Nutricionistas de la DDE elaboran ebook para alimentación saludable en tiempos de Covid-19

Contribuir a la salud y bienestar de la comunidad estudiantil a través de herramientas prácticas que propicien el autocuidado con temáticas necesarias para conocer y manejar desde los hogares una alimentación sana y segura en tiempos de pandemia, es el objetivo del “Ebook nutri home” elaborado por las nutricionistas del Departamento de Salud Estudiantil de la sede Concepción, Alejandra Cortez Bolados y Solange Ramírez Oporto.

La guía nutricional es descargable, de fácil acceso y revisión dado su diseño y formato, donde se puede encontrar a información sobre generalidades de Covid-19 y nutrición, estilos de vida saludables y responsables, planificación alimentaria consciente, conservación y organización alimentaria, limpieza y desinfección de alimentos, inmunonutrición en cuarentena y un recetario universitario. https://drive.google.com/file/d/1BAC9dSJNIFkygPdlvWh8go31RxKifR2S/view

Las profesionales expresaron que la iniciativa surgió como respuesta al contexto socio-sanitario que vive el país y el mundo, el cual cambió la forma de vivir, de interactuar con el otro y, por ende, la modalidad de trabajo. “Esto, nos llevó a replantearnos de fondo y forma la manera de cómo nos relacionaríamos con nuestras/os estudiantes, respondiendo a la sentida necesidad que nos hacían llegar a través de diversos medios de comunicación”, afirmó Solange Ramírez.

Agregó que la alimentación es inherente al ser humano y por ello un derecho básico. La problemática surge cuando se genera un desequilibrio en algunos de los eslabones de la cadena alimentaria que se ve influenciada por la desigualdad socioeconómica de nuestro país y que se puede ver reflejada en nuestros hogares. Es por eso, indicó, que la alimentación toma un rol significativo como potente herramienta para contribuir a la salud pública desde el cómo nos abastecemos, compramos, cocinamos, higienizamos y cuidamos nuestro estado nutricional.

Por su parte, Alejandra Cortez expresó que el énfasis debe estar en el autocuidado. “Son momentos complejos en los aspectos emocional, físico y social donde muchas veces la alimentación se mal utiliza como vía de escape incurriendo en abusos y malas prácticas para calmar niveles de ansiedad en forma momentánea pero que traen consecuencias como malnutrición por déficit y/o exceso, adicciones, angustias, sentimiento de culpa e incluso afectando el presupuesto”.

Ambas profesionales señalaron que es importante destacar que la obesidad, la hipertensión, la diabetes y enfermedades crónicas en general son factores que aumentan la posibilidad de desarrollar coronavirus en forma grave, por lo cual invitaron a la comunidad a tomar conciencia de sus acciones diarias y de cómo éstas pueden realmente salvar una vida.

Esta iniciativa se suma a la labor que ambas nutricionistas realizan diariamente desde el Departamento de Salud Estudiantil junto a un equipo multidisciplinario de profesionales que atienden las diversas consultas e inquietudes de los estudiantes a través de correos electrónicos, llamadas telefónicas, videos informativos e infografías en redes sociales, transmisiones en vivo a través de Instagram y la realización de webinar con temáticas específicas.

Las profesionales anunciaron que a la atención psicológica que brinda el Departamento se sumará prontamente las consejerías de salud sexual y nutricional a distancia para constribuir de manera personalizada y gratuita al bienestar de los estudiantes.

 




UBB expuso fortalezas del proyecto de Polo de Salud ante el CORE de Ñuble

“Proyecto Integral en Salud para Ñuble: Formando Profesionales para la Región”, se denomina la iniciativa presentada ante la Comisión de Educación, Ciencia, Tecnología e Infraestructura del CORE de la Región de Ñuble, presidida por el consejero Jezer Sepúlveda Domínguez, e integrada por los consejeros Hernán Álvarez Román, Javier Ávila Parada, Arnoldo Jiménez Venegas y Rodrigo Dinamarca Muñoz.  

La delegación UBB fue recibida en modalidad telemática el martes 19 de mayo, y estuvo conformada por el rector Dr. Mauricio Cataldo Monsalves; el prorrector Dr. Fernando Toledo Montiel; el vicerrector de asuntos económicos, Dr. Reinier Hollander Sanhueza; el decano de la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos (FACSA), Dr. Jorge Moreno Cuevas; la secretaria académica de FACSA, Dra. Mónica Cardona Valencia; y el académico de la Facultad de Ciencias Empresariales (FACE), Dr. Alex Medina Giacomozzi.

El rector Dr. Mauricio Cataldo Monsalves precisó que la Universidad es consciente de la relevancia y sentido estratégico del “Proyecto Integral en Salud para Ñuble”, dado su carácter estatal y público. En este sentido, se busca generar un trabajo colaborativo con el CORE de Ñuble que permita asegurar la concreción de este anhelo en forma gradual, y en un horizonte de 10 años.

En tanto, el prorrector Dr. Fernando Toledo Montiel, expresó que la UBB pretende responder a los retos y necesidades de la naciente región de Ñuble, razón por la que ha proyectado el fortalecimiento de la formación disciplinaria de la salud, con objetivos de mediano y largo plazo, que permitan potenciar y responder a los crecientes requerimientos de la población de la región y a las políticas públicas en salud a nivel regional.

“Nuestra Universidad se ha propuesto fortalecer el área disciplinaria de la salud en nuestra sede Chillán, tanto médica como no médica, considerando seis pilares fundamentales, en un plan de desarrollo integral, cuyo cumplimiento será proyectado en etapas”, comentó.

Carrera de Medicina

En la oportunidad, el decano de FACSA, Dr. Jorge Moreno Cuevas, junto con la secretaria académica de FACSA, Dra. Mónica Cardona Valencia, y el académico de FACE, Dr. Álex Medina Giacomozzi, dieron cuenta de los propósitos y pilares sobre los que se levanta la propuesta.

“Probablemente, el pilar que más llama la atención es la creación de la carrera de Medicina en la sede Chillán, con el objetivo de formar médicos para la región (…) Esto contribuirá a contar con mayor capital humano en salud, acorde a los requerimientos de las políticas públicas y al incremento de la infraestructura asociada a salud, lo que quedará a disposición de la comunidad, tributando al desarrollo de la sociedad y a la mejora de los indicadores en el bienestar de las personas en la región”, destacó el decano Dr. Jorge Moreno Cuevas.

“Esta gran propuesta implica una inversión muy significativa que ya hemos detallado. La Universidad, corresponsablemente, está analizando todos los aspectos, y es por ello que busca estrategias colaborativas en términos de una alianza, para así lograr concretar un proyecto tan necesario y con tantos efectos positivos para la Región de Ñuble”, reflexionó el Dr. Álex Medina Giacomozzi.

Centro de Simulación Clínica

La secretaria académica de FACSA, Dra. Mónica Cardona, explicó que el proyecto UBB es de carácter integral y supone la concreción de otros 5 pilares.

“Ligado a la creación de la carrera se considera un Centro de Simulación en Salud, cuyo fin será desarrollar tecnologías educativas en simulación y metodologías activas e innovadoras de evaluación y capacidades clínicas. También contribuirá al desarrollo de la educación en salud regional a través de la implementación de un proceso gradual, progresivo y continuo de capacitación en Simulación Clínica de Alta Fidelidad para los profesionales de la red asistencial-docente, fortaleciendo igualmente las carreras no médicas existentes tales como Enfermería, Nutrición y Dietética, Fonoaudiología y aquellas que se puedan prospectar y sean necesarias para la región”.

CIACS en las provincias 

La propuesta UBB también contempla la creación de un Centro Integral de Atención Comunitaria en Salud (CIACS), como una forma de responder a la necesidad de desconcentración de la atención primaria de salud, pues se instalaría en la capital regional, y luego en las provincias de Itata, Punilla y Diguillín.

Los centros, según se indicó, tendrán una oferta de servicios similar a un Centro Comunitario de Salud Familiar (CECOSF), es decir, siguiendo el Modelo de Salud Familiar y Comunitario, buscando generar respuestas participativas e inclusivas, de acuerdo a las necesidades que puedan ser sentidas por las personas en su comunidad. En términos generales los CIACS brindarían atención médica general, psicológica, de enfermería, fonoaudiológica, nutricional, social, de urgencia, salas de rehabilitación y estimulación, y tele asistencia en aquellos casos que lo amerite.

También se vislumbra incorporar nuevas carreras en forma gradual, considerando los requerimientos proyectados de la región, a partir de su realidad epidemiológica y de las brechas existentes. Inicialmente, se considera la carrera de Química y Farmacia, y posteriormente Tecnología Médica Mención mención Imagenología y Física Médica.

Especialidades Médicas 

La Dra. Cardona Valencia explicó que a partir de la realidad epidemiológica de la región y al alero de la carrera de Medicina, “se desarrollarán dos especialidades médicas que permitan cubrir el déficit de especialistas en áreas prioritarias para la región (…) Se evalúa una especialidad orientada a la tercera edad y otra hacia medicina interna, que permitan enfrentar las enfermedades crónicas más prevalentes, cómo es el cáncer (responsable del 26% de las muertes anuales de Ñuble) y el Accidente Cerebro Vascular (ACV), toda vez que la región presenta una prevalencia del doble que el nivel nacional”.

Observatorio de Salud Ñuble

Del mismo modo, como una forma de aportar a la toma de decisiones de política pública de salud, se proyecta el Observatorio de Salud Ñuble. Académicos/as y profesionales especializados a nivel institucional, podrán analizar la información suministrada por el Servicio de Salud Ñuble y la Secretaría Regional Ministerial de Salud, de manera de lograr determinar aquellos factores relevantes, que pueden poner en riesgo la salud de la población, y así adoptar medidas y estrategias de manera oportuna.

El Dr. Renato Arriaga Hadi, quien lidera un importante grupo de médicos del Hospital Clínico Herminda Martín que apoyan la iniciativa, precisó que Chile tiene 1.6 médicos por cada 1000 habitantes, en tanto que la OCDE registra un promedio de 3.2 médicos por 1000 habitantes. Asimismo, se da un fenómeno de distribución concentrada en dos o tres centros geográficos a expensas de las regiones, en especial de aquellas más distantes y menos pobladas, coincidentes además, con aquellas que carecen de una facultad de Medicina. Es así como Ñuble posee alrededor de 1 médico por cada 1000 habitantes. Se estima que el déficit en Chile es aproximado a 30.000 médicos.

“Contar en Ñuble con una carrera de Medicina de una Universidad Pública tiene varios componentes favorables. Entre ellos, contar con un alto porcentaje de alumnos de la región significa multiplicar raíces y vínculos, lo que implica permanencia en el territorio potenciando la salud y la experiencia, desarrollando especialidades en beneficio de nuestra población. Del mismo modo, jóvenes que hoy no pueden siquiera postular, tendrán la gran oportunidad de hacerlo independiente de su estatus económico. La comunidad en su conjunto recibiría con mucha alegría una iniciativa de esta envergadura, con el reconocimiento consecuente”, reflexionó.




Magíster en Salud Pública UBB dio inicio al año académico en modalidad telemática

La directora del Magíster en Salud Pública, Dra. Jacqueline Araneda Flores, destacó que el 90% de los seleccionados de la cohorte 2020 optaron por matricularse, pese a las complicaciones derivadas del escenario de alerta sanitaria por Covid-19. El programa se encuentra acreditado por la Comisión Nacional de Acreditación (CNA), por un periodo de 3 años, entre julio de 2018 y julio de 2021.

El decano de la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos, Dr. Jorge Moreno Cuevas, destacó que para la Facultad y el propio programa supone un desafío impartir docencia a distancia, al tiempo que también revela las fortalezas y capacidades institucionales para hacer frente al escenario con pertinencia y calidad. “Ciertamente, los/as profesionales requieren adquirir nuevos conocimientos y competencias, y creemos que el Magíster en Salud Pública UBB les otorgará las facultades necesarias para liderar equipos de trabajo en esta relevante área”, aseveró.

En tanto, la directora de Postgrado UBB, Dra. Carmen Luz Muñoz Mendoza, precisó que la Universidad, con sus 73 años de existencia, vive un hito al inaugurar el año académico en modalidad virtual tanto a nivel de pregrado como de postgrado.  Asimismo, recordó a los estudiantes del magíster, el gran paso que supuso la cuarta acreditación institucional por un periodo de 5 años (2019-2024).

“En este último proceso se logró la acreditación de la docencia de Postgrado, aspecto del todo relevante porque reconoce la calidad en la formación de capital humano avanzado a través de los programas de magíster y doctorado que imparte la Universidad. Nuestra institución cuenta con 6 programas de Doctorado y 12 programas de Magíster en las áreas de Arquitectura, Construcción y Diseño; Ingeniería, Educación, Ciencias, Ciencias Empresariales, y Ciencias de la Salud y de los Alimentos”, destacó.

A su vez, la directora del programa de Magíster en Salud Pública, Dra. Jacqueline Araneda Flores, expresó un reconocimiento a los alumnos/as del programa, toda vez que la gran mayoría aporta con su trabajo diario, en diversos centros de salud, a hacer frente a la pandemia de Covid-19.

La Dra. Araneda Flores, manifestó que la pandemia ha obligado a las universidades, entre ellas a la Universidad del Bío-Bío, a implementar modalidades de docencia a distancia, homologando las actividades académicas que se realizan en un contexto presencial de normalidad. Esto, con el fin de resguardar la salud de alumnos/as y académicos/as.

“A pesar de esta situación, en que el mundo se detuvo, para la cohorte 2020 se ha matriculado el 90% de los seleccionados. Esta confianza que han depositado los nuevos alumnos, así como los de la cohorte 2019, la valoramos enormemente y nos compromete a seguir trabajando con excelencia, ahínco y centrados en nuestro objetivo, que es formar especialistas en salud pública en un contexto complejo y global que contribuya a mejorar las condiciones biopsicosociales de la población nacional, regional y local, a través del diagnóstico, ejecución, y evaluación de programas mediante la intervención o investigación aplicada en salud, considerando un enfoque por competencia profesional, holístico e interdisciplinario. Es decir, ser un aporte a esta sociedad que tanto nos necesita, especialmente en esta época de crisis”, argumentó.

La Dra. Jacqueline Araneda, también destacó que muchos de los graduados del programa, hoy se encuentran liderando equipos de trabajo y tomando decisiones en torno al escenario planteado por el Covid-19. “Con mucho esmero, desde hace ya 20 años, hemos intentado cumplir con el objetivo del programa de Magíster en Salud Pública. Nos enorgullece la preferencia incondicional de alrededor de 400 alumnos de diversos lugares del país, que han preferido nuestra casa de estudios para recibir formación de Postgrado en el área de salud pública”, describió.




Estudio UBB evidencia temor a falta de alimentos en escenario por Covid-19 en Ñuble y Biobío

“Comportamiento de compra y hábitos alimentarios en tiempos de coronavirus (COVID-19)”, se denomina el estudio liderado por la Dra. Jacqueline Araneda Flores, académica del Departamento de Nutrición y Salud Pública de la Universidad del Bío-Bío. Alrededor del 70% de las personas consultadas expresa temor a no tener alimentos suficientes ante el actual escenario de alerta sanitaria por Covid-19.

La Dra. Jacqueline Araneda explicó que la encuesta, autoaplicada en formato online en la interfaz Google Docs, tiene como objetivo evaluar el comportamiento de compra y hábitos alimentarios en tiempos de coronavirus. En un primer corte fue respondida por 1.423 personas mayores de 18 años, quienes debían responder en representación de su grupo familiar. “Llama la atención que 7 de cada 10 mayores de 18 años de las regiones de Ñuble y Biobío expresan temor a no tener alimentos para comer”, precisó la académica.

El 60,5% de las personas encuestadas son mujeres y el 38,9% hombres. El 82% de los participantes son del área urbana y el 17,8% del área rural.

De los encuestados, el 85% señala que en tiempos de coronavirus no deben faltar en su hogar cereales como el arroz, legumbres, pan, huevo, verduras y agua. Por otro lado, lo que puede faltar, porque le otorgan menos importancia, son productos de pastelería, mariscos, snacks dulces y salados, entre otros. “Las personas están bien educadas respecto de aquello que deben comer, identificando alimentos básicos de antaño. Es decir, ante situaciones críticas o excepcionales los encuestados distinguen aquello que es imprescindible”, aseveró la Dra. Araneda Flores.

En tanto, el 60% de los encuestados señala que como medida de precaución emplea mascarilla al momento de realizar la compra de alimentos, incluso desde antes que su uso fuese obligatorio. Asimismo, un 43% sólo compra alimentos en lugares con baja afluencia de público.

El 74,4%, prácticamente ¾ de los encuestados, señalan que en las últimas semanas no han podido alimentarse normalmente. En consonancia, un 40% señala que han aumentado el consumo de alimentos durante la noche. “No es un dato menor porque esto puede influir en un aumento de peso de la población, porque prácticamente no se está realizando actividad física y además están comiendo durante la noche, lo que no es recomendable”, aseveró la Dra. Jacqueline Araneda.

Otro antecedente relevante dice relación con que sobre el 20% de los encuestados contestó que en su hogar viven adultos mayores.

La Dra. Araneda Flores precisó que a raíz de la situación generada por la pandemia, comenzó a revisar la situación alimentaria nutricional de otros países que ya habían registrado un aumento en el número de casos positivos de Covid-19. “Como académica del Departamento de Nutrición y Salud Pública, me pareció muy necesario conocer lo que ocurría en Ñuble y Biobío para formular recomendaciones a la comunidad e instarlos a mantener una alimentación saludable”, precisó.

Fue así como previa revisión de otras encuestas para medir inseguridad alimentaria y la consulta a diversos especialistas a nivel nacional, elaboró un instrumento para mediar el comportamiento de compra y hábitos alimentarios en tiempos de Covid-19. La encuesta aborda ámbitos como: responsable de las compras de alimentos en el hogar; lugares de compra; medidas higiénicas al momento de la compra de alimentos; preocupación por no tener alimentos en el hogar; percepción de la alimentación familiar; ítem sobre grupos de alimentos ingeridos, tales como frutas, verduras, pescados, legumbres, carnes y alimentos ultraprocesados.

La Dra. Jacqueline Araneda precisó que la Universidad del Desarrollo (Santiago), a través de su Escuela de Nutrición, se mostró interesada en aplicar la encuesta en su comunidad, en tanto que la Universidad de Santiago evalúa realizar la encuesta considerando algunas adecuaciones.




Estudiantes UBB expresan voluntad de apoyar a la red de salud pública de Ñuble

El Servicio de Salud Ñuble solicitó a la UBB realizar un catastro de estudiantes voluntarios de Enfermería y Psicología, dispuestos a colaborar en la red de salud en caso que las circunstancias lo requieran. Alrededor de 50 jóvenes manifestaron su pretensión de aportar en el marco de la situación de pandemia por covid 19.  

El prorrector de la Universidad del Bío-Bío, Dr. Fernando Toledo Montiel, valoró la respuesta de la comunidad estudiantil ante la solicitud de la directora (s) del Servicio de Salud Ñuble, Elizabeth Abarca Triviño, derivada de la alerta sanitaria dispuesta por el Ministerio de Salud el 20 de marzo pasado, que estableció la posibilidad de incorporar alumnos que cursen carreras de la salud desde el séptimo semestre.

“La comunidad UBB está aportando activamente para hacer frente a la pandemia de covid 19. Es así como nuestros/as estudiantes dan cuenta de su desarrollo integral considerando las dimensiones intelectuales, psicológicas y ético-morales. La educación trasciende por mucho el ámbito disciplinar porque nos interesa formar no sólo profesionales competentes, sino también ciudadanos/as comprometidos con la comunidad y los territorios en donde deberán desempeñar sus labores”, ilustró el prorrector.

Compromiso ineludible

Ariel Alexis Arévalo Rivera (23) cursa quinto año de Enfermería y decidió expresar su disposición a trabajar en la red de salud pública de Ñuble en forma voluntaria, conmovido por el esfuerzo que miles de personas realizan al cuidar y atender a pacientes enfermos de covid-19. “Creo que puedo contribuir con un granito de arena para combatir este virus en mi país, mi ciudad, y es un honor. Somos muchos los motivados, lamentablemente, por razones geográficas varios de mis compañeros no pudieron acogerse a la convocatoria”, comentó.

Ariel Arévalo enfatizó en el sentido de compromiso social que anima a muchos de sus compañeros y compañeras al expresar su disposición a colaborar con la red de salud pública. “Como estudiantes de Enfermería de la UBB tenemos una responsabilidad tremenda con la Región, una responsabilidad con nuestra gente, una prueba más de la vocación y el llamado que tenemos de servir cuando más se necesita (…) Chillán y la Región viven días cruciales, es momento de que todos aportemos, de no abusar de los permisos y salvoconductos, de cuidar a nuestras familias. Hago un llamado a los jóvenes a pensar en sus abuelos, en su entorno, es el momento de actuar y quedarse en casa”, reflexionó.

Salud mental, una necesidad

En tanto, Camila Paz Navarrete Valladares (21) de cuarto año de Psicología, debió pasar buena parte de su tiempo en el Hospital de Chillán durante los meses de diciembre y enero, compartiendo con pacientes y personal del servicio de salud. “Pude vivenciar todo lo que ahí sucedía, ante lo cual estoy agradecida y ésta es una forma de devolver la mano y ayudar desde lo que puedo saber (…) Las cuarentenas, voluntarias u obligatorias, han cambiado nuestras rutinas, lo que ha generado mayor ansiedad y estrés en la población. La salud mental, hasta ahora, no ha sido tan considerada por la mayoría, y claramente puede ayudarnos a tomar conciencia y generar un mayor bienestar. Entonces, si puedo hacer algo junto a mis compañeros y compañeras, ¿por qué no hacerlo?”, manifestó.

Camila Navarrete también advirtió sobre la necesidad de tomar conciencia respecto del momento que vive el país y adoptar una actitud empática ante las personas con las que nos relacionamos. “Siempre se dice que las personas necesitan de alguien más, y hoy es cuando esto cobra más sentido, hoy nos necesitamos todos. Es claro que muchos pueden estar aburridos en sus hogares y pueden existir problemas económicos, pero debemos cuidarnos y cuidar a la población de riesgo. Más adelante podremos hacer todo lo que queramos, pero hoy el llamado es a quedarnos en casa, por último, hacerlo por los que hoy no pueden”, precisó.

Protección y autocuidado

Bárbara Lissa Sepúlveda Fontealba (23) de quinto año de Enfermería, señaló que sumarse en calidad de voluntaria es una oportunidad de aprendizaje y también de ayudar. “No sólo debemos quedarnos opinando de que las cosas están mal. Pienso que si uno puede, ayudar es un deber (…) Para mí es un compromiso personal y moral. Estimo que la Universidad está al debe en relación al trabajo de voluntariado y de programas de vinculación con el medio, porque tiene una amplia gama de carreras, particularmente en el área de la salud, que pueden generar ayuda y expresar un compromiso con quienes no son tan afortunados y el sistema público los deja de lado”, comentó.

Bárbara Sepúlveda también llamó a la comunidad a adoptar medidas de protección y autocuidado. “Hay que recalcar a la población que se quede en su casa. Y si deben salir, que usen medidas de protección personal como guantes o mascarillas.  Asimismo, hay que informarse sobre el uso  correcto de esos implementos porque de otro modo se convierten en un foco de infección mucho mayor”, advirtió.

La oportunidad de replantearnos

Luis Felipe Pérez Valenzuela (24) de quinto año de Psicología, aceptó la solicitud porque ve una oportunidad de ayudar a la región y su gente a partir del conocimiento adquirido en su formación. “Esta crisis humanitaria no está afectando sólo la salud física de las personas, sino también la salud mental. Es aquí donde profesionales y futuros profesionales del área de la psicología encuentran un gran desafío. Una de las cosas que destaco de los y las estudiantes de Psicología UBB es que tenemos sensibilidad social, nunca hemos estado ajenos a lo que sucede en nuestra sociedad y esta vez  no será la excepción”, aseguró.

Si bien desconoce las labores que deberá realizar ante un posible llamado, Luis Felipe manifestó sentirse preparado para asumir cualquier escenario. “La crisis nos invita y desafía a una búsqueda constante de cómo ayudar a la sociedad desde las distintas áreas del conocimiento. En el caso de mi carrera algunos colaboran haciendo psicoeducación, otros ayudando a contener emocionalmente a sus familiares o cercanos; otros realizando psicoterapia por videollamada, entre otras cosas. El más mínimo conocimiento hay que colocarlo a disposición de aquellos que lo necesitan”, señaló.

“Me gustaría decir que cada crisis es una oportunidad de aprendizaje y de replantearnos algunas ideas, pero lo importante es darle un sentido ¿Seré la misma persona después de esta crisis? ¿Qué cosas valoro ahora, que antes no? Ya llegará el momentos de abrazarnos,  pero por ahora  hay que ser responsables con aquellos que amamos. Estoy seguro que este escenario nos dejará muchas enseñanzas que nos servirán como futuros profesionales. Y por último quiero honrar el trabajo que está realizando el personal de Salud, muchas gracias por todo el esfuerzo desplegado”, reflexionó.




UBB aporta PCR en tiempo real para la detección del Covid 19 a la Red de Salud de Ñuble

El decano de la Facultad de Ciencias, Dr. Juan Carlos Marín Contreras, precisó que esta contribución permitirá al menos duplicar la cantidad de test diagnósticos en la región. La contribución de la UBB permitirá aumentar la capacidad del Hospital Clínico Herminda Martín, en el diagnóstico de COVID-19 a través de la técnica de RT-qPCR, conocido como test PCR, que se realiza en un PCR en tiempo real. Asimismo, se entregó equipamiento para implementar una estación de trabajo para la extracción de muestras. El moderno instrumental es parte del Laboratorio en Genómica y Biodiversidad de la UBB, que dirige el Dr. Marín.

El prorrector de la Universidad del Bío-Bío, Dr. Fernando Toledo Montiel, expresó que la Universidad ha manifestado su total compromiso con las autoridades locales para contribuir a enfrentar la emergencia sanitaria que afecta al país y particularmente a la región de Ñuble. “Como Universidad estatal y pública consideramos un deber aportar con medidas concretas a la Red Pública de Salud de Ñuble. Esta es una muestra más del trascendente rol que desempeñan instituciones como la UBB y el Hospital Clínico Herminda Martín en la tarea de responder a las necesidades de las personas de nuestra región”, aseveró.

El Dr. Juan Carlos Marín explicó que la principal ventaja en el aumento de la capacidad diagnóstica de nuestra región, es la posibilidad de aumentar el número de test diarios y con ello disminuir el tiempo de respuesta cuando la demanda de la región aumente, y por qué no, avanzar hacia la posibilidad de testear la presencia del virus en personas que no muestran síntomas, pero que han estado en contacto con personas que han resultado positivo, focalizando así las cuarentenas.

“Junto al Termociclador PCR en tiempo real, la Facultad de Ciencias de la UBB también entregó el equipamiento necesario para habilitar una estación de trabajo para la extracción de muestras, lo que también permitirá aumentar el número de exámenes que se realizan en la red”, señaló el Dr. Marín Contreras.

La Tecnóloga Médica Marlene Barrientos, Jefa (s) del Laboratorio del Hospital Clínico Herminda Martín destacó el aporte de la UBB.  “Entre el 28 de marzo y el 4 de abril, correspondiente a la semana epidemiológica 14, hemos analizado 954 muestras para detectar COVID-19. Actualmente nuestro Hospital tiene una capacidad técnica para  analizar 200 muestras al día y gracias al préstamo de la institución educativa, ésta debiera aumentar al doble y disminuir con ello los tiempos de respuesta de la entrega de resultados;  por eso agradecemos a la Universidad del Bío-Bío y especialmente al decano de la Facultad de Ciencias, Dr. Juan Carlos Marín por su apoyo en esta situación de pandemia”.




UBB capacita a profesionales de la Red de Salud de Ñuble en contexto de Covid 19

“Covid 19: Reflexión sobre las Prácticas de Higiene de Manos y Elementos de Protección Personal  en  los funcionarios de salud de la Red del SSÑ”, se denominó la capacitación brindada por la UBB, a través de la plataforma educativa Adecca. La instancia se constituyó en una oportunidad para analizar y reflexionar sobre la adherencia a la Higiene de Manos, Elementos  de Protección Personal y propuestas de mejora, orientadas al personal que se desempeña en distintos centros de salud de la Región de Ñuble.

El prorrector de la Universidad del Bío-Bío, Dr. Fernando Toledo Montiel, comentó que los videos educativos incorporados en la capacitación,  fueron elaborados a partir de una iniciativa liderada por la académica del Departamento de Enfermería, Mg. Cecilia Pinto Santuber, y constituyen una muestra de las múltiples iniciativas que la Universidad desarrolla en beneficio de la comunidad regional.

“Nuestro país vive momentos complejos derivados de la propagación del covid-19, enfermedad que exige a nuestra sociedad un comportamiento responsable y la aplicación de rigurosas medidas de protección personal. La inyección de ingentes recursos puede resultar estéril si no asumimos con sentido de realidad el riesgo que enfrentamos. Es imprescindible la aplicación de medidas de protección personal y el uso racional de los insumos por parte de los funcionarios que brindan atención de salud. Esta capacitación también refleja el espíritu innovador e inclusivo de nuestra Universidad, que contribuye decididamente al progreso sostenible del territorio y al bienestar de sus habitantes con sentido de equidad social”, reflexionó.

La académica del Departamento de Enfermería, Cecilia Pinto Santuber, explicó que esta iniciativa es una respuesta a un requerimiento de la asesora del Departamento de Calidad y Seguridad del Paciente del Servicio de Salud Ñuble, Johanna Becerra Villarroel.

“Con el apoyo del Área de Desarrollo Pedagógico y Tecnológico (ADPT) y la colaboración de la enfermera clínica  Norma Riveros Mardones, se configuró un curso que incorpora la observación de videos  en un contexto educativo mediante videoconferencia, para el desarrollo de  actividades de reflexión y análisis de manera colaborativa, con el propósito  de  fortalecer y mantener la adherencia a la Higiene de Manos, así como la observancia y uso racional de los Elementos de Protección Personal, acciones imprescindibles que permiten prevenir las Infecciones Asociadas a la Atención de Salud (IAAS).

Igualmente, se realizó una segunda capacitación orientada a los Encargados de Infecciones Asociadas a la Atención de Salud (IAAS), de los centros de salud familiar Los Volcanes, Sol de Oriente, Coihueco,  Dr. José Durán Trujillo, Pueblo Seco, San Gregorio, Campanario, entre otros.

En la oportunidad se recordó que el virus covid -19 se transmite por contacto cercano entre una persona infectada y otra susceptible, a través de gotitas que se generan al toser, estornudar o hablar. Las gotitas tienen la capacidad de desplazarse a 1-1.5 metros del que las genera, y toman contacto con la mucosa oral, nasal u ocular, o pueden ser inhaladas, infectando a un susceptible.

“Las gotitas pueden contaminar superficies con partículas virales viables, que pueden luego ser adquiridas por una persona que contamina sus manos al contactar con estas superficies y llevarlas a la boca y nariz. Este mecanismo de transmisión releva la importancia de la higiene de manos frecuente, el uso racional de elementos de protección personal  y la desinfección de superficies”, aseveró la académica Pinto Santuber.




Proyecto FONIS sobre ambientes alimentarios capacita a estudiantes UBB

La académica del Departamento de Nutrición y Salud Pública, Dra. Jacqueline Araneda Flores, quien lidera el proyecto denominado “Exposición a ambientes alimentarios no saludables y calidad de la dieta en escolares obesos y eutróficos de la región de Ñuble”, precisó que la capacitación se orientó a estudiantes de la carrera de Nutrición y Dietética, quienes deberán aplicar la Pauta de Observación de Ambientes Alimentarios, Encuestas Alimentarias y Mediciones Antropométricas.

La investigación, según consignó la Dra. Jacqueline Araneda, pretende “evaluar la exposición a ambientes alimentarios no saludables y calidad de la dieta, en escolares obesos y eutróficos de la Región de Ñuble”. Para ello, se considera una muestra de alrededor de 250 escolares de tercero a quinto básico de 9 establecimientos educacionales de Chillán: escuelas Reyes de España, Marta Colvin, Palestina, La Castilla, Rosita O´Higgins, Quilamapu, Las Canoas, Juan Madrid Azolas, y del Liceo República de Italia.

“En el marco del proyecto resulta fundamental capacitar a estudiantes, quienes serán las personas que deberán aplicar una serie de encuestas e instrumentos de medición. Por ejemplo, es necesario estandarizar el procedimiento de mediciones antropométricas. Igualmente, se dispone de una Pauta de Observación de Ambientes Alimentarios para lo que se han definido 5 tipos: doméstico, institucionalizado, vía pública, abastecimiento y restauración. En Chile no existía una pauta validada que permitiera realizar este tipo de medición. Asimismo, nuestros estudiantes serán capacitados en aplicación de encuestas alimentarias, evaluaciones nutricionales, medición de actividad física y de sueño”, describió la investigadora.

En la oportunidad expuso el subdirector de Postgrado Dr. Patricio Oliva Moresco; la Dra. Jacqueline Araneda Flores, quien se refirió a Pauta de Observación de Ambientes Alimentarios; la académica Mg Luz Lobos Fernández expuso sobre Encuestas Alimentarias; en tanto que la directora de la Escuela de Nutrición y Dietética, Mg Gladys Quezada Figueroa, abordó Encuesta de Actividad Física y Mediciones Antropométricas.

La Dra. Araneda Flores destacó que los estudiantes, quienes se aprontan a iniciar sus trabajos de tesis de grado, adquirirán una valiosa experiencia, más aún cuando deben emprender sus propios proyectos conducentes al grado y título profesional.

El proyecto también contempla el aporte de trabajadores/as sociales de los 9 establecimientos educacionales seleccionados para el estudio, en virtud del conocimiento que éstos poseen del territorio y de la población adscrita a dichas escuelas y liceos.

La investigadora UBB recalcó que la Obesidades es considerada una epidemia mundial. En Chile, la Encuesta Nacional de Salud 2016-2017, evidenció que el 74% de la población mayor de 15 años presenta malnutrición por exceso. Del mismo modo, estudios de la JUNAEB, muestran que la prevalencia de obesidad se ha mantenido en proporciones que alcanzan el 25%.

El Dr. Patricio Oliva expresó que la investigación en conducta alimentaria es una tarea compleja, ya que se involucran diversas variables que determinan e influyen en las direcciones de los individuos en diversos contextos. “Por muchos años las acciones sociosanitarias -dirigidas a intervenciones alimentarias- se han orientado a modificar la práctica individual, pero lo cierto es que se debe considerar un abordaje colectivo”, reflexionó.




Magíster en Salud Pública UBB y Seremi de Salud de Ñuble realizaron exitosa jornada

La Jornada de Salud Pública convocada por la UBB y por la seremi del ramo tuvo como propósito generar un espacio de análisis y diálogo sobre distintos temas de salud de relevancia nacional, desde una perspectiva regional.

La Jornada fue presidida por el decano de la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos (FACSA), Dr. Jorge Moreno Cuevas y la seremi de Salud de la Región de Ñuble, Dra. Marta Bravo Salinas.

La directora del programa de Magíster en Salud Pública, Dra. Jacqueline Araneda Flores, destacó el constante apoyo de la seremi de Salud de la Región de Ñuble, Dra. Marta Bravo Salinas, a las distintas actividades que emprende la UBB y que implican un importante insumo para la adopción de políticas públicas a nivel regional, así como evidencia científica que contribuye a evaluar los desafíos de salud pública asociados.

“La Jornada implicó un importante trabajo de coordinación entre el Departamento de Salud Pública y Planificación Sanitaria de la Seremi y el programa de Magíster en Salud Pública de nuestra Universidad. En la oportunidad se abordaron temas relevantes tales como Determinantes sociales en salud, Envejecimiento y fragilidad, Ambientes alimentarios, Estudio de comportamiento de salud sexual, Importancia de la promoción en la salud pública, entre otros”, precisó la Dra. Araneda Flores.

El encuentro también fue propicio para la exposición de dos conferencias de alumnas egresadas del programa de Magíster en Salud Pública UBB. La médico veterinario Elizabeth Contreras Matamala de la Seremi de Salud del Biobío, expuso “Relación entre factores ambientales y el Síndrome cardiopulmonar por virus Hanta en Chile, durante los años 2015 a 2017”. En tanto, la enfermera Paula Cifuentes Martínez, del Cesfam Dr. Federico Puga de Chillán Viejo se refirió a “Contaminación atmosférica por MP 2,5 y consultas por enfermedades respiratorias en Servicios de Atención Primaria de Urgencias en las comunas de Chillán y Chillán Viejo.

“Como Programa de Magíster en Salud Pública nos interesa que nuestras alumnas y alumnos generen investigaciones científicas relevantes que supongan un aporte a los territorios en donde se desempeñan. Como vemos, tanto el síndrome cardiopulmonar por virus Hanta, como la contaminación atmosférica por MP 2,5 y consultas por enfermedades respiratorias en Servicios de Atención Primaria de Urgencias son temas del todo pertinente, y ciertamente estas investigaciones aportan orientaciones que debemos tener en cuenta”, precisó la Dra. Jacqueline Araneda.

Durante la jornada, la directora del programa de Magíster, Dra. Jacqueline Araneda Flores expuso sobre “Ambientes alimentarios, en tanto que la Dra. Carmen Luz Muñoz Mendoza se refirió a “Envejecimiento y fragilidad”.

La Jornada congregó a académicas y académicos, directores/as de Centros de Salud Familiar, encargados/as de programas de salud, directores/as de centros hospitalarios y estudiantes de educación superior de la Región de Ñuble.




Carreras UBB destacaron en Feria de la Prevención del Cáncer en Chillán

Las carreras de Enfermería, Nutrición y Dietética, y Pedagogía en Educación Física tuvieron una activa participación en la Feria de Prevención del Cáncer organizada por el Departamento de Salud Municipal de Chillán, la SEREMI de Salud, el Servicio de Salud Ñuble, el Hospital Clínico Herminda Martín y distintos establecimientos de atención primaria de salud y casas de estudios de la región.

Las académicas del Departamento de Enfermería, Carmen Luz Muñoz y Norelis Mendoza, representantes institucionales de las mesas intersectoriales para la Prevención del Cáncer del Tracto Digestivo y Cáncer de la Mujer, respectivamente, explicaron que la feria tuvo como principal objetivo informar a la comunidad sobre los principales factores protectores que ayudan a evitar el desarrollo de esta patología.

En dicho marco, estudiantes y académicas de Enfermería aportaron educación sobre prevención del Cáncer de Colon y Vesícula Biliar; por su parte académicas y alumnos de Nutrición y Dietética realizaron evaluación nutricional junto con orientaciones sobre alimentación saludable. En tanto, alumnas de Pedagogía en Educación Física realizaron un taller de actividad física a público general.

La académica Carmen Luz Muñoz recalcó que, en Ñuble el Cáncer Gástrico, el de Colon y Recto y el de Vesícula y Vías Biliares son los responsables del mayor número de fallecimientos. Sin embargo, un 40% de los cánceres se pueden prevenir con cambios en los estilos de vida, que incluyen dejar de fumar, mantener una alimentación saludable y realizar actividad física en forma regular y mantenida en el tiempo.

En la ocasión, el Director del Hospital Clínico Herminda Martín, Luis Pérez Ojeda comentó que dichos problemas de salud tienen garantías de acceso y oportunidad a través del sistema AUGE, de manera que las personas pueden exigir el cumplimiento de sus derechos.

Igualmente, la subdirectora de Gestión Asistencial del Servicio de Salud Ñuble, doctora Patricia Saavedra, llamó a la comunidad a conocer las prestaciones que brinda el sistema público de salud, tal como el Examen de Medicina Preventiva del Adulto (EMPA), al que se puede acceder a través de los centros de salud familiar, en el caso de las personas que se atienden a través del sistema público.

“Una mujer entre 25 y 64 años puede hacerse el Papanicolau (PAP) cada 3 años o antes, dependiendo de la indicación médica. O quienes tengan entre 50 y 69 años pueden acceder a una mamografía. Todo esto como parte del examen de medicina preventiva, prestación garantizada por el sistema de garantías explícitas en salud (GES), que busca detectar precozmente diversas enfermedades. Lo importante es que las personas se acerquen, y accedan a estas prestaciones ya que sabemos que un diagnóstico oportuno es fundamental para un mejor pronóstico de la patología”, recomendó la especialista.