donde la añoranza por lo que significa un pasado, una memoria levemente estable, parece animar su sobrevivencia. Las posibilidades que abre la revisión sistematizada del pasado se ofrece como una oportunidad para esbozar un futuro más venturoso.

Al respecto el director del Diplomado en Gestión del Patrimonio Cultural Regional de la UBB, Cristián Leal, subraya en la escasa asignación de recursos para investigar en el patrimonio, aunque reconoce que sí existen avances en esta área. Para el docente, el conocimiento sobre el patrimonio es más bien superficial y por lo general gira en torno a personas y lugares comunes, desconociendo que existe un rico patrimonio en nuestras propias casas, barrios, medio rural, el cual desconocemos.

“Tenemos una deuda con archivar la memoria de las cantoras, santiguadoras, componedoras de hueso, talabarteros, entre otros. Debemos hacer con mayor ahínco lo que hizo en su momento Oreste Plath, quien recorrió el país y el continente recogiendo el testimonio y la evidencia de los sectores populares en cuanto a sus creaciones y pensamientos. En este sentido un mayor trabajo etnográfico debe mover nuestro interés por el patrimonio y en ello las instituciones culturales, universitarias, colegios, debiéramos asociarnos para lograr una cobertura patrimonial que muestra nuestra diversidad cultural regional”, sostiene.

Entre los valores patrimoniales de la región de Ñuble el Dr. Leal no duda en afirmar que es su gente, los habitantes que han vivido en los diversos territorios de la región, esas personas que hoy conocemos como Tesoros Humanos Vivos. “Todos ellos, hombres y mujeres no sólo son valiosos/as por el oficio que heredaron y cultivan, sino que también por su historia de vida, donde encontraremos valores que hoy necesita nuestra sociedad”. Además, destaca la documentación manuscrita e impresa que han dejado instituciones, personas y colectivos como testimonio de sus pensamientos, esperanzas y sueños.

Para el Dr. Pablo Fuentes, quien integra el equipo académico del Magíster en Patrimonio Arquitectónico y Urbano de la Farcodi, en la región del Biobío “los espacios naturales, abiertos, asoleados y en cierto modo, solitarios, dispuestos al solaz, a la higiene ambiental y colectiva, abren a una oportunidad pospandemia que valore mucho mejor el hábitat arquitectónico y urbano. Los cerros, las lagunas, el mar, los bosques comparecen como un escenario abierto y amplio para esta nueva sociedad. La Reserva Nacional Nonguén, se ofrece como un hito patrimonial este 2020 al ser declarado Parque Nacional periurbano”, subraya.




Académica UBB releva rol formativo y afectivo de la familia en tiempos de Covid-19

La académica del Departamento de Ciencias de la Educación, Mg. Patricia Arteaga González, explicó que el confinamiento de las familias en sus hogares y la suspensión de clases derivada de la alerta sanitaria por Covid-19, debe ser visto como una oportunidad para inculcar experiencias afectivas y aprendizajes para la vida, especialmente en el caso de niños, niñas y adolescentes. En lugar de poner el acento en la eventual pérdida del año escolar, lo relevante es la oportunidad que se abre al hogar como espacio formativo.

La académica de la Escuela de Pedagogía en Educación Parvularia, Patricia Arteaga González, explicó que en momentos en que la sociedad enfrenta diversos temores e incertidumbres a propósito de la pandemia, entre ellas destaca una en particular, referida a si niños, niñas y adolescentes deben o no retornar a clases en el aula durante el mes de mayo. “Lamentablemente, es difícil encontrar una respuesta que conforme a todos/as, principalmente por las informaciones ambivalentes y poco comprensibles de quienes están a cargo de velar por la seguridad y salud de la población del país”, advierte.

“Parece discutible que profesionales y políticos no entiendan la verdadera naturaleza de los niños y niñas. Sólo aquellos que compartimos a diario con ellos/as (familias, educadoras y profesores/as), podemos decir con certeza que un niño/a es energía, movimiento, afectos, juegos, besos, abrazos, gritos, alegría y euforia; que no existe poder humano que logre distanciarlos, ya que necesitan el uno del otro, aprenden colaborativamente, se desarrollan emocional y socialmente en contacto con sus compañeros, crecen y aprenden jugando con sus amigos… “, enfatizó.

Por esta razón, la académica Patricia Arteaga hace ver la necesidad de replantear las ideas y propone que el tiempo de suspensión de clases presenciales sea asumido como una oportunidad para revindicar el rol formativo y afectivo que tiene la familia en la vida de los niños, niñas y adolescentes. “Revaloricemos el hogar como primer educador, aún sabiendo, tristemente, que existen hogares que distan mucho de ser buenos modelos afectivos y que actualmente hay muchos niños/as y adolescentes sufriendo de violencia intrafamiliar”, reflexionó.

“Sabemos que la escuela es irremplazable, sin embargo, en este tiempo de cuarentena podemos fortalecer a las familias para que adopten un rol protagónico en el desarrollo emocional y afectivo de sus hijos e hijas y, ojo, esto no implica necesariamente referirnos a los aprendizajes intelectuales o prácticas escolarizadas, sino más bien a aquellos saberes que generalmente son dejados de lado en esta educación individualista y competitiva del siglo XXI. Preocuparnos por el niño/a, por su ser, por desarrollar en él valores superiores como el amor, la empatía y la afectividad”, manifestó.

Desde esta perspectiva, más que perder el año escolar, lo importante es el inmenso cúmulo de experiencias de vida que obtendrán niños, niñas y adolescentes, que hoy más que nunca, requieren sentirse seguros y cobijados, según explicó la académica UBB. “Si usted es afortunado/a, ha mantenido su trabajo y tiene la posibilidad de estar en casa con sus hijos/as, aproveche la oportunidad, dado que hay muchos padres y madres que aun queriéndolo no pueden hacerlo”, señaló.

“Apostemos por los juegos, las sonrisas, las cosas simples, regalonear, volver a encontrarnos en la mesa para cenar y contar cuentos acurrucados antes de dormir. No nos hará mal poner freno en el acelerador y disfrutar de ese abrazo cálido y tierno de tu hijo/a pequeño/a. O tal vez de conversar más profundamente con tu hijo/a adolescente.  Ya habrá tiempo para aprender matemática o ciencias. Hoy necesita aprender otras cosas más importantes como controlar sus emociones o expresar sus sentimientos, sus miedos y anhelos, te necesita a ti para contenerlo, escucharlo y decirle que todo estará bien, que saldrán adelante juntos. Porque un niño/a que se siente amado y protegido, seguramente será un adulto que sabrá amar y enfrentar casi cualquier dificultad que le imponga la vida con fortaleza y esperanza”, reflexionó.




Futuro Profesor UBB permitió ingreso de 28 estudiantes de Ñuble a pedagogías

28 estudiantes con vocación pedagógica provenientes de distintas comunas de Ñuble, ingresaron a la Universidad del Bío-Bío a través de esta iniciativa institucional de acceso especial a carreras de pedagogía, enmarcada en el Plan de Fortalecimiento de la Formación Inicial Docente y en los lineamentos políticos del Ministerio de Educación (Mineduc), orientados a fortalecer la equidad, la inclusión y la calidad de la educación en Chile.

Los/as postulantes se matricularon en las carreras de Pedagogía en Castellano y Comunicación (3), Pedagogía en Ciencias Naturales (2), Pedagogía en Educación Física (6), Pedagogía en Educación General Básica (2), Pedagogía en Educación Parvularia (4), Pedagogía en Historia y Geografía (3), y Pedagogía en Inglés (4) y Pedagogía en Educación Matemática (4).

El Programa Futuro Profesor UBB brinda una alternativa distinta a la tradicional PSU para ingresar a la Universidad. Se trata de una opción valorada porque la Prueba de Selección Universitaria no siempre logra dar cuenta del esfuerzo y vocación de jóvenes con óptimo desempeño académico durante la enseñanza media y que desean proseguir estudios universitarios.

La encargada del Programa Futuro Profesor UBB y jefa del Departamento de Pregrado de la sede Chillán, Dra. María Teresa Castañeda Díaz, expresó su conformidad con el proceso que culminó con la matrícula de 28 jóvenes para la admisión 2020, cifra que demuestra un incremento del 86% respecto a la admisión del año anterior. El éxito alcanzado por el programa respalda el ingreso de estudiantes con talento y vocación docente, además de excelencia académica, reflejada en el aumento del 7,9% en el NEM de la actual generación. Asimismo, precisó que estas destacadas cifras validan el trabajo realizado por la dirección y el equipo del programa Futuro Profesor UBB durante el año 2019, lo que culmina con una alta tasa de matrícula de estudiantes en la Universidad.

La Dra. Castañeda Díaz explicó que los programas de preparación y acceso a pedagogías, como es el caso de Futuro Profesor UBB, tienen como principales objetivos aumentar la equidad, diversidad y calidad en la educación superior, específicamente, en las carreras y programas de pedagogía, así como generar nuevas perspectivas en la educación media.

Igualmente, se busca captar tempranamente estudiantes con interés y condiciones para ejercer las funciones de los profesionales de la educación en establecimientos educacionales. Es así como el año 2019 aumentó el número de establecimientos interesados en participar en esta prestigiosa iniciativa, que suma una segunda generación de estudiantes para la Facultad de Educación y Humanidades.

Destaca también la representatividad de establecimientos educacionales de la región de Ñuble, en el marco de la matrícula del actual proceso de admisión, entre ellos el Liceo Polivalente de Excelencia de San Nicolás (5), Liceo Polivalente Juvenal Hernández Jaque de la comuna de El Carmen (3) y el Liceo Técnico Mabel Condemarín de Chillán (3), recintos escolares que además se encuentran trabajando de manera colaborativa con nuestra Universidad.

El proceso de matrícula, por segundo año consecutivo, se llevó a cabo junto con el jefe de la Unidad de Gestión Curricular y Monitoreo, Dr. Rodrigo Salazar Jiménez y la Dra. Roxana Balbontín Alvarado, jefa de la Unidad de Formación Integral, quienes integran el equipo directivo del Plan de Fortalecimiento de Formación Inicial Docente (FID). Ambos destacaron la relevancia del programa Futuro Profesor UBB, en la contribución al acceso de estudiantes a carreras de pedagogía con marcada vocación de profesor y talento académico.

En tanto, el estudiante Edward Esquivel, quien optó por la carrera de Pedagogía en Inglés, y Catalina Pinilla, quien se matriculó en Pedagogía en Educación Matemática, destacaron la importancia de esta vía de admisión especial, considerando las herramientas que el programa brindó para su formación previa al ingreso a pedagogía, así como al desarrollo de la vocación.




Investigador UBB aporta capítulo de Chile en “Historia de las Prisiones Sudamericanas”

El académico del Departamento de Ciencias Sociales, Dr. Marco Antonio León, desarrolló el capítulo denominado “El derrotero de una eterna reforma. Prisiones, Estado y Sociedad, durante el Chile desarrollista; 1920-1970”. La publicación corresponde a la Colección de Estudios Penitenciarios, iniciativa surgida en el seno de la Universidad de Tucumán, Universidad de Córdoba y del Instituto de Historia del Derecho de Buenos Aires, Argentina.

“Historia de las Prisiones Sudamericanas. Entre experiencias locales e historia comparada (siglos XIX y XX)”, reúne investigaciones de académicos de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana Francesa, Paraguay, Perú y Uruguay, con el afán de brindar un estudio comparado de la historia de las prisiones en la región, según explicó el Dr. Marco Antonio León.

“Se busca aportar una historia social y cultural de las prisiones, que no sólo considere el aspecto normativo y jurídico. Buena parte de los académicos e investigadores proviene del mundo del Derecho y de la Historia, pero ante todo intentan desarrollar investigaciones y temáticas desde perspectivas más amplias. Se apuesta por una historia multidimensional, abordada desde distintas perspectivas”, precisó.

El Dr. Marco León aborda el marco cronológico del siglo XX, aunque no se agota exclusivamente en ese periodo. “Trato de mostrar cómo las prisiones chilenas son herederas, en buena medida, de los problemas de infraestructura, presupuestarios, de convivencia, de administración y de organización, que vienen del siglo XIX. Es una herencia que pervive, pese a la retórica de los gobiernos del nuevo siglo, que aseguran que se vive una modernización del sistema de prisiones”, señaló.

Por ello, el investigador UBB alude al concepto de “eterna reforma”, que pareciera caracterizar a esta etapa.

“El discurso público habla de esta reforma, pero no hay cambios ni transformaciones profundas. Los problemas se entrampan y tienden a ser cíclicos, y se discute una y otra vez sobre lo mismo: carencias en infraestructura, en alimentación, condiciones que afectan a la guardia, necesidad de nuevos penales a lo largo del país, o bien, la necesidad de adaptar legislación internacional, que muchas veces se declara, pero se hace mal o muy tardíamente”, ilustró.

Sin embargo, durante el periodo se evidencia una mayor presencia e intervención del Estado en los asuntos de las prisiones, lo que se condice con la etapa de cambio de modelo, pasando de la concepción del Estado liberal-guardián, al de un Estado de corte desarrollista, industrializador, benefactor o asistencialista.

“El rol del Estado es más evidente, no sólo por la Constitución de 1925, sino también por el crecimiento del aparato y la burocracia estatal. Es así como se crea una Dirección General de Prisiones que busca cristalizar un sentido modernizador. Se crean nuevos recintos penales y la clasificación de ellos también se vuelve más compleja”, describió.

Esta administración más compleja no sólo debe dar cuenta de los problemas de las etapas históricas previas, sino que además debe asumir las nuevas problemáticas del momento.

“Si bien, el estudio abarca hasta 1970, algunos de estos problemas se proyectan hasta hoy. Por ejemplo, cuando se define el Servicio de Prisiones, que hoy conocemos como Gendarmería, hay numerosos cuestionamientos internos sobre cómo definir la planta de funcionarios. Hasta hoy Gendarmería es un Servicio, lo que deriva en problemas que afectan a su personal y repercute, por ejemplo, en el tipo de beneficios y pensiones”, comentó el investigador UBB.

Aún así, en este periodo comienzan a vislumbrarse políticas públicas más claras respecto de las prisiones y de los reos.

“Aunque parezca una curiosidad, es en este momento donde se define normativamente que el reo, a pesar de que esté privado de sus derechos ciudadanos, es una persona. Eso que pareciera ser tan evidente, no lo era. Es un aporte fundamental de la década de 1960. Recién ahí se comienza a definir una política pública que vaya más allá de crear una institución y establecer recintos penales. A partir de eso se pone más atención en las características de la población de los recintos penales; un aspecto que se echa de menos en otros periodos de la historia”, reflexionó.

 




UBB impulsa ciclo de “Diálogos para una nueva Constitución”

La actividad es abierta a toda la comunidad y se desarrollará todos los miércoles de marzo y abril, desde las 18.00 horas en el Aula Magna del Campus Fernando May. El abogado y docente de Derecho Político y Derecho Constitucional, Carlos Astorga Bernales, aborda diversos temas que aportan información relevante y propician la reflexión en torno al proceso de cambio de la Constitución en Chile.

La iniciativa es impulsada por la Facultad de Ciencias, la Facultad de Educación y Humanidades, la Dirección General de Comunicación Estratégica, la Dirección de Desarrollo Estudiantil, la Unidad de Formación Integral y la Unidad de Gestión Curricular y Monitoreo.

El prorrector de la Universidad del Bío-Bío, Fernando Toledo Montiel, expresó que la Universidad debe necesariamente, “contribuir a la formación de ciudadanos con espíritu crítico, reflexivo y tolerante, así como a la movilidad e integración social y al desarrollo sostenible”. “El Plan General de Desarrollo Universitario, que regirá nuestro quehacer durante el periodo 2020-2029, nos insta a centrar los esfuerzos en avanzar hacia una universidad más compleja y más vinculada con su entorno a través de sus lineamientos estratégicos, de manera que actividades como las que hoy iniciamos, tributan directamente a ello”, aseveró.

En tanto, el decano de la Facultad de Ciencias, Juan Carlos Marín Contreras, explicó que los Diálogos buscan ampliar la discusión con la ciudadanía en general y con los propios estudiantes e integrantes de la comunidad UBB. “Queremos profundizar en los temas y así instruirnos lo mejor posible. Probablemente, algunos de los presentes lleguen a formar parte de la Constituyente y debemos estar informados porque se juegan muchas cosas con una nueva Constitución. Agradecemos a quienes están con nosotros, a los estudiantes que se interesaron, al público de fuera de la Universidad y a quienes se incorporan a través de streaming”, señaló.

Oportunidad histórica

El abogado Carlos Astorga Bernales destacó la excepcionalidad del momento que vive el país, puesto que nunca antes se ha contado con una Constitución que sea fruto de la expresión de la voluntad del “pueblo”, concepto técnico de la ciencia política empleado incluso desde antes que Rousseau (s. XVIII).

“Las constituciones que hemos tenido en Chile han sido construidas por comisiones designadas. Desde el punto de vista del Derecho, una Constitución es una norma jurídica, pero desde otra perspectiva también es la expresión de los consensos sociales de una población, en una época determinada, respecto de los asuntos que les son comunes. Cabe la pregunta de si las sucesivas constituciones que ha tenido Chile han sido alguna vez la expresión de algún consenso. Me atrevo a afirmar que han sido la expresión de la imposición de un sector al resto de la población”, reflexionó.

Astorga Bernales recalcó que la comunidad tiene ante sí, la posibilidad de pensar  la sociedad en que desea vivir, junto con la opción de acordar los términos en que se quiere vivir. “Esa es una oportunidad que ninguna otra generación en la historia de Chile ha tenido. Ni en los gobiernos más democráticos se pensó con seriedad la posibilidad de un cambio constitucional como el que hoy estamos ad portas”, acotó.

Carlos Astorga precisó que en el caso que prevalezca la opción apruebo en el plebiscito del próximo 26 de abril, se consideran las opciones de generar una Convención Constituyente Mixta integrada por 86 miembros del actual parlamento y 86 miembros especialmente electos por la ciudadanía para ese propósito. En tanto, la opción de la Convención Constitucional, implica la elección de la totalidad de los delegados o diputados constituyentes con el fin específico de construir una nueva Constitución.

“En lo personal, me parece que lo que necesitamos es crear un consenso social legítimo y para tal efecto, cada uno de los diputados constituyentes o delegados constituyentes debe tener legitimidad de origen, es decir, haber sido electos para tal propósito. Los parlamentarios actuales no han sido elegidos para ser poder constituyente originario, sino como poder legislativo”, argumentó.

El expositor advirtió que una Asamblea o Convención Constituyente implica la participación de todos los sectores, “desde el más izquierdista al más derechista. Por lo tanto, es importante participar activamente, de modo de asegurar que aquella visión de mundo o sociedad que yo poseo, pueda estar representada. También hay que tener claro que uno puede quererlo todo, pero debemos asumir que no podremos tenerlo todo. Por eso es necesario el diálogo. Toda oportunidad implica un riesgo. Nada asegura que este proceso de nueva Constitución llegue a buen término y por eso depende de todos que el proceso culmine bien”, reflexionó.

El abogado Carlos Astorga recordó que la Constitución es la ley fundamental que rige la sociedad, una norma de carácter jurídico, obligatoria y vinculante para todas y todos los habitantes de una sociedad. “Es la norma que determina la matriz ideológica, orgánica y funcional de toda la legislación. Es decir, no puede haber ninguna norma de ningún tipo que transgreda la Constitución, ni en lo público ni en lo privado”, aseveró.

También hizo alusión al concepto de legitimidad de la norma fundamental, cuestionándose acerca de quién crea la Constitución y por qué se debe obedecer dicha norma jurídica. “Estas interrogantes se vinculan por el concepto de legitimidad de la Constitución. Es decir, si la Constitución nos vincula a todos, debe ser la expresión de la voluntad de todos. De alguna manera, en su creación debió haber concurrido la voluntad de todos y si eso fuese así, nace la obligación de todos de obedecerla”, manifestó.




Centro de Investigación CIDCIE dicta Curso-Taller en México

sdr

Invitado por la Universidad Juárez del Estado de Durango (UJED) de México, el Centro de Investigación CIDCIE, a través de su director Dr. Carlos Rodríguez Garcés, dictó el curso “Instalación de competencias evaluativas mediante Test Informatizados”. La UJED, cuya creación data de 1856, es una prestigiada institución educativa de carácter público de nivel superior y máxima casa de estudios en el estado de Durango.

Al curso-taller, realizado durante enero del 2020, asistieron alrededor de 40 docentes universitarios de variadas áreas disciplinares pertenecientes a las distintas facultades y carreras de la universidad pública UJED, quienes se capacitaron respecto de las nuevas tecnologías aplicadas en la generación de ítems y confección de test.

La actividad realizada en el Campus Victoria de Durango, transmitida vía streaming al Campus Gómez Palacio, se enmarcó en el programa de colaboración que el CIDCIE tiene con entidades públicas como la Universidad Juárez, en su intención de aportar a la instalación de capacidades técnico-pedagógicas avanzadas en docentes de aula, siendo esta la segunda oportunidad que el CIDCIE es invitado a Durango.




Unidad de Gestión Curricular y Monitoreo y proyecto FID capacitan a docentes de pedagogías UBB

La Unidad de Gestión Curricular y Monitoreo, por intermedio del proyecto de Formación Inicial Docente (FID), capacitó a docentes de las carreras de Pedagogía en Castellano y Comunicación, Inglés e Historia y Geografía de la Facultad de Educación y Humanidades UBB. Entre los temas se consideró Ciudadanía y formación; Evaluación del aprendizaje y competencias: textos académicos, rúbricas y portafolios; y Exploring Inclusive Practices in the EFL Classroom: Teaching Strategies That Respond to Diversity and Guarantee Social Justice.

El proceso de capacitación se desarrolló en 6 jornadas realizadas durante el mes de enero, con el propósito de trabajar temáticas propias de las asignaturas de las carreras mencionadas, junto con aportar herramientas didácticas y de evaluación de las prácticas para la actualización de conocimientos.

El jefe de la Unidad de Gestión Curricular y Monitoreo, Dr. Rodrigo Salazar Jiménez, señaló que el perfeccionamiento docente y la innovación constante en el desempeño de la formación de profesores busca potenciar a los/as académicos/as, respondiendo a sus necesidades y entregando oportunidades de mejoramiento para fortalecer el conocimiento y habilidades, así como también la actualización curricular. También vinculado a las líneas de trabajo del Plan para el Fortalecimiento de la Formación Inicial Docente de la Universidad del Bío-Bío, que se ha hecho partícipe, prestando apoyo y colaboración para su ejecución.

Durante las jornadas de capacitación la Dra. Graciela Rubio Soto, capacitó en “Ciudadanía y formación”, profundizando en diferentes temáticas que aportan al tratamiento de la formación ciudadana en el contexto de la enseñanza. Los académicos valoraron positivamente la experiencia, por cuanto aporta al desarrollo de habilidades respecto del contenido propuesto en la malla curricular de la carrera.

Por otra parte, la Dra. Yasna Yilorm Barrientos, expuso la temática “Exploring Inclusive Practices in the EFL Classroom”, orientada a explorar procesos de enseñanza-aprendizaje del inglés como lengua extranjera en Chile. Asimismo, en el contexto de educación inclusiva, propicia la gestión de estrategias didácticas que respondan a la diversidad, a los principios de justicia social en el aula y se garantice la evaluación por competencias.

Igualmente, la Dra. Alejandra Andueza Correo, de la Universidad Alberto Hurtado, responsable de la capacitación a los docentes de Pedagogía en Castellano y Comunicación, orientó sobre los contenidos para el desarrollo de la evaluación de diferentes estrategias dispuestas para el aprendizaje de habilidades y competencias, entre ellas: rúbricas y portafolios. Todo ello con el propósito de otorgar y actualizar en estrategias de evaluación, consistentes en un currículum basado en competencias, y comprender la forma en que éstas pueden ser aplicadas de manera efectiva en cursos de pregrado y de posgrado. En concreto, se ahondó en el potencial que tiene la escritura de textos académicos como medio eficiente para promover y evaluar el aprendizaje, construyendo rúbricas para evaluar y profundizar en la noción de portafolio, como medio idóneo para dar cuenta de un proceso completo en la adquisición de los contenidos.

De esta forma, la estrategia impulsada por el proyecto FID, la Unidad de Gestión Curricular y Monitoreo, centrada en el Área de Desarrollo Pedagógico y Tecnológico (ADPT), otorga a sus académicos capacitación pertinente para fortalecer las nuevas metodologías de enseñanza-aprendizaje al interior de las unidades académicas, en un proceso que requiere de una actualización y fortalecimiento con relación a los nuevos desafíos que propuestos para el mejoramiento de la Universidad.




Rectoría inicia serie de reuniones ampliadas con Facultades universitarias

La Rectoría sostuvo este jueves 23 de enero, una reunión ampliada con académicos/as y funcionarios/as administrativos de las sedes de Chillán y Concepción de la Facultad de Educación y Humanidades, con la finalidad de reflexionar sobre la coyuntura histórica que vive el país, e informar sobre las distintas acciones emprendidas por el gobierno universitario en materia de gestión económica, así como sobre las facilidades e instancias brindadas para encontrar solución a diversas problemáticas que afectan a esta Facultad. En la ocasión se reiteró la disposición al diálogo, y se instó a la comunidad a asumir la responsabilidad que supone construir Universidad en forma colaborativa.

La Rectoría concretó la primera de una serie de reuniones ampliadas con las comunidades de las seis Facultades de la Universidad del Bío-Bío.

La actividad se desarrolló en el Salón Auditorio Miguel Jiménez Cortés, y fue presidida por el rector Dr. Mauricio Cataldo Monsalves, junto con la participación del prorrector Dr. Fernando Toledo Montiel; el vicerrector Académico Dr. Peter Backhouse Erazo; el vicerrector de Asuntos Económicos Reinier Hollander Sanhueza; el decano de la Facultad de Educación y Humanidades, Marco Aurelio Reyes Coca, autoridades universitarias, académicas/os y funcionarios/as administrativos/as.

El rector Dr. Mauricio Cataldo Monsalves, expresó que incluso en escenarios complejos, derivados de la situación que vive el país, la institución ha proseguido su marcha logrando importantes hitos tales como la formulación del nuevo Plan General de Desarrollo Universitario, PGDU 2020; la entrega del informe de la Comisión Metodológica del proceso de Reforma Estatutaria; la aprobación del Consejo Académico del proyecto de creación de la Dirección General de Géneros y Equidad, entre otros.

“Estos logros son fruto del trabajo colaborativo entre todas y todos los integrantes de la comunidad universitaria, por ello es que las soluciones a los problemas que puedan existir deben construirse sobre la base del respeto, del diálogo y del compromiso. Cada uno de nosotros/as es responsable de lo ocurre en nuestra Universidad de manera que todos/as somos parte de la solución. Los decanos, directores de escuela, directores de departamento, perfectamente pueden convocar mesas de trabajo para abordar los problemas de sus facultades y nosotros les apoyaremos en esa tarea”, comentó.

Durante el encuentro, el Rector señaló que se está evaluando el informe y petitorio elaborado por la Comisión Triestamental de la Facultad de Educación y Humanidades, presentado recientemente, precisando que muchas de las propuestas son factibles de realizar en el corto, mediano y largo plazo.

Asimismo, precisó que el sentido de la reunión ampliada era analizar y proyectar posibles escenarios que se puedan vivir en el futuro próximo.

El rector Cataldo Monsalves hizo hincapié en el contexto que vive el país, señalando que las universidades son fiel reflejo de lo que ocurre en la sociedad, de manera que los problemas y conflictos que hoy se constatan en Chile, se replican en la comunidad universitaria. “Los problemas que hemos observado en nuestra Universidad también han sucedido en las demás casas de estudios superiores, sobre todo en las de carácter estatal y público, que son las que profesamos la apertura a las diversas ideas”, dijo.

El programa del encuentro ampliado consideró la presentación resumida del Informe de la Comisión Triestamental, instancia conformada a proposición de unidades académicas de la propia Facultad y coordinada por la académica Dra. Juana Castro Rubilar.

Igualmente, el vicerrector de Asuntos Económicos, Reinier Hollander Sanhueza, realizó una presentación referida a la marcha financiera de la Universidad, la que también se ha sociabilizado con los decanos de la casa de estudios, así como ante la Honorable Junta Directiva. Durante la exposición, el vicerrector Hollander Sanhueza aportó información relevante sobre tres factores que condicionan la el desempeño financiero: endeudamiento, honorarios y aranceles.

A partir de la información aportada, académicos/as y funcionarios/as advirtieron que el escenario de cambio generado por la crisis social, también representa una oportunidad para replantear el modelo de financiamiento del sistema de educación superior chileno.

“Los rectores hemos discutido los temas de financiamiento de las universidades y hemos hecho peticiones concretas al Ministerio de Educación. Tenemos la oportunidad de generar un modelo de educación superior del Estado de Chile. Si los aportes económicos a las universidades fueran basales, no viviríamos situaciones complejas como las que se observan hoy”, ilustró el Dr. Cataldo Monsalves.

El decano de la Facultad de Educación y Humanidades, Marco Aurelio Reyes Coca, destacó la voluntad y preocupación del gobierno universitario, por contribuir a la solución de problemas que aquejan a la Facultad, así como la disposición a escuchar y allanar vías de solución. “Para nosotros es muy significativo que el Rector venga a nuestra Facultad y dialogue con académicos/as, funcionarios/as, y anteriormente con alumnos. Hemos trabajado constantemente con el propósito de retomar las actividades en nuestra Facultad”, comentó.




Profesores/as de Ñuble culminaron Postítulo de Mención en Primer Ciclo

La directora de Formación Continua UBB, Claudia Navarrete Romero, resaltó que el postítulo permite a profesores/as de Enseñanza General Básica actualizar y profundizar competencias en el ámbito pedagógico, disciplinario y de las didácticas específicas, que les permitan abordar adecuadamente los procesos de aprendizaje de sus alumnos, en los sectores de Lenguaje y Comunicación y Matemática.

El Salón Auditorio Miguel Jiménez Cortés fue el marco de la ceremonia de clausura del Programa de Postítulo de Mención en Primer Ciclo, brindado a 29 profesores y profesoras de comunas de la región de Ñuble, a través del Departamento de Ciencias de la Educación de la Facultad de Educación y Humanidades, y el Departamento de Formación Continua de la sede Chillán.

La directora de Formación Continua, Claudia Navarrete Romero, señaló que los nuevos conocimientos adquiridos por los docentes no sólo serán útiles para ellos, sino que también para las comunidades académicas y entornos laborales donde se desempeñan. “Capacitarse en diversas áreas y en este caso específico en Postítulo de Mención en Primer Ciclo, implica una serie de esfuerzos, y ustedes fueron capaces de seguir adelante, logrando sobreponerse a los inconvenientes. La perseverancia y el compromiso les han permitido lograr el objetivo y concluir su formación con éxito”, manifestó.

En tanto, el director del Departamento de Ciencias de la Educación, Dr. Miguel Friz Carrillo, aseveró que la Facultad de Educación y Humanidades y el propio Departamento, valora y agradece que los profesores de Ñuble opten por realizar sus perfeccionamientos en la UBB, institución que durante décadas ha formado a la gran mayoría de los docentes de la región.

“El sistema educativo cada vez demanda mayores dominios conceptuales y de contenidos. Las modificaciones curriculares, propias de toda sociedad que evoluciona, exige a los profesores y profesoras un perfeccionamiento constante porque los niños, niñas y jóvenes de Chile así lo requieren. Les deseamos el mayor éxito en sus escuelas, colegios, en las comunas, porque el aporte que hacen a la sociedad es fundamental. El corazón de la educación del país radica en la Educación General Básica”, reflexionó.

La egresada, profesora Ivon Placencia Constanzo, expresó que el ciclo iniciado el 2018 culminó exitosamente. “Fue un tiempo de mucho aprendizaje profesional y personal. Todo lo aprendido y puesto en práctica durante el curso, ha sido de gran utilidad para mejorar la tarea docente y sobre todo, para lograr construir juntos, con nuestros estudiantes, aprendizajes significativos, valorando sus conocimientos previos, su entorno y respetando los distintos tipos de aprendizaje. Ahora es nuestro tiempo, tenemos los conocimientos; tiempo de experimentar y demostrar lo que valemos y lo que aprendimos durante este postítulo. Felicidades colegas. A seguir adelante entregando lo mejor de cada uno”, comentó.




UBB fue marco del V Congreso Iberoamericano de Estudios sobre Oralidad

El encuentro, patrocinado por la Red Iberoamericana de Estudios sobre Oralidad y organizado por la carrera de Pedagogía en Castellano y Comunicación, permitió la puesta en común de investigaciones referidas a “Oralidades y Pedagogías”, como indicó el lema del congreso. Académicos/as de universidades de Colombia, Costa Rica, Ecuador, México y Chile debatieron y reflexionaron en modalidad online, logrando salvar la distancia geográfica de sus respectivos países de origen.

En dicho marco, los académicos del Departamento de Artes y Letras Dra. Alejandra Hernández Medina y el Dr. José Gabriel Brauchy, participaron en el panel “Prácticas dialógicas, formación inicial docente y pensamiento crítico”, donde dieron cuenta de los principales hallazgos obtenidos en la investigación denominada “El desarrollo de las prácticas dialógicas y pensamiento crítico en profesores en formación. Universidad del Bío-Bío. Chillán, Chile”.

La Dra. Alejandra Hernández precisó que la investigación abordó las prácticas dialógicas, intentando develar si éstas efectivamente contribuyen al desarrollo del pensamiento crítico. El trabajo se prolongó durante 3 años y es parte de la serie de estudios realizados en universidades de Ecuador, México, Colombia y Chile, que abordan el mismo tema. “Cada nodo-país realizó sus propias investigaciones sobre la base de un marco general y metodológico. Es importante destacar que este trabajo es reconocido por el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO), que hacia fines de este año 2020 publicará un libro con todas las investigaciones”, precisó.

El Dr. José Gabriel Brauchy comentó que mediante focus group y relatos biográficos en los que participaron estudiantes de las 8 pedagogías de la Facultad de Educación y Humanidades de la Universidad del Bío-Bío, se logró recoger y contrastar información que en términos generales evidencian la necesidad de trabajar más profundamente los conceptos de práctica dialógica y pensamiento crítico durante la formación inicial docente de los estudiantes, futuros profesores/as.

“El pensamiento crítico no es exclusivo de algunas áreas disciplinares, de manera que en todas las actividades del aula es viable enseñarlo. Es realmente necesario generar espacios para conversar, dialogar en un clima de confianza, de escucha activa, respetuosa y tolerante, más aún en los tiempos que vivimos”, destacó la Dra. Hernández.

Lo anterior se vincula con el rol que se espera cumplan los profesores/as, en el contexto de la Formación Inicial Docente, que demanda resignificar el rol del profesor/a en el contexto social, cultural y político. “El profesor del siglo XXI debe ser un sujeto pensante; tenemos el desafío de formar profesores, sujetos pensantes más que técnicos en la educación. Esto implica un enorme desafío”, argumentó.

Entre los principales resultados del estudio, se precisa que estudiantes y académicos coinciden en identificar la práctica dialógica como un proceso de interacción oral y/o escrita; y como una experiencia que enfatiza el diálogo reflexivo, el aprendizaje dialógico, como medios para construir nuevos significados. Sin embargo, los estudiantes de las 8 pedagogías consideradas, estiman que si bien comprenden el concepto y su valor, las actividades orientadas a cultivar ejercicios de práctica dialógica son mínimas.

“Entre los planteamientos que explican la escasez de este tipo de prácticas se cuenta la falta de instancias o espacios de confianza para realizar este tipo de actividades dialógicas en el aula. Asimismo, el diálogo es concebido como un ejercicio que resta mucho tiempo y sería poco productivo, en términos de que se privilegia el aporte de contenidos”, señaló la Dra. Hernández Medina.

Respecto del Pensamiento Crítico tanto académicos/as como estudiantes reconocen que éste debe enseñarse porque no se instala naturalmente. “Si entendemos que el pensamiento crítico se desarrolla a través del diálogo, entonces, debemos abrir las aulas al diálogo para desarrollar el pensamiento crítico. El Pensamiento Crítico se enseña, no se viene con él incorporado y ese es nuestro gran desafío hoy en día”, aseveró la Dra. Alejandra Hernández.