Concurso FONIS seleccionó proyecto UBB sobre ambientes alimentarios no saludables

Iniciativa dirigida por la académica del Departamento de Nutrición y Salud Pública, Dra. Jacqueline Araneda Flores, fue seleccionada por el XVº Concurso Nacional de Proyectos de Investigación y Desarrollo en Salud FONIS 2018, FONDEF de CONICYT. Proyecto se denomina “Exposición a ambientes alimentarios no saludables y calidad de la dieta en escolares obesos y eutróficos de la región de Ñuble”.

La Dra. Jacqueline Araneda explicó que dicho proyecto pretende: “Evaluar la exposición a ambientes alimentarios no saludables y calidad de la dieta, en escolares obesos y eutróficos de la Región de Ñuble”. La muestra de la investigación considerará un total de 234 escolares de tercero a quinto básico de establecimientos educacionales de Chillán, según se indicó.

La investigadora UBB advirtió que la Obesidad es una epidemia mundial. Es así como en Chile, la Encuesta Nacional de Salud 2016-2017, arrojó que el 74% de la población mayor de 15

años presenta malnutrición por exceso. Igualmente, estudios de la JUNAEB, muestran que la prevalencia de obesidad se ha mantenido en proporciones que alcanzan el 25%.

La Dra. Araneda Flores sostuvo que países desarrollados han comprobado que la exposición a ambientes alimentarios no saludables aumenta la probabilidad de tener una mala calidad de la dieta y generar obesidad.

“Los Ambientes Alimentarios influyen directamente en la calidad de los alimentos que consumen los niños y niñas. Los Ambientes Alimentarios se definen como los puntos de venta en los que las personas pueden comprar alimentos, incluyendo las tiendas de conveniencia y los restaurantes, así como los ambientes en los que la gente adquiere alimentos de forma tradicional, como la agricultura y pesca”, manifestó.

En esta línea, la Dra. Jacqueline Araneda expresó que los Ambientes Alimentarios no saludables también se denominan “desiertos alimentarios” y se caracterizan como áreas con acceso limitado a conseguir alimentos saludables, como podría ser, a modo de ejemplo, un barrio con alto número de locales de comida chatarra, precisó.

“En Chile no existen pautas que evalúen la exposición a Ambientes Alimentarios. Se han implementado iniciativas aisladas para disminuir la exposición a Ambientes Alimentarios no saludables, pero no se ha evaluado la intensidad real de este problema. Algunos municipios han implementado ordenanzas municipales para restringir la venta de alimentos fuera de los establecimientos educacionales, pero es insuficiente”, aseguró la académica, relevando lo fundamental que resulta estudiar el tema con el propósito de proteger a los niños de esta nociva exposición.




Cámara Chilena de la Construcción valora trabajo con la UBB sobre definición de Eje Cívico de la Región de Ñuble

La presidenta de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) de Chillán, María Eugenia Rojas Elorrieta, presentó los avances del proyecto al rector de la Universidad del Bío-Bío, Dr. Mauricio Cataldo Monsalves. Durante la reunión, en que también participaron la past presidenta de la Cámara, Claudia Rigall Gallegos y el prorrector Dr. Fernando Toledo Montiel, se expresó la voluntad de proseguir trabajos conjuntos a través de la Facultad de Arquitectura, Construcción y Diseño.

El rector Dr. Mauricio Cataldo Monsalves precisó que la Universidad se encuentra dispuesta a colaborar con el desarrollo de iniciativas en beneficio de la comunidad, destacando el carácter birregional de la institución y su estrecha vinculación con las comunidades de los territorios de Biobío y Ñuble. En este marco, relevó la apuesta liderada por la CCHC de Chillán, secundada por académicos de la UBB.

En este caso, la colaboración con la Cámara se ha canalizado a través de la Facultad de Arquitectura, Construcción y Diseño por medio del decano Roberto Burdiles Allende y el académico Sergio Baeriswyl Rada.

La presidenta de la Cámara, María Eugenia Rojas, explicó que inicialmente el proyecto buscaba definir un emplazamiento para el barrio cívico de la Región de Ñuble, sin embargo, luego de diversas reuniones de trabajo junto al MOP, la Dirección Nacional de Arquitectura, la Intendencia de la Región de Ñuble, entre otros actores relevantes, se formó la convicción que lo más adecuado era definir un Eje Cívico, constituido por Avenida Libertad, entre la Estación de Ferrocarriles y el Hospital Clínico Herminda Martín.

“Este eje está fortalecido por su espacialidad, que tiene características especiales y arquitectura patrimonial. Precisamente, vamos a destacar su arquitectura moderna que se evidencia mayormente luego del terremoto de 1939. Nuestro proyecto también quiere poner en valor el patrimonio de Chillán y es así como vamos a recurrir a las arquitecturas que encontremos y que se puedan valorizar”, ilustró.

De esta manera se pretende que las distintas seremías, direcciones y reparticiones del Estado se emplacen en este sector generando un auténtico eje de servicios.

“Logramos encantar al Ministerio de Obras Públicas con este proyecto y ellos llamarán a un concurso de ideas para sumar al proyecto. Esto ocurrirá una vez que la Universidad del Bío-Bío entregue formalmente el documento final del estudio que está virtualmente concluido”, comentó la presidenta.

María Eugenia Rojas precisó que el estudio que se desarrolla con la UBB también se incorporará al Plan Regulador Intercomunal de Chillán-Chillán Viejo.

El prorrector Dr. Fernando Toledo Montiel expresó que la iniciativa de la Cámara junto a la UBB es un ejemplo claro de los beneficios que se pueden alcanzar cuando la Universidad y las instituciones públicas y privadas logran articular sus esfuerzos, contribuyendo cada quien con sus recursos y experticias.  “Es una muy buena iniciativa que contribuye a la planificación armónica de la ciudad y del territorio”, sostuvo Toledo Montiel.

La presidenta María Eugenia Rojas manifestó su interés por continuar trabajando junto a la Universidad, por medio de la Facultad de Arquitectura, Construcción y Diseño, en los diversos desafíos que se vienen por delante.

“Como Cámara seguiremos aportando al proceso de desarrollo de la ciudad. Nuestra idea es proseguir el trabajo colaborativo con la Universidad del Bío-Bío. Valoramos mucho esta experiencia de trabajo con la Universidad”, acotó.

 




UBB contribuirá con proyecto del Banco Mundial para mejorar competitividad de la Región de Ñuble

La total disposición de la Universidad para colaborar con la información y los análisis que sean necesarios y así ejecutar con éxito el proyecto del Banco Mundial en la Región de Ñuble, expresó el prorrector Dr. Fernando Toledo Montiel. El estudio tiene como fin lograr un impacto en el empleo de la zona con miras a generar un crecimiento que se refleje en un beneficio concreto para los habitantes de la región.

La Subdere junto a la entonces Delegación Presidencial gestionó la contratación de una asesoría del Banco Mundial para mejorar la competitividad y obtener una especialización inteligente en la región de Ñuble, con el propósito de dar un impulso a la economía local, medida valorada por el prorrector.

“La Universidad del Bío-Bío es una casa de estudios birregional que se articula exitosamente con los territorios en los cuales está inserta. El Banco Mundial requiere insumos y análisis para la nueva región en términos de políticas y medidas para áreas definidas. En ese sentido se desea conocer una estrategia de inversiones en función de áreas específicas. Básicamente, el Banco Mundial desea acompañar el proceso de instalación de la región de Ñuble, teniendo presente la cadena de valor productiva, el potencial de crecimiento y las brechas que son necesarias cerrar. Así, se busca contribuir a la cadena de desarrollo regional”, aseveró el Dr. Fernando Toledo.

La reunión de trabajo desarrollada en la Intendencia de Ñuble fue dirigida por el analista de operación del Banco Mundial en Chile, Francisco Winter, junto con Alberto Criscuolo, director del proyecto y Priyam Saraf, experta en práctica global de finanzas competitivas e innovación, y directora alterna.

El jefe de la Unidad de Apoyo a la Descentralización Regional y al Fortalecimiento de los Gobiernos Regionales, Rodrigo Candia Silva, comentó que resulta fundamental generar insumos y análisis que permitan al gobierno regional apoyar la toma de decisiones con miras a lograr un pleno potencial de desarrollo. “A partir del trabajo del Banco Mundial, que desarrollará este trabajo en lo que queda de este año y buena parte del próximo, esperamos obtener orientaciones y aprovechar la experiencia del Banco que ha desarrollado trabajos similares en distintos lugares del mundo. Se pretende generar una estrategia de especialización inteligente para la región, asociado ello a una agenda de atracción de inversiones, dos necesidades particularmente sentidas, debido a la situación económica y social que presenta la región”, aseveró.

La organización multinacional advirtió que para insertarse en forma competitiva en este mundo globalizado, es necesario que las políticas que apunten a estimular la inversión y el comercio deben considerar la inversión en infraestructura y conectividad.  Igualmente, deben respaldar el clima comercial y las instituciones, incluidos los mercados financieros y laborales. En tercer término, las políticas deben enfocarse en la calidad que fluye a través de la educación, el desarrollo de habilidades, estándares de productos, innovación y estándares ambientales, sociales y laborales.

La estrategia inteligente de especialización que llevará adelante el gobierno regional de Ñuble, con la asistencia del Banco Mundial, comenzará con un escaneo de desarrollo regional e identificación de la industria, detectar nichos de especialización que puedan ayudar a fomentar su potencial de crecimiento, además de respaldar a las empresas tienen el potencial de crecer e incrementar la competitividad. En este contexto, el aporte de las universidades resulta fundamental.

Luego se analizará en profundidad mercado, proveedores, competencias y promoverá la participación en esas cadenas de valor global para finalizar con un taller de innovación y planificación regional a fin de preparar una hoja de ruta para mejorar su capacidad en el análisis estratégico de la cadena de valor.




UBB y provincia de Diguillín proyectan seminario para potenciar vínculo con los territorios

El prorrector Dr. Fernando Toledo y la gobernadora Paola Becker acordaron la organización de un seminario conjunto con el propósito de vincular las opciones que brinda la universidad en materia de asistencia técnica y los requerimientos de las instituciones y autoridades locales de la provincia de Diguillín.

El prorrector Fernando Toledo explicó que el sentido del seminario, a realizarse la primera quincena de octubre, es aportar soluciones y responder a los requerimientos de los territorios regionales. “Queremos que las autoridades conozcan nuestras fortalezas y capacidades. Tenemos distintas formas de colaborar y aportar”, explicó.

La gobernadora de la provincia de Diguillín, Paola Becker, valoró la iniciativa pues sintoniza con el propósito del anunciado Plan Ñuble. “Nosotros estamos trabajando como gobiernos provinciales y gobierno regional en el Plan Ñuble, y dentro de ese plan hay varias propuestas que pueden hacer sinergia positiva en materia de colaboración con la universidad. El Plan Ñuble es una carta de navegación de la región, proyectada a lo menos 10 años y así aborda temas de conectividad, de medio ambiente, entre muchos otros”, precisó la autoridad.

El prorrector Toledo Montiel también dio cuenta de la adjudicación del proyecto “Ciencia e Innovación para el 2030”, nuevo programa de Corfo. Dicha convocatoria se lanzó en marzo de este año y busca fomentar la transferencia tecnológica, la innovación y el emprendimiento de base científica-tecnológica en las universidades chilenas que imparten carreras de ciencias básicas.

“Hemos generado la Alianza Sur Subantártica entre 6 universidades: la Universidad de Talca, la Universidad Católica de la Santísima Concepción, la Universidad de la Frontera, la Universidad Austral de Chile, la Universidad de Magallanes y la propia Universidad del Bío-Bío. Nosotros lideramos el proyecto y la idea es acercar a las facultades de Ciencias, de tal forma que respondan a los requerimientos de los territorios”, precisó el Dr. Toledo.

Igualmente, el prorrector Toledo Montiel comentó que desde la UBB se trabaja una iniciativa para implementar en territorios deprimidos económicamente y aportar una alternativa productiva mediante cultivos en ambientes controlados. “Creemos que puede ser un buena opción para los territorios de la región de Ñuble en general”, comentó.




Escuela de Trabajo Social UBB realizó seminario que reivindica la práctica clínica terapéutica en la profesión

La Escuela de Trabajo Social de la sede Chillán junto al Colegio de Trabajadores Sociales de Ñuble convocó a la jornada de actualización profesional sobre Terapia Narrativa, instancia que tuvo como principales expositores al trabajador social Diego Reyes Barría, Magíster en Psicología Clínica y académico de la Universidad de La Frontera, y a Mauricio Díaz Valdés, trabajador social postitulado en Terapia Sistémica Familiar.

La académica y coordinadora de prácticas de la Escuela de Trabajo Social, Dra. Carmen Gloria Jarpa, explicó que el pasado 9 de marzo del presente año, el Ministerio de Salud de Chile aprobó una norma que establece las nuevas “Orientaciones y normas técnicas del Trabajo Social en Salud”, documento que actualiza las funciones de la profesión en diversos organismos del Estado. El hecho constituye un reconocimiento de la especialidad clínica del Trabajo Social.

“Esta especialidad del Trabajo Social es ampliamente reconocida en otros países, pues gran parte del trabajo social se construyó sobre precursores que otorgaron gran importancia al tema de la intervención terapéutica y la salud mental. Hoy, a través de la normativa del MINSAL, se reconoce que los trabajadores y trabajadoras sociales, que cuenten con una especialización, pueden realizar terapia que se distingue de la psicoterapia esencialmente por las técnicas, los instrumentos y la manera del abordaje”, explicó la académica UBB.

La Dra. Carmen Gloria Jarpa precisó que la intervención clínica dista de la mera acogida asistencial, de escucha o de contención emocional, y supone abordar temas en profundidad para intentar resignificar situaciones que la persona está viviendo, que pueden ser de distinta naturaleza y que requieren del apoyo de un terapeuta y no sólo de una atención social.

“Ahora se legitima la posibilidad de reconocer que la intervención psicosocial pueda entenderse como un espacio de tipo terapéutico. Es necesario comprender que un trabajador social, muy bien preparado, con las especializaciones pertinentes, puede brindar atención terapéutica, lo que supone un trabajo vinculado a la elaboración de ciertas situaciones personales y que implica una apertura profunda de la intimidad”, ilustró la Dra. Jarpa Arriagada.

Los expositores, trabajadores sociales Diego Reyes Barría y Mauricio Díaz Valdés, trabajan precisamente en programas de reparación en maltrato, donde uno de los mecanismos empleados para reparar el daño, implica resignificar la situación de abuso, lo que es posible lograr terapéuticamente. En este caso, los especialistas compartieron su experiencia de trabajo a través de la Terapia Narrativa.

Diego Reyes Barría explicó que la terapia narrativa es una psicoterapia que utiliza la narrativa y fue desarrollada inicialmente entre las décadas de 1970 y 1980 por los trabajadores sociales Michael White de Australia y David Epston de Nueva Zelanda.

La terapia narrativa –explicó- ha propiciado ver una práctica clínica no centrada en individuos sino de carácter integrativa, que se puede trabajar de manera colaborativa con personas, familias, grupos y comunidades.

“Esta escuela nos permite expresar algunos de los valores más profundos de nuestra profesión: la justicia social y la transformación social, y al mismo tiempo nos da la posibilidad de resignificar el trabajo social clínico traducido a nuestro contexto, para dar una respuesta colectiva a las nuevas problemáticas de malestar subjetivo que está teniendo nuestra sociedad y que se relacionan con la violencia, el maltrato, el abuso, las adicciones y trastornos psiquiátricos que constatamos en nuestro país”.

Reyes Barría reseñó que en EE.UU., Alemania, Nueva Zelanda, Australia e Inglaterra, entre otros, existen muchos terapeutas familiares que son trabajadores sociales y que iniciaron los movimientos de terapia familiar en sus respectivos países en la década de 1960, cuando se vivenció una redefinición del Trabajo Social como práctica profesional.

El conferencista señaló que en Chile existe cierto retraso cultural en esta materia, debido a factores de tipo político: por una parte, la dictadura vivida en el país entre 1973 y 1990, y por otra, el hecho que el trabajo social en América Latina se volcó mayoritariamente al trabajo comunitario dadas las condiciones de vulnerabilidad del subcontinente.

“Actualmente, debido una serie de sinergias a nivel internacional, sumado a un rechazo entre los colegas por no querer seguir reproduciendo el control social y convertirnos en una policía de la familia, ha surgido muy fuerte esta identidad clínica en el trabajo social. Esto coincide con la actualización de las Normas Técnicas del Trabajo Social en Salud, donde se reconoce la salud mental como campo de ejercicio profesional especializado y al mismo tiempo el Trabajo Social Clínico como una especialidad dentro de la salud mental del país”, describió.

El académico Diego Reyes indicó que estos hechos han abierto la necesidad de implementar seminarios e instancias de actualización en trabajo clínico y terapia narrativa, lo que ha llevado al gremio profesional a enriquecer su identidad en este nuevo siglo.

A su vez, el profesional Mauricio Díaz Valdés manifestó que el trabajo social clínico responde a las necesidades de cómo enfrentar las problemáticas actuales como las ideas de familia, de género y otras discusiones que se están dando a nivel social, que afectan las subjetividades y la salud mental de las personas.

“Como trabajadores sociales nos hacemos cargo y queremos dar respuesta a los contextos actuales que se están viviendo, donde se constata entre otras cosas violencia de género y una serie de creencias culturales muy arraigadas en nuestra sociedad chilena. El trabajo social clínico es un aporte que va más allá de considerar a una persona como un individuo aparte en el mundo, sino que considera también los distintos constructos sociales presentes en la vida de las personas y eso es lo enriquecedor que tenemos como desafío”, ilustró.

En la actividad participaron alrededor de 70 personas que evaluaron positivamente esta actividad de vinculación con el medio ofrecida por la Escuela de Trabajo Social de la sede Chillán.




UBB vivenció Jornada de Actualización y Reflexión Profesional sobre Sistematización de las prácticas en Trabajo Social

La académica de la Universidad de Valparaíso, Dra. Patricia Castañeda Meneses, referente del área, expuso sobre la “Situación histórica de la Sistematización. Reflexiones sobre su vigencia, importancia y aplicación como herramienta de generación de conocimiento”. Igualmente impartió un taller de actualización metodológica.

Por Constanza Velásquez R. y Cristian Villa R.

La académica del Departamento de Ciencias Sociales, Joucelyn Rivadeneira Valenzuela, jefa del proyecto adjudicado dentro de la primera convocatoria de apoyo a los Centros de Titulados, precisó que la iniciativa buscó fortalecer el vínculo entre la Escuela de Trabajo Social de la sede Chillán de la UBB y el Centro de Titulados de la carrera. “Nuestro objetivo es trabajar algunas líneas en conjunto, sobre la base del interés expresados por las egresadas y egresados, y fortalecer metodológicamente algunas áreas de interés común. En este caso en particular, la jornada se desarrolló en torno a la Sistematización de experiencias, de prácticas en Trabajo Social”, explicó la académica.

Joucelyn Rivadeneira comentó que a la jornada, organizada en conjunto con el Centro de Titulados de  Trabajo Social, también concurrieron estudiantes de cuarto y quinto año de la carrera, así como titulados de otras universidades, puesto que el propósito es profundizar el conocimiento en torno a la Sistematización como una herramienta del todo relevante en el Trabajo Social. “Queremos fortalecer las redes de trabajo, nuestro vínculo con el Centro de Titulados y además profundizar el conocimiento sobre la Sistematización”, relevó.

La Dra. Patricia Castañeda Meneses, académica de la Universidad de Valparaíso, destacó el vínculo y el trabajo de colaboración continuo con la Escuela de Trabajo Social de la sede Chillán de la Universidad del Bío-Bío, el que se ha dado además en el marco de las Escuelas de Trabajo Social del CRUCH.

Asimismo, valoró la posibilidad de trabajar con profesionales de Ñuble y con estudiantes de quinto año de Trabajo Social en torno a un tema de gran importancia como es la Sistematización. “Es una condición de articulación, de vinculación con el medio entre la Universidad, sus estudiantes y entre sus instituciones colaboradoras, porque entrega herramientas metodológicas, técnicas, que de manera directa y central, mejoran las prácticas profesionales así como el desempeño de la intervención social en el espacio público, y por lo tanto es una iniciativa que no sólo tiene un mérito en sí misma, sino que posiblemente implica un impacto en el mediano plazo en relación a la calidad de la intervención social”, ilustró la especialista.

La Dra. Castañeda Meneses destacó que el contenido con el que se trabaja es altamente transferible, de manera que en el ámbito de las pedagogía o en las ingenierías, por mencionar ejemplos, “la reflexión sobre la intervención que se realiza siempre suma valor, mejorando las prácticas, estableciendo una mirada menos repetitiva, menos mecánica y mucho más reflexiva y creadora a partir de los contextos locales en los que se encuentra, lo que me parece más meritorio en el marco de una región que se va creando y que tiene la posibilidad de diseñar y crear sus propias líneas de desarrollo en el mediano plazo”, enfatizó.

La Sistematización, según se indicó, es una estrategia de generación de conocimientos del mundo social distinta de la investigación, complementaria a sus procesos, y que toma como centro de atención los procesos de intervención social. Se asume que la intervención social va generando un conocimiento, un aprendizaje profesional, que no siempre es oportunamente capturado.

Mediante la Sistematización se rescata el conocimiento profesional o saber colectivo que se desarrolla, muchas veces, de manera dispersa en los distintos espacios de la práctica profesional, pero que necesita ir ligándose y vinculándose para generar códigos profesionales más potentes que complementen la lógica académica.

Por su parte, la académica de la Escuela de Trabajo Social, Patricia Becerra Aguayo, destacó que la Sistematización es parte del sello de la carrera lo que se evidencia en el hecho que los y las estudiantes, como actividad de titulación, deben realizar una Sistematización de sus espacios de práctica profesional. “Lo que buscamos es colaborar con los saberes y con la generación de conocimiento específico desde y para el Trabajo Social”, aseveró.

La académica Becerra Aguayo detalló que la Jornada permitió culminar distintas instancias consideradas en el proyecto que consideró un trabajo especial con estudiantes de cuarto y quinto año de la carrera, en este último caso en apoyo a sus procesos de actividades de titulación. También se trabajó junto a tutoras de práctica y académicas con el fin de revisar y remirar las prácticas toda vez que ya se registran promociones de la carrera con renovación curricular donde la principal innovación se vincula con la incorporación permanente de la Sistematización. Finalmente, la Jornada propiamente tal permitió actualizar conceptos sobre Sistematización, el nivel de desarrollo en que se encuentra, las demandas y desafíos que presenta.

“Hemos tenido una muy buena recepción. Nuestros estudiantes ya tienen una trayectoria de formación pensada en la Sistematización. Nos ha llamado la atención que hemos tenido bastante demanda de profesionales formados en otras casas de estudios superiores, donde el tema de la Sistematización aparentemente también es relevante”, reflexionó la académica Patricia Becerra.

 




UBB capacita a mujeres en técnicas de manipulación y elaboración de productos congelados y enlatados

Mujeres de Chillán y Chillán Viejo accedieron a talleres de capacitación en “Técnicas de manipulación y elaboración de productos congelados y enlatados”, a través del Programa Aprendizaje Servicio de la Facultad de Ciencias Empresariales, junto a la Escuela de Ingeniería en Alimentos de la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos (FACSA).

Expectantes y agradecidas por la oportunidad de alcanzar nuevos aprendizajes se mostraron alrededor de 25 mujeres trabajadoras y jefas de hogar de las comunas de Chillán y Chillán Viejo, quienes accedieron a capacitaciones en técnicas de elaboración de alimentos, lo que les permitirá llevar adelante nuevos emprendimientos o bien acceder a trabajos en la industria alimentaria.

Beatriz Iturriaga Sepúlveda, madre de 4 hijos, expresó que el curso representa una gran oportunidad y responde a las necesidades y anhelos de muchas mujeres jefas de hogar. “Yo quería aprender sobre técnicas para trabajar con alimentos. Esto es un empuje importante que uno recibe. Lo hago por mi familia, por mis hijos, para que tengan un mejor pasar y puedan estudiar”, aseveró.

El director del Programa Aprendizaje Servicio, académico del Departamento de Gestión Empresarial, Mauricio Salazar Botello, precisó que por medio de las capacitaciones se busca “contribuir a la generación de capacidades entre las beneficiarias de los programas de mujeres trabajadoras y jefas de hogar de las comunas de Chillán y de Chillán Viejo. Nuestra intención es entregar herramientas que les permitan desenvolverse mejor en sus emprendimientos y actividades. Estamos abiertos a sugerencias, observaciones y les pedimos que se sientan cómodas y hagan todas las preguntas que estimen necesarias”, señaló.

El decano de la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos, Dr. Jorge Moreno Cuevas, expresó que para la Universidad resulta muy satisfactorio establecer vínculos con la comunidad, más aún cuando se aporta directamente al fortalecimiento de las capacidades de las personas.

“Debemos seguir potenciando el recurso humano, sobre todo ahora con la nueva Región de Ñuble. La idea de este curso es aportar conocimientos adicionales sobre manipulación de alimentos desde la perspectiva de la industria. También profundizaremos en dos tecnologías muy presentes en la industria de la zona, nos referimos al congelado y la conservería. Muchas veces queremos procesar algún alimento, conservarlo en el tiempo, y la idea es tener fundamentos para poder hacer eso”, comentó.

El decano Moreno Cuevas, quien dicta la asignatura Frutas y Hortalizas y realiza las clases teóricas, explicó que la capacitación considera temáticas tales como Manipulación de Alimentos, Control de Calidad, Microbiología de Alimentos, Procesos de Congelados y Enlatados, además de actividades prácticas como Elaboración de Productos Congelados y de Conservas.

Las clases son brindadas por la académica del Departamento de Ingeniería en Alimentos, Fabiola Cerda Leal, por el ingeniero en alimentos y estudiante del Programa de Magíster en Ciencias e Ingeniería en Alimentos, Guido Sáez, y por estudiantes de la asignatura Frutas y Hortalizas. Asimismo, se contempla la colaboración técnica de la profesional Norma Barra Oviedo y José Valdés Baeza.

Por su parte, el director de la Escuela de Ingeniería en Alimentos, Dr. José Miguel Bastías, junto con felicitar la participación de las mujeres jefas de hogar, destacó el carácter práctico de la capacitación. “Esta es nuestra Planta Piloto y se denomina así porque prácticamente replica los procesos que podemos encontrar en una industria real. Ustedes van a desarrollar procesos como si estuviesen trabajando en una industria. Nuestra idea es proyectar estas capacitaciones en el tiempo, para que otras mujeres también puedan venir y adquirir nuevas herramientas que les permitan emprender o trabajar en una agroindustria. Aprovechen al máximo sus profesores preguntando todas las inquietudes”, aconsejó.

María Leiva Contreras valoró el curso y la posibilidad de tomarlo. Dueña de casa y madre de 3 hijas, asegura que los conocimientos le permitirán hacer trabajos de mayor calidad. “Por mi condición de dueña de casa, para mí es más fácil trabajar en emprendimientos propios y desde mi hogar. He hecho mermeladas y congelo algunos alimentos, pero con mi conocimiento general. Vengo con hartas ganas, hay que aprovechar esto para hacer cosas de calidad. Una tiene que ser rigurosa con las cosas que hace porque no se trata de llegar y hacer algo a medias. A mí me gusta hacer las cosas bien”, aseveró.

La coordinadora del Programa Jefas de Hogar de la Municipalidad de Chillán, Daniela Parra, llamó a las estudiantes a aprovechar al máximo la capacitación, instándolas a formular todas las inquietudes e interrogantes que se presenten.

“Tendrán profesores de muy buen nivel y queremos agradecer a la Universidad del Bío-Bío porque ya llevamos varios años trabajando juntos en la capacitación de mujeres. Para las mujeres jefas de hogar es un paso importante porque así confirman que es posible seguir adelante. Con esto pueden idear un emprendimiento o buscar un trabajo. Es una primera piedra, y el sentido es que además de aprovechar esta oportunidad, disfruten minuto a minuto este aprendizaje”, manifestó.

Esta iniciativa es financiada por el Programa de Extensión Relevante “Aprendizaje Servicio: Visibilizando el trabajo colaborativo bidireccional entre la Universidad del Bío-Bío y la comunidad local”, dirigido por el académico de la Facultad de Ciencias Empresariales, Mauricio Salazar Botello, y la dirección alterna de la académica de la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos, Fabiola Cerda Leal.




Con aporte interdisciplinario, UBB contribuye al desarrollo de barrios de la Región

Los positivos alcances institucionales del convenio de cooperación con la Secretaría Regional Ministerial de Vivienda y Urbanismo destacó la prorrectora Gloria Gómez Vera en la ceremonia de formalización del acuerdo, realizada el miércoles 25 de noviembre, en Concepción. Permite que los frutos de nuestro quehacer contribuyan al desarrollo de las ciudades y el bienestar de sus habitantes; facilita el contacto de los estudiantes con el entorno, fortaleciendo su formación académica y compromiso social y cívico, y nos vincula con un organismo con el que la UBB comparte el rol de servicio a la sociedad, puntualizó la autoridad universitaria.

Convenio Seremi Vivienda - ProrrectoraEl convenio se enmarca en el Programa Quiero mi barrio, impulsado por el Ministerio de Vivienda y Urbanismo, a partir del año 2006. La iniciativa promueve la participación ciudadana y apunta a la sostenibilidad y sustentabilidad de la inversión y las acciones comunitarias. En un trabajo colectivo, los propios vecinos definen las obras que estiman pertinente mejorar y consolidar, considerando además como ejes transversales la identidad y el patrimonio.

En la Región del Biobío, el programa abarca una veintena de barrios, tres de los cuales son de proyección regional por sus características patrimoniales y pertinencia cultural: La Esmeralda – La Colonia de Lebu, Quinchamalí de Chillán y Bellavista de Tomé. En virtud del acuerdo suscrito con nuestra Universidad, los beneficiarios del programa podrán acceder al apoyo técnico, social u otro de las escuelas de Arquitectura, Ingeniería en Construcción y Trabajo Social.

Convenio Seremi Vivienda - BisbalEl académico del Departamento de Planificación y Diseño Urbano, Ignacio Bisbal, recordó que el acercamiento con la Seremi surgió a partir del interés de un grupo de profesores por incorporar nuevas metodologías de enseñanza-aprendizaje, con una mayor relación con la comunidad y una perspectiva interdisciplinaria. Resaltó igualmente los beneficios que el convenio implica tanto para la secretaría regional ministerial como para nuestra institución. A través de nuestros alumnos, aportaremos ideas frescas a una iniciativa fundamental para el desarrollo urbano, al tiempo que tendremos la oportunidad de desarrollar soluciones para problemas reales, dijo. Bisbal agradeció asimismo el apoyo institucional al desafío asumido.

Por su parte, el seremi Jaime Arévalo Núñez se refirió al carácter participativo del Programa Quiero mi barrio, poniendo de relieve que, más allá de la intervención física, la idea es mejorar la calidad de vida de los vecinos, atendiendo a sus propias necesidades y anhelos. El objetivo es generar espacios donde la gente sea más feliz, afirmó. A este mismo gran propósito, agregó, apuntan los esfuerzos por la valorización patrimonial, ya que con ello los ciudadanos podrán sentirse más identificados y orgullosos del lugar donde viven.

Convenio Seremi Vivienda - SeremiArévalo reconoció también el aporte de la Universidad del Bío-Bío. Las políticas públicas nacen a nivel central y para su aplicación en regiones debe considerarse las características propias de los territorios, señaló. En este sentido, destacó la relevancia del trabajo conjunto entre los distintos actores locales y, particularmente, la colaboración del mundo académico. Invitó además a los estudiantes a integrarse al servicio público. Es una gran instancia para nutrirse como personas y para el desarrollo profesional, aseveró, añadiendo que el país requiere de las generaciones más jóvenes y de nuevos liderazgos.

La ceremonia de formalización del convenio entre nuestra corporación y la Secretaría Regional Ministerial de Vivienda y Urbanismo contó con la asistencia de autoridades universitarias, directivos y representantes de la Seremi, académicos y alumnos de las unidades involucradas en el acuerdo.




Universidad del Bío-Bío recibió el Premio Más región 2015 de Corbiobío

La Corporación para la Regionalización del Bío Bío, Corbiobío, otorgó a nuestra Universidad el Premio Más región, en reconocimiento a su trayectoria, consecuencia, perseverancia, entusiasmo y convicción en la promoción del desarrollo de los territorios, el proceso de descentralización y el progreso económico y social de la Región del Biobío.

El galardón, correspondiente a la categoría educación superior, fue recibido por el rector Héctor Gaete Feres durante la trigésimo primera asamblea anual de la corporación, celebrada el jueves 2 de julio, en el Club Concepción. En la categoría empresa, la distinción fue para Arauco S.A. representada en la oportunidad por el subgerente de Asuntos Públicos, Patricio Eyzaguirre.

Al agradecer el reconocimiento, la autoridad universitaria subrayó la coincidencia entre la misión, visión y valores que inspiran a nuestra institución y a Corbiobío. Por sus estatutos y por vocación, la UBB es una Universidad regional y regionalista, una Universidad militante respecto del rol de los territorios, afirmó.

El Rector valoró asimismo la labor que lleva adelante la Corporación para la Regionalización del Biobío y destacó su condición de impulsora de la regionalización y de la creación de entidades que, con igual propósito, se han constituido en otras zonas del país.

También se refirió al proyecto presentado por el Gobierno a partir de los resultados de la Comisión Asesora Presidencial para la Descentralización y el Desarrollo Regional, advirtiendo que “es muy malo”. Añadió que 30 de los 33 miembros del equipo asesor que él mismo integró, han elaborado un documento que recoge estas aprehensiones y que da cuenta de al menos tres aspectos que es imprescindible corregir. Estos se refieren -dijo- a la elección directa de los intendentes, la eventual competencia que pueda generarse entre la autoridad elegida por la región y el representante presidencial y la transferencia de competencias y recursos a las regiones.

La asamblea anual de Corbiobío contó con la asistencia de 37 de los 54 socios de la Corporación. En la reunión, el presidente Jorge Porter Taschkewitz expuso las actividades realizadas en el último período. Entre otras acciones, mencionó las encuestas de opinión que realizó el Centro de Estudios de Corbiobío, las propuestas presentadas al Gobierno Regional para la Estrategia de Desarrollo Regional y la participación del rector Gaete Feres -expresidente de la Corporación- en la Comisión Asesora Presidencial para la Descentralización y el Desarrollo Regional, instancia a la que también se hicieron llegar las demandas de nuestra región.

Por su parte, el past president Claudio Lapostol Maruejouls anunció la campaña Energía más barata para tod@s, próxima a iniciarse.

En la imagen exterior, el rector de la Universidad del Bío-Bío, Héctor Gaete Feres, recibe el Premio Más región de manos del presidente de Corbiobío, Jorge Porter Taschkewitz.




Heinrich von Baer: “El desafío es institucionalizar la Vinculación con el Medio como tercera función esencial”

DSC_5836

Heinrich von Baer

“Vinculación con el Medio, función esencial de la educación superior; construcción de conocimiento y de desarrollo compartidos con los actores públicos, privados y sociales del desarrollo regional” se denominó la charla-taller que dictó el ex presidente del Comité Técnico de Vinculación con el Medio de la Comisión Nacional de Acreditación, el lunes 13 de abril, en el auditorio Hermann Gamm.DSC_5856

La actividad fue organizada por la Dirección General de Relaciones Institucionales (RRII) y el Comité de Vinculación con el Medio de nuestra casa de estudios. La bienvenida estuvo a cargo de la directora de RRII, Maureen Trebilcock y contó con la presencia de autoridades universitarias y representantes de las unidades relacionadas con Vinculación con el Medio en la institución.

Durante su exposición Heinrich von Baer sostuvo que el desafío del sistema de educación superior es institucionalizar la Vinculación con el Medio como su tercera misión esencial. Para ello, subrayó, debe existir un cambio de paradigma que implica sustituir el enfoque tradicional de construcción y transmisión de conocimiento, predominantemente vertical y unidireccional, por uno basado en la interacción fecunda con los principales actores del entorno y así generar un conocimiento de calidad, pertinente al desarrollo del entorno natural, social y productivo.

DSC_5806

La directora general de Relaciones Institucionales, Maureen Trebilcock.

DSC_5798

El rector Héctor Gaete se reunió previamente con Heinrich von Baer, quien también fuera rector de la Universidad de La Frontera (1987-2002).

En ese proceso es clave, dijo, responder a las necesidades de una sociedad cambiante, para lo cual la Universidad debe mantenerse conectada y en permanente diálogo con la sociedad. “La institución debe ser capaz de reconstruir las confianzas con la sociedad siendo interactiva, abierta, permeable, participativa, inclusiva con espacios de construcción y transmisión de conocimientos compartidos con los principales actores de desarrollo”, afirmó.

Al hablar de interacción manifestó que ésta debe ser académica, cultural-artística, deportiva;  pero también a través de asistencia técnica y consultoría, innovación y transferencia tecnológica, Investigación aplicada, tesis de pre y posgrado y educación continua.

Agregó que la Vinculación con el Medio es una función esencial de las instituciones de educación superior de Chile, expresión substantiva de su responsabilidad social e integrada transversalmente al conjunto de las funciones institucionales. “La Vinculación con el Medio para ser reconocida, evaluada y financiada como función esencial de la educación superior debe ser bidireccional, es decir, organizar las actividades de vinculación a partir de la demanda y las oportunidades de desarrollo de los actores del entorno, en espacios de interacción compartidos, con un reconocimiento institucional explícito”.

Se debe avanzar, indicó, de organizar actividades dispersas a formular un proyecto institucional de Vinculación con el Medio que defina y priorice aquellos campos de interacción de su medio estratégicamente más relevantes para el mejor cumplimiento de su misión.

Dicho proyecto institucional deberá reconocer la necesidad de políticas públicas e instrumentos de fomento; Instituir financiamiento público para actividades de interés y beneficio público, Instituir  políticas y mecanismos explícitos en las instituciones de educación superior, Requerir de un esfuerzo coordinado de socialización, validación, aprobación formal y periódica actualización.