Destacan ejemplo de Pedagogía en Educación Parvularia por acreditación de 7 años

El rector de la Universidad del Bío-Bío, Mauricio Cataldo Monsalves, reconoció al equipo académico de la Escuela de Pedagogía en Educación Parvularia tras la obtención de 7 años de acreditación otorgada por la CNA. El encuentro se realizó en dependencias de la Facultad de Educación y Humanidades y consideró la participación del prorrector Fernando Toledo Montiel, la coordinadora general de Aseguramiento de la Calidad, Patricia Letelier Sanz, la directora de Escuela, Carmen Mena Bastías y las académicas Patricia Arteaga González, Lucía Navarrete Calderón, Carolina Flores Lueg y Fernanda Yáñez Barrientos.

“Queremos reconocer el ejemplo que la Escuela de Pedagogía en Educación Parvularia ha dado a la Universidad y que todos debemos emular. Será de gran utilidad que puedan compartir su experiencia con otras carreras porque alcanzar el máximo de acreditación es un gran mérito”, enfatizó el rector Mauricio Cataldo.

La directora de Escuela, Carmen Mena, agradeció el gesto institucional y comentó que sobre la base de este logro deberán asumir nuevos desafíos y plantearse metas más exigentes. “Sentimos que la Universidad valora el trabajo que venimos realizando hace años como equipo de académicas de la carrera. Ahora iniciamos un nuevo proceso, con nuevas energías para enfrentar lo que viene. En 7 años más tendremos que elaborar un nuevo informe, pero para eso debemos seguir trabajando durante todo este tiempo”, advirtió.

La académica Mena Bastías reconoció que la última acreditación convierte a la Escuela en un referente nacional del área de Educación Parvularia, situación que también les impulsa a desplegar mayores esfuerzos para responder a esa expectativa. “Hemos avanzado paulatinamente en distintos ámbitos. Nuestras académicas se han incorporado a grupos de investigación y debemos consolidar esa dimensión. También hemos sido capaces de generar la Red de Centros Formadores de Educación Parvularia que integra a instituciones de las regiones de Ñuble y Biobío que ha llamado mucho la atención y ha concitado el interés de muchas instituciones formadoras”, manifestó.

El reconocimiento a la Escuela de Pedagogía en Educación Parvularia no proviene sólo desde el ámbito de la educación superior, sino también de instituciones vinculadas con esta etapa del desarrollo. Es así como hacia fines de febrero, la Escuela capacitará a funcionarios y funcionarias de INTEGRA en las ciudades de Concepción y Chillán. “En este caso abordaremos las nuevas bases curriculares de la Educación Parvularia con relación al referente curricular que considera INTEGRA”, expresó Mena Bastías.

Las académicas concurrentes también aludieron a las fortalezas que implica el trabajar en equipo, donde cada integrante, desde sus fortalezas, aporta al trabajo en común. “El trabajo de acreditación de la carrera no es responsabilidad del director(a) de Escuela o de un académico(a) en particular sino de todo el equipo de académicos que integra la carrera. Para ello es fundamental trabajar periódicamente y apostar por una cultura de la calidad, tarea que demanda una atención diaria”, aseveraron.

Durante el encuentro, también se valoró y destacó el aporte de los integrantes del Consejo Asesor Externo y del Centro de Tituladas, agrupaciones entregan una retroalimentación importante al trabajo académico.




Máxima acreditación por 7 años alcanzó Pedagogía en Educación Parvularia UBB

La Comisión Nacional de Acreditación (CNA), otorgó el máximo de acreditación a Pedagogía en Educación Parvularia, convirtiéndose en la primera de las pedagogías UBB en alcanzar dicho logro y en la segunda carrera de la Universidad tras Nutrición y Dietética, también de la sede Chillán.

La directora de Escuela, Carmen Mena Bastías, destacó que de este modo se corona un proceso que ha demandado un alto compromiso por parte de directivos, académicas y académicos, funcionarios administrativos, estudiantes y exalumnas. “Estamos muy felices y nos llena de orgullo obtener los 7 años. Sabíamos que desde que los procesos fueron asumidos por la CNA, las carreras a nivel nacional han tendido a bajar el número de años de acreditación. En nuestro caso logramos subir un año y eso nos conforta mucho”, expresó la directora.

La académica Carmen Mena señaló que la Escuela ha innovado en su forma de relacionarse y comunicarse con la comunidad, evidenciando un afán colaborativo que a su vez se convierte en fortaleza. Ejemplo de ello es la conformación de la Red de Centros Formadores de la Región del Biobío el año 2014, que ha permitido impulsar la producción de conocimiento científico, metodológico y crítico para una Educación Parvularia que favorezca el desarrollo integral y la transformación social.

“En otro plano, hemos generado una red de educadoras guías de práctica con quienes trabajamos estrechamente las prácticas pedagógicas y profesionales. Es un gran equipo que sesiona cada mes, monitoreando estos procesos. Esta es una innovación generada en la propia carrera y creemos que es una de nuestras fortalezas”, explicó.

La directora de Escuela Carmen Mena también valoró el vínculo con las estudiantes de pregrado. En este sentido destacó el adecuado funcionamiento del Consejo de Escuela que sesiona mensualmente y es un espacio que permite conocer oportunamente las inquietudes y expectativas de las alumnas. El Consejo Asesor Externo de la carrera y el Centro de Tituladas de Pedagogía en Educación Parvularia UBB, también son percibidos en términos positivos.

La Dra. Carolina Flores Lueg, integrante del comité de autoevaluación,  destacó que el equipo académico ha logrado avanzar paulatinamente en tareas de investigación en Educación, así como en la especialidad de Educación Parvularia. “Muchas integrantes del equipo integramos grupos de investigación y eso nos ha permitido fortalecer esa línea, que era un aspecto que debíamos mejorar de acuerdo al anterior informe de acreditación. Estamos muy conscientes que aún nos falta, porque queremos contribuir más al desarrollo de la Educación en general”, comentó.

La Dra. Flores Lueg también identificó como una característica importante de la carrera, la línea de prácticas instalada en el plan de formación de las estudiantes. Si bien, desde 2017 el Ministerio de Educación ha puesto especial énfasis en la promoción de prácticas tempranas, la Escuela de Pedagogía en Educación Parvularia ya lo venía haciendo desde hace años.

“Nuestras estudiantes comienzan a insertarse en la realidad escolar a partir del segundo semestre del primer año de estudio. Ciertamente, se da en forma progresiva. Asimismo, la práctica profesional dura 1 año, lo que también es un elemento distintivo de nuestra carrera”, ilustró.

El comité de autoevaluación estuvo conformado por las académicas Carmen Mena Bastías, Patricia Arteaga Gonzalez, Carolina Flores Lueg, Ana Gajardo Rodríguez, Lucía Navarrete Troncoso y María Fernanda Yáñez Barrientos.




Estudiantes UBB aportaron percepciones en taller de acreditación institucional

La directora general de Planificación y Estudios, Ana María Barra Salazar, explicó que alumnos de las carreras de la sede Chillán de los campus La Castilla y Fernando May, participaron en el Taller de Acreditación donde manifestaron sus opiniones y expresaron las fortalezas y debilidades que perciben en el área de Docencia de Pregrado.

La directora general Ana María Barra comentó que el taller se estructuró sobre la base de 5 interrogantes que abordaron temas como el uso de tecnologías en el proceso de enseñanza; los métodos pedagógicos; la dedicación y competencia del cuerpo académico; servicios de bienestar estudiantil y asignaturas de formación integral.

“La información obtenida será analizada y consolidada. Luego integrará el plan de mejoramiento institucional que considera el informe de autoevaluación, que en términos generales precisa de qué manera la Universidad se hacer cargo de los desafíos pendientes, sus acciones de mejora, las fuentes de financiamiento, responsables, plazos, entre otros aspectos”, explicó.

La estudiante Daniela Baeza, alumna de cuarto año de Psicología, comentó que el taller le dio la oportunidad de pensar en temas relevantes, que en lo cotidiano, suelen pasarse por alto. “Estamos a diario en clases pero no pensamos en las tecnologías que usamos o cómo es el equipo docente o las metodologías que utilizan; entonces nos da espacio para razonar en torno a esto”, valoró.

A su vez, Melissa Cabezas, alumna de Pedagogía en Castellano y Comunicación destacó el carácter inclusivo del ejercicio. “Este taller nos da la oportunidad de conocernos entre los estudiantes de los campus La Castilla y Fernando May. También me parece muy bien que se dé la oportunidad a los estudiantes de evaluar las fortalezas y debilidades de la Universidad. Creo que la información que se obtenga le otorgará a la dirección la mirada de quienes estamos siendo educados. Hay situaciones o elementos que nosotros percibimos y que quizás para los directivos no se ven a simple vista”, ilustró.

El informe de autoevaluación institucional se entregará el próximo 20 de diciembre.

La Universidad del Bío-Bío se encuentra acreditada por 5 años correspondientes al periodo agosto de 2014 – agosto de 2019, en las áreas de Gestión Institucional, Docencia de Pregrado, Investigación y Vinculación con el Medio.

Acreditar el área de Postgrado asoma como uno de los desafíos institucionales, según expresó el rector Dr. Mauricio Cataldo Monsalves, en el reciente taller con académicos y funcionarios administrativos realizado en la sede Concepción.

Para más información ver nota en:http://noticias.ubiobio.cl/2018/10/22/acreditacion-2019-amplia-convocatoria-tuvieron-talleres-con-informantes-clave/

 




Comunidad UBB se compromete de cara a próxima acreditación institucional

La directora general de Planificación y Estudios, Ana María Barra Salazar, llamó a la comunidad universitaria a participar en los Talleres de Acreditación Institucional y en las distintas etapas del proceso.  “En esta oportunidad, el propósito de los talleres es levantar información de actores clave. Puntualmente, se busca identificar fortalezas y debilidades de tres áreas: Docencia de Pregrado, Docencia de Postgrado e Investigación”, ilustró.

Durante la misma jornada se realizó el taller de Vinculación con el Medio junto a actores externos, al que se suma el taller ya realizado de Gestión Institucional.

Al dar inicio a los talleres en la sede Chillán, el prorrector Dr. Fernando Toledo Montiel, agradeció el compromiso de los concurrentes entre quienes se contó a funcionarios administrativos y académicos. “Debemos asumir esta oportunidad con optimismo, transparencia y honestidad. No está demás reiterar que la Acreditación Institucional es tarea y compromiso de todos quienes integramos esta comunidad universitaria. Procuremos informarnos y participar en todas las instancias correspondientes”, aseveró.

El prorrector Toledo Montiel explicó que la acreditación institucional se orienta a la evaluación de los mecanismos de autorregulación de la calidad de las instituciones y sus resultados.

“Como Universidad birregional y pública, adquirimos un compromiso social profundo con las comunidades de los territorios. Por ello, es motivo de preocupación constante el asegurar que la educación que aquí brindamos cumple realmente con estándares de calidad. Las personas depositan en nuestra institución sus anhelos, expectativas y sueños. Debemos estar a la altura de la confianza que depositan en nosotros”, aseguró.

El Dr. Fernando Toledo enfatizó que el proceso de acreditación considera la evaluación de dos áreas obligatoria comunes a todas las instituciones: la Gestión Institucional y la Docencia de Pregrado. Se considera igualmente otras tres áreas de carácter opcional: Docencia de Postgrado, Investigación y Vinculación con el Medio.

“Actualmente, nuestra Universidad posee una acreditación por 5 años correspondiente al periodo agosto 2014- agosto 2019, en cuatro áreas: Gestión Institucional, Docencia de Pregrado, Investigación y Vinculación con el Medio. Acreditar entonces, la Docencia de Postgrado, es una tarea pendiente para la cual nos hemos venido preparando paulatinamente durante los últimos años”, ilustró.

El prorrector Toledo destacó que la Universidad posee múltiples fortalezas y ha experimentado un crecimiento paulatino durante las últimas décadas. Sin embargo, aún restan tareas para asumir los desafíos que la educación del siglo XXI demanda con urgencia.

“Les invitamos a ser parte de este trabajo colaborativo donde todas y todos tenemos algo que decir y aportar. Nuestras vivencias, opiniones, percepciones y argumentos son fruto de un aprendizaje que debe ser considerado, pues allí también se encuentra parte de las soluciones, de las tareas y desafíos que aún debemos emprender”, acotó.

 




UBB alcanza crecientes niveles de acreditación de su oferta de posgrado

Una notable cifra de acreditación logró la oferta académica de posgrado de nuestra Universidad luego de que los programas de Magíster en Ingeniería Industrial y en Salud Pública obtuvieran su primera acreditación, ambos por tres años.

El jefe de la Unidad de Aseguramiento de la Calidad de la Vicerrectoría Académica, Dr. Sergio  Araya Guzmán, informó que a la fecha, considerando los 15 posgrados que registraron ingreso de alumnos el primer semestre de 2018, un total de 11 –correspondiente a 8 magísteres y 3 doctorados- se encuentran acreditados. La cifra equivale al 73 por ciento de la oferta institucional vigente y podría alcanzar al 100 por ciento a fines de este año, puesto que los programas que aún no se acreditan (los magísteres en Educación, en Matemática y en Patrimonio Arquitectónico y Urbano, además del Doctorado en Arquitectura y Urbanismo) están trabajando para presentar su informe de autoevaluación ante la Comisión Nacional de Acreditación, CNA, en septiembre, explicó.

A estos 15 programas se sumarán el Magíster y el Doctorado en Ingeniería de Materiales y Procesos Sustentables, que comenzarán a impartirse en agosto de 2018 y que se presentarían a acreditación ante la CNA también en septiembre de este año. De esta forma, la UBB estaría en una excelente posición para afrontar la próxima acreditación institucional, sostuvo Araya.

El directivo agregó que actualmente otros tres programas se encuentran en proceso de reformulación o renovación curricular, sin ingreso el primer semestre de este año, y reiniciarán sus actividades una vez que los nuevos currículos sean aprobados por las instancias correspondientes. Concluido este proceso, se presentarían a acreditación. Subrayó, además, que los crecientes logros en materia de aseguramiento de calidad del posgrado se añaden a los ya alcanzados en el pregrado, dando cuenta de los esfuerzos de nuestra comunidad universitaria y el desarrollo de una cultural institucional en este ámbito.

Acreditación de magísteres en Ingeniería Industrial y en Salud Pública

De acuerdo con la normativa vigente previo a la promulgación de la nueva Ley de Educación Superior, los magísteres en Salud Pública y en Ingeniería Industrial se acreditaron ante las agencias Qualitas y Acredita CI, respectivamente.

En el caso de Ingeniería Industrial, el Magíster se reformuló y el primer semestre de este año comenzó a impartirse con el currículo renovado. La agencia acreditadora lo consideró como programa nuevo, sin graduados, de tal manera que los tres años de acreditación obtenidos es el máximo al que podíamos aspirar, comentó su director Dr. Carlos Obreque Níñez. Estamos satisfechos con los resultados, el informe de los pares evaluadores externos fue muy alentador y los próximos años seguiremos perfeccionando el programa, con miras a una segunda acreditación, para la que ya contaremos con una o dos generaciones de alumnos graduados, dijo.

Obreque indicó que el Magíster en Ingeniería Industrial registra una alta demanda. Entre 2002 y 2015 tuvo carácter académico y a partir de su reformulación, se orientó a profesionales interesados en adquirir nuevos conocimientos y capacidades para enfrentar problemas reales de las empresas, con énfasis en el modelamiento matemático y análisis de datos. El perfil de ingreso ahora abarca también a ingenieros de ejecución del área tecnológica, con a lo menos cinco años de experiencia laboral comprobada.

El director del Magíster manifestó que, en su informe, los evaluadores externos destacaron el cuerpo docente y la infraestructura de que dispone el programa. Más de dos tercios de los profesores colaboradores y visitantes tienen el grado de doctor, precisó Obreque, En cuanto a la infraestructura, aclaró que los pares valoraron tanto los espacios de clases y estudio como los laboratorios computacionales y, particularmente, el de simulación, Respecto de los desafíos a encarar, mencionó el fortalecimiento de la participación de los estudiantes en congresos internacionales, la vinculación con las empresas y el seguimiento de los graduados.

Por su parte, la directora del Magíster en Salud Pública, Dra. Jacqueline Araneda Flores, recordó que desde su creación en 2001 y bajo la conducción de distintos directores, el programa ha tenido diversas modificaciones. En 2012, adquirió un carácter  profesional y este año se puso en marcha un currículo renovado. Esta primera acreditación nos confirma que hemos seguido el camino correcto. Nos da luces del escenario en que estamos y de los próximos desafíos, constituyéndose en un reconocimiento a la calidad alcanzada a través del mejoramiento continuo, aseguró la directora.

Jacqueline Araneda resaltó la excelencia del cuerpo académico del Magíster y sus tasas de productividad, así como el impacto de la renovación curricular, que responden a las exigencias de la CNA y las demandas de empleadores y estudiantes. Se ha perfeccionado el currículo, potenciando algunas asignaturas e incorporando aspectos como los créditos transferibles, lo que nos permite satisfacer las actuales necesidades. Nuestros alumnos son principalmente profesionales que trabajan en distintas áreas de la salud y debemos responder a sus requerimientos, al tiempo que el programa también se enriquece con su experiencia. Ha sido un proceso de aprendizaje y crecimiento compartido; un esfuerzo que ahora es coronado con esta primera acreditación, concluyó la académica.

Desde Estados Unidos –donde se encuentra participando en la Reunión Anual de la International Association for Food Protection-, el ex director del programa Dr. Julio Parra Flores, a quien le correspondió recibir a los pares evaluadores externos en abril recién pasado, compartió la siguiente reflexión: La acreditación del Magister en Salud Pública era un anhelo largamente esperado. Contribuirá a estandarizar los niveles de calidad con un fuerte énfasis en la excelencia del programa y mejorará su visualización externa, aumentando el interés de estudiantes extranjeros.

La definición de las líneas de investigación del núcleo, la formulación de las competencias del perfil de graduado, el ajuste del plan de estudio y la formulación de resultados de aprendizajes, entre otros, contribuyen a cubrir mejor las necesidades de actualización de los profesionales del área de salud. Además, la creación de la nueva Región de Ñuble nos da la oportunidad de posicionar nuestra Universidad, la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos y el postgrado con un Magíster de calidad, basado en el modelo educativo institucional, anotó Parra.




Secretaría Ejecutiva y Comités por Área para acreditación institucional 2019 informaron avances del proceso

Líderes y representantes de la Secretaría Ejecutiva y de las Comisiones por Área informaron al Comité Directivo de la marcha de las tareas realizadas a la fecha, para la acreditación institucional 2019. En la oportunidad, abordaron distintos aspectos de la organización del trabajo, los avances registrados en relación a las debilidades detectadas en el proceso anterior y las labores a desarrollar en los próximos meses.

La cita tuvo lugar el martes 16 de enero, en Concepción, y fue encabezada por el rector Héctor Gaete Feres. La autoridad universitaria insistió en que la acreditación institucional debe ser asumida con convicción, transparencia y rigurosidad. Debemos creer en lo que hemos hecho, para mostrarlo y evidenciarlo de la mejor forma, señaló, convocando a toda la comunidad UBB a sumarse a este esfuerzo.

A la reunión concurrieron también la Prorrectora Gloria Gómez, los Vicerrectores Aldo Ballerini y Francisco Gatica y miembros de la Junta Directiva, el Consejo Académico y Asociaciones estamentales que integran el Comité Directivo en representación de dichos organismos. Participaron igualmente los directores generales de Planificación y Estudios Patricia Huerta y de Análisis Institucional Miguel Yáñez y el jefe de la Unidad de Aseguramiento de la Calidad de la Vicerrectoría Académica, Sergio Araya –quienes conforman la secretaría ejecutiva-, además del director general de Investigación, Desarrollo e Innovación Mario Ramos, el director de Postgrado Sergio Vargas y el jefe del Departamento de Desarrollo y Transferencia Tecnológica, sede Chillán, Domingo Sáez.

El encuentro se inició con la presentación de Patricia Huerta, quien se refirió a las etapas del proceso de acreditación institucional. Asimismo, expuso los distintos mecanismos de difusión que se han implementado y mostró la carta Gantt general con el avance del proceso.

En su intervención, recordó que en julio de 2017 se constituyó la Secretaría Ejecutiva, que encabeza la Dirección General de Planificación y Estudios y que está a cargo de la dirección y coordinación del proceso a nivel operativo, la vinculación de la Universidad con la Comisión Nacional de Acreditación, CNA, y la administración de los recursos. Agregó que posteriormente, en agosto, se constituyeron los comités directivo y ejecutivo. Al primero le corresponde la dirección estratégica y política del proceso, aprobar las áreas optativas a las que se presentará la UBB, validar las conclusiones de los informes de autoevaluación interna por área y aprobar los informes de comisiones y el plan de mejoramiento propuesto. Por su parte, el Comité Ejecutivo debe coordinar el proceso a nivel operativo, informar sobre diagnósticos y procedimientos y validar información específica cualitativa y cuantitativa.

También en agosto del año pasado, se realizó la reunión de coordinación de los líderes de los comités por área (Docencia de Pregrado, Gestión Institucional, Vinculación con el Medio, Investigación y Docencia de Postgrado), encargados de dirigir, coordinar y controlar los procesos asociados a la acreditación del área, emitir informes de autoevaluación interna y formular el respectivo plan de mejoramiento. En los meses siguientes se constituyeron las cinco comisiones que, en una primera etapa, se han abocado a la recopilación de la información institucional respecto de la marcha del quehacer de nuestra Universidad en los ámbitos que abarcan.

En los próximos meses se continuará trabajando con la comunidad a través de la aplicación de la encuesta institucional de acreditación, en marzo, y la consulta a informantes clave, entre marzo y mayo, adelantó la directora general de Planificación y Estudios. Asimismo, dijo, en conformidad al cronograma establecido, se hará una revisión de consistencia de los informes de las distintas áreas y se formulará el plan de mejoramiento. De esta forma, a mediados de 2018 comenzaría la redacción preliminar del informe de autoevaluación, para trabajar en la edición final entre agosto y octubre, considerando un período de ajuste y de visto bueno institucional. Según las exigencias de la CNA, nuestra Universidad debe incorporarse al proceso antes del 27 de diciembre del año 2018, para recibir a los pares evaluadores dentro del primer semestre del año 2019.

Tras la exposición de Huerta, el Comité Directivo fue informado en detalle de la labor que están llevando cabo los Comités por Área, incluyendo aspectos de su organización, los informes de avance entregados respecto de la matriz de debilidades detectadas en el anterior proceso de acreditación institucional, la evaluación del cumplimiento de los avances comprometidos y la definición de informantes clave para el levantamiento de información desde la comunidad. Por su parte, los integrantes del Comité Directivo formularon sus consultas y sugerencias.

Las presentaciones estuvieron a cargo, sucesivamente, del Vicerrector de Asuntos Económicos Francisco Gatica, quien preside el Comité de Gestión Institucional; el Vicerrector Académico Aldo Ballerini y el Jefe de la Unidad de Aseguramiento de la Calidad, Sergio Araya, líder y secretario del Comité de Docencia de Pregrado, respectivamente; el director de Postgrado Sergio Vargas y el director general de Investigación, Desarrollo e Innovación, Mario Ramos, que encabezan los Comités de Docencia de Postgrado e Investigación. En representación de la directora general de Relaciones Institucionales, que lidera el Comité de Vinculación con el Medio, intervino el jefe del Departamento de Desarrollo y Transferencia Tecnológica, sede Chillán, Domingo Sáez.

Finalmente, el Rector solicitó al Comité informar sobre el avance del proceso a las asociaciones y cuerpos colegiados que representan.

MÁS INFORMACIÓN

Pulse aquí para más  información sobre el proceso de acreditación: http://dgpe.ubiobio.cl/acreditacion/

 




Magister en Hábitat Sustentable y Eficiencia Energética celebró meritoria acreditación

Su segunda acreditación nacional celebró el Magíster en Hábitat Sustentable y Eficiencia Energética de la Universidad del Bío-Bío. El programa incrementó de cuatro a cinco años su período de certificación, situándose entre los magísteres en el área de la Arquitectura mejor acreditados en el país. Directivos universitarios, académicos y estudiantes celebraron este logro con un acto en el que el Dr. Shady Attia presentó, por primera vez en Latinoamérica, su libro Arquitectura regenerativa y de impacto positivo.

La actividad tuvo lugar el lunes 8 de enero, en el Aula Magna, y contó con la presencia del rector Héctor Gaete Feres y el decano de la Facultad de Arquitectura, Construcción y Diseño, Roberto Burdiles Allende. En la oportunidad, el director de Postgrado Dr. Sergio Vargas Tejeda destacó que, en cumplimiento de su misión, la UBB tiene como norte la excelencia en todos los ámbitos que abarca su quehacer. En este marco, agregó, la institución busca acreditar los doctorados y magísteres que imparte no sólo por obtener buenos indicadores, sino porque constituye una garantía externa de la calidad de su oferta académica.

Vargas reiteró que nuestra Universidad ha asumido el desafío de acreditar el área de Posgrado en el próximo proceso de acreditación institucional, en 2019, y en este propósito impulsa la renovación de los currículos de sus programas, en conformidad con el modelo educativo institucional. Indicó que el Magíster en Hábitat Sustentable y Eficiencia Energética trabajó en el rediseño de su plan de estudios, incorporando conceptos como la formación por competencias y los créditos transferibles. Ello y la calidad de un cuerpo académico con vasta experiencia en docencia, generación y difusión del conocimiento, entre otros factores, allanaron el éxito de su segunda acreditación nacional, ratificando su calidad, dijo.

Por su parte, la directora del Magíster, Dra. Beatriz Piderit Moreno, recordó que el programa comenzó a dictarse el año 2008, en el interés de aportar a profesionales de las áreas de Arquitectura, Construcción, Ingeniería y Diseño interesados en temas de eficiencia energética y las nuevas normativas que comenzaban a aplicarse. Añadió que, desde entonces, el impacto de la edificación sustentable y el ahorro de energía ha ido creciendo, de manera que el programa ha mantenido y consolidado su vigencia. En este sentido, señaló que está alineado con la agenda energética y las políticas nacionales al respecto.

La directora insistió asimismo en la actualización curricular, el sustento académico y la infraestructura de que dispone el Magíster. Agradeció igualmente el apoyo del cuerpo docente en el reciente proceso de acreditación, así como a los estudiantes, muchos de los cuales son extranjeros. Expresó además que el desafío ahora es ampliar su vinculación y redes internacionales.

La celebración de la segunda certificación del Magíster en Hábitat Sustentable y Eficiencia Energética sirvió también de marco para la presentación a nivel continental del libro Arquitectura regenerativa y de impacto positivo, del Dr. Shady Attia, de la Universidad de Liege, Bélgica. El autor –arquitecto de origen egipcio- comentó primero su trayectoria personal, académica y profesional, para luego referirse a la obra publicada por la editorial Springer.

El texto es una guía sobre la eficiencia energética y la evaluación del impacto ambiental en proyectos de edificaciones de alto rendimiento. Compara cuatro edificios de vanguardia en Europa y América del Norte para examinar los pasos necesarios para una transición de la arquitectura de reducción de impacto negativa a la arquitectura de regeneración de impacto positivo, utilizando el análisis del ciclo de vida e incluyendo aspectos técnicos, socioculturales y ambientales.




Magísteres en Historia de Occidente y en Ciencias de la Computación avanzan en proceso de acreditación con visita de pares evaluadores

Como parte de su proceso de acreditación, los magísteres en Historia de Occidente y en Ciencias de la Computación recibieron la visita de pares evaluadores, con el fin de obtener su primera y segunda acreditación, respectivamente. Los resultados se conocerán a fines de enero.

Las visitas a ambos programas tuvieron lugar durante diciembre y se realizaron con normalidad, según lo expresó el jefe de la Unidad de Aseguramiento de la Calidad (UAC), Sergio Araya, quien informó que los pares de la agencia AcreditaCI, Jorge Cornejo, de la Universidad Central y Alejandro Cataldo, de la Universidad de Talca, evaluaron el Magíster en Ciencias de la Computación; y representando a la agencia Qualitas Fabián Almonacid, de la Universidad Austral de Chile; y Jéssica González, de la Universidad de La Frontera, lo hicieron en el Magíster en Historia de Occidente.

Los pares sostuvieron reuniones con los decanos respectivos, de la Facultad de Ciencias Empresariales, Benito Umaña, y de la Facultad de Educación y Humanidades, Marco Aurelio Reyes; el director de Postgrado, Sergio Vargas; el Jefe de la UAC, y el Comité Académico de los programas, académicos, estudiantes y graduados, además de conocer sus instalaciones y los campus de nuestra Universidad.

En el marco del desafío institucional de acreditar los programas de posgrado, Sergio Araya destacó que al ser acreditados estos dos magísteres se sumarían a los programas de Ciencias Biológicas, en Ciencias e Ingeniería en Alimentos, Hábitat sustentable y eficiencia energética, y en Gestión de empresas. “El proceso continuará en marzo con la presentación a acreditación del Magíster en Salud Pública y el Magíster en Ingeniería Industrial y, posteriormente, los programas en Educación y en Matemática, lo que implica una proyección institucional de 10 magísteres acreditados en el primer semestre de 2018, de un total de 13 vigentes”, aseveró.

 




Magíster en Gestión de Empresas recibió visita de pares para su primera acreditación

En el marco del proceso para obtener su primera acreditación, el Magíster en Gestión de Empresas recibió la visita de los pares Hernán Villavicencio y Arturo Troncoso, el jueves 27 y el viernes 28 de julio. Los evaluadores vinieron acompañados por Mireya Labarca, de Acredita CI, y se reunieron con autoridades universitarias y directivos, académicos y alumnos del programa que la Facultad de Ciencias Empresariales imparte en los campus Concepción y Fernando May de Chillán. Recorrieron igualmente las instalaciones de que dispone el Magíster en ambas sedes.

El Magíster en Gestión de Empresas fue creado hace dos años y aún no registra egresados. En Concepción, es dirigido por la Dra. Ana María Barra Salazar y en Chillán, por el académico Luis Améstica Rivas.

El programa está orientado a profesionales de las áreas de Ciencias de la Administración y de la Ingeniería, interesados en compartir un espacio de aprendizaje y reflexión para el desarrollo y fortalecimiento de conocimientos, habilidades y actitudes que les permitan ser líder en sus organizaciones.

La formación contempla bases tradicionales de la gestión empresarial con énfasis en el uso de tecnologías de información en casos prácticos y cursos electivos en cuatro líneas de desarrollo: alta gestión, desarrollo económico, finanzas de empresa y gestión informática. El programa se dicta en modalidades ejecutiva -para profesionales, los días viernes y sábado- e intensiva, para alumnos de pregrado de carreras afines articuladas con el posgrado.

Según informó el jefe de la Unidad de Aseguramiento de la Calidad de la Vicerrectoría Académica, Sergio Araya Guzmán, al momento de su creación se consideraron los requisitos de acreditación que exige la Comisión Nacional de Acreditación. La CNA establece que el claustro académico de los Magíster debe tener determinados niveles de productividad y dedicación y las líneas de investigación, una productividad asociada, explicó Araya, destacando que todo ello fue contemplado cuando se inició el Magíster en Gestión de Empresas de la UBB.

El programa cumple también con lo que dispone la Comisión para los Magíster de carácter profesional como éste, en cuanto a tener una importante vinculación con el medio. Adicionalmente mantiene una fuerte relación con el entorno disciplinar, señaló el jefe de la UAC.

Sergio Araya enfatizó que el proceso para obtener la acreditación del Magíster en Gestión de Empresas forma parte de los esfuerzos de nuestra Universidad por acreditar los programas de posgrado que imparte, con miras a la próxima acreditación institucional. En la misma línea, adelantó que el 8 de agosto recibirá la visita de pares el Doctorado en Matemática Aplicada, actualmente acreditado por dos años, hasta octubre de 2017, y que ahora aspira a una segunda certificación.

Además, ya completaron su proceso autoevaluación el Magister en Ciencias e Ingeniería en Alimentos y el Magíster en Hábitat Sustentable y Eficiencia Energética –acreditado por cuatro años, hasta septiembre de 2017, por la Agencia Qualitas-.

Las imágenes fueron captadas durante una de las la reuniones que sostuvieron los pares evaluadores del Magíster en Gestión de Empresas, el viernes 28 de julio, en dependencias de la Facultad de Ciencias Empresariales, en Concepción.




Tarea y compromiso de todos: UBB acreditó 100 por ciento del pregrado

Un 100 por ciento de acreditación de las carreras regulares de pregrado acreditables alcanzó la Universidad del Bío-Bío tras conocerse el resultado del proceso correspondiente de Diseño Gráfico. Nuestra Universidad es la única de la región y una de las primeras a nivel nacional en alcanzar este logro, consolidando el destacado lugar que ocupa dentro del sistema universitario chileno, en el ámbito del aseguramiento de la calidad.

Garantía de excelencia

Es una gran satisfacción, fruto del trabajo de toda la comunidad UBB, subrayó el vicerrector académico Aldo Ballerini Arroyo al comentar lo que implica el cumplimiento de este objetivo institucional. Significa que actores externos -no sólo los pares evaluadores sino empleadores y egresados que también participan en los procesos de autoevaluación- ratifican que estamos haciendo las cosas bien, dijo. Es un reconocimiento a nuestro esfuerzo permanente por asegurar la calidad de la formación que entregamos, para responder a la confianza de nuestros estudiantes y su familia y ser un aporte real a la región y el país, agregó.

Ballerini señaló igualmente que tener la totalidad de los programas a los que se ingresa vía PSU con acreditación vigente, es un hecho que deberían tener en cuenta los postulantes a la educación superior. Constituye una garantía de la excelencia de nuestra casa de estudios, lo que se refleja además en  las elevadas posiciones en que los últimos estudios del sistema nos ubican tanto como institución como por carrera.

Esfuerzo de todos

El jefe de la Unidad de Aseguramiento de la Calidad de la Vicerrectoría Académica, UAC, Sergio Araya Guzmán, coincidió en que lograr el 100 por ciento de acreditación del pregrado es una meta que ha movilizado a directivos, académicos, estudiantes y funcionarios administrativos. Todos se han sumado a este esfuerzo, expresión del rol formador y el compromiso social de la UBB, afirmó.

Sergio Araya y Pablo Pomeri, de la Unidad de Aseguramiento de la Calidad.

Añadió que los procesos de acreditación han impactado positivamente a toda la Universidad. Se ha desarrollado una cultura de autoevaluación y de aseguramiento de la calidad, asumiendo que la acreditación no es un fin en sí misma: El gran objetivo es velar permanentemente por la excelencia y desempeño de nuestros programas, la acreditación es consecuencia de ello, sostuvo.

Mejoramiento continuo

Con esta convicción, anotó, nuestra institución ha puesto especial hincapié en la pertinencia de las carreras. En ese propósito se han renovado los planes de estudio conforme a los lineamientos del modelo educativo, centrado en el estudiante y un enfoque orientado por competencias. Se han generado, asimismo, espacios de acercamiento con empleadores, egresados y profesionales, para fortalecer la vinculación bidireccional con el medio, precisó el jefe de la UAC.

La Unidad de Aseguramiento de la Calidad -integrada, además, por el ingeniero Pablo Pomeri- apoya, colabora y acompaña a las carreras para que la autoevaluación resulte lo más expedita y amigable posible y, posteriormente, trabaja con ellas en la ejecución de los planes de mejoramiento. La acreditación es un proceso continuo, aseveró Sergio Araya. Hay que llevar adelante lo que queda comprometido en la certificación anterior, lo que se traduce en un perfeccionamiento permanente de los programas, a través de un plan diseñado para avanzar en lo que es necesario mejorar, de manera de consolidar y ampliar los niveles de calidad y desempeño, aclaró.